Alturas vertiginosas - Relato erótico - Olrik - E-Book

Alturas vertiginosas - Relato erótico E-Book

Olrik

0,0
0,99 €

  • Herausgeber: LUST
  • Kategorie: Erotik
  • Serie: LUST
  • Sprache: Spanisch
  • Veröffentlichungsjahr: 2019
Beschreibung

Maya nunca ha tenido novio. De hecho, nunca se ha enamorado. Cuando su hermano, Jimmy, la llama un día para pedirle que vaya al hangar propiedad de ambos y repare un avión, ella piensa que sería un día como cualquier otro. Lo que Maya no sé imagina es que su hermano programó una cita para un vuelo chárter con un hombre apuesto, tan sólo para dejarlo plantado. Maya rápidamente se ofrece a llevarlo, pero es ella la que termina alcanzando alturas vertiginosas....Este relato corto se publica en colaboración con la productora fílmica sueca, Erika Lust. Su intención es representar la naturaleza y diversidad humana a través de historias de pasión, intimidad, seducción y amor, en una fusión de historias poderosas con erótica.-

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
MOBI

Seitenzahl: 21

Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Olrik

Alturas vertiginosas

LUST

Alturas vertiginosas

Original title:

Helt oppe at flyve Copyright © 2018, 2019 Olrik and LUST, an imprint of SAGA, Copenhagen All rights reserved ISBN: 9788726273366

E-book edition, 2019 Format: EPUB 2.0

All rights reserved. No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system, or transmitted, in any form or by any means without the prior written permission of the publisher, nor, be otherwise circulated in any form of binding or cover other than in which it is published and without a similar condition being imposed on the subsequent purchaser.

Alturas vertiginosas

El viernes es mi día libre del trabajo y había planeado quedarme en mi departamento, holgazaneando con ropa deportiva y poniéndome al día con una de las muchas series de Netflix o HBO que me había perdido. Sin embargo, me levanté y noté que el cielo estaba radiante y completamente despejado, a pesar de que el pronóstico del tiempo había anunciado lluvia y tormentas. Con un día así, sería extraño cerrar las cortinas para ver televisión. No estaba enferma ni tenía resaca, pero tampoco había planeado nada especial para el día.

Tenía veintiséis años y estaba soltera. No acababa de terminar una relación, de hecho, siempre he estado sola. Ah sí, en el pasado hubo circunstancias semejantes a una relación, pero nunca llegaron al punto en que ambos –o yo– pensáramos en mudarnos juntos o comprometernos a algo más serio. Lo cual casi siempre era mi culpa. Muchos de mis amigos estaban casados y con hijos. Por lo tanto, era el tema de conversación recurrente al final de una velada cuando habíamos bebido demasiado vino. «¿Por qué Maya no tiene novio?».

O, más concretamente: «¿Por qué Maya nunca ha tenido novio?». Pues, ni yo misma lo sabía. La explicación más sencilla sería que, simplemente, nunca me había enamorado. Independientemente de lo cual, mis amigos pensaban que era extraño. Y como tampoco había tenido una relación seria, era todo un fenómeno para ellos. Solía ser muy empática con ellos cuando decían que están enamorados. Pero, sencillamente, yo nunca lo había estado. Había salido con chicos simpáticos, divertidos y guapos, así que no se trata de oportunidades. Y me encanta el sexo, así que eso tampoco era un problema.