La última Hija de la Luna - Gabriela Terrera - E-Book

La última Hija de la Luna E-Book

Gabriela Terrera

0,0

Beschreibung

En estas tierras de las trece lunas, sus habitantes parecen haber olvidado las predicciones y los terribles khármazos que alguna vez se esparcieron el día de la ola fantasma; sin embargo, hay quienes todavía se mantienen alertas al nacimiento de los cinco niños de la predicción, porque saben que entre ellos podría hallarse una auténtica Hija de la Luna, llamada para destruir a sanguinarios, descendientes de la furia del lago de fuego, y a navegantes, erráticos hijos del mar, quienes han estado en conflicto desde los tiempos de La Llegada. Los terrinos son el fruto indeseado del choque de estas razas, han sido despreciados y aborrecidos desde siempre, pero a pesar de los pactos y conciliaciones que ellos han trazado para asegurar su sobrevivencia, la sombra de una terrible maldición los conduce hacia su inevitable desaparición; la existencia de una Hija de la Luna es el único motor de esperanza que algunos ya han perdido. Desconocidos por todos es el hecho de que Taghena, última Hija de la Luna que ha pisado sus tierras, aunque poderosa y destructiva, fue incapaz de contrarrestar las maldiciones de los khármazos que sabía habrían de condenar a su raza de terrinos y es entonces que desesperanzada, suplica con el último desgarro de su alma la intervención de "ilqa-peluhen-xurpu".

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 637

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



GABRIELA TERRERA

La última Hijade la Luna

Terrera, Gabriela

La última hija de la Luna / Gabriela Terrera. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Autores de Argentina, 2021.

Libro digital, EPUB

Archivo Digital: online

ISBN 978-987-87-1369-4

1. Narrativa Argentina. 2. Novelas. I. Título.

CDD A863

EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA

www.autoresdeargentina.com

[email protected]

Queda hecho el depósito que establece la LEY 11.723

Impreso en Argentina – Printed in Argentina

Para mi “ILQA-PELUHEN-XURPU”

Diego

La última Hija de la Luna

IFamilia de conciliación

Los amarres que sujetaban sus manos por encima de su cabeza y los que inmovilizaban sus pies, habían lacerado sus extremidades sin perturbar uno solo de sus sentimientos. El frondoso Árbol Perpetuo, el más antiguo jamás conocido, sostenía su espalda, sus labios hinchados y sangrantes testificaban la tortura a la que había sido expuesta, sin embargo, ella sonreía indiferente. El mar convulsionado y la furia del viento arrancaban las areniscas de entre las rocas, arena que castigaba sin piedad su cobriza piel. Estoica, había incrustado sus intensos ojos grises en la cima del Monte Ermitaño y detrás de toda esa magnificencia, podía apreciar también la extraordinaria belleza del despertar del Lago de Fuego… En ese instante, la tierra palpitó bajo sus pies.

—¡Basta! ¡Cúbranle los ojos! –gritó Eerka.

—No es necesario –intervino Fedalio–, esto va a terminar ahora y ella tiene que verlo, eres la última hija de la luna y no existirá otra, ¿qué se siente saberlo?

—Muchas palabras –dijo Eerka ostentando su daga, el filo reflejaba todos los destellos de la noche.

—Ustedes dos –vociferó Taghena antes de escupir a sus pies– dos poderosos hechiceros –clamó antes de sonreír desafiante–, han enredado sus mugrosos cuerpos por… ¿mí? Sus retorcidas mentes pensaron que así podían manipular a alguien como yo. ¿Qué tan poderosos creyeron ser…? No soy ni voy a ser la última…

—La podredumbre fermentó en tu alma y contaminó esta tierra, no se cometerán más errores, terrinos ojos de selva no son amenaza. –Fedalio incrustó su dedo índice sobre uno de los ojos de su hija–. Pero ojos grises no verán jamás un nuevo amanecer…

—¿Podredumbre? ¿Así me llamas ahora…? –preguntó Taghena escupiendo las palabras.

—Damos inicio… y damos fin –exclamó Eerka.

—Las sombras de las estrellas y el agua de arena lo saben, saben que los “cinco-hermanos” vienen –balbuceó Taghena mirando la lanza espejada y la oscura daga, luego levantó su cabeza–: ¡Tu sangre! –gritó mirando a Eerka–. ¡Y la tuya! –le susurró a Fedalio que aún oprimía uno de sus ojos–. “En un mismo útero convivirán los vientos y la naturaleza misma, la lava y el mar, todos cobijados bajo la luna… revelando el inicio del fin… Y la maldita sangre que brotó de la lava y la maldita sangre que vino del mar… desaparecerán”. –El viento calmó su furia y el mar se tragó las olas, los ríos de fuego que corrían por las laderas se enfriaron al instante, caballos y aves cayeron en trance–. ¡Lo dicho, hecho está! –balbuceó sonriente. Eerka y Fedalio cruzaron sus desesperadas miradas, todos a su alrededor, silenciosos testigos de aquellas palabras, permanecieron inmóviles y horrorizados.

—¡El inicio del fin será! –gritaron Fedalio y Eerka.

—Acabas de condenar a los tuyos… –vociferó Fedalio mientras incrustaba en su propia mano, la daga de Eerka, la sangre recorría por sus dedos y antes de que la primera gota llegara a sus pies, arrojó su khármazo–: “el nacimiento de un retoño de luna secará los úteros de toda terrina que habite estos suelos”.

—Yo puedo lanzar mi khármazo para toda la eternidad –dijo Taghena sonriente –, pero bien sabes que ustedes no, no pueden hacerlo –murmuró, aunque ya no sonreía–, deben darle un principio y un fin o se volverá contra ustedes.

—“La condena llegará a su fin cuando de esta tierra broten hombre y mujer ojos de selva… –Eerka laceró su dedo con el filo de la lanza punta de espejo de Fedalio–. Genuina Estirpe de Mar, ella… y auténtica Sangre de Lava, él –sentenció golpeando su pecho– y ambos elijan encausar esa sangre de linajes ancestrales en la misma vertiente de este Árbol Perpetuo… solo así… de entre los terrinos, hijos vivos volverán a nacer”.

—Les aseguro… les aseguro… –repitió desahuciada Taghena, pero había quedado sin palabras, comprendía la perfección del khármazo, terrinos ojos de selva jamás podrían tener Sangre de Lava o de mar. Un eterno instante de desesperación atravesó su alma y… lo vio: un blanquecino caracol incrustado en sedimentos de roca fundida, «mar y lava» pensó. Logró soltar sus manos y, con sus tobillos aún atrapados, se arrojó hacia el pequeño tesoro y como destellos en la oscuridad, antiguas palabras invadieron su mente y su espíritu, llenó sus pulmones con el aire marino y un susurro estalló dentro del hueco de aquel caparazón–: “ILQA-PELUHEN-XURPU”. –Fedalio y Eerka habían apoyado sus pies sobre la espalda de Taghena, ella giró para mirar sus rostros–. ¡Lo dicho, hecho está! –vociferó desafiante y triunfadora antes de que daga y lanza atravesaran su corazón.

Conciliación

Poco importaba cuántas veces se lo habían prometido, el tiempo, fiel aliado del olvido y único dueño de aquellas palabras pronunciadas desde la inocencia, juzgó necesario convertirlas en escuetos suspiros esparcidos por el aire. Crecer fue inevitable y olvidar, su estrategia de supervivencia. El delicado caracol acababa de caer para romper en pedazos acaso sus últimos recuerdos, un instante bastó para que las jóvenes quedaran atrapadas en esos fragmentos nacarados que se desprendían presurosos y volátiles, el caparazón parecía dejar escapar tiempos efímeros de una vida que no fue.

—Gran, gran y torpe mezcolanza. Dame tu mano –dijo Eleutonia sin mirarla, en voz baja, sonriendo–. ¿Sabes que tengo que hacerlo?, porque lo sabes ¿no? Esas son las reglas. –Y con maligna sutileza, recogió un puntiagudo fragmento blanquecino.

Yllawie extendió su mano, sin miedo y con firmeza, sus memorias la llevaron (sin su permiso) hacia aquél extraño día en la playa donde imágenes intrusas se mezclaban difusas: dos niñas, juegos, maravilloso resplandor de nácar y roca oscura con preciosos destellos de estrellas. «Yo escuché las voces, Tonia, no», se dijo serenando su espíritu. ¿Ese tiempo había existido, había sido real? Su mente tejía redes de dudas, sus pensamientos no dejaban de recordarle el rostro sonriente de su otrora pequeña amiga-hermana que ahora sostenía su mano, una niña de rizos desprolijos, a quien ella misma solía trenzar con cariño. Un repentino dolor la regresó a la inmensa habitación donde se vio parada con su sucia mano extendida sobre la de Eleutonia, dolencia que le exprimía las entrañas. Tragó la saliva contenida para no soltar ninguna de sus lágrimas oprimidas, no iba a dárselas, no iba a regalarle ni una de sus preciadas lágrimas… con el orgullo intacto logró evitar que rodasen, pero sus ojos, sus verdes y maravillosos ojos, dejaron asomar una vítrea capa acuosa, eso no lo pudo impedir.

