Violencia de género o la hipocresía de nuestra sociedad - Juan Serrano Herreros - E-Book

Violencia de género o la hipocresía de nuestra sociedad E-Book

Juan Serrano Herreros

0,0
9,49 €

oder
Beschreibung

El contenido de este libro busca provocar, mediante una serie de ejemplos argumentados y datos objetivos, un cambio de actitud en sus lectores para que, como ciudadanos, hagan prevalecer el principio de justicia e igualdad con respecto a la discriminación hacia el hombre en nuestra sociedad, puesto que si son capaces de permitir la injusticia en el tema de violencia de género, no serán capaces de hacer valer la justicia en ningún orden humano.
Dividido en un prólogo, dos partes y una conclusión, Violencia de género o la hipocresía de nuestra sociedad, estudio de Juan Serrano Herreros, plantea una frontal oposición hacia la denominada violencia de género tal y como está siendo tratada actualmente. De hecho, cuando se dice violencia de género en España, se está diciendo violencia contra las mujeres. En realidad, no existen Juzgados de Violencia de Género, sino Juzgados de Violencia Sobre la Mujer (que así es la denominación), con lo cual, si un hombre sufre violencia (y la sufren en mayor proporción que las mujeres), no hay justicia que le ampare en nuestro país.

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB



Juan Serrano Herreros

Violencia de género o la hipocresía de nuestra sociedad

EDIFICARE

UNIVERSI

© 2020 Europa Edizioni s.r.l. | Roma

www.europaedizioni.it

I edizione elettronica febbraio 2020

ISBN 978-88-5508-836-7

Distributore per le librerie Messaggerie Libri

A quienes sufren injusticia de género.

A las mujeres en el denominado tercer mundo

y a los hombres en nuestra sociedad.

El ser humano que no lucha en su ámbito social y sociedad, por la justicia y la igualdad.

PRÓLOGO

He sido abogado hasta hace unos meses y por mi trabajo tengo conocimiento de la denominada violencia de género, a nivel jurídico. Conocimiento además como ciudadano, ya que todos, como ciudadanos y miembros de la sociedad en la que vivimos, sabemos del hecho de la denominada violencia de género, tal como está concebida en nuestra sociedad. He de decir que son vergonzosas la actitud, el comportamiento y las declaraciones verbales de los políticos, periodistas, miembros de la judicatura y fiscalía y quienes están en relación con la justicia en este país, así, y es lo más lamentable, la comparsa en que se ha convertido la población del llamado mundo occidental y en especial los ciudadanos españoles, en su mayoría como simple ovejas que siguen lo que les dictan, desde los diferentes poderes fácticos sobre dicho tema, feministas, Gobierno, jueces, medios de comunicación y hombres aborregados.

Se me ha aconsejado que no publique este libro, pues solo me puede perjudicar, ya que es ir contra lo que se ha aceptado como cierto, siendo una notable mentira; no en que no exista violencia de género, sino en quién la ejerce, por qué se ejerce y cómo se ejerce. Pero la injusticia es tan palpable que no tengo más remedio que enfrentarme a dicha injusticia con el conocimiento que tengo sobre el tema y oponerme a la denominada violencia de género tal y como está siendo tratada por nuestra sociedad.

Cuando se dice violencia de género en España, se está diciendo violencia contra las mujeres, pues si es contra un hombre, todos los que he indicado anteriormente no le llaman violencia de género. Por si no lo saben nuestros ciudadanos, no existen Juzgados de Violencia de Género, solo Juzgados de Violencia Sobre la Mujer (que así es la denominación), con lo cual, si un hombre sufre violencia (y la sufren en mayor proporción que las mujeres), no hay justicia que le ampare en este país, ni tan siquiera el Gobierno saca las estadísticas de dicha violencia contra los hombres, silencio vergonzoso y responsabilidad social de ocultación, y lo que es más importante, vulneran el principio de IGUALDAD y de JUSTICIA. Vulnerándose dicho principio, se vulneran todos los demás. El de hacer justicia, la cual no se hará (conscientemente) por seguir la moda imperante y no ser capaces, los gobernantes y el resto de la sociedad, de contradecir en aras de la verdad lo que se nos está imponiendo, desde hace ya muchos años, por los poderes fácticos anteriormente indicados.

Realizo mi reflexión en libro, aunque por su extensión podría ser un comentario objetivo en una revista técnica, para que quede constancia y no pase desapercibida al día siguiente de su publicación.

Y el detonante para escribir este libro han sido los comentarios de periodistas, contertulios y representantes de la administración, en los programas televisivos, prensa, radio y diferentes medios de información, en los cuales se debaten diferentes cuestiones políticas y sociales de actualidad, que al unísono como una manada de borregos, repiten hasta la saciedad, que la violencia de género es la que realiza el hombre sobre la mujer, admitiendo tácitamente que cualquier actuación contra el hombre por los medios legalmente opresores de la sociedad, policía, judicatura, Gobierno y legislativo, debe ser alentada y aplaudida, existiendo una carrera a ver quién de entre ellos dice o actúa con mayor contundencia o arbitrariedad contra el hombre.

Estas indignantes opiniones son censurables y despreciables para cualquier persona decente que tenga como principios la justicia, la igualdad de hecho y de derecho y la no discriminación (como se demostrará en el contenido de este libro). Pues ser condenado por maltrato en España, no significa que sea un maltratador, solo que ha sido denunciado por una mujer y casi con toda seguridad falsamente acusado.

Libro el cual divido en este prólogo, dos partes y una conclusión. La primera parte es la argumentación del conocimiento como persona y como abogado de lo que es la violencia de género en España y en todo el mundo llamado Occidente o avanzado en libertades y derechos (lo que hay que poner en duda), de mi experiencia y de los datos recopilados tanto en los medios de comunicación y de hechos conocidos, así como la realidad de la sociedad en relación con la mal denominada violencia de género.

En España (y en el mundo occidentalizado), que a un hombre se le condene por violencia contra las mujeres no significa que sea culpable de dicha acusación, de hecho, en más del ochenta por ciento de los condenados por violencia contra las mujeres dichas denuncias SON FALSAS. Pero en España, basta con la denuncia de una mujer a un hombre para que el hombre sea condenado, sin hacer justicia, ningún juzgado atenderá sus argumentos y alegaciones, será condenado sin más.