Cómo mantener la pasión en la pareja - Alexia Costa - E-Book

Cómo mantener la pasión en la pareja E-Book

Alexia Costa

0,0

Beschreibung

La pócima del amor eterno e inmodificable es un sueño de los hombres que, por supuesto, nunca formó parte de la realidad. Es decir, que cada uno debe trabajar de manera ardua, aguzar su ingenio y fortalecer sus ganas de mejorar y de avanzar en el vínculo, con el fin de lograr que su amor sea "para toda la vida"... o, por lo menos, que dure toda la vida que tenga ese vínculo amoroso. La pasión constituye un aditamento imprescindible de la pareja, y con frecuencia se debilita antes que el amor propiamente dicho, entonces, se transforma en una razón valedera para que dos personas decidan separarse. Por eso, es importante protegerla y revitalizarla, pues es el combustible esencial para que la unión funcione y no tenga fecha de vencimiento. Ser apasionados no sólo implica dejar la cama en llamas, también significa abordar con entusiasmo y energía las actividades que involucran a la pareja y que la renuevan en forma constante. Una comida deliciosa, un paseo original, una charla profunda y, por supuesto, también un encuentro sexual planeado e intenso son únicamente algunas de las iniciativas que avivan el fuego de la pasión y no dejan que se apague. No es preciso gastar dinero, no se trata de ideas difíciles de concretar ni de tareas que insuman mucho tiempo; en la mayoría de los casos, son iniciativas comunes, pero que se realizan con una "inspiración" distinta, por así decirlo. No es lo mismo cocinar algo rico sin el objetivo de seducir al otro, que hacerlo con el firme propósito de subyugar al amante. Ese es el espíritu de este libro: transformar la vida cotidiana de la pareja en una experiencia enriquecedora y divertida que combata el aburrimiento y encuentre, en el momento menos esperado, un motivo para revivir la pasión y disfrutar de la intimidad de a dos. Aquí encontrarás explicaciones, consejos, ejercicios, ideas y secretos para practicar con tu pareja e incentivar ese amor, que es fuerte pero está dormido. A cualquier edad, y en cualquier fase amorosa, es posible sufrir la falta de voltaje pasional, pero también en todos los casos se pueden revertir estas circunstancias. Sólo hace falta tener ganas y apostar por el amor. Aclaraciones preliminares Este libro no pretende ser inocente ni desconocer que, en los tiempos actuales, los modos del amor han cambiado. Quizá, ya no es tan frecuente que una persona conozca al que cree que es su amor, se case con él, forme una familia y viva toda la vida con la misma persona. Las relaciones humanas y, en especial, las que se vinculan con el enamoramiento, presentan una complejidad tal que alguien que vive el inicio de su amor en la madurez atravesará de todos modos las mismas fases que un veinteañero. Es posible ingresar a la adultez y seguir manteniendo una relación casi adolescente, con reticencia al compromiso y conductas inmaduras increíbles.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 214

