Cómo ser un Gigolo Moderno - Alexandro Mayer - E-Book

Cómo ser un Gigolo Moderno E-Book

Alexandro Mayer

0,0
3,49 €

oder
Beschreibung

¿Te has preguntado si es necesario tener dinero, estatus o ser muy atractivo para conseguir las mujeres que realmente te gustan? ¿Te has preguntado porqué es tan difícil hacer que una mujer muy atractiva este verdaderamente interesada en ti? ¿Realmente existe algún secreto en todo esto o porqué la mayoría de las mujeres hermosas están fuera del alcance del hombre promedio? ¿Cómo te sentirías al saber que tienes las habilidades que podrían convertirte en el mejor amante que ella ha tenido, y que tendrá jamás? Entonces necesitas seguir leyendo..


"Desafíate a ti mismo. Es el único camino que te llevará al crecimiento." - Morgan Freeman
A veces puede ser extremadamente frustrante para los hombres el no poder atraer las mujeres que realmente les interesan. Especialmente cuando ven a otros hombres que aparentemente pueden atraer esas mismas mujeres con facilidad.


El miedo a ser rechazado o a fallar es tan intenso que hace que la mayoría de los hombres ni siquiera hagan el intento. Sus deseos son reprimidos y se convierten en un enorme estrés emocional.


Entender el lenguaje de las mujeres puede ser muy complicado para la mayoría de los hombres. Existen muchas señales contradictorias. ¿Es dinero, estatus, carisma, o físico lo que más les importa?


Muchos se han preguntado si realmente es posible que el hombre promedio pueda conseguir buenos resultados en el mundo de la seducción. Algunos se han dado por vencidos por completo, sintiéndose seguros de que es imposible atraer mujeres hermosas sin ser millonario o una celebridad..


¿Pero qué tan cierto es esto?


Afortunadamente, existe mucho que el hombre promedio sin dinero o estatus puede hacer para incrementar exponencialmente sus posibilidades de ser exitoso al atraer a las mujeres con las que siempre ha soñado. Esta guía está hecha para desmitificar y eliminar la parte complicada del mundo de la seducción.


En este libro descubrirás
-Exactamente cuales son los atributos atractivos a los que las mujeres se sienten biológicamente atraídas. Tener estos atributos es como activar "switches" de atracción automáticos.


-Cómo eliminar el miedo a ser rechazado o fallar para que esto no te pueda detener.


-Identifica los errores más comunes de los hombres que hacen que las mujeres se sientan menos atraídos hacia ellos. El 95% de los hombres los hacen y es por esto que destruyen sus oportunidades rápidamente.


-Cómo lograr que la chica que quieres conquistar no te pueda quitar de su mente.


-Secretos para tocar a las mujeres de manera correcta y seductora para que no te puedan quitar de su mente.
Aprende todo sobre las técnicas naturales que REALMENTE funcionan para dar a las mujeres orgasmos alucinantes, y aquellas otras técnicas que son una pérdida de tiempo.


-Y mucho más...


No necesitas ser extremadamente atractivo, millonario o poderoso para atraer las mujeres que siempre has deseado tener en tu vida. Lo único que necesitas para empezar a mejorar en este área es la información correcta y el deseo de mejorar.


¿Qué estás esperando? Las mujeres atractivas siempre tienen muchas opciones a su alcance. Cuanto antes empieces, más rápido podrás empezar a disfrutar de la compañía de mujeres hermosas con las que siempre has soñado.

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Cómo ser un Gigolo Moderno

Atrae nuevas mujeres a tu vida con facilidad y déjalas completamente obsesionadas. Compilación 2 en 1 - Cómo ser un Maestro Seductor, Maestro del Sexo

Alexandro Mayer

Índice

Cómo ser un Maestro Seductor

Cómo ser un Maestro Seductor

Introducción

1. Los polos opuestos

2. Confía en ti mismo

3. Sé un líder

4. Hacer que te elijan

5. Ser un reto

6. No te entregues por completo

7. Respeta tus límites

8. El poder de la comunicación sin palabras

9. El juego del coqueteo

10. Comunicación hablada

Conclusión

Maestro del Sexo

Maestro del Sexo

Introducción

1. ¿Qué es un orgasmo?

