Guía práctica contra la obesidad infantil - Ma. Eugenia A. Ibarzábal Ávila - E-Book

Guía práctica contra la obesidad infantil E-Book

Ma. Eugenia A. Ibarzábal Ávila

0,0

Beschreibung

 Sabías que los niñ@s con sobrepeso y obesidad se enferman igual o peor que los adultos y cada vez se están encontrando más datos científicos que corroboran estos hechos.   Los niñ@s presentan las mismas enfermedades que sus padres o abuelos con obesidad como  diabetes mellitus , hipertensión arterial, problemas vasculares pero a edades más tempranas, alteración del desarrollo físico, implicaciones emocionales y hasta psiquiátricos, en la dinámica familiar, en el desempeño escolar, integración con compañeros y amigos, puede afectar todas las áreas de la vida del niñ@, es una  enfermedad . Cada vez hay más niñ@s en el mundo que la padecen, por eso se considera una  epidemia . México es el primer lugar con niños obesos.   Esta guía nos va a enseñar a reconocer los factores que predisponen y favorecen en los niñ@s la presentación de obesidad infantil, así mismo nos va a dar las herramien tas para saber si ya está padeciendo sobrepeso u obesidad.  Nos va a enseñar conceptos básicos de alimentación, de que mandar al lunch escolar que muchas veces ya no sabemos que hacerles, como organizar los diferentes tiempos de la alimentación durante el día.   Nos presenta ejercicios mínimos que podemos hacer incluso en casa ante la dificultad de practicar algún deporte o actividad física extraescolar.   Se analiza la repercusión familiar y da lineamientos de abordaje, así como algunos aspectos de la vida emocional del niño y orienta a detectar si esta cursando con algún problema más serio. Al final hace un pequeño resumen de lo más importante de cada capítulo como un recordatorio de lo que podemos hacer. 

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 125

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Los derechos exclusivos de la edición quedan reservados para todos los países de habla hispana.

Prohibida la reproducción parcial o total, por cualquier medio conocido o por conocerse, sin el consentimiento por escrito de los legítimos titulares de los derechos.

Primera edición en papel y digital: 2020

D.R. © Ma. Eugenia A. Ibarzábal Ávila

© y José A. Hernández Martínez

De la presente edición:

D.R. © 2020, Bonilla Distribución y Edición, S.A. de C.V.,

Hermenegildo Galeana 111, Barrio del Niño Jesús

C. P. 14080, Tlalpan, Ciudad de México

Tel.: (55) 55 44 73 40

[email protected]

www.bonillaartigaseditores.com

ISBN: 978-607-8636-79-2 (Bonilla Artigas Editores)

ISBN edición digital: 978-607-8781-26-3

Responsables de la edición: Bonilla Artigas Editores

Diseño editorial y maquetación: José Alfredo Cabrera Morales

Diseño de portada: Jocelyn G. Medina

Realización ePub: javierelo

Ilustración de portada: Antonio Adorno

Hecho en México

Contenido

Prólogo

Introducción

¿En verdad la obesidad enferma a los niños?

¿La obesidad afecta emocionalmente a los niñ@s?

¿Y por qué se produce la obesidad en los niñ@s?

Escuela y familia, mancuerna en la prevención de la obesidad infantil

Recomendaciones generales de tratamiento

Recomendaciones básicas de la actividad física

Recomendaciones básicas de nutrición

Recordatorio

Bibliografía consultada

Sobre los autores

Prólogo

En junio de 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) refirió que desde 1980 el número de casos de obesidad se habían duplicado en todo el mundo. Para 2014, más de 1 900 millones de adultos de 18 años o mayores tenían sobrepeso, de los cuales, más de 600 millones eran obesos. En ese entonces, 41 millones de menores de 5 años padecían sobrepeso u obesidad.

Gran parte de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad cobran un número cada vez mayor de vidas humanas que la insuficiencia ponderal, es decir, estar por debajo del peso que se considera saludable. Por ello, la OMS —que afirma que la obesidad puede prevenirse— la describió en 1998 como una epidemia del planeta y ha promovido una estrategia mundial en busca de una alimentación saludable, que junto con la actividad física y la salud son piezas fundamentales para prevenir enfermedades crónicas.