—Ahora ve a limpiarte, no quiero que ensucies mi tapiz. –Sonrió burlona Eleutonia, dos gotas de sangre se habían estampado en sus sábanas–. Me dejas este desastre y lo tengo que limpiar –dijo con desprecio mientras sacudía sus dedos como quien intenta espantarse una mosca de la cara. Yllawie quiso retirarse–. ¡Parece que hoy te olvidaste todas las reglas! –exclamó despreciable.

—Eleutonia, ¿me das tu permiso?

—Toma mi pañuelo –pronunció Enufemia, con la suavidad y dulzura que caracterizaban su comportamiento, Yllawie envolvió su mano y el delicado pañuelo absorbió el resto de la sangre–. Dámelo Lawy, yo lo voy a lavar, no te preocupes.

—Femy, la revancha va a ser como la miel –dijo Yllawie dirigiéndose a la menor de las hermanas y le sonrió antes de marcharse.

—Maldigo el día que regresó. A estos híbridos hay que demostrarles cuál es la verdad, son cortos de aquí –vociferó Eleutonia señalando con su dedo meñique a la altura de su sien.

—No hables así. –La reprendió Enufemia, su voz era suave y cortés–. Híbridos son los animales, no tienes por qué ofenderla y no hay que demostrar nada, no repitas las palabras del abuelo. Sin embargo, a mí me alegró que haya regresado, Tonia… ustedes eran como hermanas, ¿qué fue lo que te pasó?

—¡Mi siempre dulce Femita! ¿Le tienes aprecio a los estorbos de la casa? –Aunque Yllawie ya no estaba entre ellas, Eleutonia insistía con sus términos despectivos pues siempre disfrutaba de robarle un adorable enojo a Enufemia–. ¿Hermanas? ¡Jamás! Fue una absurda idea de mamá…

—No tienes por qué ofenderla, sabes que hoy es su celebración.

Enufemia caminó en dirección a la ventana y observó a Yllawie dirigirse hacia el bebedero de los animales, veía cómo sus labios se movían intermitentemente mientras realizaba rituales con sus brazos, pero toda su atención había quedado magnetizada por la imagen de Lonkkah que enterraba algunos desperdicios, unos pasos detrás de ella, lo vio arrojar el palustre para sumarse al improvisado rito de manos de Yllawie, ambos lanzaban al aire, movimientos sincronizados con sus brazos mientras mantenían sus párpados cerrados, concentrados en algún rezo. Enufemia solo tenía ojos para él, «estoy segura de que eres tú», se repitió al verlo. Lonkkah abrió sus ojos y su mirada se incrustó en ella. Asustada, la joven giró su cabeza para asegurarse de que su hermana no había visto nada… los primeros destellos del alba se reflejaron en sus intensos ojos añiles. Eleutonia amaba esos ojos, todo verdadero navegante los tenía, también ella, aunque jamás podía verse los propios… A veces, el tímido y casi prohibido reflejo de la platería recién pulida le devolvía retazos de su fisonomía: delicada piel negra, prominentes labios, destellos de mar en el iris de sus ojos, abundante cabellera enmarañada... Solo retazos, ningún reflejo pudo mostrarle jamás el marco completo.

—¿Qué sucede, Femy? Se te cortó la respiración –sentenció Eleutonia, indiferente a los exaltados sentimientos de Enufemia, intentó acercarse a la ventana, pero se encontró ante la firme resistencia de su hermana impidiéndole el paso.

—Está bien, Tonia, no necesitas explicarme. –Enufemia solo quería alejarla de la ventana.

—¿Te enojaste porque la traté así…? Hermanita, no te molestes, de seguro ma-Kan… de seguro su abuela le preparó su desayuno de festejo y tendremos que comernos esa porquería. –Su hermana la miraba sin ninguna expresión–. ¿Qué? ¡Es verdad!

—No estoy enojada.

—¡Femy! –exclamó sin mirarla a los ojos. Se acercó hacia su dulce acusadora, le recogió sus negros cabellos rizados y susurrándole al odio, le dijo–: No te enojes, no recordé lo de su celebración.

Sí lo recordaba, como también sabía cuánto significaba para Yllawie las promesas y aquel delicado caracol que siendo niña había encontrado alguna vez en las playas de rocas; Yllawie lo había “sentido” bajo sus pies y supo dónde buscarlo siguiendo los susurros, voces que Eleutonia nunca escuchó. Sin embargo, la niña navegante se lo había apropiado, considerándolo suyo por derecho, por su Estirpe de Mar y porque aquél mismo día, Yllawie había desaparecido “tragada” por las olas. Años más tarde, después de su misterioso regreso, ambas decidieron guardar en él, inocentes juramentos rubricados con sus cabellos entrelazados, ofreciendo promesas de fraternidad según los mandatos de un viejo y antiguo rito navegante. Con el tiempo, aquél caparazón nacarado demostró ser un inútil representante de una inexistente hermandad, frágil y endeble, un vínculo que intentó forjarse en una época de transformaciones y utopías, ese lazo (como el caracol) no era inquebrantable y lo que resguardaba, no fue eterno.

—¿Qué es este desastre? –preguntó Regildo irrumpiendo en la habitación de sus primas, de un solo salto, se había arrojado sobre de la cama.

—Reshi, ten cuidado, no traes calzado y en el suelo hay… –atinó a decir Enufemia, pero él ya lo había advertido.

—¿Por qué lo llamas así? –manifestó Eleutonia–. Es apodo de…

—¡Me encanta cuando mi dulce prima me llama así! –dijo sonriente guiñándole uno de sus ojos a Femy mientras extendía su mano hacia los pedazos esparcidos al lado de la cama. Levantó uno y continuó–: ¿Acaso es la “coraza de las promesas”? –Y sonrió burlón.

—Te gusta ese apodo porque la terrina te lo dio –vociferó Eleutonia molesta.

—Tú también lo usabas –respondió él, su encantadora sonrisa se había esfumado– y un día, de la nada, lo olvidaste… ahora crees que es despreciable, en cambio para mí Reshi es…

—Vamos a desayunar –lo interrumpió Eleutonia–, hoy debemos preparar el estómago, hay comida para puercos. –Volteó y observó las miradas inquisidoras de su hermana y de su primo–. ¿Qué...? Hoy están insufribles los dos.

El nacimiento de Yllawie había ocurrido en alguno de los días de “Sol Flamante”, época del año en la que los campos se llenan de flores y el clima cálido acaricia las colinas al amanecer, estación de la flor de sacua’oche, por eso, su celebración debía festejarse antes de que iniciara “Sol Ardiente”, el bimestre de los días más largos. En esta ocasión se trataba de un doble festejo, Yllawie retornaba a los trabajos de las huertas después de muchos años, Kanki había adornado el salón con la flor favorita de su nieta amparada, aquélla con la que su propia madre solía embellecer la pequeña casilla donde vivían y de lo cual, Yllawie no tenía recuerdos.

Apenas ingresados al salón, el perfume de vainillas y almendras los embriagó. Enufemia inspiró aquel fascinante aroma, sus labios mostraban una luminosa y sonriente felicidad.

—Yo también hago lo mismo, querida nieta, adoro esta esencia –expresó Beasilia mientras se dirigía hacia su asiento.

—Buenos días, Abusilia –le dijo Regildo rodeándole el cuello con sus brazos.

—Ya pueden sentarse –ordenó impaciente Serjancio–, llevamos tiempo esperándote, Beasilia.

Ambas familias habían adoptado la costumbre de aguardar respetuosos a que Beasilia diese el primer paso para comenzar. Serjancio observó los lugares vacíos, en especial el de su izquierda e intentó comentar algo, pero su esposa se anticipó a lo que sea que hubiera estado por decir.

—No es a mí a quien deben esperar hoy –aclaró la mujer al tiempo que, con un delicado ademan, les otorgaba permiso para sentarse.