2. El juego previo y las zonas erógenas

3. Anatomía

4. Puntos de placer

5. Habilidades con las manos

6. Sexo oral

7. Penetración

8. El orgasmo mental

9. Fetiches, juguetes y herramientas sexuales

10. Ser un buen amante

11. Errores y mitos

Conclusión

Cómo ser un Maestro Seductor

Cómo ser un Maestro Seductor

Descubre las claves para atraer a las mujeres más hermosas y a tener mucho más sexo

© Copyright 2020 – Alexandro Mayer - Todos los derechos reservados.

Este documento está orientado a proporcionar información exacta y confiable con respecto al tema tratado. La publicación se vende con la idea de que el editor no tiene la obligación de prestar servicios oficialmente autorizados o de otro modo calificados. Si es necesario un consejo legal o profesional, se debe consultar con un individuo practicado en la profesión.

- Tomado de una Declaración de Principios que fue aceptada y aprobada por unanimidad por un Comité del Colegio de Abogados de Estados Unidos y un Comité de Editores y Asociaciones.

De ninguna manera es legal reproducir, duplicar o transmitir cualquier parte de este documento en forma electrónica o impresa.

La grabación de esta publicación está estrictamente prohibida y no se permite el almacenamiento de este documento a menos que cuente con el permiso por escrito del editor. Todos los derechos reservados.

La información provista en este documento es considerada veraz y coherente, en el sentido de que cualquier responsabilidad, en términos de falta de atención o de otro tipo, por el uso o abuso de cualquier política, proceso o dirección contenida en el mismo, es responsabilidad absoluta y exclusiva del lector receptor. Bajo ninguna circunstancia se responsabilizará legalmente al editor por cualquier reparación, daño o pérdida monetaria como consecuencia de la información contenida en este documento, ya sea directa o indirectamente.

Los autores respectivos poseen todos los derechos de autor que no pertenecen al editor.

La información contenida en este documento se ofrece únicamente con fines informativos, y es universal como tal. La presentación de la información se realiza sin contrato y sin ningún tipo de garantía endosada.

El uso de marcas comerciales en este documento carece de consentimiento, y la publicación de la marca comercial no tiene ni el permiso ni el respaldo del propietario de la misma.

Todas las marcas comerciales dentro de este libro se usan solo para fines de aclaración y pertenecen a sus propietarios, quienes no están relacionados con este documento.

Introducción

Hoy en día es muy difícil hablar de la masculinidad y de la forma en que socializan los hombres sin caer en la ambigüedad. Se discute tanto sobre la masculinidad que ha llegado a considerarse incuso tóxica.

Nuestra situación actual ha causado que los hombres encuentren complicado relacionarse con las mujeres de la manera que la sociedad les dictaba que lo hicieran. Lo que antes se creía que funcionaba para conquistar mujeres hoy ya no sirve.

La sociedad ha llevado a los hombres a pensar que el rechazo se debe a su falta de atractivo físico o de riqueza material. Como si el éxito dependiera de las posesiones materiales o que tan guapo eres.

Por actuar así, como se creía correcto, muchos hombres han sido rechazados y nunca llegaron a mostrar quienes son realmente, es triste que las mujeres no llegaran a saber lo grandiosos que pueden ser y se quedan con la idea de que son unos ególatras.

El propósito de este libro es dar información verdadera a los hombres sobre cómo funciona la atracción femenina. Examinaremos lo más básico de los instintos de atracción femenina estudiados por medio de la psicología, así podrás darte cuenta de los distintos detonantes que tienen ellas.

Muchos hombres ignoran que las mujeres sienten atracción de forma diferente que ellos, es decir que para ellas el físico no es lo fundamental como sí lo es para los hombres. Al notar el fracaso se dan por vencidos pensando que nunca tendrán lo que hace falta para conseguir una mujer y se rinden a la mediocridad.

