21 hábitos para una vida plena - Samuel Stamateas - E-Book

21 hábitos para una vida plena E-Book

Samuel Stamateas

0,0

Beschreibung

La calidad de lo que hacemos cada día juega un papel preponderante en la calidad de nuestro día siguiente. Son nuestros hábitos cotidianos los que van trazando la excelencia de nuestro presente y el rumbo de nuestro futuro. Ellos nos acercan o nos alejan de lo que queremos ser, hacer o tener. Podremos expresar cualquier sueño, meta o proyecto, pero si no están seguidos de los pasos necesarios para alcanzarlos, permanecerán en el cajón de los deseos. Por eso, en este nuevo libro Samuel Stamateas te invita a poner en práctica un programa de 21 hábitos espirituales, para encaminarte de manera consciente y plena hacia los resultados que anhelas. Se trata de chequear tu mapa de hábitos en cualquier área de la vida, para reconocer cuáles incorporar, cuáles potenciar, cuáles realizar menos y cuáles desechar.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 101

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



21 hábitos para una vida plena

21 hábitos para una vida plena

Samuel Stamateas

Índice de contenido
Portadilla
Legales
Prólogo
Hábito 1. Dar un paso por vez
Hábito 2. Darse permiso para soñar
Hábito 3. Decir no sin culpa
Hábito 4. Elegir el perdоn
Hábito 5. Elegir siempre la paz
Hábito 6. Hablar de lo que quieras que ocurra
Hábito 7. Soltar el ayer
Hábito 8. Pedir ayuda
Hábito 9. Recordar que somos vulnerables
Hábito 10. Ser generoso
Hábito 11. Cumplir lo que decimos
Hábito 12. Disfrutar del trabajo
Hábito 13. Elogiar sin reservas
Hábito 14. Seguir adelante y no rendirse
Hábito 15. Vivir con compromiso
Hábito 16. Vivir de manera original
Hábito 17. Aceptarse
Hábito 18. Hacer un fondo de reservas
Hábito 19. No tomar nada de manera personal
Hábito 20. Soltar lo que no te conviene
Hábito 21. Ser agradecidos
Palabras finales

Stamateas, Samuel21 hábitos para una vida plena / Samuel Stamateas. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Galerna, 2021.

Archivo Digital: descargaISBN 978-950-556-816-1

1. Autoayuda. I. Título.

CDD 158.1

© 2021, Samuel Stamateas

© 2021, RCP S.A.

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna, ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopias, sin permiso previo del editor y/o autor.

Diseño de tapa e interior: Pablo Alarcón | Cerúleo

Foto de autor: @jarilaofotografía

Digitalización: Proyecto451

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del “Copyright”, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático.

ISBN edición digital (ePub): 978-950-556-816-1

Dedico este libro a todas las personas que aceptaron el Círculo Virtuoso: lo que hacemos nos hace ser quienes somos, y quienes somos nos hace hacer lo que hacemos.

AGRADECIMIENTOS

A Mario Rolando, por sus hábitos de visión (“Quiero un libro tuyo”).

A Carolina Di Bella, por embellecer con sus hábitos de excelencia mis ideas.

A mis Padres, por sus ejemplares e inolvidables hábitos de trabajo.

A Flower, Sofi y Santi, por aprender con ellos y de ellos hábitos afectivos.

A Ricardo Melo, por diseñar juntos nuevos hábitos en el mundo del desarrollo personal.

A Emilio Salas, por construir con hábitos de amistad una hermandad.

A todos y cada uno de los que a lo largo de estos años me vieron confiable para compartirme sus hábitos de vida.

PRÓLOGO

¿Qué distingue a las personas exitosas de las que no lo son?

Podríamos brindar un extenso listado de acciones, actitudes, creencias y valores para responder esta pregunta. Todas ellas se sintetizarían en dos palabras: sus hábitos.

Toda acción repetida y sostenida en el tiempo se convierte en un hábito. Cuando la acción es positiva, se genera un círculo virtuoso que nos facilita bienestar y sensación de plenitud.

Los resultados que queramos lograr implican cambios y transformaciones en nuestro comportamiento habitual. Podemos expresar cualquier sueño, meta o proyecto, pero si no están seguidos de los pasos necesarios para alcanzarlos, permanecerán en el cajón de los deseos.

Es necesario chequear nuestro mapa de hábitos. Son ellos los que determinan nuestros logros. Para cualquier área de la vida que deseemos encauzar de manera proactiva, necesitamos reconocer qué hábitos nuevos incorporar, cuáles son los que debemos potenciar, cuáles son aquellos que debemos realizar menos y cuáles son aquellos para desechar.