—¡Buena mañana para todos! –exclamó entusiasmada Yllawie–. Perdón por el retraso, Abusilia, es que…

Serjancio la interrumpió arrastrado la silla para incorporarse y de esta manera, hacer notar su evidente malestar, pero no era la tardanza el motivo de su fastidio, a su entender, su esposa merecía respeto en el trato, el cariñoso mote de “Abusilia” solo estaba permitido a sus nietos, una de las tantas reglas que cada familia se había comprometido a respetar. Carraspeó vigorosamente tapándose los labios con la palma de su mano abierta, Eleutonia sonreía detrás de una fina servilleta. Lonkkah giró su cabeza para mirarla desafiante y altanero, intentando controlar toda su ira en sus puños cerrados cruzados detrás de su espalda.

—Compartimos la mesa por respeto a la ley pactada y, aunque moramos bajo un mismo techo, no tienen derecho a usar nuestros apelativos más íntimos, los cuales están reservados para la familia –dijo el hombre en un tono seco y agrio–. Para ti, es la señora Beasilia, creo haberlo dejado claro. –Su esposa, en un afán por tranquilizarlo, colocó su mano sobre la de él.

—Está bien, Serjancio –dijo ella, pero él se quitó la mano de Beasilia de una manera torpe y violenta.

—Yllawie tan solo pretende… –Intentó explicar Lonkkah, pero Serjancio no permitió que continuara.

—¡No te estoy pidiendo explicaciones! –exclamó sin mirarlo.

—¡Abuelo, por favor! –intervino Regildo–. Es un día diferente, es un tiempo diferente… nadie quiere cambiar las cosas, hoy…

—¡Imbécil, cierra esa estúpida boca, inútil inservible! ¿Por qué al menos no intentas ser la sombra de Rufanio? –Casi por instinto, había clavado en la mesa el cuchillo que tenía en sus manos.

—Ni siquiera sabemos si es su cumpleaños, los mezclados solo saben en qué luna brillante nacieron, sin embargo, nos condenan a este trágico desayuno para celebrar ¿qué? –agregó Eleutonia con esa malevolencia que no intentaba disimular mientras le dirigía una socarrona sonrisa a Lonkkah–. Y que regresó, nos vimos en cada intercambio…

—Eleutonia –dijo Kanki sin levantar la voz–, la estufa aún está encendida en la cocina, hay huevos, tocino ahumado, tomates verdes frescos. –Y continuó hablando mientras se acercaba hacia Serjancio quien permanecía de pie aferrado al cuchillo–. ¿Me permite? –pronunció y, apartándole los dedos, asió el cuchillo para colocarlo al lado del plato. Luego agregó–: Yo también le recuerdo al señor Serjancio que tanto usted, como sus nietos y su esposa, tienen completa libertad de prepararse el desayuno que les place, la mesa de la cocina está limpia y ordenada tal cual la has dejado anoche –dijo mirando a Eleutonia directo a los ojos–. ¡Ah! –exclamó como quien acaba de recordar algo–. También hay mantequilla y mermelada de higos… mis dulces niños, a mí no me molesta que me llamen ma-Kanki.

Y antes de regresar a su lugar, apoyó sus manos sobre los hombros de su nieto empujándolos hacia abajo, Lonkkah intentó resistir, pero ella apretó con más fuerza… él tuvo que sentarse.

Serjancio también se sentó calmado y en silencio. Beasilia no quiso emitir su acuerdo o desacuerdo, por fuerza, debía compartir la misma opinión que su marido. De manera cíclica, este frágil equilibrio impuesto tiempo atrás, amenazaba con romperse y el pacto, como sus cimientos, se desmoronaba de manera casi imperceptible sin que nadie pudiera anticipar o advertir aquel inevitable derrumbe final.

Los Pactos de Conciliación, lejos de alcanzar su principal objetivo de lograr una cordial convivencia, habían desencadenado muchas cuestiones dormidas, no solo se trataba de una nueva ley que ordenaba la coexistencia entre familias de navegantes y terrinos, sino que también exigía un mutuo compromiso en armonía y pacífica tolerancia bajo un mismo techo. Entre otras tantas, se había decretado como normativa inexpugnable, el envío a Refugio del Mar, de al menos dos integrantes de cada linaje, que actuarían como emisarios colaboradores al servicio de esta flamante sociedad (inexperta sociedad) que necesitaba de todos para resguardar la paz, para recuperar y proteger los beneficios de la tierra-madre, pero, por sobre todo, para conformar un sistema de defensa contra los continuos y despiadados ataques de un enemigo en común, los sanguinarios. Los Pactos habían dado inicio a una forma de vida absolutamente desconocida para todos por igual, para la familia de Serjancio, implicó despedirse de su hija Misadora y de su yerno Nemecino, mientras que para la familia de Xunnel, significó dejar ir a su nuera Taymah y a su hijo Kemmel.

Misadora fue una de las primeras en anticiparse a los cambios e introducirlos en su familia, mucho antes de los Pactos. Su madre Beasilia demostró resignación y aceptó las reglas cansada de tantos conflictos, de tantas pérdidas; su vida entera, como la de todos, había transcurrido entre hostilidades y consideró que era tiempo de ceder aún sin saber cómo sentirse con respecto a los cambios, eligió ceder porque la única forma de vida que conocía ya le había arrebatado a dos de sus tres hijos: el mayor, Mordano, padre de Rufanio y Regildo, muerto tras una larga agonía a causa de las heridas sufridas durante uno de los innumerables ataques a la huerta por parte de sus enemigos, embestida en la que también había fallecido su nuera y madre de los niños… Ceder porque su corazón todavía cargaba el dolor de la pérdida de su hija menor, desaparecida de niña, presumiblemente muerta en manos de los sanguinarios; para estos tiempos, solo tenía consigo a Misadora, madre de sus hermosas nietas, entonces prefirió verla partir lejos de ella a la idea de no verla nunca más. Beasilia debía convivir con sus temores internos cada vez que reflexionaba sobre la mala fortuna de familias amigas que habían perdido todo su linaje, aquel era un miedo que la paralizaba por completo pues, perder a toda su descendencia, era la única consecuencia que no estaba dispuesta a aceptar.

En la mesa abundaba el pastel de carne de cordero, Kanki había colocado al frente de cada plato, una sabrosa salsa de naranjas agrias, tomate y ajo triturados en aceite de almendras y su correspondiente pan de maíz encebollado; en el centro de la mesa, la olla gigante con el escabeche caliente emanaba el exquisito aroma de la vinagreta de manzana. El café, el cacao recién macerado, las tostadas de pan de maíz, el quesillo y la leche de cabra habían quedado de lado y muy bien acomodados en la mesa adicional, junto a la entrada de la cocina.

Aunque faltaban comensales, Beasilia probó el pan de cebollas, acto que les otorgaba el permiso de comenzar a desayunarse, se trataba de una de las tantas costumbres de los navegantes que siempre maravillaba a Yllawie. Cuando no estaban exigidos a compartir la mesa con su familia de conciliación, los terrinos no tenían ceremonias, no esperaban el permiso de nadie para comenzar a comer, ni siquiera se sentían obligados a usar los utensilios.

—¡Torpe y estúpido híbrido! ¡Me acabas de quemar la mano, inútil hijo de esta tierra maldita! ¡Abuelo… abuelo, mira mi mano! ¿Vas a hacer algo? –gritó ofuscada Eleutonia.

—Lo siento, no había notado tu brazo ahí –se lamentó Lonkkah–, creo que intentabas recoger algo de la mesa mientras yo apoyaba la olla. –Aunque se esforzaba, sus falsas y tibias palabras apenas se asemejaban a un intento de disculpas–. Ni siquiera había reparado que estabas a mi lado.

El matrimonio tenía una pétrea expresión casi conjugada, sus entrecejos fruncidos acentuaban aún más los surcos alrededor de sus ojos, en contraste, la lozana expresión de Kanki invitaba a mantener esa calma que se les estaba esfumando de las manos.

—¡Ma-Kanki, ma-Kanki! –gritó Neyhtena que acababa de ingresar al salón rompiendo la tensa y casi desesperante quietud–. Cortamos más flores de sacua’oche para Yllawie. –Agitada, la niña sonreía dejando ver sus enormes dientes desprolijos mientras exclamaba feliz–: ¡He llegado primera, siempre un paso adelante!

—¡Neyhtena, amor de la abuela! –silenció Kanki con su acostumbrada amabilidad–. No grites, ¿donde están tus hermanos? Les he encomendado esa tarea muy temprano, se supone que ya debían estar de regreso –dijo mientras le recibía las flores y la acompañaba a su silla.

—¡Yllawie… Yllawie, no le creas! ¡Yo las encontré… yo las corté! –gritó Chayhton irrumpiendo en el salón comedor a los empujones con Wayhkkan quien no había dicho nada, como siempre.

