El joven Karl Marx - David Leopold - E-Book

El joven Karl Marx E-Book

David Leopold

0,0

Beschreibung

Esta brillante obra invita al lector a adentrarse en los primeros escritos de Karl Marx. Asumiendo como metodología de trabajo una acertada combinación de enfoques históricos, del contexto cultural e intelectual del joven Marx, y analíticos, de sus brillantes, imaginativos e innovadores escritos, el profesor David Leopold presenta un estudio comprensivo y crítico al mismo tiempo. Así, estudia, entre otras cuestiones, elementos clave como la alienación, el concepto de ciudadanía y el de comunidad, el antisemitismo y el utopismo en el pensamiento inicial de Karl Marx. Rigurosa y original, El joven Karl Marx es una obra que reinterpreta de un modo convincente y radical la visión marxiana, tantas veces malinterpretada, de la filosofía alemana, la política moderna y la realización humana.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 763

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS



Akal / Universitaria / Serie Historia contemporánea / 330

Director de la serie: Elena Hernández Sandoica

David Leopold

El joven Karl Marx

Filosofía alemana, política moderna y realización humana

Traducción: Jaime Blasco Castiñeyra

Esta brillante obra invita al lector a adentrarse en los primeros escritos de Karl Marx. Asumiendo como metodología de trabajo una acertada combinación de enfoques históricos, del contexto cultural e intelectual del joven Marx, y analíticos, de sus brillantes, imaginativos e innovadores escritos, el profesor David Leopold presenta un estudio comprensivo y crítico al mismo tiempo. Así, estudia, entre otras cuestiones, elementos clave como la alienación, el concepto de ciudadanía y el de comunidad, el antisemitismo y el utopismo en el pensamiento inicial de Karl Marx.

Rigurosa y original, El joven Karl Marx es una obra que reinterpreta de un modo convincente y radical la visión marxiana, tantas veces malinterpretada, de la filosofía alemana, la política moderna y la realización humana.

David Leopold, profesor del Departamento de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de Oxford y miembro del cuerpo docente del Mansfield College de Oxford, es autor de Political theory: methods and approaches (2008) y de Irving Berlin’s show business (2005).

Diseño de portada

RAG

Reservados todos los derechos. De acuerdo a lo dispuesto en el art. 270 del Código Penal, podrán ser castigados con penas de multa y privación de libertad quienes sin la preceptiva autorización reproduzcan, plagien, distribuyan o comuniquen públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, fijada en cualquier tipo de soporte.

Nota editorial:

Para la correcta visualización de este ebook se recomienda no cambiar la tipografía original.

Nota a la edición digital:

Es posible que, por la propia naturaleza de la red, algunos de los vínculos a páginas web contenidos en el libro ya no sean accesibles en el momento de su consulta. No obstante, se mantienen las referencias por fidelidad a la edición original.

Título original

The Young Karl Marx. German Philosophy, Modern Politics, and Human Flourishing

© David Leopold, 2007

Publicado originalmente por Cambridge University Press en 2007

© Ediciones Akal, S. A., 2012

para lengua española

Sector Foresta, 1

28760 Tres Cantos

Madrid - España

Tel.: 918 061 996

Fax: 918 044 028

www.akal.com

ISBN: 978-84-460-4113-9

A Lucinda

Agradecimientos

Este libro le debe mucho a la ayuda de otras personas. Una de las numerosas consecuencias agradables de haberlo publicado es que se me brinda la oportunidad de dar las gracias a todos los que me han ayudado.

Mi deuda más antigua es la que contraje hace mucho tiempo con Michael Freeden. Puede que nadie me crea, pero cuando empecé a frecuentar su despacho en busca de conocimientos e inspiración, todavía había huecos en las estanterías y se podía ver la moqueta. A lo largo de los años, desde detrás de esa creciente montaña de libros y papeles, Michael me ha brindado su amistad leal y me ha servido de guía. Le estoy enormemente agradecido por sus sabios consejos, su pasión por el conocimiento y su generosa ayuda.