En 2004 México se adhirió a esta estrategia, y para 2010 se actualizó la Norma Oficial Mexicana NOM-008-SSA3-2100 en la que se establecieron criterios sanitarios con el fin de regular el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad, particularmente en lo que se refiere a disposiciones para el tratamiento médico, quirúrgico y nutricional.

En varios países del mundo el sobrepeso y la obesidad representan un grave problema de salud pública, y dada su gran prevalencia, sus consecuencias están asociadas a las principales causas de mortalidad.

La experiencia de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos de Norteamérica y del Grupo Canadiense sobre Salud Preventiva recomienda, para la pérdida y mantenimiento de peso, incluir una dieta baja en calorías, un aumento de la actividad física y una terapia conductual complementaria. A su vez, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y otros países de la Unión Europea coinciden en fomentar una cultura de alimentación saludable y una vida activa.

Los aspectos relacionados con la prevención de la obesidad en los lactantes y los niños pequeños deben considerarse un asunto de prioridad mayor. Para esos grupos existen diversas estrategias que pueden ser consultadas en el artículo “Escenario actual de la obesidad en México” (de C.A. Barrera, G.A. Rodríguez y A.M. Molina, Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 2013; 51: 292-299).

El libro Guía práctica contra la obesidad infantil intenta contribuir como un instrumento práctico y brindar estrategias para prevenir, detectar y tratar la obesidad y el sobrepeso en la población pediátrica.

Introducción

Al trabajar durante 11 años con pacientes de obesidad Infantil y compartir la experiencia con el doctor José Alberto Hernández Martínez, como médico pediatra, tuvimos la oportunidad de estudiar a profundidad este tema.

Cuando los pacientes llegaban al consultorio se realizaba con ellos una primera entrevista, junto con sus familiares, y se les aplicaba un cuestionario para conocer sus antecedentes de obesidad, diabetes mellitus, problemas cardiacos y otras enfermedades médicas relacionadas con la obesidad en la familia, además de factores de riesgo conocidos. Estos datos proporcionaban un perfil sobre los hábitos de alimentación, el estilo de vida y la dinámica familiar. Después, se efectuaba una evaluación por parte de un equipo de especialistas: pediatra, psiquiatra, psicoterapeuta individual, psicoterapeuta familiar, nutrióloga y fisioterapeuta. Luego de completar la información y los resultados, de acuerdo con los datos, se daba a los pacientes un tratamiento específico.

El aprendizaje logrado al trabajar con niñ@s, adolescentes, familias y un equipo multidisciplinario, nos dio la oportunidad de desarrollar paso a paso un mayor conocimiento y sensibilidad acerca de la obesidad. En la mayoría de los casos pudimos percatarnos de la severidad y complejidad de la enfermedad y que está involucrada directamente con la familia, y de modo indirecto con la escuela. Confirmamos, además, que la obesidad es una enfermedad en la que pueden estar presentes otros padecimientos físicos e incluso agregarse alteraciones emocionales, trastornos mentales y disfunción familiar severa en un porcentaje elevado de casos. Estos resultados se presentaron, en su momento, en diversos foros nacionales e internacionales.

A través de la evaluación médica de estos niñ@s se encontró un número elevado de patologías, principalmente ortopédicas y metabólicas; trastornos mentales, como comer por atracón, y déficit de atención, entre otros.

La disfunción familiar, presente en muchos casos, donde el niño aprendió a comer compensando carencias emocionales tales como el abandono o la violencia familiar, y en donde la comida jugaba un papel compensador o reparador de emociones negativas.

Después de esta experiencia aprendimos que la comida tiene muchas funciones y significados, no sólo es nutrir el cuerpo, sino que cuando el niño se relaciona con ella en forma no-saludable, puede llevarlo a la obesidad o, en caso contrario, a la desnutrición.

Gracias a esos estudios y hallazgos surgió en nosotros un sentimiento de responsabilidad con la sociedad y la necesidad de transmitir parte de este conocimiento y experiencia. El objetivo fundamental que nos propusimos fue dar a conocer que la obesidad es una enfermedad que se puede prevenir, y de esta forma evitar que los niños la padezcan física o mentalmente. Asimismo, encontramos que es responsabilidad de los padres que sus [email protected] tengan una infancia saludable.

Este libro está dirigido a padres y maestros, ya que precisamente ellos son los adultos responsables de la salud de los niños. Está escrito en un lenguaje coloquial con el fin de que sea comprensible para todas las personas. Además, su contenido se comunica a través de conferencias, lo cual puede resultar una propuesta para las escuelas.

