Caos por Correo - Cynthia Woolf - E-Book
Beschreibung

Lucy Davison se convirtió en una novia por encargo junto a otras noventa y nueve mujeres. Todas fueron llevadas a Seattle, territorio de Washington y todo a causa  de la Guerra Civil, la cual había disminuido la cantidad de hombres casaderos en New Bedford. Uno de los hombres que trasladó las novias hasta Seattle fue Drew Talbot. Cuando Lucy lo conoce y se tocan por primera vez, ella siente que una especie de energía eléctrica recorre todo su cuerpo. El problema es que siempre que Drew está cerca, Lucy se vuelve completamente torpe y por lo general termina en los brazos de él. Cuando se pone de novia y se compromete con el hombre que ama, ella cree que todos sus sueños se harán realidad.  Luego, después de haber presenciado el asesinato de otra novia, Lucy es secuestrada por el homicida Harvey Long. Él se la lleva y la maltrata, por lo que todos creen que sucedió lo peor. Con su reputación hecha trizas, ella cancela la boda y se niega a casarse con Drew. Lucy se da por vencida y deja de creer que los sueños se hacen realidad.   Drew sabe que Lucy es virgen aún, aunque ella no lo admita. Ella, en realidad, no confiesa nada y apenas le dirige la palabra a Drew. Él está decidido a rescatar a Lucy de la prisión que ella mismo se impuso. La convencerá de que los sueños sí se pueden hacer realidad, que el amor entre ellos es verdadero y por el cual vale la pena luchar. Cuando Harvey escapa de prisión va en busca de Lucy, la única testigo del asesinato que él cometió. Drew debe proteger a su amada y evitar que sea la próxima víctima de un asesino serial.  

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl:321

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi ohne Limit+” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS

CAOS POR CORREO

Las Novias de Seattle – Tomo 2

Por

Cynthia Woolf

CAOS POR CORREO

Copyright © 2018 Cynthia Woolf

Todos los derechos reservados.

ISBN-13: 978-1-947075-85-6

TABLA DE CONTENIDO

CAOS POR CORREO

Copyright

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Capítulo 6

Capítulo 7

Capítulo 8

Capítulo 9

Capítulo 10

Capítulo 11

Capítulo 12

Capítulo 13

Capítulo 14

Capítulo 15

Capítulo 16

Capítulo 17

Epílogo

Biografía del Autor

Títulos Disponibles en Inglés

CAPÍTULO 1

4 de noviembre de 1864

Lucy Davison escuchó a su amiga Rachel Sawyer leer el anuncio por segunda vez.

Se buscan novias. Aquellas mujeres que estén dispuestas a viajar a Seattle, Territorio de Washington, se asegurarán de tener esposos y será el que ellas mismas elijan. Seattle es una ciudad de leñadores, con más de cuatrocientos cincuenta hombres que desean una esposa. Estamos en la búsqueda de cien mujeres aventureras dispuestas a realizar el viaje de sus vidas. Comunicarse con Jason Talbot a la atención de la señora Suzanne Pruitt con dirección en Harbor Way 2410, New Bedford, Massachusetts.

—Novias. Esposas, Lucy. ¿Qué piensas?

Lucy hizo sonar los nudillos.

—Opino que debemos anotarnos. Aquí, sin dudas, no encontraremos maridos, a menos que quieras casarte con el viejo Keiper. Él siempre está en la búsqueda de nuevas esposas.

De solo pronunciar esas palabras Lucy se estremeció.

Rachel, quien estaba sentada en la silla, se inclinó hacia adelante y apoyó los codos sobre la mesa.

—Estoy de acuerdo. ¿Qué estamos esperando? Todos los hombres jóvenes,

con los que hubiera valido la pena casarse, se han alistado para luchar en la Guerra de Secesión. Cuando la guerra termine solo Dios sabe cuántos de ellos volverán y en qué condiciones. Muchos de ellos tal vez ni deseen casarse por diversos motivos. Esta oportunidad es la única chance que tenemos de formar una familia. —Ella colgó un brazo sobre la silla.

Lucy sonrió. Ella sabía muy bien lo que Rachel hacía; la estaba alentando para que ella también se anotara y eso estaba bien. Por lo general, Lucy necesitaba un aliento extra y Rachel sabía cuándo insistir y cuándo no.

—Correré el riesgo. No tengo nada que perder. Por el contrario, tengo mucho que ganar. Ven conmigo, Rach. Vamos ahora.

—¿Ahora? —preguntó Rachel.

—Sí. La dirección es en New Bedford.

—Si no me equivoco, la dirección está al otro lado de la ciudad y ya es muy tarde para ir hoy.

—Tienes razón. Estaré aquí a primera hora en la mañana y dividiremos el costo del cabriolé entre las dos.

Lucy se había dado cuenta de que era muy tarde y sabía que desde aquel grave incidente en el que casi fue abusada por su antiguo patrón, a Rachel no le gustaba salir de noche. Después de eso, ella comenzó a trabajar en taller de costura donde conoció a Lucy. Allí, ellas se hicieron muy buenas amigas.

—No es necesario. Yo tomaré un cabriole y me iré a esta dirección, ya sea que vengas conmigo o no.

Lucy inclinó la cabeza hacia un lado y frunció el ceño.