También le estoy tremendamente agradecido a G. A. Cohen, una fuente inagotable de ánimo e inspiración. Los consejos y la ayuda de Jerry en las primeras etapas de este proyecto han sido especialmente importantes para mí. Como intelectual, siempre ha sido un ejemplo a seguir y, en el ámbito personal, nunca se ha cansado de recordarme el valor de la honradez y del sentido del humor. No tengo palabras para expresar lo importante que ha sido para mí poder trabajar con él.

Además, agradezco a Stuart White y a Jonathan Wolff su confianza y sus excelentes observaciones críticas de la primera versión del libro que tienen ustedes en sus manos. Recientemente, he tenido la suerte de contar con el apoyo de Terrell Carver. Le agradezco mucho su ayuda y la comprensión que ha mostrado hacia este proyecto.

He aprovechado al máximo los recursos que la Bodleian Library, la British Library y la Cambridge University Library han tenido la amabilidad de poner a mi disposición. Me gustaría dar las gracias al Internationaal Instituut voor Sociale Geschiedenis de Ámsterdam y al Hebrew Union College-Jewish Institute of Religion de Cincinnati por el material adicional que han aportado.

Querría dejar constancia de lo agradecido que le estoy al rector y a la junta de gobierno del Merton College, Oxford, por ayudarme –en un momento decisivo– a encontrar algo de tiempo para trabajar y (más importante aún) para pensar. En este sentido, la ayuda de Martin Ceadel y de Elizabeth Frazer ha sido crucial.

Son muchos los amigos, colegas y desconocidos que me han prestado su ayuda y me han proporcionado información adicional. Entre ellos se encuentran Chris Bertram, David Hine, Douglas Moggach, Hans-Martin Sass, Marc Stears, Lawrence S. Stepelevich, Zoe Waxman y Jonathan Wright.

También les agradezco a Richard Fischer y al personal de Cambridge University Press la eficacia y la profesionalidad que han demostrado en la edición de este libro.

Mientras trabajaba en este proyecto, tuve la suerte de contar con el apoyo y el ejemplo de dos amigos brillantes y leales. Puede que lo único que Mark Griffith y Matthew Kempshall tengan en común sea la independencia de sus posturas y el compromiso intelectual, una actitud que ha sido un estímulo constante para mí. Me gustaría incluir también a Paul Lodge en este grupo de amigos tan apreciado. Paul llegó demasiado tarde, y se libró del trauma que le habría supuesto involucrarse en este proyecto, pero su amistad y su sentido común han sido muy importantes para mí en las etapas finales del trabajo.

Por último, Lucinda Rumsey ha sido genial. Puede que hubiera conseguido acabar este libro sin su amor y su apoyo, pero soy incapaz de imaginar cómo.

Nota preliminar

Los títulos de las obras de Marx y de algunos otros autores aparecen abreviados. Los títulos completos se pueden encontrar en la Bibliografía que sigue al texto principal. Siempre que me ha sido posible y me ha parecido oportuno –sobre todo en las obras de Marx y de sus contemporáneos–, he citado la versión alemana y su traducción inglesa, aunque no me haya ceñido en todos los casos a la traducción en cuestión.

I. Introducción

En un principio mi intención no era escribir un ensayo sobre el joven Karl Marx. El origen de esta obra es un proyecto más general y algo diferente que posteriormente acabé abandonando[1]. Mientras trabajaba en ese proyecto, en lugar de acudir a las obras que tenía que leer, me sorprendía releyendo una y otra vez los primeros escritos de Marx. Puede que a primera vista estas obras parezcan poco atractivas. A fin de cuentas se ha dicho de ellas con razón que se trata de «un pequeño grupo de textos oscuros y en muchos casos inacabados en los que se recogen algunas de las ideas más difíciles de entender de Marx»[2].

Sin embargo, en mi opinión, los escritos del joven Marx poseen dos características singulares: son sugerentes, es decir, da la impresión de que contienen ideas que merece la pena analizar en mayor profundidad; y son opacos, es decir, su significado no es ni mucho menos transparente. Estos dos rasgos fueron los que en última instancia me empujaron a escribir este libro. A través del esfuerzo por comprender unos textos que consideraba interesantes a pesar de su falta de claridad esperaba poder juzgar mejor su valía.