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Índice
Cómo mantener la pasión en la pareja
Introducción
Aclaraciones preliminares
Capítulo I
Jóvenes (hasta los 35 años)
Sección general
La naturaleza del amor:sus características en esta etapa
Consejos para tomar la iniciativa
Recomendaciones de belleza personal
Salidas creativas y novedades en el tiempo libre
Dieta y actividad física para el buen amante
Alimentación
Actividad física
Signos de alerta: cuando la pasión está en baja
Las quejas más frecuentes y sus soluciones
Los mitos que conspiran contra la pasión
Cuestiones especiales
Cine para dos: disfrutar de la pornografía
Tango: un baile sensual, ideal para la pareja
La importancia de salir con amigos y sin la pareja
Información confidencial: ¿cuánto hay que saber del otro?
Celos: ¿favorecen la pasión o la destruyen?
La reaparición del/la ex: ¡pareja en peligro!
Sexo: diez consejos para una noche apasionada
Las ventajas de la tecnología: los videos hot
Problemas de trabajo: pautas para incentivar el encuentro
Durante la convivencia: ¿se puede «mantener el voltaje»?
Pasión posparto: intimidad luego de la llegada del bebé
Capítulo II
Adultos (de 35 a 55 años)
Sección general
La naturaleza del amor: sus características en esta etapa
Consejos para tomar la iniciativa
Recomendaciones de belleza personal
Salidas creativas y novedades en el tiempo libre
Dieta y actividad física para el buen amante
Alimentación
Actividad física
Signos de alerta, cuando la pasión está en baja
Las quejas más frecuentes y sus soluciones
Los mitos que conspiran contra la pasión
Cuestiones especiales
Después del «flechazo», ¿qué puede pasar?
«Darse un tiempo»: ¿el regreso traerá la pasión perdida?
Familia política: pautas para relacionarse sin problemas
«Parejas abiertas»: las prácticas swingers y el sexo grupal
Mal sexo: ¿se acabó el amor?
Fantasías: ¿vale pensar en otra persona para apasionarse?
Atención mujeres: la importancia de los ejercicios Kegel
Visita guiada: un recorrido en pareja por el sex shop
Dificultades económicas: cómo buscar refugio en la pasión
Recursos divertidos para renovarse
Internet erótica: un crucero virtual, sólo para dos
Reconciliaciones en la cama: ¿sinónimo de relación apasionada?
Slow sex: ¡basta de encuentros-trámite!
Capítulo III
Maduros (de 55 a 70 años)
Sección general
La naturaleza del amor: sus características en esta etapa
Consejos para tomar la iniciativa
Recomendaciones de belleza personal
Salidas creativas y novedades en el tiempo libre
Dieta y actividad física para el buen amante
Signos de alerta, cuando la pasión está en baja
Las quejas más frecuentes y sus soluciones
Los mitos que conspiran contra la pasión
Cuestiones especiales
De ama de casa a Mata Hari: consejos para cambiar el perfil amatorio
La frecuencia, ¿es la medida de la pasión?
Juegos preliminares
Cocina afrodisíaca: ¿por qué no?
Un amor en forma: gimnasia para dos
El fin de la vergüenza: cómo valorar el propio cuerpo
Sugerencias hot: cómo proponer algo nuevo a tu pareja
Sexo tántrico
¿Qué hacer frente a la disminución del deseo?
Medicamentos: cuáles son los enemigos del placer sexual
La importancia de los besos
Capítulo IV
«Titanes» (a partir de los 70 años)
Sección general
La naturaleza del amor: sus características en esta etapa
El espacio oscuro de las coincidencias
Contrato conyugal ignorado
Consejos para tomar la iniciativa
Recomendaciones de belleza personal:
Salidas creativas y novedades en el tiempo libre
Dieta y actividad física para el buen amante
Signos de alerta, cuando la pasión está en baja
Las quejas más frecuentes y sus soluciones
Los mitos que conspiran contra la pasión
Cuestiones especiales
Consejos para sorprender a la pareja
De abuelas a diosas: cómo reencontrarse con su nueva imagen de mujer
Desnudos y contentos: cómo terminar con la timidez
Ritmos amatorios: cuando «más» no es «mejor»
El papel del erotismo: la importancia de crear un clima de fuego
Tango: una antigua y divertida actividad
Natación y aquagym: prácticas sanas y estimulantes
Pasión y afecciones: formas de superar las dificultades
Parejas de toda la vida: ¿qué hacen para funcionar bien?

Cómo mantener la pasión en la pareja

ALEXIA COSTA

Costa, Alexia

Cómo mantener la pasión en la pareja / Alexia Costa ; dirigido por José Marcelo Caballero. - 1a ed mejorada. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Suburbia, 2021.

Libro digital, EPUB

Archivo Digital: descarga y online

ISBN 978-987-47256-7-7

1. Relaciones de Pareja. I. Caballero, José Marcelo, dir. II. Título.

CDD 158.2

Dirección editorial edición electrónica: Marcelo Caballero

Diseño de tapa: Grupo Editorial

Imagen de tapa: Canva

Armado edición electrónica: Pampia Grupo Editor

© de esta edición Pampia Grupo Editor, 2021 (edición electrónica)

Av. Juan B. Alberdi 872, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

Editado en Buenos Aires, Argentina, enero 2021

El autor/a de este libro no pretende ofrecer soluciones científicamente comprobadas ni recomienda el uso de tales tratamientos como la solución a todos sus problemas. Este libro solamente ofrece información general sobre el uso de determinadas técnicas o métodos que podrán servir para ayudar a que el lector, junto con su médico autorizado, prueben las diversas formas alternativas con objeto de corregir un determinado problema de salud.