Chayhton emitía alaridos ensordecedores mientras Wayhkkan corría delante de él con su sonrisa burlona dando vueltas alrededor de la mesa esquivando los manotazos de su hermano. El berrinche era ensordecedor, Yllawie intentó aquietarlos cuando cruzaron por detrás de su silla, pero había resultado inútil. Wayhkkan, en su carrera ciega y desenfrenada, de repente tropezó con la pata de una de las butacas, Lonkkah, aún sentado, estiró su brazo y logró atraparlo, pero sin evitar que ambos cayeran de espaldas sobre el respaldo de su asiento, en su pecho estaba a salvo su pequeño hermano con el botín a salvo… y su sonrisa triunfante.

—¡Feliz celebración, Yllawie, las he cortado para vos! –dijo Chayhton anticipándose a los gestos de su hermano.

Los ojos de Wayhkkan, de musgo renegrido, expresaban inocencia, mal humor y tristeza; furioso, se incorporó del suelo negando con su cabeza las palabras de su hermano, jamás había dejado de apretar su dedo índice contra su pecho.

—¡Dice que él mismo las cortó para su vos, Lawy! –soltó Neyhtena con picardía, luego el niño hizo otros gestos con sus manos y sus labios–. Dice que nos alegra mucho que hayas vuelto con nosotros.

—Yo sé que han sido los dos –apaciguó Yllawie acariciando el moreno rostro de Wayhkkan–. Gracias, también estoy feliz de haber regresado.

—¡Sí… y un día vas a ser mi novia! ¿No verdad, Yllawie? –dijo Chayhton, serio y convencido de una respuesta afirmativa.

—¡Esos profundos ojos son míos, solo míos! –Sonrió Yllawie–. De nadie más…

Kanki los invitó a tomar sus lugares en la mesa, ellos se ubicaron entre Yllawie y Lonkkah, obligando a éste (y a Eleutonia) a desplazarse tres lugares, en dirección a Beasilia, quien también tuvo que deslizar su asiento hacia su marido, visiblemente molesto por casi toda la situación. Wayhkkan extendió sus manos sobre los alimentos, los demás soltaron sus cubiertos e hicieron una pausa, era su rito personal en el que solicitaba el permiso de los animales que habían brindado sus cuerpos como alimento, agradecía a la tierra-madre por su generosidad y se comprometía a honrarlos en su propio cuerpo, su mano derecha iba hacia la mesa y su mano izquierda regresaba a su pecho. Kanki, Yllawie, Lonkkah y los niños realizaban el movimiento con él, «soy parte de ustedes, ustedes son parte de mí» repetían en silencio durante sus rezos. Enufemia le sonreía a Yllawie, alguna vez le había confesado que, internamente, sus manos también acompañaban el ritual, el resto de su familia quedaba casi por fuerza, en un respetuoso mutismo.

—Permiso, voy a colocarme un paño frío en la mano –dijo Eleutonia una vez finalizado el rito. Serjancio bajó su cabeza en dirección a las manos de su esposa, mirándola sin mirar, ella se puso de pie para acompañar a su nieta.

—Voy contigo, Tonia, vayamos a cortar sábila para tu mano. Femy, ¿vienes? –preguntó su abuela casi susurrando.

Enufemia no había demostrado ningún interés en acompañarlas, estaba disfrutando de su desayuno, era el único y preciado momento del día en el que podía estar cerca de Lonkkah, aunque nunca cruzaban una palabra y él quizá jamás notara su presencia, ella le había declarado a Yllawie que siempre esperaba esos escasos instantes para guardarlos y encerrarlos en su corazón.

—¡Enufemia, acompaña a tu abuela! –ordenó Serjancio que también quería encontrar alguna excusa para retirarse de la mesa. La joven se vio obligada a levantarse, cabizbaja (furiosa) pidió permiso para abandonar la sala. Yllawie tapó sus labios con la servilleta y carraspeó casi sonriendo:

—Femy, lo había dicho, te había dicho que iba a ser dulce como la miel –murmuró Yllawie y sonrió.

Enufemia le devolvió una mueca casi imperceptible, no pretendía quedar en evidencia ante su abuelo, al retirar la mirada del rostro de Yllawie se encontró con los inexpresivos ojos de Lonkkah dirigidos hacia ella, por segunda vez en el día, esos magnéticos ojos verdes le cortaban la respiración. Regildo cubrió gentilmente el desayuno de su prima sin mirar a su abuelo, sabía que estaba desafiándolo y disfrutaba de hacerlo.

—Chayhton intentó trepar más allá de las cuevas –soltó Neyhtena como un balde de agua fría recién extraída. Todos enmudecieron–. Wayhkkan lo siguió… yo quedé protegiéndolos desde abajo –dijo mientras realizaba lo que ella llamaba su “señal de protección”, las yemas de sus pulgares tocaban las puntas de sus dedos mayores.

—Yo soy fuego y rocas en la montaña –les recordó Chayhton con templanza–, los collados no van a vencerme nunca y él es el sagrado –dijo señalando a su hermano–, la tierra-madre no lo va a dañar, la tierra-madre le pide permiso para amanecer y los animales despiertan después de tu primer bostezo, ¿no verdad? –Wayhkkan asintió con su cabeza. Luego chocaron los nudillos de sus meñiques sin mirarse, justo por delante de la nariz de su hermana que se había ubicado entre ellos–. Dicen que fue un pu’rumá que quiso devorarlo al nacer… ya sabemos que lo que haya sido, no logró su cometido, ¿no verdad, hermano? –Wayhkkan descubrió su cuello para dejar ver la delgada cicatriz que le atravesaba la piel a la altura de su garganta–. Ella te protegió –continuó Chayhton señalando a su hermana con una cuchara–, ella es la mística que te protegió y nos protege, como siempre lo va a hacer.

—Somos los de los ojos de… Los hijos de la montaña, los invencibles –dijo Neyhtena y giró a su derecha para darle un beso en la mejilla a Chayhton y luego giró a su izquierda para hacer lo mismo con Wayhkkan.

Kanki carraspeó con firmeza… los tres soltaron sus cubiertos y dejaron de masticar, la niña aún tenía sus cachetes inflados por la comida que acababa de meter a su boca justo después de su último comentario.

—Están en problemas y no me canso de decirles –masculló Yllawie entre dientes.

—Sus nombres no les otorga poderes y cometiendo esas torpezas no los honran ni honran esta tierra ni mucho menos respetan lo que ustedes significan para los nuestros –clamó Kanki.

—¡Ay, por favor! –increpó Serjancio en señal de hartazgo–. No tengo por qué escuchar esto, “hijos de la montaña”. Vamos, Regildo, preparemos un poco de tocino y huevos en la cocina, ya fue suficiente.

—Abuelo… yo… –balbuceó su nieto, pero el resto de las palabras no aparecieron.

—Está bien, Reshi, puedes retirarte, debes ir con tu abuelo. Tenemos que terminar este embrollo familiar de los triniños… otra vez –lo excusó Yllawie.

—Ma-Kanki, todo estuvo delicioso –dijo Regildo tomando la mano derecha de la mujer para besársela.

—¿Y a mí? –gritó sonriente Neyhtena levantando su pequeña mano.

—Todo un placer, aparte… no quiero que me embrujes –Regildo recogió con gentileza su manita y se la acercó a sus labios.

—¡Jamás te voy a hechizar, sos mi caballero! Ahora a Yllawie… besa la mano de Yllawie.

Lonkkah se puso de pie interponiéndose en su camino:

—Niños, ma-Kanki no ha terminado de hablar, la han interrumpido groseramente –dijo sin dejar de mirar a Regildo.

—Hijo, ¿puedes sentarte? –intervino Kanki acariciando los cabellos despeinados de Lonkkah–. Tienes razón, no he terminado. Regildo, ve con tu abuelo, sos muy amable, pero ahora tengo que arreglar unos asuntos con los niños. –Y se le acercó para devolverle un dulce beso en la frente.

—Permiso, ma-Kanki, niños… –dijo con amabilidad y se despidió realizando un ademán de cortesía con su cabeza.

—Regildo, devuélveselo –exclamó sonriente Neyhtena– o dámelo a mí, yo lo guardo.

Él detuvo su marcha sin voltear, pero continuó caminando dubitativo hacia la cocina, sorprendido.

—Lonkkah, ¡por favor! Debes dejar de actuar así, él no es el enemigo –pronunció Yllawie con rigor.

—¡Nadie lo es! –interrumpió Kanki–. Nadie es nuestro enemigo, lo que hacen ustedes tres… eso sí lo es, están desafiando a nuestro futuro. Mis hijos y toda la generación de últimos padres y madres se están esforzando para que esta conciliación funcione junto a los padres de ellos –dijo señalando en dirección a la cocina–, aun así, sabemos… sabemos que todos ellos están esperando nuestra decadencia, esperan pacientes que todos y cada uno de nosotros… –No lo pudo decir, esas palabras quemaban en su garganta.

