Un día en la vida - Emmanuel S. Funes - E-Book

Un día en la vida E-Book

Emmanuel S. Funes

0,0

Beschreibung

Un día en la vida es un compendio de una existencia llena de singularidades y sincronías presentadas ante ti, de distintas maneras y formas, canalizadas desde el interior de cada uno y plasmadas entre las páginas de este libro. 365 relatos desde un mundo superior, donde cada mensaje individual, cada día, guarda conexión con tu sentir interno y tu inconsciente manifestado desde tu propia existencia. La premisa es abrirse al cambio, al universo, reconocer el sentir de la vida y vivirla cada día. Salta a este viaje de autoconocimiento, acepta tu potencial como ser humano infinito y vuélvete uno con el todo.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 344

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



UN DÍA EN LA VIDA

Emmanuel S. Funes

PRIMERA EDICIÓN
Enero 2021
Editado por Aguja Literaria
Noruega 6655, departamento 132
Las Condes - Santiago - Chile
Fono fijo: +56 227896753
E-Mail: [email protected]
Sitio web: www.agujaliteraria.com
Facebook: Aguja Literaria
Instagram @agujaliteraria
ISBN: 9789566039686
DERECHOS RESERVADOS
Nº inscripción: 2020-A-4788
Un día en la vida
Emmanuel Salgado Funes
Queda rigurosamente prohibida sin la autorización escrita del autor,bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obrapor cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático
Los contenidos de los textos editados por Aguja Literaria son de la exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan el pensamiento de la Agencia
TAPAS
Imagen de Portada: Dualidad Interna de Fernanda Ahumada
Diseño: Josefina Gaete Silva

AGRADECIMIENTOS

A todas las personas que se dieron el tiempo de sentarse y hablar conmigo, que compartieron sus experiencias y me aceptaron desde la mente y el alma, y no desde lo que está afuera, ¡muchas gracias! Porque sin ustedes algunos pasajes de este libro no hubieran podido ser escritos de la manera en que lo fueron. 
Muchas gracias a mis amigos y mi familia. Son lo más importante que tengo. 
Gracias, madre; gracias, padre, por ser parte de mi vida.
Gracias a mis guardianas, las amo con el alma. 
Muchas gracias a todos los que han pasado por mi vida y me han enseñado algo, los aprecio. 
Gracias a cada lector, por hacerme parte de su vida.
Gracias a todos.  

ÍNDICE 

Prólogo

Días

Epílogo

PRÓLOGO

Entender la idea del diario vivir es más que despertar en la mañana y esperar que el día continúe frente a tus ojos. El diario vivir es una experiencia continua, sentada en las bases de la existencia misma y la toma de decisiones. En cada momento, verse enfrentado a mini decisiones de cualquier índole pone a prueba tus bases como individuo que vive y es parte de todo el conjunto de personas que llamamos sociedad. Un día en la vida puede tener de todo, volverte inmensamente feliz o perversamente triste en solo unos segundos, y a veces, en algunas ocasiones, durante el mismo día. Asimismo, yo humano y tú también, convivimos continuamente con cientos de pensamientos diarios, miles de cuestionamientos y dudas, recuerdos que inundan tu cabeza y así diferentes cosas que puede uno llegar a pensar. De ahí, la idea de este libro reside en la captura de esos momentos, plasmar en hojas individuales pensamientos diarios en forma de historia, cuentos y parábolas, relatos simples o complejos, extensos o cortos, con o sin utilidad. Todo volcado al poder de la mente y tu habilidad para coger algo nuevo y transformarlo en una experiencia de vida. Dejando a la mente bailar con tranquilidad, comprendiendo que las veinticuatro horas del día son una mezcla de diferentes situaciones, escenas, sensaciones y aprendizajes que pueden ser diferenciados y aprovechados; cada día es un mundo nuevo, creado por cada uno de nosotros, y es nuestra responsabilidad estar conscientes de aquello.

El objetivo de este libro no es entregar cánones de vida o sabiduría entre sus letras; su mera existencia se basa en la acción de querer escribir. Las palabras dentro de cada página reflejan a una persona con diferentes experiencias y anhelos, palabras que en su conjunto entregan un pequeño mensaje de auto entendimiento que nutrirá tu deseo de dar un paso hacia adelante y continuar caminando por el sendero de la introspección y el conocimiento. En cuanto a la forma de cómo embarcarse en esta travesía, existen diferentes maneras en las que la puedes vivenciar. Ve este libro como propio, como parte de tu vida y tu mente, parte de todo eso que día a día pasa alrededor y que, en conjunto, se traduce en tu existencia como ser humano en este planeta; te dejo abierto a leer las próximas páginas de la manera en que más desees y te acomode. Un día en la vida se compone de trescientos sesenta y cinco días, individuales, repartidos en orden, uno a la vez. Puedes comenzar desde el “día uno” en adelante, paso a paso, recorriendo cada día escrito hasta completarlos todos, durante el transcurso de un año entero; puedes leerlo a la velocidad que desees, en orden, desde el primero hasta el último, desde un inicio hasta un final, tomándote todo el tiempo que estimes necesario. El viaje es tuyo y lo construyes desde adentro hacia afuera; de igual manera, puedes leerlo de la forma en que quieras, leer cuantos días desees al azar, cuando quieras, cuantas veces quieras y dónde quieras, buscando palabras de entendimiento en el momento que estimes necesario, como una muestra de luz en ratos de necesidad. La vida se construye en cada instante, cada paso es un paso avanzado y cada pensamiento que cruza nuestra mente es una nueva enseñanza. Mira hacia atrás y ve cuánto has cambiado, siente orgullo del camino recorrido y mira con honra a la persona en que te has convertido. No temas al cambio, vive con pasión.