—Lo sé, pero esa no es razón para que no dividamos los gastos. Es costoso y con el pago semanal que obtenemos es un lujo que apenas podemos solventarlo, así que déjame dividir los gastos.

—Bien. Te veo en la mañana.

*****

A la mañana siguiente, cinco minutos antes de las nueve, Lucy llegó a la pensión en donde vivía Rachel.

—Estoy lista. ¿Vamos?

Lucy tomó a Rachel por el brazo y se aferró a ella.

El cochero sostuvo la puerta y ayudó a que las damas entraran al transporte.

—Señoritas, ¿adónde se dirigen?

—Harbor Way 2410, por favor —respondió Lucy.

—Sí, señorita, de inmediato.

—Espero que lleguemos temprano así nos aseguramos de ser una de las cien mujeres elegidas.

Lucy corrió las cortinas para dejar que la claridad entrara. Ella odiaba la oscuridad que solía haber dentro de los carruajes.

—El anuncio fue publicado hace tan solo un par de días, pero por cómo está la situación aquí no creo que tengan inconvenientes en conseguir tantas mujeres.

—No lo sé, Lucy. Hay muchas mujeres que no quieren dejar a sus familias.

Lucy encogió los hombros y dijo:

—Yo no tengo problema; mi madre nos abandonó hace diez años y no veo la hora de alejarme de mi padre.

Rachel asintió.

—Yo tampoco tengo problema de dejar a mi familia. Todas mis hermanas están casadas y mis padres aún viven en el campo, lugar al que nunca volveré.

Camino a la casa de la señora Pruitt, Lucy estaba muy inquieta.

—¿Crees que nuestros esposos serán guapos?

—No lo sé, supongo que nosotras debemos escogerlos a ellos. No quiero anotarme para ser la esposa de un cualquiera. Yo quiero tomar la decisión de a quién elegiré.

—Yo también. —Lucy estrechó el brazo y lo apoyó sobre la rodilla de Rachel—. ¿Qué pasa si realizamos este viaje tan largo y ningún hombre nos gusta?

Rachel palmeó la mano de Lucy.

—No pienses así. Sé optimista. Encontraremos el hombre de nuestros sueños. Solo debemos creer que lo conseguiremos y así será.

Diez minutos después ellas estaban paradas frente a la casa de Suzanne Pruitt.

Rachel tragó saliva y dijo:

—¿Estás lista?

Lucy asintió.

—Aterrorizada, pero lista.

Ellas trataron de alizar las arrugas de las polleras. Luego, caminaron hasta la puerta principal y Lucy llamó a la puerta con seguridad.

Una mujer de mediana edad, de cabello gris y gorro blanco abrió la puerta.

—¿Puedo ayudarlas, jovencitas?

—Sí, estamos aquí para…este…—titubeó Lucy.

Lucy se dio cuenta de que estaba muy nerviosa y no podía hablar correctamente.

—Están aquí por el anuncio, ¿no es así?

—Sí, señora, así es —respondió Rachel mientras envolvía su reticule por el brazo. Ella también estaba nerviosa pero al menos podía hablar bien.

—Síganme, señoritas.

La señora las guio hasta la recepción en donde ya habían seis mujeres reunidas.

—¿Ustedes también están aquí por el anuncio? —preguntó Rachel a la mujer que estaba a su lado.

Lucy se preguntaba por qué no había más mujeres allí. Tal vez era muy temprano aún. Ella sabía que Rachel, quien muchas veces se creía detective, hacía todo lo posible para memorizarse el rostro de todas las mujeres allí presentes.

—Sí, ¿y tú? —preguntó una mujer de cabello castaño oscuro.

—Sí. Vimos el anunció ayer. Yo soy Rachel Sawyer y ella es mi amiga Lucy Davison.

—Hola. Mucho gusto —dijo Lucy, quien inclinó la cabeza al saludarlas.

—Yo soy Nicole Wescott y también vimos el anuncio. —Ella se giró y señaló a las demás mujeres que estaban allí—. La de cabello negro es Karen Martell, la de vestido azul es Bethany Van, la de vestido rosa es Charlene Belcher, la de cabello rubio es Berha Corrigan y la de vestido verde es Nancy Picozzi.

—Encantada de conocerlas, chicas —dijeron Rachel y Lucy al mismo tiempo. Luego se miraron y rieron.

—Yo estoy un poco nerviosa —admitió Rachel.

A Lucy le encantó el cuarto en donde estaban. Cada espacio en la pared estaba cubierto por estantes repletos de libros. La ventana que estaba frente a la puerta proporcionaba abundante claridad para la lectura pero no solo eso, sino también belleza y funcionalidad.

—Todas lo estamos —dijo Nicole—, pero tenemos fe de que la lista no estará completa y nos tomarán a nosotras también.

Luego, llegó otra mujer. Ella era muy atractiva, de cabello castaño y tenía puesto un vestido azul de muselina.

—Hola, yo soy Glynnis Harte.

—Buenos días, señoritas —dijo una mujer rubia y muy guapa, quien por su vientre era evidente que estaba en los últimas días de gestación—. Yo soy Suzanne Pruitt y ustedes están aquí para inscribirse en el viaje a Seattle, el cual lo harán en compañía de mis hermanos. Ellos no están aquí, vendrán en una semana más o menos, pero de todas formas pondremos manos a la obra y empezaremos con la inscripción ahora mismo.