—Ma-Kanki, no llores –dijo Chayhton–, no vamos a desaparecer, míranos… somos la predicción que todos intentan ocultar, tenemos los ojos de cenizas –susurró, aunque la tonalidad de sus ojos era lo más alejado al grisáceo de las cenizas o al opacado brillo de algún cristal.

—¡Basta, Chay! ¿De qué hablan todos, futuro? ¿Qué futuro…? –gritó exasperado Lonkkah–. Nacimos condenados, navegantes que llegaron a estas tierras para arrasarlo todo y sanguinarios todavía más devastadores que nos aniquilaron sin piedad. Nuestra estirpe es… ¿qué es? Unos y otros nos odian, la violencia fue entre ellos y eso es lo que somos para ellos, una consecuencia denigrada. Y para colmo de todos los males, dicen que una Hija de la Luna nos ha condenado, eso es lo que somos, una raza sin origen y sin…

—¡No! –gritó Kanki y llevó sus manos temblorosas a sus labios, cerró sus ojos e inspiró profundo–. No quiero que lo repitas. –Tenía sus ojos inundados de rabia, impotencia… desilusión.

—¡Ma, querida ma! –murmuró Lonkkah y abrazó a su abuela con todas sus fuerzas, la sobrepasaba por una cabeza y le bastaba uno solo de sus brazos para envolver a aquella frágil mujer–. No es lo que yo pienso, mejor que nadie sabes lo que siento… Sé que no estamos predestinados, pero también sé que no encajamos aquí, con ellos, no de esta manera –dijo en voz alta casi desahogándose con el destino, luego vociferó furioso–: ¡No de esta manera… no así!

Wayhkkan se levantó, cruzó su dedo índice sobre sus labios cerrados y colocó su otro índice en los labios de Lonkkah, después tomó las manos de su abuela e hizo que lo mirara, el niño realizaba gestos y señas, sus hermanos comenzaron a interpretarlo en voz alta.

—Fuimos a buscar a los otros dos, los collados nos están llamando –comenzó “a traducir” Neyhtena–, algo sucedió esta mañana, fue como una bocanada que nos empujó –dijo la niña– lo sentimos los tres al mismo tiempo y… la bocanada también los alcanzó a ellos…

—Somos los cinconiños ojos de cristal, ojos de cenizas –continuó Chayhton, aunque sus ojos eran como el musgo añejado de los árboles, estas palabras ya no perturbaban Yllawie, las había escuchado tantas veces que terminó acostumbrándose a ellas–. Por eso quisieron eliminarnos –expresó el niño.

Wayhkkan no había soltado la quijada de Kanki, luego se señaló en el centro de su pecho y rozó con su índice su cicatriz.

—«Comenzaron conmigo» –murmuró la niña interpretando a su hermano.

—Sus gritos y alaridos, antes de enmudecer para siempre, nos salvó a los demás –dijo por sí mismo Chayhton–. No teman por lo que nos pueda pasar, ese día, un niño atrevido como nosotros que había salido a cazar con su abuelo, nos encontró porque así debía ser. –Sonrió mirando a Lonkkah, Wayhkkan cruzó sus brazos sobre su pecho y señaló al muchacho.

—Y se convirtió en nuestro hermano porque su abuelo nos amparó y ahora es nuestro pa-Xunnel –concluyó la pequeña.

—Solo estaban ustedes tres, no cinco, Ney, ningún otro rastro… ni de su madre ni de... Ya les he contado esa historia –suspiró Lonkkah ofuscado–, fue el pu’rumá, pa-Xunnel siguió los rastros de la bestia, rastros que se perdieron entre las malezas y las rocas de aquella cueva. Nadie comenzó con vos, Kkan… Y soy yo el que los protege –dijo mirando con ternura a la niña–. Ven aquí –murmuró, la levantó con sus brazos para sentarla sobre su cuello, las piernas quedaron colgadas sobre su pecho–, deja de decir que ese navegante es tu caballero, ¿caballero? Estúpida palabra de navegante… soy tu hermano, tu caballero si quieres, tu protector, no vuelvas a partirme así el corazón.

—Ese día… las voces te llevaron a encontrarnos –dijo la niña que había arqueado su espalda para susurrárselo al oído, un sudor frío corrió por el cuerpo del muchacho–. Esas mismas voces vinieron por nosotros hoy, estábamos en las colinas… y las escuchamos.

—¡Lo único real aquí y ahora es…! –interrumpió enérgicamente Kanki luego de secarse las lágrimas–. Es que el “poderoso señor del fuego” va a limpiar lo que ha quedado de este desayuno, con “sagrada actitud” te ayudará Kkan –continuó irónica, y, dirigiéndose hacia la niña, le sugirió–: fíjate si encuentras “algún hechizo” que los haga terminar rápido porque antes de que la sombra del bebedero llegue a la cocina, tu abuela y tus hermanos debemos emprender la marcha. ¡Vamos, vamos…! Hay que alimentar a los animales, de prisa, se aproxima el intercambio, los bolsos no se arman solos.

—Ma-Kanki, es… es demasiado, yo los ayudo –dijo Yllawie compadeciéndose de sus pequeños hermanos, Wayhkkan la tomó del brazo y negó con su cabeza, juntó sus cinco dedos, besó las puntas y abrió su mano sonriendo.

—Es nuestra tarea –suspiró Chayhton– no te preocupes, es tu día de celebración, recogeremos todas las flores y las llevaremos a tu habitación.

—Gracias, Chay –respondió Yllawie antes de besar su tierna mejilla. Después se inclinó, tomó las manos de Wayhkkan y también besó sus mejillas–: Gracias, Kkan, son bellísimas, quiero que las coloques en mi almohada. –Sus manos apartaron una de las flores y, mirando a los niños, rogó–: Obséquienle ésta a Satynka cuando le lleves el desayuno.

Luego se incorporó para besar a la niña que continuaba sobre los hombros de Lonkkah.

—Vamos, un beso para Ney también –dijo él desafiándola con picardía.

Lonkkah se acercó a Yllawie y tuvo que flexionar una de sus rodillas para quedar frente a su rostro, la amaba y amaba hacer estos juegos para ella, aunque siempre recibía una actitud apática de su parte, continuaba haciéndolo a pesar de que esa indiferencia era una daga sin filo que laceraba su pecho desvalido.

Yllawie también adoraba estos juegos, casi podía sentir cómo se detenía su corazón cada vez que él la miraba, pero ella jamás había exteriorizado el estremecimiento que él provocaba en todo su ser, entendía que no debía sucumbir ante estos “impuros sentimientos”, palabras que su familia navegante había marcado con fuego en su espíritu. Kanki sonreía pues conocía lo que habitaba en esos dos corazones. Yllawie, impasible, tomó a Neyhtena quitándola de los hombros de Lonkkah y con sumo cuidado la mantuvo en sus brazos:

—No lo vuelvan a hacer, por favor, hermaney –le suplicó.

—No puedo prometer lo que no voy a cumplir, hermawie, ustedes son nuestro refugio, pero allá nos necesitan como nosotros a ellos.

Los niños irrumpieron en la cocina con los trastes sucios, Neyhtena acercó el banquillo hacia la pileta para pararse sobre él y poder alcanzar el fregadero, los navegantes habían hecho silencio al verlos ingresar. Chayhton, ignorándolos, se dirigió directo hacia la bomba de agua que se encontraba en el patio, regresó con el balde y comenzó a lavar los recipientes junto a su hermana. Wayhkkan y Neyhtena cruzaron miradas, ella le hizo un gesto y él abordó su tarea de resguardar los alimentos frescos antes de llevarlos al almacén de las provisiones.

—¿Cómo está tu mano, Tonia? –preguntó la niña casi sin interés, intentó tocar los dedos de Eleutonia, pero la joven navegante se los apartó.

—Ella está bien, Ney –respondió Enufemia ante la apática expresión de Eleutonia–. Apenas enrojeció, la sábila ya la refrescó, eres muy gentil en preguntar.

—Primas queridas, vamos a cambiarnos, hay que alimentar a los animales y llevar el ganado al pastoreo antes de partir –intervino Regildo intentando encontrar una excusa para retirarse.

—¿Tú también vas, Yllawie? –preguntó burlona Eleutonia–. Acabas de regresar el bimestre pasado, ¿crees que ya te extrañan?

—¡Basta, Tonia! –la reprendió su hermana–. Lawy, no le hagas caso, mamá y papá siempre aguardan por ti, lo sabes.