Para lograr el éxito y evitar caer en el error de pensar que el rechazo se debe a la falta de atractivo físico o de riqueza material, vamos a tomar el camino menos popular, pero más efectivo.

La base de la atracción femenina son los rasgos, características y cualidades masculinas que pueden satisfacer sus necesidades evolutivas subconscientes. Es decir que la atracción depende de lo que esa persona les hace sentir, y casi nada tiene que ver con el físico. La mayoría de los hombres pasa esta “programación” femenina por alto, este formulario que califica lo que ellas quieren en una pareja, y al ignorarlo se resignan al fracaso. Sin embargo, tienen oportunidad y no es tan complicado.

Comprar el cariño de una mujer, insistir y tener una agradable pero falsa apariencia no sirve más que para alejarlas.

Las mujeres se centran en cualidades intangibles al considerar una pareja potencial. Muchos hombres no entienden nada de esto porque es diferente de como ellos piensan. Por lo tanto, en este libro hablaremos justamente de eso.

La seducción, a pesar de ser un proceso simple, directo y muy útil, es bastante incomprendida por los hombres. Esto se debe a la mala socialización que tuvieron esos hombres en su infancia, acostumbrados a lo que la sociedad dictaba como correcto.

En este libro combatiremos esas malas costumbres al informarte de lo que las mujeres desean, de lo que encuentran atractivo, de la mentalidad apropiada para la situación y de cómo interactuar mejor con ellas por medio de la conversación, el lenguaje corporal y el comportamiento en general.

Empezaremos con el tema central de la atracción femenina para luego abordar cuestiones más específicas como tácticas, estrategias y escenarios probables. El objetivo es mantener tu identidad autentica y despertar tu esencia masculina que ha sido reprimida o deformada con los años de socialización. En otras palabras, buscamos sacar la mejor versión de ti mismo.

La falsedad no es atractiva para las mujeres, e incluso hay veces que rechazan los rasgos que uno creería “deseables, ya que no satisfacen sus deseos evolutivos.

Este libro no te convertirá en otra persona, pero sí te ayudará a tener más éxito con las mujeres al tener interacciones más interesantes y mejores con ellas. No es ninguna solución instantánea, así como ningún libro lo es, por lo que espero que estés preparado para comprender y experimentar las verdades de las que hablaremos a lo largo de este libro.

Da el primer paso en el camino hacia el éxito con las mujeres, ya sea que busques una pareja estable, aventuras casuales o cualquier cosa intermedia, sólo tienes que seguir leyendo.

1

Los polos opuestos

Por lo general, a las mujeres les atraen rasgos asociados con la masculinidad. Quieren ser protegidas y que las hagan sentir seguras, quieren a alguien seguro de sí mismo, dominante, que sepa tomar el control de la situación. Hombres que sean capaces de protegerlas y de tomar las decisiones más acertadas.

Por eso rechazan a los hombres que se sienten intimidados, inadecuados o indignos, independientemente de que tan inteligente o hermosa sea la mujer. Estos hombres no son capaces de protegerlas o de actuar de forma asertiva cuando la situación lo requiere. La mujer no quiere tener que estar a cargo de todas las decisiones en la vida de ambos.

La masculinidad y la feminidad se refieren a distintas características determinadas por la sociedad y cultura que hacen sentir atracción entre hombre y mujer heterosexuales.

Funcionan como opuestos que se atraen, como los polos de un imán, de manera que la dinámica entre ellos es la atracción. Entre más masculino es un hombre y más femenina es la mujer, más atractivos son para el género opuesto.

A continuación, hablaremos de las diferencias y la dinámica entre masculinidad y feminidad. También hablaremos de lo importante que es aprovechar estas diferencias para mejorar la atracción todo lo posible.

Polo masculino y polo femenino

Los rasgos de estos opuestos se suelen asociar con el ser hombre o el ser mujer, aunque la diferencia a veces puede ser muy ambigua y otras veces estar bien delimitada. La realidad es que estas diferencias están determinadas por los factores culturales y sociales que se establecer en cada lugar en el que cada uno crece.