El libro consta de nueve capítulos. Los tres primeros abarcan aspectos generales sobre la obesidad infantil, ¿por qué se dice que es una enfermedad, cómo saber si un niño tiene sobrepeso u obesidad y cuáles son los factores de riesgo? En el cuarto capítulo se habla de la mancuerna familia-escuela como unidad de trabajo conjunto en la prevención, y se complementa con el capítulo seis que incluye medidas preventivas generales e ideas para padres y maestros. El quinto capítulo se refiere a los aspectos generales de tratamiento, haciéndose hincapié en la necesidad de la intervención familia-escuela apoyada por un grupo de especialistas expertos en el tema. Los últimos capítulos: séptimo, octavo y noveno se refieren a las medidas específicas de prevención y al apoyo para mejorar el estilo de vida del niño y de la familia, a manera de ejercicios programados para una alimentación saludable y recomendaciones de desayunos y lunch escolar. Al final se hace un recordatorio de los puntos más importantes de cada capítulo, haciendo énfasis sobre la necesidad de la prevención de la obesidad en nuestros [email protected]

Ustedes son los responsables de que sus hijos tengan un peso saludable.

¿En verdad la obesidad enferma a los niños?

Cada mañana tengo que llevar a mis tres hijos a la escuela y, como siempre, vamos corriendo... A Daniel, el mayor de 12 años, cada vez le cuesta más trabajo levantarse. Camila de 10 se desespera porque es muy ordenada, y Santiago, de 7 años, repite todo lo que hace Daniel. Así que las mañanas son de locura.

Por fin llego a la escuela y dejo a los niños. Yo soy vocal del grupo de Camila, y después de que los niños ya están en sus respectivas labores, me encuentro con otras mamás que también son vocales de los grupos de primaria. Ellas me informan que la directora nos ha citado a todas a la mañana siguiente a las 8:30 a.m. y me preguntan si me es posible asistir. Como entro a trabajar a las 9 a.m. les advierto que debo pedir permiso y entonces les confirmaré mi asistencia.

Al día siguiente, todas las vocales de primaria asistimos a una reunión con la directora, quien nos informa que está organizando un ciclo de conferencias sobre “Obesidad infantil”, dirigido a padres y [email protected], con la participación de diferentes especialistas en el tema, la mayoría padres de familia.

Lo que la motivó a organizar esta serie de pláticas fue darse cuenta que en la escuela cada vez hay más niñ@s con obesidad. A las vocales nos solicitaron que hiciéramos una fuerte difusión de este ciclo entre todos los padres de familia, y nos subrayaron, además, que como es un problema sumamente grave, la asistencia sería obligatoria para todos, tanto por parte de los padres como del alumnado. Su deseo es que [email protected] colaboren en:

la lucha contra la obesidad infantil.

Para los padres, las conferencias se llevarán a cabo en el auditorio, los miércoles de cada semana de 7 a 8 p.m. Para los niñ@s serán de una hora, a lo largo de un mes, durante la clase de español.

El siguiente lunes nos darán el temario para que lo entreguemos a todos los padres, con la indicación de que firmen al recibirlo. De esta forma no habrá pretextos de que ¡no supieron o no fueron avisados a tiempo!, y por eso mismo no podrán faltar. En el documento se integrará el temario para los niñ@s de cada ciclo escolar. También el lunes, en el portón de la escuela, cada vocal entregará los temarios y recabará las firmas de los padres.

Estamos muy contentas, pues acabamos esas tareas en tres días. Era lo necesario, pues las pláticas empezarán el miércoles siguiente.

Por fin llega el día de la primera conferencia. El auditorio está lleno. La maestra Betty, que es la directora, se nota un poco nerviosa. Aun así, a las 7 p.m. en punto se levanta, toma el micrófono, agradece la asistencia y presenta al primer ponente, es el doctor Juan Camacho, médico pediatra que lleva trabajando el tema de obesidad infantil por más de 10 años, y es, además, papá de dos alumnos de la escuela.

El doctor Camacho se pone de pie y pasa al frente del auditorio. Agradece a la maestra Betty por la invitación y, antes de iniciar la conferencia, quiere saber la opinión de [email protected] asistentes sobre la siguiente pregunta:

¿la obesidad es un problema de salud en los niñ@s?

