Granizo Atómico - Héctor Deheza - E-Book

Granizo Atómico E-Book

Héctor Deheza

0,0

Beschreibung

Este libro presenta una nueva visión sobre la formación del granizo, por métodos no convencionales. En Argentina este flagelo castiga especialmente a la provincia de Mendoza, donde el gobierno desde hace unos 50 años procura disminuir los daños mediante las siembras de nubes. En este libro proporcionamos abundante información científica, opiniones autorizadas y estadísticas mundiales de caída de granizos gigantes y bloques de hielo que las teorías convencionales no pueden explicar. El granizo se forma en fracciones de segundos mediante las interacciones que provoca la actividad solar, sobre las moléculas polares del vapor de agua, incorporándoles fotones sin carga eléctrica y expulsando electrones negativos, modificando la configuración de las moléculas a plasma (cuarto estado del agua) que generan los cumulonimbos. Mediante los rayos y las descargas eléctricas, las moléculas que forman las nubes que pasaron a ser neutras y congelar cerca de los -40 grados. Recuperan los electrones perdidos por interacción, regresan a su condición de moléculas polares y pueden formar nuevamente los enlaces del hidrógeno, que por efecto electro frigorífico nuclean abruptamente las moléculas de agua sobre enfriadas por la altura formando el granizo en segundos.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 75

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



GRANIZO ATÓMICO

HECTOR DEHEZA 

Profesor del Instituto Argentino de Capacitación de la Rama Eléctrica 

Con la participación del editor científico Sergio Merino y Carlos Antonio Zaragoza de la Comisión Nacional de Energía Atómica 

Deheza, Hector 

   Granizo atómico / Hector Deheza. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Autores de Argentina, 2021.

   Libro digital, EPUB

   Archivo Digital: online

   ISBN 978-987-87-1513-1

   1. Meteorología. I. Título. 

   CDD 551.5 

EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA

www.autoresdeargentina.com

[email protected]

Queda hecho el depósito que establece la LEY 11.723

Impreso en Argentina –

Dedicado con afecto al ilustre meteorólogo mendocino

Don Bernardo Rázquin.

Propuesta no convencional sobre la formación y control del granizo

Años de estudios, investigación y experimentación sobre el granizo nos llevaron a la conclusión de que el granizo se produce partiendo de las interacciones de los fotones y partículas procedentes de la gran actividad solar del verano que impactan con los electrones de los átomos de las moléculas de vapor de agua que forman las nubes; que al colisionar los fotones que no tienen carga eléctrica con los electrones ocupan sus lugares y los expulsan como electrones libres. 

Las moléculas de vapor de agua son polares, los átomos de oxígeno que las forman son muy electronegativos, los electrones de enlace están muy atraídos por el oxígeno, estos forman una región de carga que polariza eléctricamente a toda la molécula haciéndola polar, lo que les permite formar líquidos y congelar a 0 °C. Estas moléculas, al ser impactadas por las fuertes radiaciones solares del verano, incorporan fotones sin carga eléctrica y expulsan electrones de carga negativa como electrones libres. Cambian su estructura molecular y pasan al cuarto estado del agua, al de plasma ionizado, donde las moléculas dejan de ser polares, no pueden formar líquidos ni congelar a 0 °C. Pasan a tener otra configuración molecular. donde por falta de polaridad no forman enlaces hasta cerca los –40 °C. La actividad de los fotones y partículas procedentes del sol en verano, las radiaciones electromagnéticas (que pueden comportarse como chorros de partículas), protones procedentes del espacio exterior, que impactan con las moléculas de aire y aportan lluvias de partículas de alta energía, las mareas iónicas, las cíclicas erupciones solares cada 11 años que en el período agrícola 1990/91 contribuyeron a las grandes precipitaciones de granizos gigantes, los campos eléctricos, la ionización por avalanchas de electrones, la altura a la que trepan los cumulonimbos que crecen exponencialmente y exponen más a las radiaciones y a la ionización, por el aumento de la conductibilidad eléctrica de la tierra con la altura y también ocasionalmente por la liberación de radiaciones y partículas energéticas, procedentes del espacio exterior, también universalmente a las 19 h Greenwich, la densidad eléctrica de la atmósfera aumenta casi un 15 % favoreciendo a formar tormentas y muy especialmente por la alta conductibilidad eléctrica de los plasmas. Y todo lo que pueda influir para modificar la configuración de las moléculas de vapor de agua y su capacidad de ensamble mediante los enlaces del hidrogeno, y hacerlas pasar de ser moléculas polares, que pueden formar líquidos y congelar a 0 ºC. por tener cargas positivas y negativas, a moléculas apolares o neutras (plasma) sin capacidad de armar ensambles y formar líquidos hasta cerca de los -40 grados. Hay gases más pesados que el agua, como el gas carbónico, que a falta de polaridad en sus moléculas no pueden formar líquidos. 