Disfruta del viaje, disfruta de este libro. 

Para todos, desde el fondo de mi universo.

DÍA 1

No escribiré la fecha de hoy, dejando este día como inédito en el comienzo real y tangible de lo que será este libro. De primera fuente te digo que no sé qué esperar; solo que, como yo, en este momento en que escribo, te relajes y disfrutes del viaje que estamos a punto de comenzar. Un viaje que parte desde la decisión y las ganas de entregar algo nuevo al mundo, que nace del universo y mis ojos cerrados al momento de escribir. 

DÍA 2 

¿Cuánto deseo y accionar son necesarios para que la propia mentalidad enfoque y guíe el camino diario hacia la verdadera realización?: La personal. Disyuntiva constante en el desarrollo de un individuo que busca alcanzar un estado de equilibrio y realización espiritual, emocional y, por qué no decirlo, profesional. 

No es que considere ―aunque es totalmente válido― el desarrollo profesional como una de las metas que debemos alcanzar o aspirar; sin embargo, nunca debemos olvidar cómo la idea del profesionalismo y la especialización frente a un tópico en específico, nacen desde un constructo social y escapan al carácter esencial de la existencia.

La vida del ser humano es como un libro que tiene las hojas contadas, hojas que se escriben día a día basadas en nuestras decisiones y que, personalmente, no considero hayan venido a ser llenadas por páginas y páginas de rutinarios trabajos y compensaciones, en teoría justas, por entregar tu energía a entes que no son simbióticos con tu propia existencia. 

Claro está que, si logras compatibilizar todos los aspectos y equilibrarlos de manera de avanzar sin tropezarte, te permites a ti alcanzar un estado de “paz” armónica entre los diferentes aspectos de tu cotidianeidad, que, si bien se ven reflejados en todo momento, deben ser mirados con atención. He puesto paz entre comillas, porque hablar de esta como si entendiéramos realmente el sentido que existe detrás de la palabra, podría calificarse como irresponsable. Me considero un fehaciente creyente de que paz significa un estado de plenitud con uno, que se alcanza al contemplar las cosas de manera distinta y nutrirse en forma diferente. No hablo de comida ―aunque una buena alimentación siempre ayuda a conservar la salud mental―, sino de nutrir los aspectos que mencionamos más arriba, los que tienen que ver con la existencia externa del plano en que todos nos encontramos viviendo, existencia en uno más conectado con el interior de nosotros mismos. Un plano que escapa de toda regla actualmente creada y que, en su magnificencia y extensión, puede opacar todo lo considerado terrenal. 

En este punto, puedes estar pensando que mi relato tiene tintes religiosos escondidos entre sus letras. Eso lo dejaré a tu criterio, liberando tu mente para jugar un segundo con tus propios estigmas. Me considero un partidario de que el desarrollo espiritual se logra trabajando a diario las propias convicciones y siendo fiel a lo que nos gusta y queremos hacer con nosotros mismos. La realización no está relacionada con el alcance de una meta en específico, en ninguno de los ámbitos que pueden considerarse realizadores de realización, valga la redundancia, sino, están estrechamente ligados a la fidelidad que cada uno tenga consigo, que se manifiesta en todo momento y debemos tener siempre en cuenta, al vivir nuestra vida, ya que ser constantes en nuestras obligaciones puede convertirse en una tarea fácilmente descartada y no tomada en serio como uno de los factores que más pueden contribuir a nuestra vida y ayudarnos a encontrar ese estado de plenitud que llamamos paz, y ese estado de realización que alcanzamos al hacer lo que nos gusta y llena a cada instante. 

Permite a tu mente dar un paseo por los misteriosos parajes de ti, entrégate a la inmensidad de la consciencia y el auto conocimiento. Debes estar feliz de ser quien eres y sentirte a gusto contigo, porque este proceso se alcanza con un entrenamiento diario, el que nace desde tu decisión de hacer del mundo un mejor lugar para ti y desde entender que tu vida es tuya y estos pequeños segundos, que pides prestados al universo, están hechos para ti y tu evolución como ser vivo, humano, que habita este planeta, pero que en cualquier momento puede dejar de hacerlo.

DÍA 3

Vivir la vida teniendo miedo al rechazo es una de las cosas que detienen el pleno desarrollo de la persona, el desarrollo despreocupado y sin ataduras al medio.