—¿Nos aceptarán a todas? —preguntó Lucy.

—Oh, sí. Mis hermanos esperan reunir a cien mujeres y ustedes son las primeras en inscribirse.

Lucy miró a Rachel y dijo:

—Parece que definitivamente nos iremos a Seattle. —Ella tomó la mano de su amiga y la apretujó—. Me muero de ansias por conocer a mi futuro esposo.

—Ahora, señoritas les daré una hoja en donde quiero que escriban sus nombres y direcciones. He reservado la iglesia presbiteriana para el martes 15, a las nueve en punto de la mañana. Ese día se les explicará todo detalladamente y ustedes podrán hacer todas las preguntas que deseen.

—¿Nos podría dar un poco más de detalles, señora Pruitt? —preguntó Lucy—. Me siento un poco insegura inscribiéndome en algo de lo que tenemos muy poca información.

—No sé mucho más de lo que estaba en el anuncio. Mis hermanos dirigen una empresa de explotación forestal en Seattle, Territorio de Washington. Meses atrás, todos los leñadores que trabajan allí han manifestado su descontento por no haber mujeres para casarse y por esa razón se irían a trabajar a otro lugar. Entonces Jasón, mi hermano mayor, ideó este plan. Él quiere a cien mujeres para llevarlas como novias para sus empleados.

—¿Qué sucederá si no encontramos esposos? —preguntó una mujer guapa pero un tanto anciana, de cabello castaño con mechones grises en los costados.

—Ninguna de ustedes estará obligada a casarse con ninguno de ellos. Si no encuentran a ningún hombre que les guste, pueden quedarse allí y construir su casa o pueden regresar de nuevo aquí. El pasaje de vuelta ya lo tienen asegurado.

—Bueno, eso me alivia un poco más —susurró Lucy a Rachel.

*****

15 de noviembre de 1864

New Bedford, Massachusetts

El día martes al fin llegó y Lucy y Rachel se encontraron en la iglesia presbiteriana. Ellas llegaron a las 9:50 a.m. y ya había casi cincuenta mujeres dentro de la iglesia, todas en fila adelante de ellas. Lucy estaba muy contenta de que ella y Rachel ya se habían inscripto. El lugar era bastante amplio. El santuario tenía quince filas con dos asientos en cada una, suficientes para cien o doscientas personas.

Ellas estaban en la sala recreativa, en donde servían café y panecillos como si fuera una reunión de domingo después del sermón. Había muchas sillas, ella calculaba alrededor de cien y todas en dirección a un extremo del salón. Ella y Rachel estaban cerca de la primera fila, a punto de sentarse, cuando Lucy alzó la mirada y vio los ojos del hombre más guapo que había visto en toda su vida. Él tenía cabello castaño y ojos claros, azules o tal vez verdes. Aunque ellos estaban a pocos metros de distancia, ella no pudo distinguir el color de sus ojos.

De un momento a otro, Lucy pasó de caminar cuidadosamente a caerse sobre una silla. Quedó desplomada en el piso, boca arriba y contemplando los ojos verdes más lindos que jamás había visto.

—¡Lucy! —gritó Rachel.

—¿Está bien, señorita?

El timbre de voz tan profundo invadió a Lucy que tuvo que parpadear varias veces para poder recobrar el buen juicio.

Las mejillas de Lucy se sonrojaron a causa de la vergüenza.

—Yo…yo…sí. Sí, estoy bien. No vi por dónde caminaba.

«No puedo creer que me pasara esto. ¿Qué me sucede? Soy una bailarina entrenada o bueno, lo era hace unos años…de todas formas, yo nunca había hecho algo así antes», pensó Lucy.

Él le estrechó el brazo.

—Déjeme ayudarla.

Ella agarró la mano del muchacho y sintió que una especie de energía eléctrica se expandía por todo su cuerpo.

—¡Ay, Dios! —exclamó Lucy.

Ella vio que los ojos de él también se agrandaron y pensó: «¿Él también habrá sentido lo mismo?»

Cuando Lucy se puso de pie, el hombre aún sostenía la mano de ella como si quisiera que la conexión entre ellos no se cortara. Ella, por supuesto, tampoco quería soltarlo.

—Soy Drew Talbot.

—Lu… Lucy Davison.

—Encantado de conocerla, señorita Davison.

—Lo mismo digo, señor Talbot.

Lucy recordó: «Talbot. El anuncio decía Jason Talbot. Drew debe ser el hermano, lo que significa que él nos acompañará en el viaje a Seattle».

—¿Estás aquí por el anuncio o solo acompañas a alguien? —preguntó él.

—No, estoy aquí en respuesta al anuncio del periódico.

—Bien. Muy bien.

Las demás mujeres los miraban y susurraban. De pronto, Lucy se dio cuenta de que ellos seguían tomados de la mano. Entonces, ella estiró las suyas y él también la soltó.

La conexión entre ellos, o lo que sea que haya sido, se había cortado y ella se sintió despojada al instante.

Drew aclaró la garganta, levantó la silla del piso y la sostuvo para que ella se sentara.

—Gracias —susurró ella con temor de romper aún más la magia que había entre ellos.

—De nada.