Si usted decide por cuenta propia emplear los métodos contenidos en este libro, sin antes consultar a un especialista autorizado, está en todo su derecho. No obstante, ni el autor/a ni el editor asumen responsabilidad alguna sobre los resultados.

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la tapa, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en alguna manera ni por ningún medio, ya sea electrónico, químico, mecánico, óptico, de grabación o fotocopia, sin previa autorización del editor.

Introducción

La pócima del amor eterno e inmodificable es un sueño de los hombres que, por supuesto, nunca formó parte de la realidad. Es decir, que cada uno debe trabajar de manera ardua, aguzar su ingenio y fortalecer sus ganas de mejorar y de avanzar en el vínculo, con el fin de lograr que su amor sea «para toda la vida»… o, por lo menos, que dure toda la vida que tenga ese vínculo amoroso.

La pasión constituye un aditamento imprescindible de la pareja, y con frecuencia se debilita antes que el amor propiamente dicho, entonces, se transforma en una razón valedera para que dos personas decidan separarse. Por eso, es importante protegerla y revitalizarla, pues es el combustible esencial para que la unión funcione y no tenga fecha de vencimiento.

Ser apasionados no sólo implica dejar la cama en llamas, también significa abordar con entusiasmo y energía las actividades que involucran a la pareja y que la renuevan en forma constante. Una comida deliciosa, un paseo original, una charla profunda y, por supuesto, también un encuentro sexual planeado e intenso son únicamente algunas de las iniciativas que avivan el fuego de la pasión y no dejan que se apague. No es preciso gastar dinero, no se trata de ideas difíciles de concretar ni de tareas que insuman mucho tiempo; en la mayoría de los casos, son iniciativas comunes, pero que se realizan con una «inspiración» distinta, por así decirlo. No es lo mismo cocinar algo rico sin el objetivo de seducir al otro, que hacerlo con el firme propósito de subyugar al amante. Ese es el espíritu de este libro: transformar la vida cotidiana de la pareja en una experiencia enriquecedora y divertida que combata el aburrimiento y encuentre, en el momento menos esperado, un motivo para revivir la pasión y disfrutar de la intimidad de a dos. Aquí encontrarás explicaciones, consejos, ejercicios, ideas y secretos para practicar con tu pareja e incentivar ese amor, que es fuerte pero está dormido. A cualquier edad, y en cualquier fase amorosa, es posible sufrir la falta de voltaje pasional, pero también en todos los casos se pueden revertir estas circunstancias. Sólo hace falta tener ganas y apostar por el amor.

Aclaraciones preliminares

Este libro no pretende ser inocente ni desconocer que, en los tiempos actuales, los modos del amor han cambiado. Quizá, ya no es tan frecuente que una persona conozca al que cree que es su amor, se case con él, forme una familia y viva toda la vida con la misma persona. Las relaciones humanas y, en especial, las que se vinculan con el enamoramiento, presentan una complejidad tal que alguien que vive el inicio de su amor en la madurez atravesará de todos modos las mismas fases que un veinteañero. Es posible ingresar a la adultez y seguir manteniendo una relación casi adolescente, con reticencia al compromiso y conductas inmaduras increíbles.

Las páginas que siguen no se encuentran dirigidas únicamente a las mujeres, si bien ellas suelen leer estas temáticas con mayor frecuencia que los hombres —para luego contárselas a sus esposos o a sus novios, de modo que el contenido de los libros se dispersa igual por ambos sexos—, sino que provee de explicaciones y consejos que pueden poner en práctica tanto las mujeres como los hombres. ¡Bueno sería que el sexo masculino tomase la posta y sorprendiese a las féminas usando estos recursos para avivar el fuego pasional! Se espera, entonces, a esos pioneros que se animen a exponer su sensibilidad y a reconocer que la lectura de un libro los puede ayudar a sentirse mejor en la relación amorosa.