Cuando reconoces una situación en la que ya no eres el artífice de las decisiones intelectuales, sino que son el resto quienes dictan los límites de tu propio alcance, es el momento en que debes detenerte. Aceptarse como ser viviente en crecimiento constante e infinita interacción con el medio, se ha transformado en una herramienta de supervivencia en estos tiempos actuales. Herramienta que, en su significado, guarda una de las verdades absolutas de la existencia. Una de las leyes fundamentales en la naturaleza del humano. La realidad es construida por ti y sucederá de la forma en que quieres que se manifieste. 

Eliminar la culpa que llevamos a cuestas nos facilitará el camino en el día a día. Liberarnos de las cadenas que voluntariamente sometemos sobre nuestras espaldas es clave para expandir la mente y el conocimiento entregado a través del flujo natural de las cosas. Interactuar con el otro, nos permite desprendernos de lo que nos limita de captar lo real de la conversación, el mensaje oculto que no va dirigido a ti, sino a tu mente, a tu espíritu: al conjunto de situaciones diarias que creas y modificas con tu mente y que llamas vida. 

Por eso, debes entender la existencia como algo fácil, un sinfín de posibilidades moldeadas por tu interior, un conjunto de indicios diarios manifestándose frente a ti mientras te encuentras con los ojos abiertos y respirando. Indicios que te ayudan o, mejor dicho, señalan caminos para lo que desees hacer, todo dependiendo de lo que realmente quieras y sientas. De ahí que es relevante entender que no se habla desde una solución de vida definitiva, desde una perspectiva de fórmula secreta que solucione todo, pues al final del camino, lo que esté sucediendo en el momento o la situación en que te veas envuelto o envuelta, es producto de tus deseos interiores. La responsabilidad, detrás de tu vida, es tuya, y afrontarla de frente y expresando lo que quieres para ti, es la clave para cambiar el entorno que te rodea y ser feliz.

 

“No de lo que muchas veces intentas mostrar, sale lo que de verdad quieres obtener”. 

DÍA 4

El viejo caminaba solitario por el sendero de árboles azules y flores verdes, acompañado solo por sí mismo y una brisa que le susurraba recuerdos de los tiempos que añoraba. Aquellos en que se encontraba con ella, su amada Ellie. 

El otoño se hacía notar en el ambiente, las temperaturas estaban descendiendo, prueba de esto era el abrigo que debió desempolvar para poder salir esa mañana a caminar y recorrer los parajes de lo que ahora era su mundo. Uno que se tornó repetitivo para él desde el primer momento en que puso un pie ahí. Un lugar que, a pesar de haberlo albergado tanto tiempo, a esas alturas le parecía del todo distante y desconocido. 

La sonrisa en su rostro se había desvanecido hacía varios años, sin ser capaz de recordar cuándo fue el momento exacto en que sucedió. En su cabeza solo habitaban inverosímiles recuerdos de vidas pasadas que revoloteaban en su mente e inundaban su inconsciente con colores, sonidos y lugares que le despertaban una sensación de familiaridad y plenitud, pero que, a pesar de cualquier esfuerzo, no era capaz de recordar. 

En ocasiones, lograba ver a Ellie frente a sí, pero la impresión que lo sobrecogía muchas veces le hizo imposible hilar las palabras necesarias para dejarla ir. En las noches, su mente se entretenía con él, llenándolo de gozo al verse rodeado de sus seres queridos, llenándolo de una sensación cálida de amor y tranquilidad. Un regocijo momentáneo que más de alguna vez se transformó en miedo, lágrimas y desolación al ver cómo esas personas a las que llamaba familia se desvanecían como arena entre los dedos. 

En ocasiones, escuchaba su puerta sonar. Algunas veces dejaba entrar a las visitas inesperadas que se presentaban ante la entrada de su morada, y en otras, los echaba a patadas, sin mirar, temiendo por su vida y las consecuencias de sus actos, que lo perseguían constantemente frente a sus ojos. 

La vida rutinaria en el encierro lo volvió más viejo aún de lo que aparentaba, sus arrugas se habían incrustado con más fuerza en su frente, alrededor de sus labios y en sus manos. El peso de la conciencia lo hizo encorvarse gradualmente y el sufrimiento interno se reflejaba en las interminables canas que su pelo presentaba ante el mundo día a día. 

Una mañana de abril, fue llamado por su nombre. Era el momento… Caminó sin titubear. Silencioso por el patio, cruzó por los árboles que nostálgicamente lo acompañaron en el último tramo de su vida. Siempre escoltado por el viento y los difusos recuerdos de lo que pensaba fue su vida o, al menos, una de ellas. Cuando por fin se sentó, pudo respirar. Miró a su alrededor, contó hasta tres y con un último suspiro juntó valentía y entonó las últimas palabras que su boca articularía antes de entregar su alma al infinito: Perdóname, Ellie… 

DÍA 5

Cuestiono y contemplo lo que podría llegar a ser mi vida, esperando que, al dar al universo la satisfacción de que estoy haciendo algo por mí, algo por lo que quiero luchar, reúna las condiciones para que todo se realice mientras avanza. Que el miedo inicial al hacer se quede en el pasado y emerja un ser diferente capaz de afrontar las adversidades, un individuo que al respirar sienta todo el oxígeno que ingresa en él y lo aproveche hasta la última molécula.