La mayor ionización se produce en la cima de los cúmulos, por estar más expuesta a la radiaciones obteniendo cargas (+), mientras que en la base de las nubes las cargas son (-). La cima de los cumulonimbos succiona por convección eléctrica y por el centro del cúmulo, las nubes de cargas negativas de la base, ascendiendo por la atracción del viento eléctrico a grandes velocidades de cátodo a ánodo, haciéndolos ganar altura y produciendo los clásicos reventones en la cima, similares a una coliflor. La cima trata de ir homogenizando sus cargas que rápidamente se descompensan por la acción de nuevas interacciones, por lo que la succión y el acenso de los flujos de vientos eléctricos son permanentes, posibilitando así que los cumulonimbos puedan trepar a grandes alturas, elevándose hasta cerca de los 18.000 metros donde las temperaturas superan los – 35ºC. Aclaramos, que en este tratado, nos referimos especialmente a los fenómenos eléctricos, por considerar estos los más determinantes, ya que sobre la formación de cumulonimbos por la participación térmica hay mucha literatura disponible para analizar. También que nuestras investigaciones se realizaron con nubes de tormentas provenientes de Chile que ganan altura por el cruce de la cordillera de Los Andes. En los cumulonimbos puede haber algo de hielo en suspensión producidos durante su formación, los que también se elevan por convección eléctrica, pero no tienen nada que ver con las precipitaciones de las tormentas y el granizo. El granizo se forma en fracciones de segundos. 

Los cumulonimbos se remontan a alturas donde las temperaturas llegan a los –menos 35 ºC y de hecho cada molécula de plasma de agua que los forman tienen esta temperatura incorporada, pero mientras las moléculas no regresen a su condición de polares, el punto de congelamiento de las nubes de plasma será cercano a -40 ºC y recién podrán armar enlaces moleculares, formar líquidos y congelar nuevamente a los 0 ºC. Cuando por medio del rayo o el relámpago recuperen los electrones perdidos por las interacciones y regresen a su estructura molecular original, de moléculas polares. El efecto electro frigorífico se produce a partir de los rayos y descargas eléctricas de las tormentas, son las descargas eléctricas las que en fracciones de segundos aportan a los plasmas las inmensurables avalanchas de electrones perdidos durante horas de exposición a las radiaciones cósmicas y solares del verano por las sucesivas interacciones. No se forma el granizo sin la participación de los rayos y descargas eléctricas. 

Al recuperar las nubes de plasmas los electrones perdidos, aportados mediante el rayo o el relámpago, estas dejan de ser moléculas de plasma y regresan a sus condición original de moléculas polares y como ya tienen incorporadas temperaturas cercanas a -35 ºC el congelamiento es simultáneo a las descargas eléctricas. Todas las moléculas frías y dispuestas a formar hielo interaccionan con el rayo muy enérgicamente, recuperan los electrones y arman sus enlaces moleculares en fracciones de segundos, formando abruptamente el granizo.

Reiteramos que la formación del granizo es simultánea a las descargas eléctricas, es un efecto electro frigorífico, que forma el granizo en segundos, no es posible la caída de granizo sin descargas eléctricas y rayos, las moléculas de agua pasan del cuarto estado del agua, el de plasma ionizado a hielo en forma abrupta, casi sin pasar por líquido, podría expresarse que el rayo y su consecuencia, el granizo, son tan dependientes y simultáneos como si se tratara de una sola cosa. Si buscamos en la historia, rayos y granizos, hay muchos testimonios que confirman su ocurrencia simultánea. Un proverbio bíblico dice: ANTES DEL GRANIZO BRILLA EL RAYO y frente al modesto brilla la gracia. Éxodo 9 - 24/26. CAÍAN LOS GRANIZOS Y RAYOS MEZCLADOS.

Desde la fundación de Egipto no se vio jamás una granizada tan violenta. Expresa el Sagrado Corán, PRIMERO EL RAYO Y DESPUÉS DEL GRANIZO (Dios dice [24-43]: Acaso no reparas que Dios hace caer del cielo granizo cuando el resplandor del rayo podría cegarte. 

No podemos decir que una nube tiene o trae granizo, aun cuando el radar nos indique cosas parecidas, que se interpretan erróneamente; el granizo es el producto de grandes descargas eléctricas sobre nubes de plasmas altamente potenciadas a alturas considerables, su formación ocurre en segundos y su caída es tan abrupta que los radares poco y tarde pueden detectarlo. En numerosas oportunidades los radares no lo han registrado. En un pedido de informes del diputado Carlos Aguinaga a la Legislatura de Mendoza sobre caída de granizo en San Rafael Mendoza el 26 y 27 de enero de 2007 (Exp. N. 52889), dice que los radares utilizados distan mucho en cumplir tales fines, ya que presentan reiteradas fluctuaciones y caída de la potencia de recibida, lo que tiene consecuencias graves, ya que influyen negativamente en el resultado de las operaciones. En muchas ocasiones el sistema de radares se manifiesta como fuera de servicio, en momentos importantes o parecen descalibrarse, aportando información ilegible y poco útil a fin de la toma de decisiones. Entendemos que los radares ayudan, pero no están preparados para pronosticar la formación del granizo, que ocurre en segundos, lo único que ayudan los radares es a detectar las tormentas peligrosas.

7/4/2019. La científica Sonia Quintana expresa: “Numerosos investigadores están convencidos de que las tecnologías para provocar precipitaciones y controlar el granizo de un modo eficiente por el momento no son posibles”.

La Dra. Alejandra Coronel, cátedra de Climatología Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Rosario, Argentina, comenta cómo funciona el sistema de Alertas de Emergencias: “Después del granizo de 2006, los pronósticos se realizan en términos de probabilidad. No tenemos la seguridad absoluta de la ocurrencia o no de un fenómeno meteorológico en un determinado lugar. Lo que sí es cierto es que una alta densidad de información de calidad llega a los expertos que realizan la lectura de la información y posteriormente el pronóstico y una ágil ordenada y responsable comunicación entre las partes involucradas son la base para que el grado de acierto sea lo más alto posible, y los daños los menores.

En entrevista de Radio 10 y en publicación de Clarín