Por ejemplo, en occidente se espera, e incluso se fomenta, que las mujeres sean emotivas, que no sean tan imponentes o tomen el liderazgo si hay un hombre que pueda hacerlo. De los hombres se espera que sean los líderes por decisión propia, que no muestren sus sentimientos tan fácilmente o que sean débiles de carácter. De la misma manera, se desaprueba que el sexo opuesto tenga las características del otro o actúe como el otro.

A pesar de que en la actualidad las expectativas para cada género han cambiado, en este libro mantendremos que lo mejor para atraer a las mujeres es no ser demasiado emocional. En la misma línea mantenemos que las mujeres serán más atractivas si se relajan y muestran sus emociones.

Así pues, cuando decimos que alguien es masculino nos referimos a que muestra características masculinas, y si decimos que es femenino significa que muestra características femeninas, independientemente de cómo se entienda en cada cultura o lugar.

Lo masculino y lo femenino se atraen, son polos opuestos, así que si quieres atraer a una mujer tienes que mostrar más rasgos masculinos.

La lucha por la supervivencia

¿Por qué a las mujeres les atrae la masculinidad y a los hombres la feminidad? La respuesta tiene mucho que ver con la reproducción y el valor genético que determinan la capacidad evolutiva de cada sexo.

Una mujer femenina tiene las cualidades que la biología determina como favorables para tener descendencia: un cuerpo saludable, caderas y senos generosos, sentimientos delicados para criar a los hijos. Un hombre masculino tiene los rasgos que hacen de su valor genético el más óptimo para una descendencia fructífera y sana, capaz de engendrar y proteger a su familia.

Por esta razón tenemos que considerar las razones de la evolución humana y de la biología que se traducen en las oportunidades de tener descendencia que tenga mejores probabilidades de sobrevivir, visibles en el físico femenino y en el comportamiento masculino.

Las mujeres tienen la necesidad evolutiva de un ser protector que las cuide y mantenga seguras a ellas y a su descendencia, en especial durante el embarazo en el que están más vulnerables. Por esta razón se sienten atraídas por hombres seguros, fuertes y dominantes, alguien que pueda asegurar que estén a salvo de los peligros y amenazas.

Muchos no lo entienden y creen que a ellas sólo les interesa la apariencia porque eso es lo que atrae a los hombres, creen que verse guapo es lo más importante. Pero recuerda que su manera de medir la atracción es distinta. A las mujeres les importa más cómo las hacen sentir, prefieren sentirse seguras, por su necesidad evolutiva de protección, quieren sentir que pueden relajarse porque habrá alguien que las cuide.

Así pues nos preguntamos ¿por qué a los hombres les atrae la apariencia de una mujer? El físico es una manera de evaluar el las cualidades genéticas de la mujer y su capacidad de procrear. Entonces, lo que atrae a los hombres es la juventud, los senos, las caderas, la simetría y demás porque son signos de salud y fertilidad. Una mujer que tenga un alto atractivo físico con estas cualidades, tendrá mayores probabilidades de una descendencia sana y fuerte que pueda sobrevivir.

Esta base biológica determina lo que cada sexo busca en el otro y sus razones del por qué. De la misma forma define lo que es un ser masculino y lo que es un ser femenino.

La masculinidad implica cualidades que permitan engendrar y criar a la descendencia, como son la fuerza, ser capaz de liderar, tener dominio de sí mismo y de la situación, no dudar al tomar decisiones. El ser masculino debe poder brindarle seguridad al ser femenino para criar a su descendencia.

La feminidad, por su parte, abarca atributos que significan mayor fertilidad y la capacidad de una procreación sana.

Así pues, podemos deducir que una mujer se siente más atraída por un hombre con características masculinas, alguien fuerte, dominante y seguro de sí mismo, alguien con quien ella pueda sentirse cómoda, relajada y que la pueda proteger a ella y a su descendencia. Podemos decir entonces que para una mujer la atracción depende de lo que ella sienta en presencia del hombre.