Hallar la inspiración para actuar a diario se encuentra en algún lugar profundo del ser. Busco con ahínco aquella sensación de extraer cosas desde adentro. Actuando desde el inconsciente, guío con órdenes mis manos a través de la mente. Esto, en un intento por auto probarme que tengo lo suficiente para cumplir con mi propia búsqueda; sin embargo, conectarse consigo mismo no es tarea fácil. Atreverse a dialogar con el inconsciente para encontrar respuestas puede sonar menospreciable; no obstante, ser capaz de desprenderse de las ataduras diarias se vuelve una lucha interna constante entre lo propio, la estructura y lo inducido.

DÍA 6

El sentido de pertenencia abstracto que rodea al mundo hoy en día solo logra caracterizar al humano un poco más junto a sus carencias internas de vida y su necesidad por sobresalir frente al resto, alimentado por la búsqueda de auto complacencia y compasión enmascarada. En la dicha y goce que cree sentir al estar en “grupo”, porque esto no significa solo tener un número de personas que le pueden ayudar en los momentos que lo necesita. Agruparse también significa rodearse por gente igual o mejor, con anhelos similares o más grandes y, muchas veces, con un ímpetu superior al que podemos considerar normal, el que, a la larga, consciente o inconscientemente, se volverá una amenaza para la mente, pensando en que le arrebatarán la oportunidad de llegar a hacer algo con su vida y esperar que, después de todo, el esfuerzo que pensó sería suficiente, al final no lo fue. Por eso la comunidad es un doble filo, no en sí misma, sino por la gente que la compone, esa que aún no da un paso adelante en el querer de la vida; esa que al final del camino puede simplemente mirar hacia atrás y darse cuenta de que nada hizo y solo luchó por hacerse notar, por sobresalir sobre el otro, por ser el primero de la clase y el más perspicaz de la población sin llegar a lograrlo, potenciando ese egoísmo innato y reprimido que se manifiesta en los momentos menos esperados y reconfirman constantemente que, a pesar de defender el sentido de pertenencia que existe entre nosotros, haberlo hecho parte de su desarrollo y al que sinceramente le guarda aprecio, nada significa y al final del camino no dudará en mirar hacia atrás y hundir todo con el fin de llenar ese vacío que existir le ha provocado o, mejor dicho, se provocó.

DÍA 7

Eres el Dios de tu propia existencia.

DÍA 8

Aquí me encuentro, entre almohadones celestiales que sostienen mi cabeza de la manera más gentil que pudiera existir en el planeta. Me hace sentir en casa, como un recuerdo lejano, enmascarado con buenas memorias que mi mente intenta poner por sobre el resto.  Mi espalda descansa sobre espaldares impensados para el ojo humano; poseen una refinada estructura que sostiene con perfecta precisión cada una de las vértebras que componen mi espina dorsal, aligerando cualquier presión que pueda llegar a existir. Una angulación perfecta, donde toda la energía fluye por el cuerpo y lo llena de una sensación de comodidad infinita, de plenitud y vibración con el entorno. Una comodidad tan agradable, que invita a seguir encontrándome a mí mismo en los parajes de la mente, perderme entre los desconocidos secretos del inconsciente, y me adentra en la gran tierra de los sueños. 

Con pequeñas vacilaciones, mi mente parece recordarse a sí misma que vive en otro mundo, alejado del disturbio diario, pero en el que, al parecer, no le gusta quedarse.

Cuando conectas con el majestuoso infinito de lo que nos rodea, solo queda aprovechar por completo ese momento y aprender lo máximo del yo que se muestra ante mí, que, finalmente, eres tú y soy yo.

Las cadenas diarias que nos aturden no deben quitarnos de nosotros mismos, lo que somos.

Cuando sientas que flotas por el extenso infinito y percibas a la gravedad ejercer acción sobre tu cuerpo, quédate todo el tiempo que sea necesario, no inundes tu mente de pensamientos sin sentido que te arrastren al círculo vicioso de inconsciencia rutinaria que demarca la vida con el calendario. Quédate donde tu desarrollo se produce mediante tu interacción con el universo. 

DÍA 9

Amar es un sentimiento hermoso y puro, sentido por todos nosotros.

El amar se manifiesta en todas las acciones que realizas durante el día, no solo con el resto, sino también contigo, incluso en mayor medida.

Amarse a sí se manifiesta de distintas formas; el menosprecio es uno de los grandes catalizadores en el propio sabotaje que nos solemos realizar como seres humanos. No somos capaces de permitirnos alcanzar nuestro potencial, solo por el hecho de sentir que la presencia del otro es más importante o, mejor dicho, incidente, en nuestra propia vida. Nos relegamos a una esquina en nuestro propio vivir. 