—Femy tiene razón, Lawy –agregó Regildo, le recogió el mechón ondulado que había quedado suelto en su rostro y deslizó sus manos acariciándole la mejilla, ella le sonrió, luego él miró a su abuela–. Abusilia, ¿vamos?

—Voy en un instante, amado nieto, quiero servirme un poco de agua, vayan ustedes, Kanki y yo asearemos el resto de la casa –respondió Beasilia e intentó brindarles la mejor de sus sonrisas, aunque sus manos temblorosas no se podían aquietar, ella se mantenía cabizbaja para tratar de ocultar la hinchazón en su ojo izquierdo.

—Toma, Abusilia –dijo Neyhtena acercándole agua fresca. Eleutonia recogió el vaso y arrojó el líquido por la ventana, luego sonrió y se retiró hacia las habitaciones.

—Esto deberías colocar en tu ojo también –dijo Chayhton interponiéndose entre ambas para calmar la situación, había colocado en las manos de Beasilia el resto de sábila del tazón, ella no pudo evitar llorar.

—Está bien, tranquila… un poco de agua interior ayuda a acarrear el sabor amargo que ahoga –la consoló Neyhtena–, pero un día debes dejarla salir… toda el agua de mar que llevas dentro, debes dejarla salir y vas a ver, Abusilia, será una ola fantasma que arrasará con todo lo que te oprime.

Los niños disfrutaban de la compañía de Beasilia, trataban de consentirla y mimarla hasta donde la mujer se los permitía a pesar de su apatía. La mujer escuchó en silencio las palabras de Neyhtena, su corazón siempre libraba una lucha interna ante la presencia de aquellos niños, en especial la pequeña; los triniños no habían cumplido aún los doce ciclos solares, pero esa especie de sabiduría que llevaban dentro ya no sorprendía a los integrantes de la casona, aunque nunca se hablaba al respecto, muchos ya consideraban la posibilidad de su naturaleza ancestral y casi que sí podían ser los niños de las predicciones.

Neyhtena preparó en una pequeña bandeja de madera, el modesto desayuno para Satynka, aunque sabía que apenas iba a comerse la mitad.

—No le gusta el cacao –dijo Yllawie.

—Ya lo sé, solo llevo las cortezas, aunque detesta el sabor, le agrada sentirlo, le voy a refregar las manos, el aroma la animará –respondió la niña con una sonrisa.

—Todos sabemos qué o quién es el único que puede hacerlo –suspiró Beasilia e instintivamente se tapó los labios.

—No te preocupes, Abusilia, puedes hablar tranquila con nosotros –agregó Chayhton mientras ordenaba los utensilios en la mesa para poder guardarlos en sus correspondientes lugares.

—Se asustó por mí –dijo Lonkkah parado en el umbral de la puerta que conectaba la cocina con el salón–. No soy el de temer, Abusilia. –Se acercó a ella, levantó su quijada para observar de cerca su hinchazón–. Si fueras mi abuela… ¿Y tu amado nieto que hace al respecto… y el otro, el cobarde?

Neyhtena acarició el rostro de su hermano mayor y su temple se apaciguó, luego Wayhkkan lo tomó por el brazo y comenzó a mover su dedo índice.

—Es cierto, deja las preguntas de lado, a un alma deshecha no se le hacen preguntas –dijo Kanki–, el alma partida no tiene respuestas, un fragmento quiere una cosa, otro fragmento quiere otra… y espera, siempre espera. –Wayhkkan armó una esfera de aire con sus manos.

—Cuando te vuelvas a armar y seas un todo… vas a encontrar la claridad, querida Abusilia –le susurró Neyhtena.

Beasilia se incorporó cabizbaja, acarició los largos y desprolijos rizos de Wayhkkan, le dio un beso a Chayhton e hizo un delicado mimo en la quijada de la niña, no se animó a mirar a Lonkkah que había exhalado un ruidoso suspiro de fastidio, la mujer navegante tomó la mano de Kanki y esforzándose por sonreír les dijo:

—Comenzaré con el aseo de las habitaciones. –Yllawie intentó decir algo, pero Beasilia se anticipó–: No te preocupes, niña, mis nietas van a ayudarme, tú y Kanki prosigan con el comedor, ya está casi todo listo, ojalá pueda acompañarnos Satynka, necesitamos todas las manos ahora que Rufanio no está.

Yllawie aprovechó el momento para recoger los elementos de limpieza y dirigirse a la sala, pasó delante de Lonkkah simulando ignorar su presencia, caminó hacia la mesa y comenzó a recoger el mantel blanco… se detuvo para acariciar sus bordados casi sin querer tocarlos, su mente comenzó a visitar tiempos pasados.

—No te entiendo –dijo Lonkkah deteniendo las imágenes que danzaban en aquella cabeza–, adoras todo lo que pertenece a su mundo, te hacen daño y… Al menos quisiera saber si así también extrañas el brazalete que te regalé, la verdad no… Yllawie, no lo entiendo.

—Y no lo vas a entender, he nacido y he crecido entre ellos, sus padres me recogieron como suya. No me hacen daño, es un juego fraternal. Ustedes son… quiero decir, ustedes llegaron después, pa-Xunnel, ma-Kanki, tus padres, tus hermanos, vos y esos maravillosos bebés… –Suspiró melancólica dándole la espalda–. Eran y siguen siendo una sola y encantadora familia. En cambio, yo… yo ya era parte de la de ellos. –Prosiguió mientras dirigía su mirada hacia la ventana–. Yo era parte de otra familia, no menos encantadora que la tuya…

—¿«Tus padres»? ¿Así te refieres a…? –reclamó ofuscado y desilusionado, era una discusión que nunca tendría fin.

—Lo siento, tienes razón, no quiero…

—Está bien, Lawy, lo entiendo, entiendo que llegamos a tu vida después, pero ¡por favor! ¡Nunca has sido parte de los mugrosos navegantes! Nosotros jamás te hubiéramos abandonado, ellos… ellos…

—Lonkkah, hemos tenido esta conversación miles de veces, es imposible que lleguemos a un acuerdo.

—Les inventas apodos, ¿Reshi… Reshi? ¡Estúpido apodo! ¿Trenzarte tus cabellos de noche y soltarlos por la mañana? ¿Crees que por tener más rizado tu cabello te vas a parecer a ellas? No son tus hermanas ni lo van a ser, ¿qué sigue? –Tomó las manos de la joven con firmeza, pero sin ejercer presión–. ¿Vas a teñir tus manos y tu rostro con carbón?

—Tienes que llevar las ovejas al pastoreo, se hace tarde, déjame terminar aquí –respondió tranquila, sus palabras la lastimaban.

—Lawy, quédate conmigo. La última vez, esa ciudad… la última vez…

—Insistes en involucrarlos, Lonkkah, deberías asumir tu responsabilidad como yo he asumido la mía.

—¿Qué culpa, Lawy? ¡Fueron ellos, lo sabes! –Lonkkah había golpeado la mesa, furioso, impotente–. Colocaron sus pócimas en nuestras bebidas y casi… ¡Quédate, por favor…!

—Lo siento, no soy como vos y no pienso lo mismo que vos, ellos no son lo que crees –insistió ella–, bebimos pencamiel y casi nos ahogamos, acéptalo.

—Está bien… –concedió frustrado, luego miró a su alrededor, pasó sus dedos sucios por el delicado mantel y sujetó las manos de Yllawie–. Adoras este salón y todo esto –dijo mirando en dirección a los libros. Suspiró abatido y después vociferó–: ¡Eso que está ahí no es tu historia!

—Vete –pronunció casi susurrando y deslizó sus dedos con delicadeza para desprenderse de su “captor”.

Lonkkah se retiró empujando una de las sillas contra el mobiliario de los libros, uno de los ejemplares se había estampado contra el suelo; Yllawie esperó a que él se retirara para acomodar aquél pequeño desorden sin dejar de mirar los libros. Beasilia le había enseñado el contenido de casi todos, su favorito era uno de los más nuevos, uno que no había cruzado los mares como la mayoría sino que había sido escrito en estas tierras, aquél cuyas páginas relataban que desde el comienzo de los tiempos conocidos, había existido una continua y casi interminable beligerancia entre navegantes y sanguinarios, razas que se auto consideraban supremas y que se respetaban como iguales; casi por la mitad, la historia narraba sobre un inesperado suceso que trazaría una nueva línea en sus destinos: una misteriosa “ola fantasma” había arrasado aquellas tierras de mar a mar y a partir de ese fatídico evento, los barcos habían dejado de arribar a sus playas, desabasteciéndolos de hombres y armas, fatal acontecimiento que condujo a los navegantes a una etapa de debilitamiento ante los despiadados ataques de sus enemigos. Ahí comenzaba el capítulo que capturaba su corazón, el que narraba cómo las nuevas generaciones de navegantes advirtieron la posibilidad de forjar coaliciones con los (sorprendentemente organizados) terrinos, precarias alianzas que luego dieron origen a “Los Pactos de Conciliación”, tratados que resultaron una vacilante, pero muy necesaria solución que no solo salvaguardó la supervivencia de los navegantes, sino que trazó un nuevo y fascinante cambio de rumbo en el destino de los terrinos.