El «descubrimiento» de los primeros escritos

No todo el mundo se siente tan atraído como yo por estas obras. Los propios contemporáneos de Marx apenas repararon en ellas. Algunos de los textos más importantes de este grupo, incluidos los Manuskripte [Manuscritos de economía y filosofía] y la Kritik, no fueron concebidos para ser publicados y no se conoció su existencia hasta después de la muerte de Marx. Otros sí se editaron en su día, pero aparecieron en publicaciones radicales de escasa e incierta circulación. El artículo «Zur Judenfrage» [«Sobre la cuestión judía»], por ejemplo, se publicó en el Deutsch-Französische Jahrbücher, un periódico que solo tuvo una edición (doble) con una tirada de mil copias, de las cuales unas ochocientas fueron confiscadas por las autoridades[3]. En su época ninguna de las obras publicadas atrajo la atención de la crítica o del público en general.

Los únicos escritos de principios de la década de 1840 reeditados en vida de Marx fueron dos trabajos periodísticos anteriores a lo que nosotros definimos (según la definición un tanto restringida que desarrollaremos después) como primeros escritos. Se trata de dos artículos escritos en 1842 sobre la situación de la Alemania contemporánea –uno versa sobre las disposiciones sobre censura que se acababan de promulgar y el otro sobre el debate de la libertad de prensa que tuvo lugar durante la Sexta Dieta Renana– que fueron reeditados por Hermann Becker con el grandilocuente título de Gesammelte Aufsätze von Karl Marx (1851). La singularidad de estas escuálidas «obras completas» es innegable. Parece ser que solo se imprimió un puñado de copias y que se distribuyeron únicamente en Colonia. (Hasta hace poco se desconocía el origen de este insólito volumen[4].)

Salvo esta excepción aislada, parcial y poco entusiasta, ni Marx ni el resto de sus contemporáneos mostraron demasiado interés por rescatar los primeros escritos de la oscuridad en la que cayeron de forma casi inmediata. Aunque Marx conservó los cuadernos de estudio de esta época, parece ser que era bastante descuidado con las copias de las obras que publicaba. La década de 1840 fue un periodo turbulento y tremendamente instructivo en la vida de Marx. Antes de exiliarse (definitivamente) a Inglaterra (adonde llegó en agosto de 1849) vivió en tres países distintos –Alemania, Francia y Bélgica–. A pesar de ello resulta sorprendente descubrir que fue incapaz de conservar un ejemplar de su primer libro –La sagrada familia, escrito en colaboración con Friedrich Engels y publicado en febrero de 1845–. Hasta 1867 no lograría hacerse con una copia que le regaló Ludwig Kugelmann, un ginecólogo comunista de Hanover que, según Marx le comunicó a Engels, «tiene en su posesión una colección de nuestras obras mucho más completa que la tuya y la mía juntas»[5]. En una fecha tan tardía como 1892, Engels tuvo que contactar con Kugelmann para obtener las obras menos conocidas de Marx[6].

Fue en 1883, después de la muerte de Marx, cuando se intentó por primera vez publicar de forma coordinada e ininterrumpida algunas de sus obras inéditas y agotadas. El impulsor del proyecto fue Engels, que no solo fue el colaborador más cercano de Marx, su albacea literario y una figura muy respetada por el floreciente movimiento socialista internacional, sino que era además –según sus propias palabras– el único «ser vivo» capaz de descifrar la célebre caligrafía de Marx[7]. No obstante, Engels dedicó la mayor parte de sus menguantes energías editoriales a publicar los volúmenes inéditos de Kapital [El capital] y a preparar nuevas ediciones de aquellas obras (ya editadas en su mayoría) que ofrecían directrices prácticas y definidas al movimiento socialista europeo. Las obras del joven Marx no cumplían estos criterios. (Aunque las llamadas «Tesis sobre Feuerbach» sí se publicaron, no se pueden incluir en nuestra definición de «primeros escritos» en la medida en que constituyen un boceto preliminar de Die deutsche Ideologie [La ideología alemana].) De hecho, parece ser que Engels atribuía a los primeros escritos una importancia relativa[8]. Aunque reconocía que su contenido tenía cierto interés, sostenía que el «lenguaje semihegeliano» de las obras de esta época era «intraducible» y que había perdido «en gran medida su significado» incluso en el alemán original[9]. Engels no era partidario de traducir al francés la «Kritik: Einleitung» y afirmaba que el lenguaje de la «Briefwechsel von 1853» resultaba «incomprensible»[10].