Rachel envolvió el brazo por el de Lucy y preguntó:

—¿Estás segura de que no te lastimaste?

—Creo que me torcí el tobillo, pero fue apenas. Casi ni me duele.

—Oh, Lucy —dijo Rachel mientras se aferraba al brazo de Lucy.

Lucy observaba a Drew mientras él volvía al frente del salón con los hermanos. Todos eran muy guapos y parecidos, excepto por el color de pelo, y no se parecían en nada a Suzanne.

Estos hombres tenían lo que Lucy llamaba «facciones esculpidas». Mandíbulas firmes y pómulos grandes.

Eran tan fornidos y de piernas tan largas que daba la impresión de que en cualquier momento rasgarían la camisa a cuadro y el pantalón marrón de vestir que tenían puestos; Lucy estaba a punto de desmayarse. Drew tenía las mangas de la camisa arremangadas hasta la altura del codo haciendo visible lo musculoso que era, pero de todas formas, él también podía ser un caballero, tal como ella lo había presenciado.

Si bien el cabello de Drew era castaño, era bien oscuro, casi la misma tonalidad que el de Lucy —quien lo tenía de color negro azabache—. Él lo tenía amarrado con una cuerdita de cuero. Esos ojos verdes claros la tenían fascinada, como si él aún la mirara.

Ella miró al frente del salón en donde estaba Drew junto a sus hermanos y se dio cuenta de que él también la miraba. Aunque ella sabía que debía esquivar la mirada porque la situación la avergonzaba, no lo hizo. Lucy no sería la primera en apartar la mirada, y por lo visto él tampoco, pero uno de sus hermanos precisaba de la atención de Drew y chasqueó los dedos frente a él.

Drew parpadeó. Luego, volvió a encontrar la mirada de Lucy y le guiñó un ojo antes de prestarle atención a su hermano.

Lucy bajó la mirada, sonrió y pensó: «Él se fijó en mí y parece que le gusto».

—Señoritas, son cien mujeres las que viajarán y el espacio el reducido —dijo Jason Talbot—. Cada una de ustedes podrá llevar un baúl y una maleta pequeña. Tendrán las maletas con ustedes durante todo el viaje pero no el baúl. Por favor, tengan eso en cuenta al momento de empacar. No habrá lugar para polleras con miriñaques así que traten de no llevarlas.

—Señor Talbot —dijo una mujer de baja estatura y cabello negro—. ¿En dónde viviremos mientras estemos de novia con los caballeros? Supongo que tendremos la posibilidad de elegir a nuestros futuros esposos.

Jason respondió a la mujer:

—Habrán cuatro residencias muy grandes en la que vivirán. Allí, cada una de ustedes tendrá una cama y un armario pequeño de dieciocho pulgadas de ancho en donde tendrán varias varillas para colgar sus ropas. Al otro lado de la cama tendrán una mesita de luz en donde podrán poner una lámpara y un libro. Esto no será como un hotel en donde cada una tiene una habitación particular. Solo la encargada de los dormitorios tendrá su propio cuarto. Ella será la encargada de dirigir las residencias y será la primera persona a la que deben contactar en caso de que algún comerciante u otra persona necesiten algo. También deberán elegir a una vocera para todo el grupo, una persona con la que trataremos los asuntos durante todo el viaje hasta Seattle.

—¿Y qué hay de elegir a nuestros esposos? ¿O ya estamos asignadas a cada uno de los hombres? —preguntó Nicole Wescott.

Jason soltó una risita.

—Para serles honesto, los hombres tienen las mismas preguntas. Ellos piensan que por el hecho de haber puesto dinero ustedes tienen la obligación de casarse con ellos pero ya se les dejó bien en claro que eso no sucederá. Cada una de ustedes tendrá la última palabra y decidirá con quien casarse. No obstante, eso no significa que tendrán a varios hombres para cortejarlas, pero sí, ustedes podrán elegir. Si al término de un año alguna de ustedes no contrae matrimonio y quisiera irse de allí, se les dará un pasaje a New Bedford o a San Francisco, a donde ustedes prefieran.

*****

A Lucy le encantaba el océano. New Bedford era una ciudad portuaria y por lo tanto estaba situado en una gran masa de agua, pero aun así ella nunca había navegado en un bote ni había visto el océano de esta forma. En el barco, la inmensidad del mar la asombraba. Pasaron días, incluso semanas sin ver tierra firme, pero a ella no le afectó.

Ella había descubierto, después de haber dado unos cuantos pasos en falso, que su experiencia como bailarina la había hecho sentirse segura cuan gacela en la resbaladiza cubierta del barco. Mientras ella corría hacia una de las entradas que estaba abajo lo vio a él a través del vaporoso aire. Él la miraba. De repente, ella se resbaló y cayó bruscamente de cola al piso y continuó resbalándose hacia la entrada sin poder detenerse.

Cuando se dio cuenta, ella estaba entre las piernas del mismísimo Drew Talbot.

—¡Vaya, señorita Davison! —Él se agachó, le tendió la mano y con el gran cuerpo fornido que tenía, la levantó—. Debería tener más cuidado, se puede lastimar.

Lucy tragó saliva.

—Yo siempre miro por donde camino, le aseguro. Yo…yo no sé qué me pasó hoy.

Drew soltó una risita.