Los “chicos buenos” y los pusilánimes no pueden inspirar estos sentimientos de atracción, a pesar de lo que se piense hoy en día. Podrán hacer a una mujer feliz y podrán hacerla sentir apreciada y cómoda con regalos o cumplirle caprichos, pero un hombre así no provoca atracción. Las mujeres tienen la impresión de que estos hombres son débiles, fáciles de manipular, o cobardes; es decir que un hombre así, que se deja mangonear tan fácil, no las podrán proteger de los peligros o la competencia.

Consideremos que una hembra, una vez embarazada, ya no necesita del macho; ya ha sido fertilizada y ya tiene su progenie asegurada. No obstante, el macho depende de la mujer para que dé a luz a su descendencia, depende de que el cuerpo de la mujer resista el embarazo y el parto, por eso se siente atraído por las características físicas que ya mencionamos.

Por parte de la mujer, ella se siente atraída a los hombres que tengan mayor probabilidad de reproducirse con éxito, que pueda tener una descendencia sana y fuerte. Pero lo que más las atrae es el comportamiento que puede tener el hombre durante el embarazo, un hombre que las haga sentir seguras.

Por eso no es raro que las mujeres estén con hombres mayores, ya tienen experiencia sobreviviendo, y que los hombres no quieran aparearse con mujeres mayores porque ya no tienen las mismas posibilidades de parir descendencia sana.

Estas diferencias demuestran que la atracción femenina depende de los sentimientos de seguridad que provoca el comportamiento masculino y que para el hombre depende del físico de la mujer.

Encarna tu masculinidad

Ya que hemos visto porqué las mujeres prefieren instintivamente a un hombre masculino, explicaremos como puedes mejorar en este ámbito para ser más atractivo y que ellas te den oportunidad.

Un buen punto de partida para ser masculino es actuar de forma totalmente opuesta al comportamiento femenino. Este consejo se debe a que ambos son polos opuestos que se atraen, entonces necesitas estar más cerca del polo masculino y lo más lejos posible del femenino. La mejor manera de hacerlo es eliminar cualquier comportamiento o característica femenina que puedas tener, nada de sentimentalismos e indecisión.

Hoy en día, en nuestra sociedad occidental, muchos hombres se comportan de manera sumisa y se muestran faltos de confianza porque creen que las mujeres se sentirán más cómodas o menos intimidadas con alguien así, como si ellas quisieran a alguien a quien controlar o ser amigas fácilmente de esa persona. Pero la realidad no es así y lo podemos notar en que muchos de estos hombres son rechazados o se vuelven los eternos amigos a pesar de que quieren una relación íntima con esa mujer.

Para lograr conquistar a las mujeres tienes que dejar de lado los comportamientos débiles y cobardes propias del chico bueno. Deja de ser indirecto, ansioso, débil e irresponsable, olvida las actitudes como ser sumiso y avergonzarte fácilmente de lo que dices y haces, ya que todas éstas te harán ver débil. Una actitud así sólo hace que ellas pierdan interés porque no pueden sentirse seguras con un hombre así. Podrán ser amigos, pero no una pareja.

Reflejar actitudes masculinas como el poder de decisión, ser fuerte, valiente y responsable les comunicará a las mujeres, aunque sea de forma subconsciente, que eres un hombre confiable, capaz de hacerla sentir a salvo. Con una actitud así serás irresistible para ellas.

Puede tomar un poco de tiempo corregir los hábitos de la mala socialización, pero poco a poco lograrás reflejar tus atributos positivos y acostumbrarte a tu verdadera esencia masculina. No hay nada más atractivo para las mujeres que un hombre que está seguro de su masculinidad y de su persona en general.

Al inicio puede ser difícil ser directo con una mujer, como puede ser acercarse a ella, mirarla a los ojos, hablar con confianza y decirle que la quieres conocer mejor porque te parece atractiva. Tal vez tengas muchos nervios de intentarlo, pero valdrá la pena. Por más complicado que parezca, ese acto vale muchísimo en el proceso de relacionarte con una mujer, mucho más que todos los nervios que tuviste en el momento.

