Los arcanos nos hablan - Federico Alassia - E-Book

Los arcanos nos hablan E-Book

Federico Alassia

0,0

Beschreibung

Tanto si eres un experto o un principiante, este libro es para vos. A través de ejercicios sencillos aprenderemos y recorreremos cada uno de los arquetipos energéticos que representan los arcanos mayores, para así poder "hacerlos carne" a cada uno de ellos. Federico Alassia hace varios años viene indagando e investigando diversas disciplinas, uniendo ciencia con espíritu, cual alquimista. Esta obra es parte de su investigación, una forma de traer a lo cotidiano y mundano, la consciencia y lo espiritual.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 79

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



FEDERICO ALASSIA

LOS ARCANOS NOS HABLAN

Un viaje a través del tarot

Alassia, Federico 

   Los arcanos nos hablan. Un viaje a través del tarot / Federico Alassia. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Autores de Argentina, 2021.

   Libro digital, EPUB

   Archivo Digital: online

   ISBN 978-987-87-1443-1 

   1. Tarot. I. Título. 

   CDD 133.32424 

EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA

www.autoresdeargentina.com

[email protected]

Queda hecho el depósito que establece la LEY 11.723

Impreso en Argentina – Printed in Argentina

A mis maestros del mundo visible, como aquellos del mundo invisible.

Fede

PRIMERA PARTE

¿Qué es el TAROT?

“Es un espejo de nuestra verdad subjetiva, 
pero no la verdad absoluta”.

Alejandro Jodoroswky

El tarot no es futurología, el tarot no es predicción. El tarot es un arte de hablar con nuestro mundo interior, cada arcano trae la energía de un arquetipo de lo que nos compone. El tarot nos habla de lo que pasa en el mundo interior del consultante y el consultor, en el momento sagrado de tirar las cartas.

Historia del tarot

La historia de este arte tiene recovecos esotéricos y antiguos, algunos hablan de un origen egipcio y otros, de un origen europeo.

En 1781, Court de Gébelin, nos cuenta del origen egipcio de las cartas. Él dice que existe una leyenda que vincula el origen del tarot con el Antiguo Egipto. Según dice, ya en la época de los faraones existía una caja que contenía 72 planchas metálicas de oro puro. Estas planchas eran conocidas como el Libro de Thot.

La llegada del tarot a Europa fue durante las primeras décadas del siglo XIII cuando los mercaderes del Mediterráneo recorrían la extensa Ruta de la Seda por China, Persia y África, trayendo, entre sus pertenencias, el primer mazo de cartas conocido en Occidente y llamado mamluk. Su origen era islámico y estaba organizado en cuatro palos. En aquel momento, este mazo se usaba como una forma de entretenimiento.

Durante el siglo XV, en Europa, al mamluk y sus versiones europeas se les incorporó un quinto palo: los triunfos, que eran cartas con dibujos de flores o escenas variadas que resultaban superiores a las de los palos ordinarios. Sus figuras eran casi las mismas que en la actualidad conocemos como los 22 arcanos mayores del tarot.

A lo largo de los siguientes años, diversos grupos esotéricos y escuelas de misterios tomaron estas cartas y les fueron haciendo algunos cambios para representar sus creencias, sus puntos de vista, su energía sin perder la esencia básica que cada arquetipo representa.

En este libro/curso, vas a hacer también esto:

Vas a trabajar con el arquetipo energético que cada arcano tiene y trae para luego construir tu propio arcano, tu propia carta. Al finalizar este libro, vas a tener un mazo de 22 cartas con los arcanos mayores y, la sabiduría en tu cuerpo, de la experiencia que cada arcano invita para poder trabajar con alguien más.

Jung, los arquetipos y el tarot

“De una manera u otra somos partes de una sola mente que todo lo abarca, un único gran ser humano”.

Carl Jung

Existen dos grandes aportes vinculados al tarot a mi entender, que nos trae el psicólogo Carl Jung:

La existencia de un inconsciente colectivo y de los arquetipos.

Carl Gustav Jung fue un psiquiatra y psicoanalista que desarrolló una teoría basada en el concepto de Freud del inconsciente.

El inconsciente colectivo o la gran mente

Para Jung, el inconsciente puede dividirse en personal y colectivo. En ambos casos, lo define como “todos los contenidos o procesos psíquicos inconscientes, es decir, no relacionados con el ego en forma perceptible”.

Para el psicoanalista suizo era importante separar los procesos personales de aquellas ideas, instintos e impulsos naturales compartidos por una gran parte de la sociedad, por lo que definimos el inconsciente colectivo como el conjunto de elementos que comparten un conjunto de individuos, como la cultura, la idea de arte, las relaciones con otras personas.

Los arquetipos 

Según la RAE, la palabra “arquetipo” significa:

1.m. Modelo original y primario en un arte u otra cosa.

2.m. Ecd. Punto de partida de una tradición textual.

3.m. Psicol. Representación que se considera modelo de cualquier manifestación de la realidad.

4.m. Psicol. Imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forman parte del inconsciente colectivo.