A comienzos del siglo xx –como consecuencia, en gran medida, de la aparente falta de interés de Marx y de la desaprobación de Engels– hasta el más ferviente admirador de la obra de Marx desconocía la existencia de la inmensa mayoría de los textos que constituyen el objeto de estudio de este libro. Como mucho, había oído hablar de Die heilige Familie [La sagrada familia], pero no había visto jamás un ejemplar de esta obra.

El primer esfuerzo serio destinado a sacar a la luz los primeros escritos de Marx fue la aparición en 1902 de la obra que Franz Mehring recopiló bajo el título Aus dem literarischen Nachlass von Karl Marx, Friedrich Engels und Ferdinand Lassalle. Sin embargo, en esta edición se incluían únicamente obras previamente publicadas (como Die heilige Familie y algunos artículos de los Deutsch-Französische Jahrbücher [Anales franco-alemanes])[11].

Habría que esperar al año 1927 para que los primeros escritos de Marx comenzaran a publicarse de forma sistemática como parte de la edición de las Marx-Engels Gesamtausgabe (en adelante MEGA1) dirigida por David Ryazanov, una figura importantísima en la historia de la recopilación, la conservación y la publicación de la obra de Marx y de Engels[12]. Ryazanov publicó versiones eruditas de muchas de las obras del joven Marx que analizaremos en este libro (de la Kritik, de los Manuskripte y de la Auszüge aus James Mill entre otras). Sin embargo, a principios de los años treinta, cuando se encontraba todavía en su etapa inicial, el proyecto de Ryazanov fue interrumpido (y los ejemplares de los volúmenes publicados hasta entonces se agotaron enseguida). Aunque se habían publicado los primeros escritos más importantes de Marx, no eran ni mucho menos fáciles de conseguir.

La difusión de la obra del joven Marx y la publicación de los primeros escritos no incluidos en MEGA1 fueron procesos lentos y desiguales. Hasta 1956, por ejemplo, no aparecería una buena edición inglesa de los Manuskripte, mientras que la francesa no vería la luz hasta 1962. (Existían ediciones anteriores, pero no estaban completas o eran problemáticas en algún sentido[13].) Uno de los acontecimientos más importantes de esta historia editorial fue la publicación de unas nuevas Marx-Engels Gesamtausgabe (en lo sucesivo MEGA2), cuyos primeros volúmenes aparecieron en 1975. Los editores de esta obra se comprometieron a incluir por primera vez todos los cuadernos de estudio de Marx que se conservan. Durante toda su vida, Marx nunca abandonó la costumbre de hacer resúmenes de los libros que leía y de intercalar de vez en cuando sus propias observaciones y críticas. (Se conservan unos doscientos cuadernos de este tipo.) A pesar de las innumerables dificultades y de algunos importantes cambios editoriales, el proyecto MEGA2 continúa en la actualidad. En 1990 el proyecto pasó a manos de la organización «no soviética» Internationale Marx-Engels Stiftung (IMES) y en 1998 aparecieron los primeros volúmenes de esta nueva etapa. No resulta ni mucho menos exagerado afirmar que el conocimiento textual exhaustivo de los primeros escritos es un proceso que no ha concluido: se acaban de publicar algunos textos muy interesantes[14]; aún existen piezas aisladas de la correspondencia que todavía no han visto la luz[15]; algunos artículos conocidos han sido excluidos del corpus[16]; y quedan varias disputas textuales por resolver[17].