No obstante, el rechazo es parte de la vida, cada situación y persona es diferente; hay cosas que no puedes controlar y no te debes preocupar por eso. Puede ser que ella tiene novio o se siente mal en ese momento, hay muchas razones válidas del porque ella no está dispuesta a empezar una relación. No te rindas, son cosas que están fuera de tu control y encontrarás otras opciones. No debes tener miedo al rechazo, si hablas con honestidad y confianza, las mujeres te respetarán más y querrán pasar más tiempo contigo.

Lo mejor que puedes hacer es ser directo, acercarte con una sonrisa, mantener el contacto visual, evitar las actitudes del chico bueno y así lograrás que las mujeres te vean más atractivo.

Lo que ellas quieren

La dinámica sexual básica se basa en la polaridad entre la masculinidad y la feminidad. Como sucede con los imanes, la polaridad implica una atracción entre sus opuestos y esto crea una tensión y atracción magnética y eléctrica. Esa analogía es evidente entre hombres y mujeres y su atracción magnética que como respuesta a la atracción eléctrica causa excitación entre las personas: entre más opuestos sean los sexos más se atraen por cuestión de instinto.

Por esta razón, las personas femeninas se sienten atraídas por las masculinas, y las personas masculinas se sienten atraídas por las femeninas. Si el individuo refleja los rasgos del genero opuesto fallará en atraer al sexo opuesto, es decir que un hombre femenino (tímido, indeciso, inseguro, sumiso, cobarde) falla al seducir a una mujer, al igual que una mujer masculina (ruda, escandalosa, imponente, mandona, prepotente) falla al atraer a los hombres.

Casi todas las relaciones tienen presente esta polaridad, en mayor o menor medida, aunque a veces la mujer es la masculina y el hombre el femenino. Incluso entre personas del mismo sexo, en la homosexualidad, también funciona así. Es la polaridad la que crea la atracción; sin la polaridad, si la feminidad y la masculinidad están ausentes, la atracción desaparece.

Esto significa que tú, como hombre, debes desarrollar tu verdadera masculinidad, debes ser fuerte y confiable, ser firme. Tienes que ser capaz de acercarte a las mujeres con decisión, sin pena, como si confieras en ti mismo. Al inicio de la relación o interacción es muy importante que tú tomes el papel masculino para que ella se sienta atraída hacia ti y comience la interacción, en vez de ser rechazado nada más iniciar.

Es similar a cuando te sientes poderoso por ganar un juego o haber logrado algo, te sientes fuerte y varonil. Esa actitud es la que debes sentir cuando te acerques a una mujer, ya que le permites a ella admirarte y respetarte. Con un hombre así de seguro consigo mismo, ellas pueden relajarse y ser femeninas, saben que ellos pueden hacerse cargo de cualquier situación y estarán a salvo.

En pocas palabras, tienes que ser un hombre masculino y permitir que la mujer sea femenina. Si eres fuerte y seguro de ti mismo, ella podrá relajarse y seguir su naturaleza femenina.

2

Confía en ti mismo

Como ya hemos dicho, a las mujeres no les atraen los hombres inseguros. Nadie se siente cómodo con una persona nerviosa, que no confía en sus acciones y decisiones. Las mujeres, por lo tanto, no se van a sentir bien con un hombre así, y menos en el sentido de atracción sexual.

Todas las personas buscan pistas en los otros para saber cómo interactuar con ellos de una forma que puedan adaptarse mutuamente en la relación. Las mujeres no son la excepción. Ellas van a mirar al hombre para tener una idea de quién es él y de cómo interactuar. Si te muestras seguro y a cargo de la situación, ellas estarán con su atención en ti sin tener que preocuparse por lo demás.

Esto quiere decir que las mujeres no se van a sentir cómodas con un hombre nervioso e inseguro, porque ellas tendrán que adoptar la actitud masculina de asegurar que todo esté bien o de reconfortar al hombre. Si tú mismo piensas que no vales la pena, ellas no van pensar diferente en su subconsciente. Tampoco tienen una razón para pensar diferente de ti porque eso es lo que les estás mostrando. Cualquier persona con la que tengas una primera interacción va a pensar que eres débil y cobarde si te muestras inseguro y nervioso.