Familia

El salón ya estaba aseado y los elementos de limpieza continuaban en las manos de Yllawie al igual que las palabras de Lonkkah persistían dañinas e intrusas en su corazón, había logrado acomodar los muebles sin poder ordenar la tempestad en su alma, quizá porque esas palabras contenían destellos de una verdad que se negaba a aceptar. Su sentido de pertenencia había sucumbido en alguna luna brillante, en una de las que traen grandes cambios; miró hacia las habitaciones y recordó sus angustiantes noches cuando de niña maldecía su “desencajado” color de piel. Volteó hacia la cocina al escuchar voces amigables y la nostalgia la condujo a pensar que desde su retorno después del abandono que había mencionado Lonkkah, todo lo que ella había considerado “su vida” parecía haberse esfumado en aquellas turbulentas aguas, como si esa niñez nunca hubiese existido. Lonkkah acababa de retirarse no sin antes haberle arrojado rocas a su pacífico mar en reposo. Beasilia irrumpió en el salón y, como una cachetada en las mejillas, Yllawie regresó a su presente donde el tiempo apremiaba y las tareas aún estaban a medio realizar; observó los gestos de esfuerzo en el rostro de la mujer y dedujo la pesada carga de aquél bolso, por lo que, con gentileza, se lo quitó de las manos obsequiándole una sonrisa.

Chayhton y Wayhkkan se disponían a revisar las cercas de la huerta, pues ya habían limpiado el gallinero; Lonkkah y Regildo cumplían con sus tareas en el corral, en silencio y sin mirarse, cada uno conocía su función, las diferencias quedaban fuera de las cercas cuando de responsabilidades se trataba, respetar el acuerdo para beneficio de todos por igual regía como regla inquebrantable. Serjancio ensillaba los caballos, la carga la habían preparado la noche anterior, la temporada de esquila había sido buena, muy buena. Los productos de la huerta y del pequeño corral ofrecían el sustento diario para los integrantes de la casona, no así el resto de la producción que estaba destinado para el intercambio de las regiones.

La cría de ovejas fue una eventual y muy provechosa consecuencia resultante de la unión de estas dos familias cuando, casi por casualidad, el destino de Xunnel y Kanki terminó desembarcando presuroso y accidentado en las tierras de Serjancio y Beasilia. Lo que debió de ser un refugio temporal para estos terrinos, concluyó en una prolongada y permanente estadía gracias a la intervención de las mujeres que tuvieron la iniciativa de proponer la conformación una “Familia de Conciliación” y así cumplir con la tan exigida ley que obligaba a todo habitante a integrar una. Por aquel entonces, las pertenencias de Xunnel incluían un pequeño rebaño de ovejas cuya raza supo adaptarse al nuevo ambiente. Serjancio sabía de cría, técnicas de esquila, de cuidados y alimentación que Xunnel desconocía, quien solo mantenía a esos animales para los propósitos del consumo leche y carne de cordero. Un par de años bastaron, casi sin proponérselo, para convertirse en excelentes criadores. Sus principales productos para las jornadas de intercambio, eran la carne de cordero, los quesos y diferentes tipos de ahumados, pero una vez al año, terminando el mes de N’ubro, producían la tan preciada lana, considerada excelsa y ávidamente esperada en Refugio del Mar para la elaboración de múltiples y variadas prendas de vestir.

En el patio cercano a la cocina, poco a poco, la caravana comenzaba a completarse con el resto de los integrantes. Chattel, el mayor de los hermanos, acompañado de su mujer y del hermano de ésta, se acercó sonriente al resto de su familia reunida cerca del bebedero de los animales; aceleró sus pasos para ayudar a Yllawie con el pesado bolso de Beasilia, ella se lo cedió aliviada.

—¡Feliz celebración, mi pequeña Lawy! –exclamó él y la sujetó a la altura de sus muslos para hacerla girar. Yllawie extendió sus brazos a más no poder mientras cerraba sus ojos con su rostro al cielo.

—Ya están grandes para esos juegos –escupió Danhola mostrando el malhumor que le provocaba el vínculo entre ellos–, ya no tienen cinco años.

—Te amo, Yllawie –dijo él y le dio un sonoro beso en la mejilla.

—Yo te adoro, hermano, te he extrañado en el desayuno –lo reprendió. Yllawie también había ignorado la presencia de Danhola, no le molestaba que haya ignorado el saludado por su celebración, nunca habían congeniado entre ellas.

—Dana no se sentía bien, pero festejaremos con mamá y papá, te lo prometo. –Trató de excusarse y luego pronunció alegre–: ¡Están bastante retrasados! –Su potente voz predominaba por sobre los demás ruidos mañaneros–. No me sorprende si estás a cargo –dijo empujando el hombro de Lonkkah, aunque intentaba bromear, sus burlas siempre sucumbían ante ese particular y estrepitoso tono de voz.

—¡Buena mañana, mi bella herma’a! –dijo Lonkkah, ignorando de manera divertida y maliciosa, a su hermano mayor; ya le había propinado su habitual golpe de puño en el brazo. Se dirigió hacia Danhola y vociferó–: Todavía no sé qué le has visto a este grandote inútil bueno para nada. –Y repitió el puñetazo en el mismo lugar.

—¿Hay mosquitos aquí? –bromeó Chattel mientras se sacudía a la altura de los golpes como limpiándose una mancha de barro, tomó por la muñeca a su hermano y torció su brazo por detrás de la espalada.

—Niños, niños… ¡esta fruta no madura más…! –exclamó Kanki sonriente.

—¡Voy con los caballos! –dijo Lonkkah trotando de espaldas sin dejar de mirarlos.

—¿No hay abrazo para esta vieja? –preguntó la mujer, Chattel extendió sus brazos, la apretó contra su pecho y la levantó, los pequeños pies de su abuela quedaron colgados al aire y en esa posición la hizo girar al tiempo que ella no cesaba de reír, pero el festejo del encuentro apenas habría de durar un breve instante, ambos enmudecieron al advertir la presencia de Satynka.

—Saty, ¿qué haces? –preguntó preocupada su abuela.

—Yo voy, necesitamos estar todos… y también quiero verlos –respondió casi sin aliento, su aspecto anémico dejaba ver las oscuras aureolas alrededor de sus ojos esmeraldas, apenas podía elevar sus pies para caminar, levantó uno de los bolsones, pero el esfuerzo la obligó a sentarse, aunque intentaba disimular, su respiración era agitada–. Buena mañana para vos, Dana.

—Hola, Satynka –respondió con soltura su herma’a–, te ves mejor… un poco demacrada, no esperaba verte de pie.

—Hola, ma-Kanki… ¡Feliz celebración, Lawy! –gesticuló un tímido Xukey, se acercó a ella para darle un beso en la mejilla, miró por encima de su hombro buscando otros ojos y los encontró, cruzó miradas con Satynka, pero obviaron intercambiar saludos entre ellos.

—Chattel –murmuró Satynka–, necesito que me ayudes a guardar mi bolso.

—Hermanynka, es un viaje largo aún si el cielo despejado nos acompaña… lo sabes, ¡por favor! –exclamó Yllawie que también estaba preocupada por su salud.

—Mis padres solo esperan por Chattel y por mí, también esperan a Danhola y, sin contar a los niños, al único al que van a extrañar es a Lonkkah –le contestó Satynka sin mirarla mientras se esforzaba por cerrar con el estambre, la bolsa que tenía entre sus piernas–. Ya se hartaron de vos, no es asunto tuyo, no tienes que ir. Yllawie, hablas y parece que ya no sabes lo que significa el reencuentro para nosotros.

«Ya no soy su hermawie» pensó con tristeza. Miró a su abuela, recordó que debía terminar de preparar sus elementos para el viaje y con elegancia, le solicitó:

—Ma-Kanki, voy a mi habitación, ¿me das tu permiso? –Su abuela asintió cerrando sus ojos, Yllawie se dirigió hacia las habitaciones con la punzante sensación de que su presencia sobraba en ese lugar.