El controvertido estatus de los primeros escritos

El objetivo principal de esta breve historia es poner de relieve la tardía aparición de los primeros escritos. La mayor parte no se publicó hasta unos cincuenta años después de la muerte de Marx. Además, las circunstancias en las que se editaron y se distribuyeron por primera vez no eran del todo favorables. Aparecieron en una época en la que cada vez se identificaba más el marxismo con la experiencia soviética y con el corpus teórico oficial u «ortodoxo» que se articulaba en torno al régimen. El lenguaje y las inquietudes de los primeros escritos no tenían cabida en la versión autorizada del marxismo. El malestar que sentía el estalinismo ante cualquier trabajo intelectual que no se atuviera a los parámetros oficiales se refleja en el destino que corrió el proyecto MEGA1. Una vez interrumpido, muchas de las personas implicadas en él desde el principio «desaparecieron». El propio Ryazanov fue enviado al exilio en Saratov y, aunque se le permitió regresar a Moscú en 1934, fue arrestado de nuevo en la época de las grandes purgas bajo la acusación de «trotskismo» y, finalmente, fue ejecutado en 1938. El malestar estalinista con respecto a estas obras no cesó, pero adoptó otras formas menos dramáticas. En los años sesenta, por ejemplo, a raíz de la publicación de las Marx Engels Werke (editadas entre Moscú y Berlín), los primeros escritos vieron peligrar su integridad al quedar relegados en su mayoría a un volumen sin numerar titulado Ergänzungsband, publicado al margen de la secuencia cronológica del resto de la obra.

En respuesta a esta reacción hostil, otras voces menos convencionales se volcaron con entusiasmo en la obra del joven Marx y, en cierta medida, utilizaron los primeros escritos como un arma contra esa ortodoxia. En determinados círculos, la publicación de los primeros escritos tuvo una buena acogida precisamente porque parecían cuestionar la autoridad del marxismo soviético.

Estas dos reacciones radicalmente opuestas a los primeros escritos quedaron reflejadas en la publicación de los Manuskripte en 1932. A pesar del olvido al que estuvo relegada durante ocho décadas, esta obra tuvo dos ediciones alemanas rivales ese mismo año. La versión del MEGA1 poseía un mayor rigor textual, pero el volumen alternativo tuvo un importante impacto interpretativo[18]. Los editores de esta última versión –Sieg­fried Landshut y J. P. Mayer– sostenían que en los Manuskripte se revelaba un hilo argumental oculto hasta entonces, presente en toda la obra de Marx, una trama que permitía entender su obra adecuadamente por primera vez y que ponía en duda las interpretaciones oficiales[19].

Esta pasión por la aparente heterodoxia de los primeros escritos se repitió en varios contextos diferentes. Pensemos en dos ejemplos separados en el tiempo por unos treinta años y en el espacio por varios miles de kilómetros.

Antes de convertirse en una de las figuras centrales del movimiento intelectual conocido como «marxismo occidental», cuando no era más que un ambicioso alumno de posdoctorado de Martin Heidegger en la Universidad de Friburgo, Herbert Marcuse escribió una de las primeras reseñas de los Manuskripte. En este artículo, publicado en 1932 en Die Gesellschaft, Marcuse insistía en que este texto recién descubierto no se podía explicar sin más según las interpretaciones convencionales de Marx, sino que obligaba a realizar una revisión fundamental de esta lectura oficial. Según Marcuse, la publicación de los Manuskripte era un «acontecimiento crucial» precisamente porque cuestionaba las explicaciones ortodoxas del «significado» del sistema teórico de Marx y, en particular, ponía en duda la teoría general del «socialismo científico»[20]. (La fecha de publicación de este artículo tiene una importante resonancia histórica; doce meses después, Hitler sería nombrado canciller, Heidegger ingresaría en el Partido Nazi y se convertiría en rector de la Universidad, y Marcuse y su familia abandonarían Alemania.)

