Bisturí de cuatro filos - Vicente Quirarte - E-Book

Bisturí de cuatro filos E-Book

Vicente Quirarte

0,0

Beschreibung

  Bisturí de cuatro filos sondea una de las grandes paradojas humanas: cómo vivir la pérdida de lo que amamos de modo que, sin ello, podamos seguir conectados con el mundo. Iluminados por el doble rayo de la muerte y del amor, los magistrales textos de Vicente Quirarte contemplan la relación entre el espacio íntimo y el exterior: un país herido que se transfigura junto con todos nosotros, que también estamos y estaremos transformándonos por el dolor.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 28

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



1

1

2

Vicente

Quirarte

3

el ala

del tigre

04

Bisturí

de cuatro

filos

4

Con Patricia

A salvo ya de la traición del aire.

Pain changes your life forever. But so does healing from it.

—kayil york

Luna de primavera

9

9

Luna de primavera

Miro este planeta devastado,

el más hermoso y azul

que puede engastarse en la negrura.

En él siguen bogando las ballenas,

el mar es un espejo

donde el cielo se mira diariamente;

salen a cantar todos los pájaros.

Se retiran cuando la luz se marcha.

No dejes de mirarme.

Aprende de mi brillo y mi limpieza.

Cuando pienses en mí,

piensas en ti.

10

10

benemérita

Para Vicente Gallego

Ignorada por fuerza de costumbre,

la campana que anuncia

al camión de la basura

dice que no nos hemos muerto.

Aún hay quien levanta los restos del naufragio,

los secretos humores, la historia

que pretendemos olvidada.

En este presente nos sonríen,

y hacen su servicio benemérito.

Nunca ha sido tan heroico

entregar en la bolsa negra otro cadáver

y no darle la mano a un inmortal.

Llamémosle mañana por su nombre.

11

11

aire mío

Para Hernán Bravo Varela

El aire que respiramos

también es transparente,

Amor es máslaberintopero

al escribirlo con mayúscula

es de nueva cuenta niño y ciego.

Llega el amor y no sabemos cómo

nos envuelve y levanta, nos obliga

a ser un nuevo espejo de nosotros.

Perdemos el aire por momentos

y después respiramos libremente.

Sólo el amor es transparente.

12

12

Ciudadana

Para Rosa María Talavera

Entre las numerosas fotografías

tomadas en medio del desastre,

una joven mujer con tapabocas

atraviesa una plaza desierta.

Detrás suyo está la mole

en mármol del Palacio,

vivo dinosaurio

que tardó varias generaciones

para nacer triunfante.

En el primer daguerrotipo

de la historia,

un hombre y una calle.

El tiempo lento de la cámara

guarda testimonio de ese instante.

Ahora, esta joven mujer quiere llegar a casa

y los avances de la fotografía permiten

que su paso en el aire se detenga.

No sabemos qué será de su vida

o si volveremos a verla en esta calle.

O si en un futuro cercano

reciba una carta

que la siga llamado “Ciudadana”.

13

13

Shackleton

Para Gilberto Prado Galán

I

Puedo morder la claridad que me rodea,

nombrar el blanco en todos sus matices

y enfrentar al silencio en su silencio.

Pero no estoy solo. Antes de guardarme

tengo que pensar en otros. Son mis hombres

y aunque no tengo la vanidad de poseerlos,

soy yo el que a ellos pertenece.

Bienvenido este frío,

hermano de la muerte y la blancura,

limpio como su nombre,

breve cuchillo que invade otros espacios

sin ofender a nadie. Sin sangrarlos.

14

14

II

Afianzada en el cielo, la luna de los lobos

baña nuestro cuerpo espectralmente,

pinta de blancos nuevos

los mástiles del barco.

Plata desnuda para todos,

tesoro para nadie.

Diosa rotunda de la noche,

en un mes volverá para sabernos

dispuestos a hacerle reverencia.

Si estamos aquí, será por ella,

por sentir como nadie

la sangre fluir en nuestras venas.