Recién enamorados de nuevo - Camille Bech - E-Book

Recién enamorados de nuevo E-Book

Camille Bech

0,0
0,99 €

  • Herausgeber: LUST
  • Kategorie: Erotik
  • Serie: LUST
  • Sprache: Spanisch
  • Veröffentlichungsjahr: 2020
Beschreibung

"Él la contempló mientras ella, con los ojos cerrados, se entregaba al éxtasis. Su cuerpo entero, con toda su voluptuosidad, danzaba bellamente ante sus ojos. Era como estar de vuelta en la caravana, jóvenes y recién enamorados. En ese momento, el significado total de su relación se volvió claro para Hugo."Lisa y Hugo llevan casados muchos años y mantienen una relación sana, aunque ya no disfrutan de la llama ardiente de la juventud. Al mudarse a un nuevo barrio, la pasión desenfrenada que había estado dormida durante años vuelve a despertarse, revelando a través de un sexo increíble que su amor jamás se había apagado.-

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
MOBI

Seitenzahl: 28

Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Camille Bech

Recién enamorados de nuevo

LUST

Recién enamorados de nuevo

Original title:

FRISTELSER - Nyforelsket

 

Translated by Javier Orozco

Copyright © 2017 Camille Bech, 2020 LUST, Copenhagen.

All rights reserved ISBN 9788726498172

 

1st ebook edition, 2020. Format: Epub 2.0

 

No part of this publication may be reproduced, stored in a retrieval system, or transmitted, in any form or by any means without the prior written permission of the publisher, nor, be otherwise circulated in any form of binding or cover other than in which it is published and without a similar condition being imposed on the subsequent purchaser.

Recién enamorados de nuevo

 

A través de la ventana de la cocina, Hugo observaba la calle apenas iluminada por las bombillas ahorradoras que el ayuntamiento había instalado recientemente. Lisa y él habían comprado la casa hacía un par de meses y aún no habían terminado de instalarse por completo. Hugo no podía dormir, estaba bajo un contrato de labor compartida, ya que la fundidora había sufrido una caída en sus pedidos. Había trabajado ahí durante lustros, incluso desde un poco antes de casarse con Lisa. Guardó la leche en el refrigerador. Le gustaba beber directamente del envase sin que Lisa lo regañara.

A Lisa no se le hacía difícil dormir, se tomaba una pastilla media hora antes de ir a la cama y conciliaba el sueño casi al acostarse. Por ese motivo, raramente tenían sexo, Lisa normalmente estaba cansada y tenía motivos suficientes. Hugo no pudo convencerla para dejar dicha pastilla, y para tener éxito necesitaba insinuarse mientras veían la televisión. No tenían hijos, no sabían bien porqué, pero así se habían dado las cosas. Ninguno de los dos lo echaba de menos. Apenas en años recientes pensaban que sería agradable tener compañía en las cenas dominicales.

Lisa trabajaba en el hospital como asistente de limpieza. Al cumplir los cincuenta años, hacía un año, decidió reducir su jornada laboral, podían salir adelante con menos. Además, a él no le disgustaba que ella volviera a casa un poco más temprano. Hugo le echó un vistazo al jardín antes de regresar a la alcoba, su lugar habitual junto a Lisa. Ella dormía como un tronco, él siguió despierto una hora más. Se enfocó en los sonidos y ruidos, aún le resultaban desconocidos. La nueva casa le parecía demasiado silenciosa. Previamente habían vivido en el centro de la ciudad, junto a la calle más bulliciosa y nada lejos de las vías del tren.

Fue Lisa quien sugirió mudarse a un espacio más pequeño y de una sola planta. En la casa anterior, el dormitorio estaba en el primer piso y la lavandería en el sótano. Lisa estaba harta de tanto escalón y él quiso complacerla. A él le importaba menos la vivienda, aunque ella tenía algo de razón: no necesitaban ese casón, sobre todo cuando quedó claro que no tendrían hijos. Observó a Lisa. Ella estaba acostada dándole la espalda, el edredón se había deslizado. Hugo advirtió el contorno del cuerpo de Lisa detrás de la delgada tela del camisón. Ella era rellenita, pero no gorda. «Eróticamente rellenita», decía él. Ella siempre había sido así y de jóvenes a él le excitaba inmensamente.