Por otra parte, conviene aclarar que el término «pareja», en el sentido que será utilizado en este libro, admite dos variantes: por un lado, la relación en sí y, por el otro, cada una de las personas que componen dicho vínculo. «Mi pareja me dijo que vendría», y «Necesito novedades en mi pareja», incluyen la misma palabra, pero con un sentido diferente. Este doble significado —que, por supuesto, mantiene relación entre sus acepciones— será utilizado en todas las páginas que siguen. Pero, además, la primera acepción, es decir, una de las personas que componen la pareja, se denotará con los siguientes términos que servirán como sinónimos: «miembro», «amante», «el otro», «compañero», etc. Es preciso atender a estos matices de sentido para comprender el texto. La pareja como relación amorosa, en tanto, también tiene sus palabras asociadas: «unión», «vínculo», «unión amorosa», «vínculo amoroso», y, en ocasiones, hasta el término «matrimonio», sin que se atienda a cuestiones legales, ni al modo contractual que se le dé al amor.

Para finalizar, te recomiendo, lector, que —dado que el libro se halla dividido en «categorías» de parejas según la edad de sus integrantes— busques las características de tu propio vínculo en relación con tu edad, la de tu amante y, también, con el tiempo que lleva el vínculo. Más allá de la sección en la que encuentres respuestas a tus interrogantes, es imprescindible que te animes a cambiar, a intentar cosas nuevas y a sorprender a tu pareja. Si tu compañero es la misma persona de siempre, pero logran mostrarse mutuamente diferentes cada día, deben considerarse personas con suerte.

Capítulo I

Jóvenes (hasta los 35 años)

Sección general

La naturaleza del amor:sus características en esta etapa

Qué decir del amor en esta etapa de juventud… Tan versátil como fogoso, tan cambiante como pleno de proyectos, la fase vital que se extiende hasta los 35 años se caracteriza por los comienzos de uniones más estables. Claro que, esta situación, en la actualidad, no puede calificarse de universal; muchas personas se deciden a iniciar un vínculo estable y duradero pasados los 40 años, cuando consideran que ya disfrutaron de la soledad, de las relaciones amorosas pasajeras y han acumulado suficiente «currículum» amatorio como para ansiar un hogar y una familia.

Esos vaivenes de entusiasmo, la inquietud insoportable por saber si el otro, de verdad, llamará, los comentarios con los amigos para elucidar las observaciones, los mensajes y las insinuaciones del «objeto del deseo», con el fin de analizar las probabilidades, qué tan intensa resulta la atracción, son elementos característicos de este amor joven.

Dentro de las tipificaciones amatorias, los vínculos que se desarrollan en esta fase de la vida se asocian a Eros, el tipo de amor en el que prevalece el encanto físico, la intensidad de los encuentros sexuales y se produce un «flechazo» casi instantáneo. Al principio, no existe un proyecto más profundo para el vínculo, y sus miembros no saben si el mes que viene estarán juntos, pero eso no es lo que les interesa. De todos modos, este tipo de relaciones tienen su importancia, a la hora de analizar cómo mantener la pasión, porque es posible que duren mucho tiempo, y que no se rompan aun cuando los arranques pasionales se hayan extinguido. Tal vez, los enamoramientos «Eros» sean los más difíciles de rehabilitar, es decir, los que requieren de un tratamiento más intensivo, pues como se estructuraron sobre la base de la pasión, necesitan de ella casi desesperadamente para sobrevivir. El truco, en estos casos, es generar momentos pasionales que se basen en otras premisas, distintas y complementarias de las que se establecen en relación con el físico y la performance sexual.

En esta fase —pero también en las demás, aunque con una frecuencia menor— se puede formar el tipo de amor que se llama «Manía», considerado, en el significado literal de la palabra, como una locura amorosa, una situación de apasionamiento increíble y de corto plazo, que marca el inicio de la pareja, pero la abandona en un estado aún más débil que el producido por Eros. En este caso, la consigna también es otorgar otro sustento a ese vínculo y cimentar la pasión sobre otras bases.