5.m. Rel. Tipo soberano y eterno que sirve de ejemplar y modelo al entendimiento y a la voluntad humanos.

Me interesa que veamos la tercera definición. Según esta, los arquetipos son la forma que les es dada a algunas experiencias y recuerdos. Esto implica que no nos desarrollamos de manera aislada al resto de la sociedad, sino que el contexto cultural nos influye transmitiéndonos formas de pensar, sentir y vivir.

Si ponemos nuestra atención en el ser, los arquetipos pasan a ser patrones que tallan nuestra manera de percibir. De alguna manera, para Jung, los arquetipos se acumulan en el fondo de nuestro inconsciente colectivo para formar un molde que le da significado a lo que nos pasa.

Los símbolos y mitos que parecen estar en todas las culturas conocidas son, para Jung, una señal de que todas las sociedades humanas piensan y actúan a partir de una base cognitiva y emocional que no depende de las experiencias propias de cada persona ni de sus diferencias individuales que le vienen de nacimiento.

Esas ideas arquetípicas que toman la forma de ilustraciones en el tarot son la oportunidad, según Jung, para comprender las experiencias de lo que le sucede.

Cómo usar este libro

Aunque este libro está preparado para estudiar el tarot siguiendo el “camino de El Loco”, cada capítulo está preparado para que exploremos cada arcano por separado, por lo que se le deja al lector el criterio que desea usar para explorar su mundo interior.

No existe un solo camino, eres tú el personaje principal.

¿Qué llevar para este viaje?

Este es un viaje que requerirá que tenga diversos elementos preparados para los capítulos, para cada arcano.

Lápiz y birome/bolígrafo, tijera y boligoma/pegamento.

Cuaderno/bitácora de exploración.

Colores: fibras/plumon, lápices, pinturas, acuarelas, papeles, revistas para buscar imágenes y palabras, todo lo que requieras para crear tu arcano.

Te recomiendo que te olvides de todo lo que sabes de tarot, te sugiero que trabajes con cada capítulo como un neófito. El arte de desaprender y dejarte llevar por lo que el arquetipo despierta en ti es la magia del tarot hablando.

PRESTA ATENCIÓN a todo lo que pasa en tu mente, en tu sentir y en tu cuerpo cuando hagas los ejercicios propuestos o leas los textos en cada arcano. Los arquetipos se manifiestan usando todos nuestros sentidos.

En este nivel de estudio, no interesa si la carta sale de frente o invertida.

SEGUNDA PARTE

Capítulo 0: El viaje de El Loco

“Al quinto día de haber salido del hospital, Mike se dio cuenta de que estaba llegando al final de sus preparativos. No sabía exactamente qué hacer ni a dónde ir. Era de noche y todo estaba silencioso. Estaba seguro de que el ángel sabría que ya estaba listo y de que el siguiente día sería el principio de algo nuevo. Mike sentía que su viaje era algo absolutamente real. Estaba convencido de que sabría qué hacer. Todo cuanto había ocurrido durante esa semana justificaba la lógica de su fe. Mike decidió repasar las preciadas pertenencias que había reunido en las maletas para su viaje espiritual.

Las abrió y examinó a conciencia las cosas que creía necesario llevarse consigo. El primer grupo estaba integrado por fotos. El álbum de fotos estaba hecho jirones por el paso del tiempo, y muchas de las viejas fotos estaban pegadas con los esquineros engomados que se usaban en los años cincuenta. Abrió el álbum con cuidado para no despegar los viejos esquineros y, una vez más, sintió una familiar melancolía al ver la foto de boda de sus padres, la primera del álbum. Después del accidente, la había encontrado junto a otras fotos personales de ellos y apenas había tenido valor para mirarlas de nuevo.

En la foto, sus padres sonreían a la cámara y se les veía muy enamorados; empezaban su vida en común. A Mike le parecía muy divertida la ropa que llevaban y era la única vez que recordaba haber visto a su padre con corbata. Más tarde, Mike encontró el viejo vestido de novia de su madre en el desván y le pidió a un vecino que lo envolviera y guardara, pues a él le resultaba muy doloroso. Cuando se habían hecho la foto, Mike era solo un brillo de ilusión en su mirada, y veían el futuro llenos de esperanza por las buenas cosas de la vida. Mike contempló la foto durante un buen rato y, finalmente, le habló quedamente:

—Papá, mamá, soy vuestro único hijo. Espero que lo que voy a hacer no os decepcione. Os quiero mucho a los dos, y deseo veros pronto.

Transcurrieron unos minutos preciosos, en los que Mike hojeó las páginas del álbum que contenía la historia de su niñez. Esto le arrancó más de una sonrisa. Allí estaban la vieja granja y las fotos ocasionales de sus diversos amigos. Le encantaba la foto que le habían hecho montado en el tractor cuando tenía seis años. ¡Ese álbum era un tesoro! Mike sintió que Dios podía estar contento porque él honraba a sus padres y su formación al elegir llevarse con él las fotos en ese viaje especial. No sabía qué pasaría finalmente con el álbum, pero, por el momento, Mike sentía que no podía abandonar aquellas cosas.