Cree en ti, no disminuyas tu capacidad de actuar al menospreciarte como ser humano y auto convencerte de que no eres capaz. Busca las alturas que estimes necesarias y nunca temas a “volar muy cerca del sol”, es tan solo un intento popular de hacerte creer que, como ser humano, nunca alcanzarás los potenciales que esperas obtener de ti, lo que es del todo falso. 

Seamos perseverantes en nuestra vida, a veces lo mejor es fallar para volver de manera más fuerte. Amarse es un ejercicio diario, un ejercicio intrínseco en nuestra vida, en nuestro caminar, en nuestra forma de actuar, y se revela ante nosotros constructivamente solo si así lo queremos. El éxito en el desarrollo se encuentra directamente ligado a la perspectiva que tomamos frente a la vida. Sonaré repetitivo en esto, pero considero que la vida está dictada por lo que nosotros queramos para ella. La vida, simplemente es un conjunto de situaciones que acontecen frente a uno y somos capaces de manejar de acuerdo con cómo deseemos que se vayan moviendo según el momento. 

Creo en el amor como algo espiritual y terrenal a la vez. No debemos tener miedo de expresarlo hacia el resto, nada tiene de malo, es más, nos vuelve más humanos; sin embargo, siempre hay que tener presente y entender que el amor es algo más grande que nuestra emocionalidad. Se conecta directamente con la esencia del ser y, en su concepción, significa plenitud.

DÍA 10

Entregarse al experimentar la vida, es una de las expresiones del ser humano más sinceras. El acto de desprenderse de sí, solo puede ser logrado a través del autoconocimiento y convencimiento de que somos infinitos, algo tan grande que no somos capaces de entender o imaginar.

Cuando entregas tu ser a la existencia, abres tus vulnerabilidades y temores, exhibes lo más profundo de ti. Exhibes eso que quizás nunca quisiste contar o aquello que te atormentó durante los últimos años. Esa confianza que te hace sentir en casa y querer dar lo máximo de ti es una manifestación de la emocionalidad humana, proyectada a través de la consciencia: amor y plenitud. 

El amor es el motor real del mundo, sin embargo, el término y su significado, utilizados para describir el cotidiano sin valor y la vida desde una postura externa, superflua y ajena, se ha convertido en un acto desconsiderado y mediático, repetido y sin sentido. 

Yo soy amor. Tú eres amor. Entrega lo mejor de ti y haz lo que en todo momento te haga sentir mejor por dentro. Llámalo como quieras, está en tu interior, lo conoces y lo sientes cuando miras la vida desde la perspectiva que te dan tus ojos, y reflejan el sincero sentir de estar recibiendo la vida que tienes por delante, la manifestación de que el desarrollo está directamente relacionado a cuanto quieras crecer y confíes en que puedes llegar a hacerlo. Esa sensación de paz que sientes alrededor es una conexión con tu entorno, que te hace fuerte y feliz a la vez. 

DÍA 11

Un día ya no dura veinticuatro horas, una hora no dura sesenta minutos, un minuto ya no dura sesenta segundos y un segundo, ya no dura un segundo. El ritmo vertiginoso de vida que llevamos está consumiendo nuestro tiempo a una velocidad que no somos capaces de asimilar en el transcurso de los días y los momentos. La hora avanza de manera más rápida y no te das cuenta, los relojes giran de forma incesante a tu alrededor y, lo único que eres capaz de hacer, es esperar a que te alcancen, y creer y convencerte de que viviste ese tiempo en el que ocupaste oxígeno en el planeta tierra. 

Quizás, conspirativamente hablando, puede ser que exista un artefacto que disminuya, literalmente, la duración de los segundos en la tierra. Puede que el Nuevo Orden Mundial se haya puesto de acuerdo para disminuir en una micra la duración de cada segundo que delimita nuestra existencia terrenal; sin embargo, a pesar de que solo “sean teorías”, no debemos sentarnos a esperar a que el tiempo pase frente a nuestros ojos y a través del cuerpo, esperando a que en algún minuto tengamos la oportunidad de realizarnos y hacer lo que de verdad queremos. 

Es un hecho que el tiempo avanza más rápido, alimentado por factores de nuestra sociedad que en cada momento intentan arrastrarnos a la corriente común de desinterés, desinformación e ignorancia, pues a pesar de que el tiempo sea relativo y atemporal, seguimos siendo sus dueños, tenemos la última palabra en nuestras vidas… Al final del camino, lo que importa es qué hacemos con cada segundo que se nos ha regalado. Si aprovechamos al máximo nuestro tiempo y nuestra vida, no importa la duración de las horas, el tiempo transcurre de forma constante, es un delimitador de la que consideramos nuestra realidad. Algo que nos permite ubicarnos espacialmente en la tierra y el mundo, pero que va mucho más allá de solo mirar el reloj, ver qué hora es y sorprendernos porque, sin darnos cuenta, ha avanzado más rápido de lo que esperábamos. El tiempo es todo alrededor. Es ilimitado y universal. Tenemos acceso durante nuestra existencia y va en cada uno aprovecharlo de la mejor manera posible, hasta que ya no nos queden segundos y nuestra vida se apague, abrazando el infinito.  