Consejos para tomar la iniciativa

Incentivar a la pareja para que se active, para que se decida a participar en el juego de la seducción, requiere de creatividad y audacia. El primer requisito resulta esencial para encontrar espacios nuevos en los lugares de siempre, y el segundo es imprescindible para no sentir vergüenza por querer jugar el rol del que atrae, y no tener miedo de la cara de desconcierto que pueda poner el otro. Si tu pareja se encuentra en un estado de sopor absoluto, es posible que piense: «¡Se volvió loco/a!», pero casi con seguridad no tardará en recuperar el ánimo y podrá incorporarse a la iniciativa seductora que propusiste. Si todavía estás pensando cómo, cuándo, con qué excusa o de qué manera incitar a tu pareja para renovar la pasión, estos son algunos consejos útiles:

1.Si es una persona a la que no le gustan los sucesos imprevistos —porque se agobia, se descoloca o se incomoda—, es preferible anticiparse a los hechos diciéndole que le estás preparando una sorpresa, que determinado día no haga planes porque te encargarás de la velada, o bien anunciándole, ese mismo día y varias horas antes, que disfrutarán de un momento especial, a solas. De este modo, tu pareja se divertirá con la idea, se intrigará y no sentirá desconcierto cuando inicies el juego.

2.Por el contrario, si tu pareja no le tiene miedo a las sorpresas, y disfruta de ellas, simplemente no le anticipes nada. Aprovecha la salida del trabajo, o el horario en que finaliza alguna actividad, para tomar algo y charlar fuera del hogar. Es importante que cuides tu belleza personal y que te vistas como si salieran a algún lugar importante, aunque luego del café regresen a casa.

3.Si no te animas a formularle esa clase de propuestas de manera oral —por timidez o porque te incomoda decir frases seductoras—, pueden ser perfectos un correo electrónico o una cartita que dejes en su bolsillo o en su cartera, o un mensaje de texto destinado a proponer una cita para concretar lo que organizaste. Es muy importante que pienses bien lo que vas a escribir para conquistar a tu pareja y que aproveches su faceta más positiva: el humor, el erotismo, el misterio, etc.

Como puede verse, todavía no apareció ninguna idea de cómo organizar esa actividad de a dos, con miras a revitalizar la pasión. Todo este capítulo abordará diversas perspectivas para renovar la intimidad y elevar el voltaje amatorio de la pareja. Por ahora, alcanza con darte algunas ideas para convocar al ser que se ama y demostrarle que le espera un momento diferente. También te divertirás mucho al prepararle estas sorpresas e intrigas.

Recomendaciones de belleza personal

En esta fase, las personas acostumbran cumplir con ciertas pautas de cuidado, de higiene y de embellecimiento. Hombres y mujeres se empeñan, de diversas formas, para verse bien y poder gustarle al otro, pero, cuando las parejas ya se han constituido, y cuentan con varios años de existencia, sus integrantes tienden a relajar las rutinas de belleza. Por supuesto que hay excepciones, pero resulta común que —amparándose en el cansancio, el conocimiento mutuo o la costumbre— surjan frases tales como «Bueno, ahora que estamos juntos, por suerte no tengo que estar «de punta en blanco» cada vez que nos vemos… ¡porque nos vemos todos los días!». Se pueden identificar varios errores que comienzan en esta etapa y se prolongan durante todos los demás períodos de la vida en común. Aquí se señalarán dos:

•Dedicarse a comer, y el verbo «dedicar» se refiere a que las parejas encuentran verdadero placer en pensar qué van a comer a la noche, el domingo al mediodía, la nueva receta hipercalórica que planean probar, y eso, en su justa medida, está muy bien. El problema surge cuando el próximo plato exquisito se transforma en el hobby más importante que se practica de a dos, y que se efectúa de manera muy frecuente. El exceso de kilos, aunque sea compartido, sigue siendo un nivel de sobrepeso que afecta la parte estética y la salud de las personas.

•Abandonar, poco a poco, la actividad física. En lugar de incentivar a la parte más perezosa del dúo para que practique ejercicios —salga a caminar, a andar en bicicleta, inicie un deporte o para que se inscriba en un gimnasio—, siempre existe una mejor opción para no ir a entrenar el cuerpo. Si se suman las horas en que permanecemos sentados —en el trabajo, en la casa, en el auto o en el colectivo—, el movimiento físico es mínimo, y por supuesto que aumenta la tendencia al sobrepeso y a sentirse mal con la propia imagen.

