Cómo superar el hábito de fumar (traducido) - anonimo - E-Book

Cómo superar el hábito de fumar (traducido) E-Book

Anónimo

0,0
3,49 €

oder
Beschreibung

- Esta edición es única;
- La traducción es completamente original y se realizó para el Ale. Mar. SAS;
- Todos los derechos reservados.

Un vicio tan extendido y tan arraigado en las costumbres de la humanidad sólo puede ser contenido y superado gradualmente mediante una amplia y tenaz propaganda, persuasión y educación sanitaria. En cualquier caso, debe basarse en el deseo del fumador de abandonar su hábito. Cuando la voluntad es débil, se puede acudir al rescate, como veremos, con la adopción de remedios individuales y medidas de diversa índole, que ayudan al fumador a superar el vicio de fumar o, al menos, a mitigar considerablemente los daños; pero éstos tampoco actúan por sí solos y no consiguen alcanzar el objetivo a largo plazo si no hay voluntad de dejar de fumar. Y para fortalecer la voluntad, es necesario persuadir a la gente del peligro que el tabaquismo supone para la salud humana. Por eso, antes de hablarte de los remedios que pueden ayudarte a dejar el hábito, te explicaremos los daños que el tabaco produce en nuestro organismo. Sin embargo, el trabajo propuesto tendrá sin duda sus efectos positivos, ayudando a dejar de fumar, a no empezar, y a limitar los daños para aquellos que no tienen intención de dejar de fumar.

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Índice de contenidos

 

PRÓLOGO

PRIMERA PARTE - UN POCO DE HISTORIA Y ALGUNAS CIFRAS SOBRE EL "VICIO DEL SIGLO".

CÓMO SURGIÓ EL CONSUMO DE TABACO Y CÓMO SE EXTENDIÓ

CÓMO Y CUÁNTO FUMA LA GENTE HOY EN DÍA

LOS PRINCIPIOS TÓXICOS QUE CONTIENE EL TABACO

¿HÁBITO O ADICCIÓN A LAS DROGAS?

SEGUNDA PARTE - LOS DAÑOS CAUSADOS POR EL TABAQUISMO

EL TABAQUISMO Y LA SALUD

CONSUMO DE TABACO AGUDO Y CRÓNICO

EL TABAQUISMO Y EL CÁNCER

LOS EFECTOS NOCIVOS DEL TABACO EN EL ORGANISMO

EL TABAQUISMO Y LA PSIQUE

EL TABAQUISMO Y LAS MUJERES

OBSERVACIONES FINALES

TERCERA PARTE - CÓMO DEJAR DE FUMAR (o cómo limitar los daños)

LAS DOS CARAS DE LA LUCHA CONTRA EL TABAQUISMO

PROFILAXIS LEGISLATIVA Y SOCIAL EDUCACIÓN Y REPRESIÓN

LA VOLUNTAD DE NO FUMAR

MEDIOS QUÍMICOS CONTRA EL TABAQUISMO

PSICOTERAPIA PARA FUMADORES

TRASTORNOS DE ABSTINENCIA

TÉCNICAS Y MEDIDAS PARA LIMITAR LOS DAÑOS DEL TABAQUISMO

DESINTOXICACIÓN

UNA BATALLA PSICOLÓGICA

Anónimo

Cómo superar el hábito de fumar

Edición y traducción 2021 de Ale.Mar.

PRÓLOGO

La reciente investigación de las autoridades sanitarias de Estados Unidos, conocida como Informe Terry, sobre las desastrosas consecuencias del consumo de tabaco en el organismo humano ha sido ampliamente difundida por la prensa mundial. Son conclusiones dramáticas, que han alarmado a millones y millones de personas. También en Italia, la prensa y la RAI-TV han dedicado amplio espacio e interesantes debates al problema del tabaquismo y sus peligros.

Sin embargo, estas conclusiones, a las que llegó un comité de estudiosos bajo la dirección del Dr. Luther Terry, al que el gobierno estadounidense encargó un examen a fondo del problema, no decían nada sorprendente ni nuevo.