—¿Así que siempre mira por dónde camina? Me recuerda el día que nos conocimos, hace un mes atrás, cuando la ayudé a levantarse después de haber caído sobre una silla.

Lucy comenzó a sentir el calor en las mejillas porque pensó que él había olvidado ese episodio.

—Una anomalía, nada más.

—Cada vez que nos encontramos usted parece sufrir esas anomalías.

Lucy sentía cómo se le aceleraba el corazón. Él aún no la soltaba y ella se preguntaba si él podía sentir los latidos a través de su pecho, ya que la tenía abrazada contra el torso.

Ella se apartó, lamentándose la falta de conexión con el cuerpo de Drew y se sacudió la pollera.

—Sí. No parece ser el caso, ¿no? Bueno, si me disculpa debo cambiarme el vestido. Creo que se mojó todo.

Él levantó una ceja y preguntó:

—¿Necesita ayuda?

Lucy quedó inmóvil, abrió bien los ojos y el corazón comenzó a latirle muy rápido nuevamente.

—Es usted un obsceno, señor Talbot.

Él volvió a levantar una ceja y sonrió.

—Eso es lo que soy, señorita Davison, eso es lo que soy. Ahora, si me disculpa, los dos seguiremos nuestros caminos.

Ella asintió y continuó caminando con mucho cuidado y con la cabeza erguida ya que al frente empezaban las escaleras que llevaban al interior del barco y al camarote que ella compartía con Rachel, Karen Martell y con los dos hijos de Karen.

Todos los camarotes del barco albergaban a tres o cuatro personas. En este caso, los niños dormían juntos en un catre. Los catres tenían dos pies de ancho por cinco pies de largo. Muy pocas de ellas podían estirarse con comodidad en esas camas. Ella no podía imaginar cómo hacían los hermanos Talbot para dormir hasta que una mañana se despertó temprano y no pudo volver a conciliar el sueño, entonces subió a la cubierta del barco para ver el amanecer. Ella vio que los tres hermanos dormían en la cubierta.

Lucy contempló a Drew. Él se veía tan guapo en esa posición, acostado, relajado y contento. ¿Cuánto tiempo estuvo ella allí? ¿Fue un minuto o fueron diez? Ella no lo sabía. Luego, en puntas de pie, se fue al otro lado del barco.

Ella estuvo allí por casi media hora hasta que de pronto él apareció por detrás.

—Hermoso, ¿no?

La suave voz de Drew la cubrió de paz y la tranquilizó hasta el alma.

Sin estar muy sorprendida, pero a la vez contenta de que la había buscado, Lucy asintió pero no se giró a verlo.

—Lo es. Amo el océano y no sabía cuánto hasta que me embarqué en este viaje.

Él apoyó las manos sobre la barandilla, al lado de las de Lucy.

—Entonces Seattle le gustará porque se encuentra a orillas del Estrecho de Puget.

A ella le encantaba el tiempo a solas que tenían porque compartían momentos íntimos y deseaba que nunca se acabe.

—¿Qué es eso? ¿Una ensenada?

—Un estrecho es más grande que una bahía o una ensenada y más profundo. Es muy similar a un océano.

A Lucy le hubiera encantado decir que a ella le gustaría cualquier lugar mientras él también estuviera ahí, pero prefirió morderse la lengua.

—Estoy segura de eso. ¿Cuánto tiempo falta para que lleguemos a Seattle?

—No mucho. Creería que en un par de días, como mucho, estaremos allí. Navegar desde San Francisco es difícil a causa del viento y la corriente. Ambos provienen del norte y navegar contra ellos es complicado. Debimos navegar hacia el oeste durante un largo trecho y después retomar la dirección hacia el este. Hemos navegado hacia el oeste y ahora mismo nos dirigimos hacia el este.

Ella se inclinó hacia adelante, apoyó los brazos sobre la barandilla y descansó sobre ellos.

—No sabía que navegar era tan complicado. Ahora sé por qué el viaje duró tanto tiempo.

—Esta no fue la parte más larga del viaje. Primero navegamos hacia el sur por el océano Atlántico a través del estrecho de Magallanes, rodeando Cabo de Hornos, en el extremo del continente sudamericano. Luego, navegamos hacia el norte por el océano Pacífico pasando por San Francisco, y ahora estamos cerca de Seattle. Algún día, tal vez hallen un camino por América Central y acorten el viaje. Por supuesto, hasta que eso suceda el ferrocarril transcontinental podría llevar los navíos a la quiebra por la clase de viaje que ofrecen.

—¿Pero por qué sucedería eso?

Ella quería que él siguiera hablando porque su voz la confortaba y la entusiasmaba al mismo tiempo. Todo lo que ella sabía era que le encantaba escucharlo hablar y esa vez habían conversado por mucho más tiempo que las veces anteriores.

—Porque ir desde Nueva York hasta San Francisco solo durará un par de días y no meses. Por qué enviar los cargamentos por barco cuando el viaje es mucho más rápido en tren.

—Yo pienso que habrán cargamentos muy grandes como para enviarlos en tren. Creo que los trenes serán más adecuados para transportar personas y no mercancías.

Él levantó las cejas y encogió los hombros.

—No lo sé. Puede ser que tenga razón. Ya lo veremos en un par de años.