El cambio de hábitos puede implicar malestar en el presente, pero es ganancia en el futuro. Si estamos dispuestos a cambiar, la incomodidad se transforma en positiva. Nuestros hábitos deben buscar acercarnos al futuro y no solo aliviarnos el presente.

La calidad de lo que hacemos cada día juega un papel importante en la calidad de nuestro mañana. Son nuestros hábitos diarios los que deciden la excelencia de nuestro presente y de nuestro porvenir. Ellos nos acercan o alejan de lo que queremos ser, hacer o tener.

Nuestro destino es un camino con varias etapas. Comienza con un pensamiento que se explicita en palabras, las que luego se convierten en decisiones; estas luego se transforman en hábitos, y estos últimos forman nuestro carácter… que nos traza nuestro destino.

Este libro es un programa de 21 hábitos espirituales, sabiendo que la espiritualidad es lo que nos conecta con los demás, es aquello que sobrepasa nuestra identidad, sea cual sea nuestra manera de entenderla. Desde nuestra espiritualidad, le damos la orden a nuestra mente consciente para ´practicar´ algo nuevo que nos generará emociones y sentimientos positivos y los resultados que anhelamos.

Te invito a recorrer juntos este camino para que los experimentes y compruebes sus resultados en tu vida y en la vida de los demás.

Recuerda: no decidimos nuestro futuro, decidimos nuestros hábitos y son ellos los que diseñan nuestro futuro.

Hábito 1

Dar un paso por vez

“Comience por hacer lo necesario; luego haga lo posible y de pronto estará haciendo lo imposible”.

SAN FRANCISCO DE ASÍS

Los cambios significativos nos asustan, por eso nos quedamos detenidos en el tiempo, a la espera de ‘una señal’ que nos dé las seguridades para accionar. Solemos darnos diferentes excusas para tranquilizarnos y permanecer en el mismo sitio: “Espero que mis hijos crezcan”, “Después de recibirme…”, “En cuanto me salgan los papeles…”.

Es cierto, los cambios significativos nos impresionan, pero a la vez nos reclaman dar un paso. Nos cuestan, porque a veces nos presentan un panorama de abismo u oscuridad, de decepción o sufrimiento. Pero, más allá de los hechos que hayan ocurrido, y de que lo que pasó tal vez no haya dependido de ti, quedarte detenido o avanzar sí dependen de tu elección y decisión.

Hoy es un día para dar el siguiente paso, con la conciencia de que se da un paso por vez. Y no importa que sea pequeño, es un paso. No te lleva adonde quieres ir, pero te saca de donde estás.

Las pequeñas cosas son importantes. Por eso, dale valor a los pequeños pasos y a los pequeños resultados.

Los pequeños cambios pueden crear grandes futuros. Un comienzo modesto, con la actitud correcta, con disciplina y perseverancia auspicia un gran final.

Ten paciencia. Sé paciente. Si estás enseñándole a tu hijo a caminar y da un paso y se cae, no le dices “nunca llegarás a nada”. Tampoco te alejas demasiado de él y le dices: “A ver si puedes ahora”, porque seguramente se vuelva a caer y no lo logre. En cambio, lo que haces es levantarlo y animarlo para que siga intentándolo. Sabes que en algún momento aprenderá, y no te preocupa que suceda hoy.

Para animarnos a dar un paso, es importante entrenar la tolerancia a la frustración. Tolerar la frustración nos permite enfrentar con éxito no solo una situación en particular, sino la vida misma. Tolerar la frustración significa enfrentar los problemas y limitaciones que surgen, a pesar de las incomodidades que te causan. A una persona con un nivel bajo de tolerancia a la frustración le bastará una adversidad mínima para enfadarse, entristecerse o angustiarse. Una persona con un alto nivel de tolerancia a la frustración podrá mantener su estado de ánimo sin alteración, aunque no vea cumplidas sus expectativas. Tolerar la frustración significa ser capaz de afrontar los problemas y limitaciones que nos encontramos a lo largo de la vida, y las molestias o incomodidades que puedan causarnos.

Paso a paso, poco a poco.

Si vas muy rápido corres el riesgo de perderte el paisaje y las lecciones importantes que el camino tiene para darte.

En las pequeñas situaciones cotidianas, en ese pequeño saludo que diste hoy, en esa pequeña decisión de no comprar algo que, aunque te guste, no necesitas, se esconden las claves de los grandes avances.

Sigue caminando. Abandonar es lo más fácil, cualquiera puede hacerlo.