DÍA 12

Alrededor de la medianoche… 

Alrededor... 

Siempre espera lo inesperado.

Todo puede suceder. 

DÍA 13

Conocer personas con un pensamiento diferente es parte de las cosas que le entregan una riqueza invaluable a la vida, y permite demostrar que, tal vez, no seamos simplemente humanos generados por algún tipo de programa computacional, sino personas reales, de carne y hueso. La forma en que cada individuo toma sus experiencias diarias y las transforma en enseñanzas, puede ser demostrada de manera simple al hablar entre sí. Esa construcción de la consciencia no siempre va de acuerdo con cómo nosotros pensemos, puede ir en contra de nuestros principios y valores; sin embargo, a veces es más estimable tener la capacidad de mirar hacia un lado, desprenderse del ego que genera nuestro criterio por sobre el de otras opiniones, y escuchar. El intercambio de experiencias de cualquier índole es la base del crecimiento humano interpersonal. No importa la religión, su origen o color; importa que sea capaz de compartir de manera humana, desinteresada y sincera. Todos nos hemos sorprendido cuando desde el prejuicio conversamos con alguien y nos vemos enfrentados a una persona con pensamientos y concepciones de la vida y el universo similares a las propias, pero con orígenes, creencias y convicciones opuestas.

El mensaje que la vida nos entrega es que la vivamos y disfrutemos al máximo mientras tengamos oportunidad de hacerlo, sin ataduras ni cuestionamientos innecesarios. Aprovechemos que nos encontramos en un mundo que, al fin y al cabo, está lleno de personas con experiencias de vida diferentes y nos pueden aportar para entender un poco más sobre la existencia. 

DÍA 14

Entrenar la mente no es tan sencillo como parece, la diversidad de aspectos que deben ser trabajados como seres humanos para lograr un desarrollo sano son demasiados, y poder controlarlos es una tarea que, en el contexto de una vida diaria, resulta muy difícil mejorar. 

El sobre cuestionamiento no trae retribuciones positivas en la vida de una persona, y no lo digo desde la idea del aprender de los errores o de lo que va sucediendo, sino que me centro en el cuestionamiento de lo que pasa en el presente y el posible resultado en un futuro. Porque vivir una situación dada en un momento específico, no tiene por qué significar que suceda lo que esperas se produzca. He ahí un problema diario, presente, generador de ansiedades, tristezas y enojos. En el momento en que no sucede lo que esperas, es cuando otra parte de ti se apodera de tu forma de pensar e influye en tus decisiones y conductas. 

Vivir creyendo que controlamos todos los aspectos de la vida es erróneo; es cierto que nuestra realidad depende de nuestra mente, pero a pesar de su veracidad, no podemos lidiar ni controlar las construcciones que se extraen del otro. 

Cuando adoptas en tu cabeza que lo hecho, hecho está, te quitas uno de los pesos que más carga producen en una persona. Una carga constante y reiterativa, repetitiva e inservible, que solo conduce a la persona a gastar y desperdiciar tiempo valioso de la vida y, en muchos casos, malgastar momentos que no se repetirán. Todo esto sucediendo en el presente, pero con la cabeza en el pasado y lo que hiciste, sin posibilidades de cambiarlo, bajo el tribunal de tu mente, que juzga tus acciones y te hace pensar en qué hubiese pasado si hubieras dicho o hecho las cosas de una manera diferente, pero sin obtener una solución real.

Todo lo hecho en un pasado se queda ahí, y no hay situaciones en el presente que te puedan hacer cambiar cualquiera de las cosas que no fueron de tu gusto en algún momento. La vida es más simple de lo que parece, solo basta con ser sincero contigo en todo momento, respetar al otro, actuar de buena fe sin esperar algo a cambio y no cuestionar los resultados de cada una de tus acciones. Solo debes aprender de ellas lo suficiente para contribuir a tu desarrollo y para que, en un futuro, donde exista la posibilidad de actuar de una manera diferente, más constructiva, seas capaz de poner en práctica al aprendizaje diario que generas y compartirlo con el resto. Porque desde la convicción de aprender y avanzar, las cosas se alinearán a tu alrededor y el resultado final será beneficioso, pero sin dejar de lado el carácter desconocido de la realidad y los universos dentro de cada persona.

No te cuestiones de manera negativa, no generes ansiedad en ti. Vive la vida en cada segundo y entiende que cada cosa que has elegido hacer en el momento, ya está hecha y nada hay que puedas hacer con ella, más que aprender, crecer, avanzar.

DÍA 15

Toda página tiene su razón.

DÍA 16

Quiero contarte la historia de un niño pequeño, quien no podía saltar sobre los charcos de agua. Le daba miedo, no lograba imaginarse capaz de llegar a la otra orilla. El charco, esta vez, no era diferente. Parecía un mar ante sus ojos. Cada rayo de sol se reflejaba en la superficie del agua y proyectaba su majestuosa imagen por los aires y alrededores. El desafío era saltar aquello, algo tan magníficamente creado por la naturaleza, que no somos capaces de entender.