Así pues, los hombres que demuestran confianza, sin necesidad de impresionar, y actúan como seres dignos de la atención de una mujer, lograrán precisamente atraer a las mujeres. Alguien que se comporta así genera sensación de comodidad en aquellos que lo rodean, se sentirán como atraídos por esa aura magnética de confianza.

Las mujeres y cualquier persona quieren poner su confianza en personas que confían en ellos mismos, da una sensación de seguridad. Por eso a las mujeres les atraen hombres así.

Las mujeres asumirán como verdad, de forma subconsciente, las actitudes que reflejes, ya sean buenas o malas. Si te comportas inseguro, ellas no querrán confiar en ti. Si te muestras relajado y seguro de ti mismo, ellas podrán estar cómodas a tu alrededor y depositarán su confianza en ti.

Tratar de impresionarlas sólo demuestra que no te sientes digno de ella, que estás inseguro y sientes la necesidad de mentir o de presumir tus posesiones materiales para darle una falsa sensación de seguridad. Si la mujer se valora (por lo general te van a atraer las mujeres bellas que están seguras de su belleza y valor), ella va a creer que no eres digno de ella.

En cambio, si actúas seguro de ti mismo y no presumes tus logros ni riquezas lograrás que las mujeres se interesen por ti y te quieran conocer mejor. Recuerda que transmites lo que sientes con tu actitud, así que si tratas de impresionarlas, ellas lo van a notar, y si estás tranquilo a su alrededor, ellas confiarán en ti.

Las actitudes con las que responden las mujeres son una consecuencia a tu propia actitud. Puedes tomarlo como una pista para cambiar tu manera de pensar sobre ti mismo, sólo necesitas empezar a confiar en ti y sacar tu lado masculino. De lo contrario, ellas podrán pensar que no vale la pena dedicarte atención si tú mismo no te dedicas a cuidar de ti mismo y valorarte. No es tarea de ellas arreglarte, así que tú tienes que hacerlo por tu bien y para atraer mujeres hermosas.

Para que una mujer descubra tus cualidades y la buena persona que eres, entonces tienes que comenzar la interacción con confianza, crear es atracción para que ella se interese. Después habrá ocasión para que ella conozca el resto de tus cualidades y riquezas. Primero es impresionarla con tu confianza y lo demás vendrá después.

En parte, también es una forma de mantener el misterio. Si al inicio no le cuentas de tus posesiones o de tus grandes cualidades, ella se preguntará qué hay detrás de esa cara, por qué la confianza, qué esconderá. La intriga las llevará a pasar más tiempo contigo y descubrir las cualidades que oculta un hombre impresionante como tú.

En pocas palabras podemos decir que tus acciones comunican subconscientemente más de lo que crees. La confianza que demuestres funciona como indicador de cualidades interiores como la fuerza, inteligencia y carisma, rasgos que las mujeres consideran atractivos. Es decir, si tienes confianza en ti mismo, tienes todas las otras cualidades.

Si eres capaz de sentirte seguro de ti mismo entonces lograrás como consecuencia que las mujeres se sientan seguras contigo. Las mujeres no van a buscar una interacción contigo si te muestras reservado y temeroso. Debes acercarte a ellas sin titubear.

Recuerda que ellas tienen la necesidad de sentirse protegidas, por eso quieren hombres que sean capaces de hacerlas sentir a salvo. Si eres inconsistente, ellas no podrán estar seguras de que puedes protegerlas.

Un hombre poderoso y seguro de sí mismo es atractivo porque las mujeres presienten su capacidad de protegerlas. Demuéstrale a las mujeres que tienes esa capacidad por medio de la confianza que te tengas, de la seguridad con la que te aproximas a ellas y con tu habilidad para hablar desde un lugar de poder y estatus.

Estas cualidades harán de cualquier hombre un ser digno de admiración y respeto, poderoso en todos los sentidos: mental, emocional, física y socialmente. Inspira esos sentimientos en los demás y las mujeres notarán que irradias esa aura poderosa. Serás irresistible para ellas.