En esta fase, hombres y mujeres deberán cuidar los detalles de arreglo personal con los que se sienten mejor: perfumes, cortes de pelo, tinturas, depilación, alguna ropa más sentadora que otra, etc, y evitar verse afectados por problemas como el sobrepeso y el sedentarismo, que asoman como los factores más importantes para reducir el voltaje pasional de la pareja. Vale la pena atender, en este sentido, a estas dos razones principales:

• El ejercicio físico contrarresta el estrés. A diferencia de lo que podría pensarse, si bien la práctica de una actividad provoca cierto cansancio muscular, en el plano psíquico combate el agotamiento mental y renueva la energía con la que se cuenta para las tareas cotidianas.

•Estar en movimiento mejora la resistencia del cuerpo para cumplir múltiples tareas. Por ese efecto energizante, la persona se siente mejor para llevar a cabo más iniciativas. Es por eso que, no sólo puede atender al trabajo, sino también al placer; la persona que realiza ejercicios físicos, podrá soportar muy bien una noche apasionada, aun después de haber trabajado todo el día.

La forma de revertir esta situación es prácticamente obvia: iniciar actividad física —solos o de a dos— y llevar adelante una dieta que sea a la vez suficiente y liviana, rica en frutas, verduras, jugos y baja en grasas saturadas.

Salidas creativas y novedades en el tiempo libre

Como uno de los principales enemigos de la pareja, ya se sabe, es la rutina, lo que se necesita en esta etapa del amor es combatir el aburrimiento y las prácticas monótonas y previsibles. Además, como «el hombre es un animal de costumbres», si en la juventud se vuelve cómodo, perezoso y reacio a los cambios, es de esperarse que, en la edad adulta, se comporte de la misma manera. Y cuantos más años tiene una persona, resulta mucho más difícil modificar los hábitos; no pocas veces se ha escuchado a alguien decir «¿A mi edad hacer eso? No, si no lo hice veinte años atrás, no lo voy a hacer ahora». En consecuencia, mejor que curar es prevenir, y hay que acostumbrar a la pareja a divertirse con los sucesos imprevisibles e inciertos, en especial, en lo que se refiere a las iniciativas con las que se disfruta el tiempo libre.

Las escapadas de fin de semana constituyen una buena forma de «entrenar» a la pareja para que se adecue a los cambios y sea más flexible:

•Organizar un campamento para dos y sorprender al amante con habilidades desconocidas: encendido de fuego, armado de carpas, conocimiento de los planetas, constelaciones, vientos, etc. En este plano, es positivo demostrar versatilidad para investigar e interesarse por temas no cotidianos; no hay que olvidar que el saber también erotiza, y que, en el peor y más frío de los casos, tendrán buenos temas de conversación durante esos días de paseo.

•Armar un itinerario por dos pueblos cercanos al lugar en el que viven, pero que no se hayan visitado nunca y, sobre todo, que no pertenezcan a un circuito turístico. El autor de la propuesta puede extender un mapa de la región, marcar un radio geográfico y proponer a su pareja que elija dos lugares tomando como referencia el nombre, la cercanía con otro lugar que les interese o siguiendo la simple intuición. Por lo general, alojarse en estos sitios no es caro —porque no se basan en el turismo para sobrevivir—, se puede comer bien a precios módicos y, en especial, la pareja contará con un destino conocido por pocos, en el que podrán descansar y, por qué no, hallar alguna que otra sorpresa.

Dieta y actividad física para el buen amante

En páginas anteriores (ver «Recomendaciones de belleza personal») se esbozaron las líneas básicas de cuidado del cuerpo, con el fin de contrarrestar el sobrepeso y el sedentarismo. Los platos livianos son muy sabrosos, y no todo ejercicio es aburrido o difícil de sostener en el tiempo. Aquí van algunas ideas para poner en práctica.

Alimentación

•Llamar menos al delivery. De manera ideal, se sugiere recurrir a la comida hecha fuera de casa sólo en forma esporádica, y, para el resto de los días, consumir platos caseros, aunque sean los más sencillos: ensaladas, sopas, carnes magras a la parrilla o al horno con un tomate cortado al medio, etc.