Ella no quería irse pero sabía que debía hacerlo antes de hacer algo vergonzoso y volver a arruinar el momento tan agradable que estaban viviendo.

—Creo que debería irme. Rachel se preguntará en dónde estoy.

—Por supuesto.

Él retrocedió pero envolvió la mano de Lucy en las de él y la llevó hacia sus labios.

—Gracias por ver el amanecer junto a mí, señorita Davison.

Él giró la mano de ella y le dio un beso en el centro de la palma.

La sangre de Lucy comenzó a circular por todo su cuerpo con mucha rapidez, respiraba profundo y acelerado, casi no podía recobrar el aliento. Ella había pensado que él era un tremendo galanteador y si bien él no tenía la culpa, Lucy estaba complacida de que él se había fijado en ella.

—De…de nada, señor Talbot.

Ella se giró y cuando intentó dar el segundo paso cayó de boca al piso porque se había enredado con una cuerda de la cubierta.

—¡Lucy!

—Estoy bien.

—Déjeme ayudarla.

Él la ayudó a levantarla.

Ella miró hacia abajo y dijo:

—Gracias. —Ella continuaba mirando hacia abajo, se dio vuelta y volvió deprisa a su camarote.

Ese momento fue tan agradable, bueno, lo fue hasta que ella se movió. Siempre que Drew estaba presente, ella se volvía muy torpe. ¿Por qué? ¿Por qué razón él siempre debía verla en su peor comportamiento? ¿Por qué ella nunca podía actuar de forma natural? ¿O había pasado a ser esa su forma natural de actuar? ¡Por Dios! Ella deseaba que no fuera así porque además su pobre cuerpo no aguantaría tantos golpes. Ella se vendó la muñeca para tratar de mantenerla inmóvil, pero sentía que se había esguinzado. Karen la había revisado y le hizo saber de tal daño.

Ni siquiera su experiencia como bailarina la ayudaba. Ella no sabía qué hacer y sabía que sentía cariño por Drew. Cada momento que pasaban juntos consolidaba aún más el pensamiento de Lucy: «que Drew era el hombre de su vida». No obstante, ella consideraba que todos esos accidentes le decían, de alguna manera, que debía buscar esposo en otro lugar. Un esposo que no la pusiera tan nerviosa. Pero, ¿qué debía hacer ella si el único hombre al que quería y al que siempre querría era Drew Talbot? ¿Ella tenía derecho a quererlo? ¿Y si ella era como su madre y lo abandonaba tiempo después?

*****

En la tarde, Lucy se paró junto a la barandilla para ver el atardecer y con la esperanza de que Drew se uniera a ella.

Uno de los marineros del barco se acercó a ella, demasiado cerca para su comodidad. Él olía a alcohol y ella solo quería alejarse.

—Hola, hermosura. Mi nombre es John Bailey pero todos me dicen Bailey.

—Señor Bailey —dijo ella sin mirarlo.

—L’ estuve mirando. ¿Quiere algo de compañía par…para ver el atardecer?

—No creo, pero gracias por su amable oferta. De hecho, ya me voy adentro.

Bailey se sintió ofendido ante la reacción de Lucy.

—¿Cuál es el problema? ¿No soy lo suficientemente buen hombre para usted? Soy un simple marinero. Claro, supongo que después de haber pasado tiempo con el más poderoso de los hermanos Talbot, un marinero no es lo suficientemente bueno para usted.

—No sé de qué habla.

—Oh, sí que lo sabe. Los he visto a los dos mientras miraban el amanecer, que él estaba muy cerca suyo y usted hasta creo que lo besó.

—Yo no he besado a nadie y usted está ebrio, señor Bailey o está camino a estarlo. Creo que debería ir a terminar su trabajo.

Lucy se dio vuelta y se fue adentro, muy agradecida de que habían otras personas en la cubierta porque el resultado del altercado con el señor Bailey podía haber sido muy diferente.

*****

Lucy y Rachel se sentaron en un par de sillas que el capitán había puesto en la cubierta para cuando el clima estuviera agradable. Rachel era la única persona que sabía lo mucho que Lucy quería a Drew Talbot.

—¿Qué haré? Drew Talbot debe pensar que soy la persona más ridícula que él haya conocido. ¡Por Dios! Nunca conocí a alguien tan torpe como yo. Tú has sido mi mejor amiga durante los últimos cuatro años. ¿Me has visto alguna vez siendo tan torpe?

—No hasta ahora. —Rachel tomó las manos de Lucy—. Creo que te gusta y por eso te pones tan nerviosa cuando lo ves. Nunca te había visto tan fascinada por un hombre como lo estás por Drew.

Lucy apoyó las manos sobre las rodillas de Rachel.

—Nunca había sentido esto por ningún hombre. Desde la primera vez que lo vi no pude pensar en otra cosa o en otra persona. Anhelo tanto poder impresionarlo. Quiero que él me corteje o que directamente se case conmigo. No importa si me corteja o no, lo único que sé es que él es el hombre con el que quiero casarme. El único problema es que cuanto más tiempo paso con él, peores son mis «accidentes». Comienzo a pensar que tal vez deba buscar a otro hombre para casarme. Tengo miedo de lastimarme aún más si continuo persiguiendo a Drew.

—Qué absurda eres. Sé lo que sientes por Drew. Es similar a lo que siento por Jason, solo que él aún no está muy convencido porque teme serle infiel a su esposa.