Saltar charcos demuestra vigor; alcanzar el otro extremo significa crecer un poco más, porque en ese momento, solo piensas en probar tus habilidades recién adquiridas, ver qué tan capaz eres para sacar adelante nuevas aventuras y enfrentar otras adversidades. Es la época en que más coraje tienes, el momento en que eres invencible, pues no te preocupas de las consecuencias y simplemente piensas en descubrir. 

El agua reflejó un rayo directamente a la cara de aquel pequeño. Le nubló la vista, pero seguía atento, pues sabía que era un desafío. El agua lo llamaba a saltar sobre ella y el sol le acariciaba el rostro como diciéndole: “¡Vamos! ¿O no eres capaz?”. ¡Claro que era capaz! Miró atento hacia el otro extremo. Se concentró. Inclinó ligeramente el cuerpo hacia adelante, respiró y corrió a toda velocidad. Cada paso marcaba una huella de fuerza y convicción en el suelo, que vibraba de forma más fuerte con cada pisada. 

El tiempo se detuvo cuando se encontraba ahí, en el aire, a medio camino. El último impulso había sido perfecto… Justo antes de saltar, cuando su corazón latía al máximo, pensó en él, en su cuerpo, en su mente, en todas las conexiones nerviosas responsables de aquel movimiento, y se relajó. Pisó con todas sus fuerzas, se agachó, y con todo el impulso de su cuerpo, se extendió por los aires, confiado en que caería al otro lado. 

El aterrizaje fue perfecto, había cruzado el charco. Se concentró y lo consiguió. Aquel sería el primero de muchos, pero él sabía que en ese momento los había superado y ya no les temía. Entendió que no lo podían dañar, que tenía las capacidades para saltarlos y, finalmente, se volvió consciente del lugar que ocupaba en el mundo.

DÍA 17

El cuerpo es sabio. A medida que envejecemos, se acostumbra al ritmo propio y asimila todo lo que le llega desde nuestra parte. El cuerpo es inteligente, está vivo. Tiene la capacidad de adaptarse, evolucionar en conjunto y fortalecerse o debilitarse con el pasar del tiempo. El cuerpo es un templo, recipiente o máquina, como quieras llamarle. Se le llama templo porque alberga el alma o, mejor dicho, nuestra energía. El alma es divina. Algo que todos nosotros tenemos y que es la razón por la que estamos aquí. El alma es la parte nuestra que nos permite ver más allá y conectarnos con nuestro entorno. Sentir la vibración lineal de las cosas a nuestro alrededor y movernos en una misma frecuencia… Templo o recipiente, nuestro cuerpo es el artilugio que nos permite movernos y desenvolvernos en la realidad. Más allá del sentido espiritual de la existencia. 

El espíritu de la vida se manifiesta a través de la naturaleza, desde la flora y la fauna. Nos demuestra que en conjunto somos más poderosos y a pesar de ser únicos, tenemos la energía para mover el ordenamiento actual estando en comunidad, en equipo. 

Las respuestas están a tu alrededor y se muestran ante ti diariamente. Solo falta que abras los ojos y mires... un poco más allá.

DÍA 18

Lo entretenido de la confianza entre amigos es que les permite llamarse de diferentes formas, las que, para cualquier otro, pueden sonar despectivas, racistas, ofensivas e insolentes, pero que, en el contexto de amistad, el significado de esas palabras no se tergiversa en la connotación social negativa que se les ha otorgado a lo largo de los tiempos. 

Los amigos pueden terminar tratándose de las peores formas, pero siempre en un contexto de amistad que prima por sobre el resto. Mirar las situaciones desde un prisma de gravedad y postura defensiva ante nuestros amigos, evita que disfrutemos de la dinámica y los momentos que se generan al compartir el tiempo en conjunto, siendo uno la única persona que se interpone entre pasar o no un buen momento.

Debemos aprovechar las instancias para compartir con la gente que queremos, tratarlos mal (cariñosamente) o bien (la mayoría del tiempo). Aprovechar de disfrutar las oportunidades que tenemos de compartir con las personas que, finalmente, hemos escogido para estar alrededor nuestro. Y así, como ellos se comportan de manera desinteresada y sincera, de nuestra parte también tiene que demostrarse un cariño real, sincero y desinteresado hacia ellos. Sin dejar de lado, claro, todo lo que significa ser amigos, como el rol y deber que tenemos de hacerle notar, a cualquiera de ellos, cuando se está comportando de forma penosa y patética. 

DÍA 19

Las tropas se acercan por todas partes. La resistencia en el sudoeste chino se vuelve cada vez más débil. Los territorios de Kazajistán, Mongolia y Vietnam fueron diezmados y capturados por las tropas enemigas, provenientes principalmente desde Europa. La lucha se desarrolla en la tundra y en la estepa, las líneas enemigas recrudecen ante los embistes de la retaguardia aliada, pero resisten y responden de igual forma, atacando sin piedad a los miles de soldados que entregan su vida por el Imperio. 