Varios padres levantan la mano y contestan:

—¡No! Los niñ@s cuando crecen se estiran. Decir que son obesos realmente es una exageración. Sólo hay que esperar algún tiempo. Por tener unos kilitos de más no les pasa nada. Más bien eso muestra que están bien nutridos y bien protegidos contra las enfermedades.

—Cierto— dice otro padre. Además, no podemos sacrificar a nuestros [email protected] evitándoles que coman alimentos que les gustan. Para eso son niñ@s. Para que disfruten su infancia haciendo lo que les gusta. Bastante tienen con venir a la escuela casi siete horas diarias de sus vidas, y después hacer tareas y, además, ¿obligarlos a comer lo que no les gusta y lo que les gusta prohibírselos? Total, sólo con llevarlos a correr van a bajar de peso y no serán unos frustrados para el resto de su vida.

Otros padres responden a la pregunta con un: “Sí, claro que la obesidad afecta a la salud…”

El auditorio está dividido, algo así como mitad y mitad. Entonces el doctor Camacho toma la palabra y comenta:

—Se dan cuenta qué complicado es el tema. ¿No les parece? Aquí todos somos padres responsables, sin embargo, la palabra responsabilidad ante el peso de nuestros [email protected], se puede entender de diferentes formas: unos padres opinan que la obesidad no es un problema, porque los niñ@s van a crecer y con un poco de ejercicio podrán bajar de peso. Otros opinan que a los niñ@s no se les debe frustrar con prohibiciones, porque son niñ@s y están para disfrutar la vida.

En cuanto al primer punto, debo decirles que esa afirmación no siempre es cierta. Efectivamente, los niñ@s crecen y bajan de peso. Si hacen ejercicio también bajan de peso. Sin embargo, a veces ese sobrepeso es tan elevado que, aunque se cumplan estas dos condiciones, el niñ@ no llega a un peso saludable y eso trae consecuencias para su salud.

En cuanto a la segunda opinión, quiero comentar no sólo que los niñ@s están para disfrutar la vida, en realidad todos estamos aquí para disfrutar la vida. Sin embargo, hay que comprender que gran parte de la educación de nuestros [email protected] es enseñarles qué es lo mejor para ellos. Por eso hay reglas, hay límites y una autoridad.

Por ejemplo, aquí en la escuela la principal autoridad es la maestra Betty, la directora, y todos los demás maestros también representan a la autoridad. En casa somos los padres. Si los niñ@s aprenden que ellos mismos deciden qué comer y qué no comer −sin tener el conocimiento de qué es una alimentación saludable− seguramente van a comer en forma inadecuada, con las consecuencias que eso acarrea: desnutrición, anemia, falta de vitaminas y minerales, entre muchas otras; o tendrán sobrepeso u obesidad. Nuestra responsabilidad como padres es, entonces, enseñarles a tener una alimentación apropiada, completa, saludable para que su crecimiento y desarrollo sean sanos.

Todos podemos comer de todo, igual que los niñ@s, pero con moderación, buscando siempre alimentarnos de forma equilibrada.

Bien. Después de la conferencia les pediría a todos y cada uno de ustedes que reflexionen sobre lo dicho, y en la hoja que les hemos dado para la evaluación, anoten si consideran que la obesidad es una amenaza para la salud de sus hijos o no.

Dichas estas palabras, el doctor Camacho resalta la siguiente afirmación:

actualmente se considera a la obesidad como un estado anormal del niñ@, como una enfermedad.

Ahora sí, entremos de lleno en el tema de la conferencia del día de hoy, que tiene por título “Consecuencias médicas del sobrepeso y la obesidad en niñ@s”.

La obesidad es la epidemia del siglo y la Organización Mundial de la Salud (OMS)ha adoptado el término globesidad, no sólo en México, sino en todo el mundo.

Después de los Estados Unidos, México ocupa el segundo lugar en número de casos o prevalencia de obesidad a nivel mundial. Y en el caso de la obesidad infantil, nuestro país ocupa el primer lugar en el mundo, por arriba de los Estados Unidos que tiene el segundo puesto.

Del total de casos de diabetes mellitusen México, 80% es causado por sobrepeso u obesidad.

Las dos enfermedades: obesidad y diabetes mellitus están íntimamente relacionadas no sólo entre los adultos, sino también entre los niñ@s y los adolescentes.

¿Qué pasa con los niñ@s? —pregunta el doctor Camacho.