Lucy miró rápidamente a Rachel.

—¿A su esposa?

Rachel sonrió.

—No es lo que tú piensas. Ella murió hace diez años cuando dio a luz a su hijo. Desde ese entonces, él ha estado de luto y aunque yo sé que él siente algo por mí, él no lo acepta. Él aún está indeciso.

—Me imago. Pero tú te has besado con Jason, ¿no?

Rachel se sonrojó.

Lucy palmeó la rodilla de su amiga.

—No tengas vergüenza. A mí me hubiera encantado darme un beso con Drew. Nosotros solo compartimos algunas sonrisas hace un par de días, maravillosas por cierto. Momento que terminé arruinando cuando me di vuelta y me enredé con una cuerda.

Eso no le había sucedido nunca. ¿Qué se suponía que debía hacer ella si cada vez que veía a Drew y hablaba con él lo quería aún más?

CAPÍTULO 2

22 de abril de 1865

Seattle, Territorio de Washington

El barco arribó con bombos y platillos. Cientos de hombres aclamaban a las mujeres que salían por la rampa de desembarco. Cada mujer llevaba consigo sofisticadas posesiones en una maleta y el resto en un pequeño baúl. Estos últimos serían despachados después de que todas las mujeres estuvieran fuera del barco.

Cuando fue el turno de Lucy, ella mantuvo la cabeza erguida y sostuvo la maleta con las dos manos. Cuando se paró sobre la rampa perdió el equilibrio y se agarró de una cuerda que estaba tensada como barandilla pero soltó el equipaje. Lucy se salvó por poco de caer al agua pero su equipaje no tuvo la misma suerte y se hundía lentamente.

—¡Oh, no! —exclamó ella mientras veía cómo la maleta desaparecía de la superficie del agua.

Al instante siguiente vio que Drew saltó al agua desde el final de la pasarela y recuperó el equipaje. Mientras caminaba entre la multitud de hombres en dirección a la orilla, Lucy sacudía la cabeza, mantenía la miraba baja y se reía entre dientes.

Drew la alcanzó y le dio la maleta, que por cierto estaba toda mojada.

—Siento no haber sido más veloz. Su maleta está empapada y me temo que todo lo que está adentro también lo está.

Avergonzada hasta las uñas, ella murmuró:

—Gracias. La verdad no sé qué me sucede. No suelo ser una calamidad en dos piernas.

—No se preocupe, señorita Davison. Estoy seguro de que su torpeza desaparecerá cuando se acostumbre a este lugar y cuando esté habituada a pisar en tierra firme nuevamente.

—Espero que usted tenga razón, señor Talbot, y le vuelvo agradecer.

Él inclinó la cabeza y ella lo vio regresar entre medio de la multitud de hombres hasta la cantina de Dolly. Desde allí, él veía todo el procedimiento.

Los hombres habían construido cuatro residencias para albergar a las «novias», tal cual se lo habían informado. Los edificios estaban a cien yardas de la costa del Estrecho de Puget, aproximadamente. Las estructuras eran cuadradas, de color blanco y contaban con amplios porches cubiertos. Cada porche tenía dos columpios, uno de cada lado de las puertas de dos hojas. Al lado de los columpios había una mesa pequeña y cuatro sillas. Lucy estaba complacida de ver esa clase de comodidades porque para ella eso significaba que a los hombres le importaba el bienestar de las damas.

Había una sola calle de tierra que iba del muelle hasta el bosque y hasta las montañas, al otro lado de la ciudad. Establecimientos de todo tipo y tamaño acompañaban a esa calle. Lucy había hecho una especie de mapa mental para tratar de conocer todo su entorno lo más rápido posible.

Lucy se fue junto a Rachel a la Residencia 1, la cual les fue asignada por la vocera de las mujeres, quien también dormía allí. Rachel tenía mucho sentido común y la capacidad de liderazgo; no se podía decir lo mismo de la mayoría de las mujeres. Lucy pensaba que por eso Rachel y Jason eran similares y se gustaban.

Lucy también tenía sentido común, pero a la vez era tímida y prefería mantenerse al margen de algunas situaciones, aunque Rachel, quien fue su mejor amiga durante los últimos cuatro años, siempre la metía en el medio. Sin embargo, esta timidez, por así decirlo, se había convertido en torpeza y todo se debía a la presencia de Drew Talbot. A ella no le hubiera importado si esos tipos de accidentes le hubiesen ocurrido antes, pero no fue así. Antes de conocer a Drew, ella era una mujer con mucho equilibrio y se desplazaba con la elegancia de una bailarina.

La situación no sería tan mala si ella no hubiera decidido que Drew Talbot era el hombre indicado y al cual perseguiría sin parar.

Un par de noches después de haber llegado a Seattle, Lucy y Rachel se sentaron en los columpios de uno de los porches.

Se pusieron su chal favorito y contemplaron el atardecer sobre el Estrecho de Puget, como también a todas las parejas que «experimentaban» el agua y el cortejo. Muchas de ellas caminaban tomadas de los brazos y otras simplemente con las manos atrás del cuerpo. En otro de los columpios estaba una pareja y a simple vista parecía que había química entre ellos. Cuando se levantaron, Lucy vio que era Valerie Hogan y que intentaba llevar al hombre al interior de la residencia.