Hace al menos unas décadas que sabemos que fumar es malo, que los cigarrillos dañan el cuerpo, que el tabaco mata, desde que aparecieron los primeros informes sobre el tabaquismo en revistas cualificadas y desde que las estadísticas científicas revelaron la frecuencia del cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares en los fumadores empedernidos.

Pero el Informe Terry ha provocado un gran revuelo porque, por primera vez, se hacen estas graves acusaciones, desde una fuente científica, de forma pública y oficial, y con el aval del propio gobierno estadounidense. La opinión pública ha reaccionado finalmente. Desde diversas partes del mundo se informa de las drásticas medidas preventivas adoptadas por varios gobiernos contra los fumadores; y una pequeña ciudad ha ganado popularidad mundial al prohibir el comercio y el uso de cigarrillos con una ley aprobada en poco tiempo. Muchas empresas de radio y televisión estadounidenses decidieron suspender la publicidad con la que las fábricas de cigarrillos habían apoyado o difundido hasta entonces su negocio.

En Inglaterra, un disco que cuesta dos libras, en el que un popular hipnotizador grabó una cura de desintoxicación, se está vendiendo como churros. En Dinamarca, otro hipnotizador llegó a aparecer en la televisión, asegurando a los televidentes que lo único que tenían que hacer era mirarle fijamente a los ojos y prestarse voluntariamente a sus sugerencias para curarse del hábito de la nicotina. En algunos países se están estudiando medidas drásticas para disuadir a los fumadores de cigarrillos, e incluso se habla de imponer una pena de tres años de cárcel a los infractores.

Y eso no es todo. La cuestión se discute ahora también desde el punto de vista moral y religioso. Un sacerdote católico estadounidense, el padre Welsh, ha llegado a la conclusión de que el vicio de fumar, cuando uno se entrega a él por placer sin hacer ningún esfuerzo apreciable para abstenerse de él, es un pecado venial; si, por el contrario, un fumador que ya ha sido advertido por un médico sobre los peligros del tabaco persiste en su hábito, está cometiendo realmente un pecado mortal.

Pero a fin de cuentas, aparte de estos hechos que constan en las noticias y otros muchos incidentes menores, ¿qué se hará y qué se puede hacer para resolver este inquietante problema? Conocemos bien los resultados de una llamada de alarma en estos casos. Durante unos días, o semanas, la gente se sorprende ante el dramático anuncio de que "el tabaco mata", y esto se convierte en el tema de conversación favorito. Durante unos días o semanas, los ceniceros permanecen vacíos y limpios, los minoristas de tabaco se quedan sin clientes, las acciones de las fábricas de cigarrillos (donde la fabricación es gratuita) bajan drásticamente de valor. Luego, una vez que el bombo se ha apagado y los peligros se han olvidado, la gente vuelve a fumar, tanto y más que antes.

El "vicio del siglo", como se ha llamado con razón al tabaquismo, no puede solucionarse anunciando o aplicando medidas drásticas que, por su propia gravedad, tienen efectos psicológicamente perjudiciales y, a modo de reacción, a menudo prácticamente negativos.

Un vicio tan extendido y tan arraigado en las costumbres de la humanidad sólo puede ser contenido y superado gradualmente mediante una amplia y tenaz propaganda, persuasión y educación sanitaria. En cualquier caso, debe basarse en el deseo del fumador de abandonar su hábito. Cuando la voluntad es débil, se puede acudir al rescate, como veremos, con la adopción de remedios individuales y medidas de diversa índole, que ayudan al fumador a superar el vicio de fumar o, al menos, a mitigar considerablemente los daños; pero éstos tampoco actúan por sí solos y no consiguen alcanzar el objetivo a largo plazo si no hay voluntad de dejar de fumar.

Y para fortalecer la voluntad, hay que inculcar la persuasión del peligro que representa el tabaquismo para la salud de la humanidad. Así que, antes de contarte los remedios que pueden ayudarte a dejar el hábito, vamos a explicarte el daño que el tabaco provoca en nuestro cuerpo. Se pueden resumir en una frase pronunciada, con cierta rotundidad, por el bioquímico Linus Pauling, dos veces ganador del Premio Nobel: "Los cigarrillos suponen una amenaza mayor para la humanidad que todas las bombas atómicas que han explotado hasta ahora en la Tierra".