No se oyen noticias de refuerzos. La amenaza oceánica crece con cada segundo y no hay suficiente contingente para hacerle frente. Encerrado en su despacho, el emperador junto a sus mayores oficiales y consejeros planea estratégicamente los próximos movimientos en una especie de tablero gigante, hecho de madera, que asemeja al territorio mundial. Mueve y reorganiza las tropas. Observa con atención la superficie de la mesa, mira a su alrededor y toma una última gran decisión. 

La nación China y el Imperio no se rinden; habla a sus generales:

―Lucharemos hasta el final, aunque eso signifique dar nuestro último aliento por nuestra tierra y su bandera. No cabe duda de que al término del día seremos los vencedores y el honor que colmará esta tierra nos llenará de gozo, reconocimiento y un poder sin precedentes. General Qiang, moviliza nuestras tropas hacia el Tíbet, no podemos perder el sudoeste. Llegarás con refuerzos a la frontera con India y comenzará el camino de conquista de Europa. Nos abriremos camino por Pakistán hacia el norte. La ruta no será fácil y se encontrarán con contratiempos durante el trayecto, pero la naturaleza está de nuestro lado. Conocemos el entorno mejor que nadie y nuestros soldados son lo mejor que existe en preparación militar. Ganaremos la guerra. No cabe duda… ―continúa sin titubear―. Por favor, informen los nuevos planes. Un grupo de avanzada ya se encuentra camino a Mongolia y esperamos tener informaciones dentro de pocos días. La reconquista de Europa se dará por estos dos frentes. No vacilen en ningún momento frente al enemigo, el futuro de la nación depende de ello. El Imperio confía en ustedes. ―Sin hacer gesto alguno se para de su silla, mira a todos alrededor, y hace un ademán de que ya está todo dicho―. Pueden retirarse. 

―¡Sí, señor! ―se escucha al unísono en la estancia. 

Sin agregar más, lentamente se van retirando de la habitación, hasta que el ultimo cierra la puerta y deja a solas al emperador en su despacho... 

 

DÍA 20

El recorrido diario está cargado de un millón de oportunidades y posibilidades, y de la misma forma, lo está de situaciones que enlentecen nuestro movimiento armónico con el resto del entorno. 

A pesar de lo que se pueda decir sobre la consciencia y otros estados de conocimiento y plenitud, nunca debemos olvidar que, al final del camino, seguimos siendo influenciados por nuestra naturaleza humana, buscando el desarrollo en lo inmediato, enfocados en lo perecedero y material, lo que nos lleva a lidiar con una infinidad de situaciones sin real valor de forma constante, que lleva a la gran mayoría al borde del colapso y sucumbe ante la presión de la sociedad, la familia, el entorno, el futuro, el pasado, el presente, etcétera.

El empuje diario para seguir adelante tiene que salir de nosotros. Las ganas de poner un pie frente al otro y vencer a la adversidad tienen que venir desde la decisión propia de querer avanzar. Si nos encontramos sumidos en nuestros propios cuestionamientos y pesares, nunca lograremos salir del pantano en que muchas veces estamos o sentimos. Mirar el lado positivo siempre es una solución; no es la más fácil, claro, pero es una de las opciones que hay para que, finalmente, podamos encontrar un poco de tranquilidad ante las situaciones que no nos resultan agradables o drenan un poco más de nuestra energía. 

Con estas palabras no persigo entregar consejos fundamentales para el crecimiento, tampoco intento apoyar a las personas que están en un estado de tristeza, ansiedad o letargo. Simplemente, busco el entendimiento mutuo en que todos pasamos por este tipo de momentos. Cada uno ha estado frente a situaciones que le obligan a mirar un poco más adentro de sí y avivar el fuego que le da el coraje y el empuje para seguir adelante. No es fácil, pero está en ti, en mí, en todos. Es la fuerza que plasmas en tus acciones diarias, el interés que pones en el perro que camina a tu lado cuando vas por las calles de la ciudad. Es mirar los arbustos y encontrar belleza, disfrutar de una buena conversación y aprender lo máximo que podamos del otro. Avanzar es una tarea diaria que debemos estar dispuestos a cumplir. Es despertar por las mañanas con el ímpetu de concretar lo que nos disponga la mente, de conquistar nuevos horizontes y aventuras. Ese es el punto de partida para el desarrollo y es nuestra decisión aprovecharlo.

DÍA 21

Soy lo que quieres, pero no puedes tener. 

DÍA 22

La muerte ha tenido muchas representaciones históricas a lo largo del tiempo. Siempre como el verdugo que te llevará al más allá, a ese lugar que desconocemos, pero al que todos llegaremos. La muerte es irónica, todo el mundo está deseoso de ver qué hay después de ella, pero para alcanzar su suave abrigo, un precio muy alto debe ser pagado, el que nadie está dispuesto a asumir, que significa el final de la vida como la conocemos, el término de nuestra rutina y los deseos de un capítulo que puede haber sido muy extenso, o muy corto, efímero… La muerte es solo un peldaño más. Marca el inicio de los nuevos rumbos desconocidos del alma, el viaje intergaláctico de la consciencia.