—No se permiten hombres en las residencias, Valerie —dijo Rachel.

—Solo le escribiré una nota.

—Puedes escribir lo que quieras, luego salir y darle la nota aquí afuera.

Valerie resopló, pero hizo lo que Rachel le había exigido.

Lucy miró a su amiga.

—A mí me agradan todas las mujeres que viajaron con nosotras, pero Valerie no. Ella es una mujer fácil, sin moral alguna y por más que lo intente, no puedo encontrar nada en ella que me agrade.

—No siempre nos pueden agradar todas las personas. Algunas simplemente nos irritan, sin importar el esfuerzo que hagamos por quererlas y Valerie es una de ellas. A veces, quiero creer que es una buena mujer. —Rachel sacudió la cabeza lentamente—. Pero tampoco nos lo hace fácil porque siempre se va atrás del primer hombre que ve. Ella hasta intentó seducir a Jason durante el viaje.

Lucy abrió grande los ojos y se quedó boquiabierta.

—No. Ella no lo hizo.

Rachel asintió.

—Sí lo hizo. Un día fui a la cubierta y encontré a Valerie abrazada por cuello de Jason mientras él intentaba con todas sus fuerzas sacársela de encima. Él se quitaba un brazo y ella lo envolvía con el otro. Ella nunca acepta un «no» como respuesta. Finalmente, sentí pena por él y me hice ver. Ella se dio vuelta hacia mí y puso rápidamente las manos detrás de la espalda e intentó disimular.

—¿Y qué le dijiste?

—Le dije que alguien la buscaba abajo.

Lucy apoyó la mano en el brazo de Rachel.

—¿Y se fue o intentó hacer un escándalo?

—No, ¡Por Dios! No hizo ningún escándalo. Se escabulló como una rata.

Lucy comenzó a reírse y Rachel también.

*****

Días después de haber arribado, se les comunicó a las mujeres que la fiesta de novias y hombres, quienes por cierto habían pagado los pasajes de ellas hacia Seattle, se llevaría a cabo el sábado 30 de abril. Sería como una especie de baile y se realizaría en la cantina de Dolly. Los hermanos Talbot también estarían allí, junto a otros cien hombres. La mayoría de ellos eran leñadores, pero también había molineros, dueños de comercios y hasta ganaderos.

Lucy estaba fuera de sí y muy preocupada. Ella sabía que Drew Talbot estaría en la fiesta, y deseaba más que nada en el mundo poder bailar con él. Anhelaba que él la sostuviera entre sus brazos y que le susurrase frases dulces al oído. Lo quería como nunca había querido a nadie, pero nunca había actuado así. Nunca fue una persona torpe, todo lo contrario, siempre fue una mujer muy elegante y sus antecedentes como bailarina daban prueba de eso. En otras circunstancias, ella estaría ansiosa por el baile, pero ahora tenía mucho miedo de hacer algo que la ridiculizara.

Lucy se sentó con Rachel en la mesa de la cocina de la Residencia 1.

—Tú has visto lo que me pasó cuando desembarcaba. —Lucy se cubrió el rostro con las manos—. ¿Qué debo hacer? ¿Cómo hago para no ponerme tan nerviosa? Tengo muchas ganas de poder bailar con él y demostrarle que no voy camino al asilo.

—Te preocupas demasiado. Yo creo que a Drew también le agradas. Él parece estar siempre a tu lado y es el primero que te ayuda a levantarte cada vez que te tropiezas.

Lucy sacudió la cabeza.

—Estoy segura de que lo hace porque es solo un caballero. Él es esa clase de hombre.

—Cariño, no te subestimes, ni a ti ni a Drew. Él solo debe verte cuando tú no estás tan nerviosa.

—¿Y cuándo sucederá eso? Tan pronto como lo veo, es como si perdiera por completo el control de mis extremidades.

Al mismo tiempo Lucy pensó: «Creo que estoy perdiendo la cabeza también. ¿Por qué no puedo ser yo misma cuando estoy junto a él?»

Rachel bajó la vista y vio el anillo de compromiso que tenía en su mano izquierda y sonrió.

—Si nos pasa a Jason y a mí, también te puede pasar a ti y a Drew. Hablaré con Jason para armar un encuentro entre Drew y tú pero debe ser sin que tú lo veas antes.

—Me gustaría, pero no me cuentes más porque empezaré a buscar a Drew por todo el lugar para ver en dónde se esconde y ver si él también me está mirando.

—¿En qué momento no te pones nerviosa cuando lo ves a Drew?

—Cuando estoy enfadada, como la vez que lo vi junto a Valerie Hogan. Ella tenía los brazos alrededor de él. Pensé que vomitaría, pero luego, quería arrancarle todo el cabello, desde la raíz de ser posible, hasta que se quedara calva.

Lucy pensó: «Hasta le hubiera quitado los ojos de un arañazo para que así lo dejara en paz. ¿Y si a él le gustara ese tipo de mujeres? No, estoy siendo ridícula. Él hacía todo lo posible para no tener nada con ella».

Rachel comenzó a reír.

—¿Qué es tan divertido?

—Tú. Arrancarle el cabello desde la raíz. —Ella continuó riéndose.

—Sí, está bien. Por lo general, no soy una persona violenta.