—No necesitas pedir permiso, niña –gritó burlona Danhola, pero Yllawie ya estaba demasiado lejos como para escucharla–. Debería quitarse esas cosas de navegantes de la cabeza –vociferó y, arqueando sus labios hacia abajo, gesticuló despectiva–: Hermawie… hermanynka… ustedes me marean.

Ya en su habitación, Yllawie comenzó a guardar sus pertenencias y a ordenar su cama; recogió la bandeja de desayuno de su hermana y el aroma a cacao abofeteó sus recuerdos para transportarla a aquella noche en la que ambas idearon ese singular código de nombres. «Ya no soy su hermawie» se repitió angustiada. Un inocente y apacible invento con el que su hermana terrina, entre risas y picardías, había conquistado su corazón hasta hacerla olvidar lo que acababa de suceder; recuerdos que, a pesar de los ciclos y de los cambios de luna, siempre encontraban la manera de regresar a su alma para llevarla a esa noche cuando Serjancio, sin alguna razón que pudiera comprender, le prohibía regresar a su habitación que compartía con las niñas navegantes y, aunque no recordaba la humedad en el aire ni el suelo pedregoso de aquélla mañana de todo ese fatídico día, sí podía volver a sentir el dolor y la perturbación del ataque sufrido.

Lo que ella desconocía en esos tiempos, era que los adultos de su familia de navegantes, habían minimizado los hechos apoyándose en la conjetura de que todo había sido el resultado de un juego de chicos salido de control; también desconocía que, muy por el contrario, los otros adultos de la familia de Xunnel, sí comprendieron los hechos tal como habían sucedido y por lo cual, se vieron obligados a tomar la drástica decisión de enviar a la niña muy lejos de su atacante, a quien el resto de los convivientes se empeñaba en ver como a un chico aturdido. Lo único que ella entendió aquella vez, fue que el inesperado acontecimiento del ataque y posterior desalojo, le habían provocado en su inocente y aturdido corazón, una aguda impronta de desconsuelo y desilusión, mucho más profunda que la huella de dolor todavía latente por su abandono, otros recuerdos que se atropellaban por ingresar en su mente y que había sucedido bajo el cuidado de su familia de navegantes en ocasión de un viaje hacia las playas de piedras cuando ella tenía apenas ocho ciclos solares, había transcurrido casi un ciclo solar “a oscuras” y a nadie pareció importarle; aunque sabía que ella misma se había arrojado al mar de las furias, a su regreso, nunca le había reconfortado el relato de Beasilia sobre cómo ellos, sus cuidadores, se habían visto forzados a retornar a sus tierras sin ella. “Sus días dormidos” eran como una ventana golpeándose una y otra vez dentro de un infinito torbellino de dudas y desilusiones que siempre impedían a sus postigos cerrarse.

El aroma a cacao había abierto esa frágil ventana y casi por instinto, llevó su mano hacia su curiosa y vieja herida en el brazo, pero era la otra cicatriz en su mente, tan invisible como infinita, la que comprimía las vivencias que más ansiaba recordar. A pesar de todo, aún abrigaba una extraña y poderosa conexión con su familia de navegantes, su corazón se negaba a romper el fraternal vínculo que sentía hacia Enufemia y Eleutonia y era ese enorme deseo de retornar a lo que alguna vez fue, lo que le impedía ver o sentir el perdurable y sincero amor que le brindaban la extensa familia de Xunnel y Kanki, quienes nunca dudaron en ampararla como suya desde el primer momento que había llegado a sus vidas. Algunas lunas brillantes habrían de pasar antes de que ella pudiera comenzar a aceptar la complejidad de los cambios y fue precisamente el día del desalojo, la primera de las lecciones aprendidas. Satynka conocía las llagas más profundas de Yllawie y, cuando se lo proponía, siempre sabía cómo y dónde hurgar aquellas heridas.

—¿Es cierto? Satynka, ¿qué haces, qué crees que haces? –vociferó ofuscado Lonkkah secándose el sudor con el revés de su mano, tenía el rostro sucio por el barro. El profundo verde en los iris de sus ojos irradiaba rabia e impotencia contenidos, acababa de enterarse de que su hermana preparaba sus enseres para viajar.

—Hermano, quiero ir.

—Saty, no puedes sostenerte –la interrumpió sin mirarla, aún se negaba a aceptar las consecuencias de las decisiones de su hermana, pero no por eso había dejado de amarla–, vas a quedarte conmigo y los triniños, yo cargaré con tus tareas, debes recuperarte, nuestros padres, no es justo que te vean así, no los preocuparemos más de lo debido.

—Van a preocuparse si no me ven –respondió ella segura, destellos de impertinencia aparecían en el tono de su voz–, es tu turno de cuidar la casa y tampoco vas… ellos nos esperan –expresó esta vez casi sin aliento.

—¡Ma-Kanki, por favor…! –rogó Lonkkah.

—Hija, tu hermano tiene razón, yo voy a hablar con tus padres… sabes que no pueden ni van a dudar de mí.

—Ma-Kanki, voy a ir… Ya he hablado con Chattel –concluyó Satynka para demostrar que se mantendría firme en su decisión.

—¿Y el árbol te va a proteger? –cuestionó Lonkkah que, con frecuencia, usaba este apelativo para referirse a su hermano mayor.

—Déjenla ir –intervino Neyhtena–, todo va a estar bien, el baño de sol la va a fortalecer. Hermanynka, te vas a cuidar, ¿no verdad?

—Sí, hermaney… Ven aquí conmigo, a ver… ¿es así? –Satynka extendió sus brazos, tomó sus manitas y, manipulando los pulgares de su hermana para que se tocasen con los dedos mayores, dijo–: Vas a protegerme, ¿no verdad?

—Ya debes hablar con Yllawie –le susurró Neyhtena. Satynka soltó sus manos y volvió a abrazarla, no supo cómo reaccionar ante esas palabras.

Neyhtena se dirigió hacia donde los hombres aseguraban la carga con las intenciones de despedirse de Chattel. Fuera del establo, Serjancio sujetaba las riendas y la montura de su caballo, pero al pisar el estribo y en el instante en el que impulsaba su cuerpo hacia el asiento del animal, la montura cedió a sus fuerzas de forma inesperada provocando que Serjancio cayera desprevenido sobre sus glúteos y su espalda, con la silla en el pecho. El jamelgo había comenzado a lanzar relinches y patadas, Lonkkah sonrió indolentemente, Neyhtena tomó una de sus manos y el joven la miró confundido y desprendió sus dedos de los de ella… el animal pareció sucumbir en la calma. Yllawie regresaba de sus últimos quehaceres y vio todas las miradas dirigidas hacia un malhumorado Serjancio que se incorporaba del suelo, aunque le resultó extraño, se mostró indiferente pues tenía un recado que transmitir, se acercó a Satynka y le colocó un pequeño envoltorio en sus manos:

—Toma estas nueces, me las dio Abusilia, dice que te va a hacer bien.

—¿Quiere hacerse la abuela conmigo? –dijo sonriente y despectiva, recibió el pequeño bulto y lo arrojó dentro de sus cosas, nada que viniera de ellos le interesaba.

—¡Yo me quedo! –dijo Yllawie quitándose el desteñido pañuelo de su cabeza, su tolerancia había llegado al límite–. Todos tienen razón, nadie me espera y la casa necesita mantenerse, es mucho trabajo para los triniños y Lonkkah no va a poder con todo –vociferó estrujando el maltratado trapo mientras se lo pasaba de una mano a la otra, su mirada estaba concentrada en las hilachas del pañuelo. Lonkkah solo deseaba sostener aquellas manos nerviosas.

—Mi niña, mi injusta niña, voy a borrar esas palabras de mi cabeza… ¿alguien más las ha escuchado? –dijo su abuela y luego hizo silencio, pero no esperaba respuestas–. Eso creo, nadie aquí las ha escuchado –sentenció sacudiendo su cabeza–. ¿De dónde ha salido tanta autocompasión? Y no quieras que algún día te escuche mi dulce Taymah ni mi hijo Kemmel. –Se dirigió hacia Satynka, comenzó a trenzarle el cabello para recogérselo debajo del lienzo–. Y no quieras vos que tus padres se enteren eso que acabas de decirle a Yllawie. –Lonkkah miró a su hermana frunciendo su seño, dubitativo y desorientado–. Voy a permitir que me acompañes –aceptó. Satynka se incorporó sonriendo para abrazar a su abuela, pero antes de que pudiera expresar algo, Kanki concluyó–: Primero, debes reconciliarte con tu hermawie…

—Ma-Kanki, de todas maneras, he decidido quedarme –Yllawie se acercó a su abuela para darle un tímido beso en una de sus mejillas–. Este es para Taym… es para mamá. –Luego besó su otra mejilla–. Y este es para papá…