Me lleva el tren - Lilian Broeck Van Den - E-Book

Me lleva el tren E-Book

Lilian Broeck Van Den

0,0

Beschreibung

Entre las comisuras de sus dedos de los callejones sin entrada de ventanas no construidas de las puertas me detiene el tacto la posibilidad el disparate de lo permanente de ser la torre más alta, más vista el puente macizo por donde cruzas con la ciudad en los ojos y la luna.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 16

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Primera edición, enero de 2013

Director general: Alejandro Zenker

Director de la colección Indócil ballenato: Víctor Roura

Coordinadora editorial: Fatna Lazcano

Gestor de proyectos editoriales: Rasheny Lazcano

Cuidado editorial: Elizabeth González

Coordinadora de producción: Beatriz Hernández

Coordinadora de edición digital: Itzbe Rodríguez Ciurana

Portada: http.ferroviarioenaccion.blogspot

Agradecemos al Centro Cultural El Juglar, A. C., el apoyo para esta publicación.

© 2013, Solar, Servicios Editoriales, S.A. de C.V.

Calle 2 número 21, San Pedro de los Pinos.

Teléfonos y fax (conmutador): 5515-1657

[email protected]

www.solareditores.com

www.edicionesdelermitano.com

ISBN 978-607-8312-34-4

Índice

I.Las lunas de tus ojos

1

2

3

4

5

6. Nocturno

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

II. Cuando se tuerce el camino

No se mojan los pies

Usted

Ubicación

Contenido

Sin término

La fosa

Alcanzarte ayer

Creencia

Vagón

Una espina

Luego

Desliz

Por estos rumbos

Corea de puertas

Hurto

Exangüe

Reojo

Amarras

1

Soy la ciega que deambula

en la ciudad de tus ojos

en la longitud de tus dedos

que no terminan de escribir

El aliento de octubre enfría

no oculta su muerte pronta

(no tarda)

Las escaleras bajan

La transeúnte estática:

una niña se muerde las uñas

Tan sólo con la luz de la vela podría ver

al hombre de tinta

determina su cuerpo

Entre las comisuras de tus dedos

de los callejones sin entrada

de ventanas no construidas

de las puertas

me detiene el tacto

la posibilidad

el disparate de lo permanente

de ser la torre más alta, más vista

el puente macizo por donde cruzas

con la ciudad en los ojos

y la luna

2

Para encender las luces está la noche

para apagarlas

Tengo un ataúd con vista al mar