No te concentres en todos los pasos que hay que dar, solo da el siguiente. Es como manejar un automóvil de noche: no puedes ver más allá de lo que dan sus luces, pero puedes hacer todo el viaje de esa manera.

Recuerda…

• No desmerecerte ni sentirte insignificante en los pequeños actos, ya que ellos te encaminan hacia la gran misión de tu vida.

• Siempre el mejor lugar para comenzar es aquel en donde estás. No esperes estar más adelante. Las oportunidades siempre se encuentran allí donde tú estás.

• Lo que tienes es lo que necesitas. Da un paso pequeño alentado por una convicción grande. Se trata de pensar en grande y actuar en pequeño.

• Poner el foco de atención en lo que sí puedes hacer, no en lo que no puedes.

• Cuando haces lo simple, lo sobrenatural ocurre.

Los cambios son movimientos sísmicos que nos hacen temblar; de acuerdo a su intensidad y alcance pueden ser más o menos difíciles. Los cambios son inevitables. Sin embargo, se hacen fáciles cuando decides dar un paso por vez. El éxito se obtiene centímetro a centímetro, no metro a metro.

Hoy voy a dar un paso por vez

Usa estas páginas para llevar un registro de tu nuevo hábito. Puedes inspirarte con las preguntas, responderlas si quieres, escribir tus comentarios, observaciones, dudas. Recuerda que a partir de hoy comenzarás a ejercitar este hábito hasta convertirlo en un aspecto esencial de tu forma de caminar.

• ¿Cuál es el siguiente paso que me comprometo a dar?

• ¿Qué sentimiento me surge cuando las cosas no suceden como quiero o espero?

• ¿Qué emociones siento cuanto intento algo una y otra vez y no lo consigo?

• ¿Soy tolerante a la frustración? ¿Qué debería hacer para sobrellevar mejor los cambios imprevistos?

• Si se trata de una sumatoria de pequeños cambios, si hoy fuera un cinco por ciento más responsable, ¿qué podría hacer?

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

.............................................................................................................................

¡Ah ! Lo olvidaba: el ascensor al éxito está descompuesto; deberás usar los escalones: da un paso por vez.

Hábito 2

Darse permiso para soñar

“Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”.

WALT DISNEY

No hay persona que se sienta más vacía e insatisfecha que aquella que solo tiene su presente. El mejor regalo que puedes hacerte es activar los sueños que hay en tu espíritu.

Un sueño es una fotografía del futuro, una imagen mental de algún área de tu vida (salud, familia, trabajo, finanzas).

Como toda imagen, tú puedes elegir tu reacción frente a ella: decide creer que puedes lograrlo.

Los sueños son importantes porque según como ves tu futuro, vives tu presente. Cuando imaginas un futuro de posibilidades, comienzas a actuar en el hoy.

Cuando te conectas con tus sueños, cambia tu emocionalidad; tu corporalidad expresa entusiasmo y energía. Tus imágenes mentales se convierten en tu realidad, e impactan sobre tu pensamiento y tu forma de vivir.

Vivir conectado con los sueños despierta el poder de mantenerse enfocado en las metas deseadas. ¿Por qué? Porque cuando visualizas, materializas. Visualizar lo que quieres ser, tener o hacer, te acerca a esos objetivos. ¿Quieres poner un negocio? Comienza pensando lo diferente que será tu vida cuando lo tengas; mírate vendiendo, cobrando, relajado, feliz, dueño de tu tiempo, viajando.

El logro de tus objetivos irá ocurriendo en la medida en que estés dando los pasos en la dirección correcta. El primer paso para construir tu futuro es no conformarte con tu presente; tu comodidad presente puede ser el mayor enemigo de tu futuro. Deja de mirar lo que tienes para comenzar a mirar lo que quieres tener.

Es tu responsabilidad decidir qué es lo que quieres en cada una de esas áreas. Eso que quieres que suceda debe ser claro, conciso y medible. Luego elabora un plan de acción. Un plan es un mapa que te lleva de tu presente a tu futuro. Es el ‘cómo’: ¿cómo vas a llegar a cumplir esa meta? Un plan contiene los pasos a seguir y las tareas a realizar.

Mantén el foco siempre. Recuerda que tu foco determina tus sentimientos. Empapela tu ambiente con imágenes, cuadros, notas, porque aquello que observes continuamente te alimenta. Hazlo con frecuencia: visualiza continuamente los resultados que quieres; con vivacidad, con energía y vigor. Esto se logra cuando le transmites tu vida y tus sentimientos a esas imágenes.