La confianza, aunque sea aparente, logrará que la interacción entre hombre y mujer sea más fácil y agradable, en especial si es con una mujer a la que quieres seducir. Por esto te recomiendo que confíes más en ti mismo y proyectes esa seguridad en todo momento, no sólo con las mujeres. Mejorará tu vida en todos los aspectos.

El camino a la confianza

Para conseguir la confianza con las mujeres debes primero tener éxito al tomar una acción. La definición de “confianza” en el diccionario es “estar seguro de uno mismo”, “no tener incertidumbres sobre las propias capacidades que posee uno mismo”. La definición queda corta ante la realidad práctica.

Es una realidad que incluso los hombres más confiados tienen momentos de incertidumbre, y está bien, es parte de ser humano, nada es predecible del todo en esta vida. No es necesario tener confianza absoluta todo el tiempo para atraer a las mujeres, sino aparentar esa seguridad, ya sea que la sientas o no.

Puedes ser el hombre más seguro del mundo, pero si pretendes ser inseguro, nervioso, que duda de qué decisiones tomar o que tiene miedo de enfrentarse a las situaciones, entonces las mujeres, sin importar cómo seas en verdad, te van a rechazar.

Por el contrario, si eres un hombre muy nervioso, inseguro y dudas de ti mismo, pero logras fingir ser confiable, fuerte, decisivo y seguro, entonces las mujeres sentirán atracción. Recuerda que lo importante es cómo las haces sentir.

El primer hombre causaría incomodidad a cualquiera, y en especial a las mujeres, porque pensarán que no están seguras con alguien así.

El segundo hombre, en cambio, quedará como alguien valiente, ya que pudo superar sus miedos. Alguien así inspirará seguridad en las mujeres, estarán cómodas a su alrededor. Este tipo de hombres es muy atractivo por esas sensaciones que inspira.

Como ya hemos mencionado, hay cosas fuera de nuestro control. Hay que aceptar lo imprevisible de la vida y no dejar que nos detenga, por el contrario, hay que enfrentarlo y superarlo, sólo así podremos mejorar nuestra confianza. Si no tienes confianza, no te preocupes, basta con aparentarla. Esa primera impresión de confianza, aunque sea fingida, es suficiente para iniciar la chispa de la atracción.

La práctica lleva a la perfección: finge esa confianza al acercarte a las mujeres hasta que sea natural en ti. Dejarás de fingir con el tiempo porque te habrás vuelto seguro de ti mismo en la realidad.

La confianza es, entonces, tener la capacidad de fingirla aun cuando no la sientas. La incertidumbre hará brotar la confianza en ti, ya sea al hablar con una mujer, acercarte a ellas, invitarla a salir e incluso a arriesgarte a ser rechazado.

Recuerda que lo importante es cómo haces sentir a las mujeres, aunque para hacerlas sentir bien tengas que fingir una seguridad que no sientas en la realidad. Poco a poco te vas a acostumbrar a sentir confianza y se volverá realidad, ya no tendrás que fingirlo.

Puedes practicar acercándote a las mujeres hermosas. Supera los nervios, acepta la posibilidad de que te rechacen porque también existe la posibilidad de que te acepten. Si aceptas lo imprevisible de la vida tendrás más confianza en ti mismo.

Lo importante de la confianza es poder aparentarla, independientemente de si la sientas o no. Conforme ganes experiencia conviviendo con mujeres, esa confianza, que al principio podía ser fingida, se volverá más y más natural hasta ser real.

La vulnerabilidad real de los hombres

La vulnerabilidad se ha entendido mal en nuestros días, la sociedad ha creado una idea tóxica que ser vulnerable significa ser débil. Pero no es así. La vulnerabilidad más bien significa sobreponerse a la incertidumbre y ser valiente para actuar en esas situaciones.

Dentro de la idea de la polaridad que ya hemos hablado, en la que la parte masculina es uno de los opuestos que crean atracción, la masculinidad también representa culturalmente la fuerza motriz de la interacción física. Es lo que se espera de nosotros porque la sociedad así lo dicta, no es una acción natural.