PRIMERA PARTE - UN POCO DE HISTORIA Y ALGUNAS CIFRAS SOBRE EL "VICIO DEL SIGLO".

 

CÓMO SURGIÓ EL CONSUMO DE TABACO Y CÓMO SE EXTENDIÓ

 

La historia real del consumo de tabaco comienza con el descubrimiento de América: los primeros documentos europeos relacionados con la planta figuran en el cuaderno de bitácora de Cristóbal Colón, quien, el 13 de octubre de 1492, anotó que había recibido algunas hojas secas de la planta como regalo de los nativos.

Por lo tanto, el hogar del tabaco es América. En la época del descubrimiento y la exploración del continente, la hierba del ánade real era utilizada comúnmente por los nativos con diversos fines: como voluptuosa, como objeto de culto y como medicina por derecho propio.

 

Trajes de los pueblos primitivos

 

Como voluptuoso, el hábito de fumar, esnifar y masticar hoja de tabaco pulverizada estaba especialmente arraigado, mientras que formas menos comunes del vicio eran lamer el jugo y beber agua de tabaco.

El uso ritual del tabaco era triple: como vehículo para prácticas mágicas, como ofrenda a los dioses y como bebida embriagadora. Además, el tabaco no sólo se fumaba durante las ceremonias religiosas propiamente dichas, sino también en otras ocasiones solemnes, por ejemplo en las reuniones del consejo y las asambleas de jefes.

Era costumbre fumar una pipa en común para concluir un contrato, hacer las paces o sellar una amistad. El "calumet" de la paz, que todavía utilizan las tribus indias supervivientes, es un testimonio elocuente del alto valor que estos pueblos otorgan al tabaco.

El uso ritual del tabaco también estaba destinado a inducir un estado de embriaguez, que era un medio excelente para excitar a los participantes en las danzas sagradas y para superar la fatiga física y el dolor. Y del uso con fines de intoxicación al uso con fines terapéuticos hay un paso corto.

Es cierto que los pueblos indígenas de América consideraban el tabaco como una verdadera medicina, y lo consideraban un remedio eficaz contra el dolor, el hambre, la sed y la fatiga.

 

La prevalencia del consumo de tabaco en el mundo

 

Sería demasiado largo rastrear las rutas que sigue el tabaco en su viaje alrededor del mundo. Parece ser que la primera persona que introdujo semillas de tabaco en Europa fue Fernando Cortés (1485-1547), el conquistador del imperio azteca; y que el primero en sembrar y cultivar tabaco en Europa fue Francisco Hernández (1514-1587), el archiatro de Felipe de España.

En Francia, el tabaco fue importado y dado a conocer por Jean Nicot (1530-1600), embajador del rey en Portugal, cuyo nombre quedó ligado a la planta y al alcaloide que contiene (nicotina). En Inglaterra, el tabaco fue introducido por Sir Walter Raleigh (1552-1618), gran explorador y fundador de la colonia inglesa de Virginia.

En cuanto a la introducción del tabaco en Italia, parece que fue llevado a Roma desde Portugal hacia 1560 por cardenales y nuncios papales.

La rápida difusión del tabaco estuvo determinada esencialmente por dos factores: su antiguo poder terapéutico y, en segundo lugar, su uso voluptuoso.

Durante casi un siglo, de hecho, el tabaco fue conocido como una medicina universal, y los médicos eran los defensores más convencidos de su uso terapéutico. Se creía que poseía virtudes curativas milagrosas: la mejor prueba de ello son los diversos nombres que se le atribuyen, "herba sancta", "herba medicea", "herba panacea".

Se prescribían recetas de ungüentos o pociones a base de hojas de tabaco para el tratamiento de heridas, llagas tórpidas, úlceras cancerosas y muchas otras lesiones de la piel. El jarabe de tabaco se utilizaba contra las enfermedades del pecho, los dolores de estómago y los cálculos renales. Los enemas de hojas de tabaco se recomendaban contra el estreñimiento, las flatulencias y los dolores de embarazo y de parto.

