Cuentos De Etiopía II - Juan Moisés de la Serna - E-Book

Cuentos De Etiopía II E-Book

Juan Moisés de la Serna

0,0
4,99 €

oder
Beschreibung

Una niña de ocho años estando en la Escuela del Conocimiento, experimentó una salida del cuerpo y ella que estaba semidespierta, se dio cuenta y la controló desde su consciente, y así contó luego a sus amigos y compañeros lo que le ocurrió diciendo, ―Salí de mi cuerpo físico, y me vi echada en el suelo envuelta en la piel que me servía de lecho y de manta, y no me reconocí, y tan solo al cabo de unos minutos tomé conciencia de que esa niña que veía en el mundo físico y yo, éramos la misma, y miré a mi alrededor y vi a mis compañeros, y me acerqué al niño al que tenía más afinidad y le di un beso que el sintió pues se movió, pero no se despertó, con mi cuerpo físico, no lo hubiera hecho.

PUBLISHER: TEKTIME

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Cuentos

de

Etiopía

II

Juan Moisés de la Serna

Editorial Tektime

2021

“Cuentos de Etiopía II”

Escrito por Juan Moisés de la Serna

1ª edición: enero 2021

© Juan Moisés de la Serna, 2021

© Ediciones Tektime, 2021

Todos los derechos reservados

Distribuido por Tektime

https://www.traduzionelibri.it

No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros medios, sin el permiso previo y por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Código Penal).

Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. Puede contactar con CEDRO a través de la web www.conlicencia.com o por el teléfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47.

Prólogo

Una niña de ocho años estando en la Escuela del Conocimiento, experimentó una salida del cuerpo y ella que estaba semidespierta, se dio cuenta y la controló desde su consciente, y así contó luego a sus amigos y compañeros lo que le ocurrió diciendo,

―Salí de mi cuerpo físico, y me vi echada en el suelo envuelta en la piel que me servía de lecho y de manta, y no me reconocí, y tan solo al cabo de unos minutos tomé conciencia de que esa niña que veía en el mundo físico y yo, éramos la misma, y miré a mi alrededor y vi a mis compañeros, y me acerqué al niño al que tenía más afinidad y le di un beso que el sintió pues se movió, pero no se despertó, con mi cuerpo físico, no lo hubiera hecho.

Dedicado a mis padres

Contenido

EL MUNDO DEL MÁS ALLÁ7

EL PRÍNCIPE DE LOS PRÍNCIPES16

LOS CERDOS HUMANOS31

LA HORMIGA VOLADORA39

EL LEÓN Y EL RATÓN41

EL PÁJARO CAZADOR ES-PI,44

EL PERRO CHIGUAGUA53

DOS CIUDADES HERMANAS54

LA TRIBU HIS-EN67

AMUT: HIJA DE EA, MADRE DE LA VIDA74

CUENTO SOBRE ANIMALES82

EL MUNDO DEL MÁS ALLÁ

Una niña de ocho años estando en la Escuela del Conocimiento, experimentó una salida del cuerpo y ella que estaba semidespierta, se dio cuenta y la controló desde su consciente, y así contó luego a sus amigos y compañeros lo que le ocurrió diciendo,

―Salí de mi cuerpo físico, y me vi echada en el suelo envuelta en la piel que me servía de lecho y de manta, y no me reconocí, y tan solo al cabo de unos minutos tomé conciencia de que esa niña que veía en el mundo físico y yo, éramos la misma, y miré a mi alrededor y vi a mis compañeros, y me acerqué al niño al que tenía más afinidad y le di un beso que el sintió pues se movió, pero no se despertó, con mi cuerpo físico, no lo hubiera hecho.

»Aquello era una maravilla, no tenía peso y me movía despacio y podía ver todo, y así salí de la habitación en la cueva donde estábamos y me dirigí a donde estaban ya los Maestros preparando de comer, y los miré, en verdad eran estupendos, cuando fuera mayor me gustaría ser un Maestro, tienen un amor muy especial por todo los niños, les tratan con mucho cariño, y se siente uno muy bien a su lado, y al acercarme vi y sentí su energía, era esa energía de color blanco marfil, cálida, la que le hacía a uno sentirse bien.

»Recorrí la cueva y me decidí a salir por la puerta, pero estaba cerrada para que no entrase el terrible frío que hacía fuera, y me miré, y me vi desnuda, pero era mayor.

»Me miré bien, era más alta, y tenía pechos grandes como mujer, y mis piernas y brazos eran largos y fuertes, y tenía el pelo más largo del que se usaba en las Escuelas, que se llevaba muy corto para evitar los bichos, y miré mis manos y mis pies, y me gustó, y me sentí bien, y me di cuenta de que no sentía frío, pero la puerta estaba cerrada.

»Me decidí a empujarla y cuando lo hice la atravesé y me encontré fuera, me asombré y me gustó, y así volví a entrar y a salir, y afuera hacía mucho aire, pues veía la nieve volar con fuerza, pero no sentía ni el aire ni la nieve ni el frío, y me elevé.

»Sabía que estaba en el aire, pero tan solo cuando salí de la cueva me di cuenta de que con solo pensarlo me estaba elevando, era magnífico, me sentí libre, pero esa sensación no se puede experimentar siendo físico, pues es la libertad de no pesar, y de poder moverte a tu voluntad, en las montañas es difícil moverse, siempre para ir de un sitio a otro, tienes que subir o bajar simplemente no ir, porque el esfuerzo es mucho, para el resultado, pero ahora no era así.

»Conocía muy bien el valle donde vivíamos, en él estábamos muchos niños y niñas y también algunos Maestros, uno por cada ocho niños, que era su responsabilidad, y todos pasábamos de doscientos, en aquel lugar, y sabía que había otros en otros sitios, y que en cada lugar nos enseñaban cosas distintas.

»Tenía ocho años, y estaba en el segundo curso, y así había pasado ya un año en un lugar, y cuando llegó la primavera nos cambiaron de lugar, y cuando llegamos a este, me gustó más, el primero era diferente.

»Era muy pequeña y había tenido que superar el salir de mi Comunidad y el conocer a muchos diferentes, y el aprender a obedecer, y también a respetar, y desde luego cuando había tenido mi primer encuentro con un Ser de Luz, fue estupendo, pero también había pasado malos momentos, y ahora sin embargo me encontraba a gusto, más segura, pero todo esto lo pensaba cuando me elevaba despacio, y me daba cuenta de que aunque todo lo conocía bien, nunca lo había visto desde arriba y menos en invierno, ¡Era maravilloso!