•Reemplazar las preparaciones fritas por las horneadas, la manteca por el queso blanco, las golosinas por las frutas, los snacks por los cereales, etc.

•Una cena típica de las parejas más jóvenes son las clásicas «picadas», en las que se presenta una abundancia de alimentos trozados en pedazos pequeños, que dificultan la cuenta de lo que se ingiere. Por esa razón, es posible consumir una cantidad excesiva de comida sin darse cuenta. Además, estas opciones suelen ser hipercalóricas: papas fritas, maníes, patés, salchichas, aderezos, fiambres, mucho pan, etc. La idea, entonces, no es suprimir las picadas, sino modificar su composición, reemplazando esas elecciones alimenticias por pickles, queso blanco con hierbas aromáticas, rodajas de pan tostado, fiambres magros como el lomito, carnes de bajo contenido graso como el peceto y verduras hervidas y condimentadas. Estos ingredientes alternativos resultan muy sabrosos, creativos y livianos.

Actividad física

Las mujeres recurren más a un plan de ejercicios, porque quieren adelgazar o tonificar sus curvas. Sin embargo, suelen desarrollar sus ejercicios de manera intermitente; abandonan durante el invierno, y pretenden recuperar el tiempo perdido cuando llega la primavera. Los hombres, con frecuencia, limitan la práctica de ejercicio a los partidos de fútbol organizados una vez por semana —o cada quince días—, reuniones deportivas que se «coronan», por supuesto, con algún banquete con el que se reincorporan, en forma instantánea, las calorías consumidas en las dos horas de desgaste. Ninguna de estas dos conductas promueve un estilo de vida que, de verdad, sea saludable, basado en el ejercicio hecho en todo el año, y por supuesto, tampoco cumple con los deseos de sus practicantes: el hombre no bajará de peso por jugar, de tanto en tanto, al fútbol con sus amigos; ni la mujer podrá mantener el cuerpo logrado durante el verano si en la época de frío se despide automáticamente del gimnasio.

Aquí se ofrecen algunas tácticas para no abandonar la actividad física y buscar opciones acordes con los gustos personales.

Mujeres

•1.- Si te aburre ir al gimnasio y realizar una rutina de ejercicios, conviene que pruebes con clases de gimnasia; tienen rutinas más cortas, un mecanismo colectivo y, para mucha gente, son más divertidas. Lo ideal es un gimnasio que posea una amplia oferta de horarios, y así no perderás clases si un día es más ajetreado que otro. El punto en contra: las rutinas de gimnasio son personalizadas, y en las clases se sigue un esquema que fija el profesor. De todos modos, se pueden probar diversas clases y variantes de gimnasia, hasta encontrar la que mejor te sienta.

•2.- Es una buena idea incentivar a una persona de tu círculo de amistades para que te acompañe a hacer gimnasia. Cuando no tengas ganas de ir, la otra persona te animará para que no faltes, y viceversa.

•3.- Lo más indicado es encontrar el tipo de clase que se disfruta mejor, que será a la vez la más adecuada a tu perfil. Para relajarte, probar con pilates, stretching o rutinas con ejercicios localizados. Si tu preferencia es estar en intenso movimiento, lo mejor serán las clases aeróbicas (spinning, tae-bo, entre otras).

Hombres

•1.- Es necesario determinar cuáles serían los objetivos que te interesa concretar con ayuda de los ejercicios físicos: aumentar la flexibilidad, mejorar la resistencia, adelgazar o energizarte, por ejemplo. Podrías decirle a tu instructor qué es lo que te interesa lograr yendo al gimnasio, y convenir con él qué ejercicios te gustaría realizar: aeróbicos, cinta, bicicleta, escalador, etc. No es necesario que levantes mucho peso si lo que te interesa no es desarrollar en exceso la masa muscular de tu cuerpo, es mejor armar un esquema de ejercicios personalizado, de acuerdo con tus pretensiones y gustos. Un buen personal trainer sabrá interpretar tus deseos. El beneficio de asistir a un gimnasio es la amplitud horaria, con la que no encontrarás excusa para faltar.