A un agua preparada a partir de hojas de tabaco se le atribuía el poder de curar todas las enfermedades oculares e incluso restablecer completamente la vista de los ancianos. Y se pensaba que el humo del tabaco, al penetrar y difundirse en las cavidades anfractuosas del cerebro, hacía sentir su influencia benéfica en todas las partes del cuerpo, de la cabeza a los pies, sofocando la fiebre, infundiendo energía, desterrando el cansancio y la embriaguez, venciendo el insomnio y agudizando el espíritu.

 

Prohibiciones

 

Sólo el espíritu racionalista del siglo XVIII hizo justicia a estas fantasiosas exageraciones, y a principios de siglo empezaron a aparecer los primeros escritos sobre los daños causados por el tabaco.

En cuanto al uso voluptuoso, la moda del tabaco se extendió en casi todas partes en circunstancias similares y sufrió altibajos: una fase inicial de asombro ante los pioneros del tabaquismo, una fase de entusiasmo y rápida difusión y, por último, una fase de reacción violenta, en la que el nuevo hábito fue condenado y calificado de vicioso, repugnante, insalubre, peligroso y de despilfarro desmedido.

Sin embargo, todas las campañas contra el vicio han sido infructuosas, ya sea por motivos sanitarios, morales o políticos. Las numerosas prohibiciones de fumar nunca lograron frenar la difusión del tabaco. Los fumadores siempre acabaron llevándose la palma, tanto porque los propios legisladores se convirtieron en ávidos seguidores del vicio, como porque éste reportaba enormes beneficios a la Hacienda Pública a través de la concesión de monopolios, de la imposición del tabaco importado y del cultivo y comercio de la planta de origen extranjero.

No entraremos aquí en la historia de las prohibiciones gubernamentales y de las penas impuestas a los infractores; sólo las mencionaremos porque estas experiencias negativas deberían tenerse en cuenta hoy en día cuando decimos que queremos combatir el tabaquismo de forma racional.

 

Consumo voluntario de tabaco

 

En cuanto a las diferentes formas de utilizar el tabaco con fines voluptuosos, podemos decir que la difusión de una moda depende del hecho de que el alma humana es proclive a imitar las costumbres a las que atribuye un carácter de distinción. En este campo, tenemos ejemplos típicos.

La costumbre de la pipa fue introducida por un explorador en la corte de Inglaterra, un medio cuyas costumbres son conocidas por ser imitadas por los hombres del mundo. Así, hacia el final del reinado de Isabel, el vicio de la pipa se había extendido por toda Gran Bretaña: ahora era indispensable para todo joven elegante saber llenar su pipa con gracia y emitir graciosas olas de humo. La moda había dado lugar a profesores especializados en la enseñanza de este difícil arte y a locales reservados, conocidos como "tabagies", equipados con toda la parafernalia necesaria para fumar.

Sin embargo, a principios del siglo XVIII, la moda de "tomar" tabaco estaba extraordinariamente extendida en muchos países, simplemente porque se utilizaba en la corte francesa. Empezando por Francia y España, el hábito se extendió a las cortes y a la alta sociedad de todo el mundo. En la corte prusiana, donde estaba vigente la costumbre de fumar tabaco, el "grip" fue introducido por Federico el Grande, un notorio admirador de la cultura francesa, que a menudo regalaba preciosas cajas de rapé, incluso por consideraciones políticas.

Hacia mediados del siglo XVIII, el "grip" se extendió tanto que parecía haber suplantado por completo el hábito de fumar, al que sólo seguían siendo fieles los campesinos y el pueblo llano; pero hacia finales de siglo tuvo que ceder ante la llegada del puro, que, aunque era bien conocido por los europeos desde hacía tiempo, nunca había estado de moda.

A partir de entonces, el cigarro se hizo cada vez más popular en el continente, mientras que el "grip" y la pipa fueron perdiendo terreno.

Durante el siglo XIX, la moda del puro fue decayendo poco a poco ante la presión del cigarrillo y la "colilla". Sin embargo, mientras el uso del tabaco de mascar iba desapareciendo poco a poco, la moda del cigarrillo se extendía cada vez más rápidamente y de forma generalizada a todos los países y a todas las clases sociales.