En la América de finales de los años sesenta la publicación de la traducción inglesa de los Manuskripte generó una respuesta similar, sobre todo por parte de los fundadores de la corriente intelectual conocida como «Nueva Izquierda». Marshall Berman describe la emoción que le produjo descubrir en 1959, mientras estudiaba en Columbia, la traducción al inglés de la «cábala» que había escrito Marx «antes de convertirse en Karl Marx»[21]. Berman compró veinte ejemplares de «esta gran obra destinada a cambiar el mundo» para regalárselos a sus amigos y familiares con ocasión de la festividad de Janucá, entusiasmado con la certidumbre de haber descubierto «algo especial, algo que podía hacer pedazos sus vidas y hacerles felices al mismo tiempo»[22]. Esa «obra» la había escrito un «Marx que no era el Marx comunista»[23]. La alusión de Berman a la cábala no es del todo casual. Los primeros escritos le ofrecían una posición ventajosa, esotérica y alternativa. Berman tenía a su disposición una literatura sagrada propia que influiría profundamente en las generaciones posteriores; se puede decir que para algunos los Manuskripte eran una segunda Biblia, una obra al menos tan venerada como Kapital o más incluso.

Como demuestran las reacciones de Marcuse y de Berman, mucha gente se alegró de que se publicaran los primeros escritos precisamente porque ponían en duda la autoridad de la interpretación ortodoxa soviética de la obra de Marx. Las respuestas a los primeros escritos se polarizaron desde el principio. Unos consideraban que eran obras de juventud justamente olvidadas, y otros que eran la llave largo tiempo perdida que permitía interpretar correctamente toda la producción marxiana. La cuestión de los méritos relativos de estos dos bandos rivales excede el alcance de este libro. Nuestra intención es más bien hacer hincapié en el modo en que esta Rezeptionsgeschichte –y su agenda política apenas encubierta– ha entorpecido el estudio de la evolución intelectual de Marx y ha distorsionado la interpretación de los primeros escritos. Aunque esta literatura de la interpretación ha dado lugar a varias obras serias y concienzudas, los estudiosos se encuentran atrapados en un marco interpretativo que solo ofrece dos alternativas: «o existe un Marx o existen dos» (es decir, o hablamos de un autor que produjo un corpus coherente cuyos logros efectivos ya habrían quedado demostrados en las primeras etapas de su desarrollo, o de un corpus fracturado cuyos logros de madurez dependerían de la rectificación después de unos comienzos en falso)[24]. Esta dicotomía simplista y sospechosa, sumada a sus antecedentes históricos, constituye un obstáculo «externo» que en la actualidad todavía entorpece la interpretación de los primeros escritos y que no debe subestimarse.

Por supuesto que las circunstancias presentes son bastante diferentes. Si bien ese obstáculo «externo» no ha desaparecido, el contexto histórico que lo generó y que lo sustentaba ha cambiado. Me siento tentado a conjeturar, con optimismo, que vivimos en una época propicia para interpretar con rigor la naturaleza y la importancia del pensamiento de Marx. (Por lo menos existen algunas pruebas prematuras y anecdóticas que parecen demostrar que se ha producido una normalización académica entre los estudiosos de Marx.) No cabe duda de que el comunismo soviético contribuyó a distorsionar nuestro conocimiento de la obra marxiana y de que, por tanto, el posterior colapso de este sistema ofrece una oportunidad inesperada para comprender las obras de Marx en lugar de enterrarlas.

Obstáculos adicionales

Superar las distorsiones generadas por la peculiar historia de los primeros escritos no es la única dificultad de interpretación a la que se enfrentan los estudiosos de la obra del joven Marx. Estas obras presentan una formidable diversidad de obstáculos adicionales, problemas derivados de la forma, el contenido, el estatus y el enfoque polémico de los textos.

Quizá la dificultad más evidente a la que se enfrentan los lectores modernos es el estilo de la prosa de Marx. Como decía Engels (en broma y en un contexto diferente), el joven Marx escribía con demasiada frecuencia como «un filósofo alemán», lo que equivale a decir que escribía «fatal»[25]. Una de las dificultades principales de este lenguaje es que refleja las corrientes intelectuales y las modas de la época[26]. Las dificultades históricas generales se agravan por causa de la pasión ocasional que Marx sentía por el estilo de su prosa en detrimento de la claridad. Pensemos, por ejemplo, en los quiasmos (cuando afirma, por ejemplo, que el talento del filósofo de la izquierda hegeliana Szeliga «no consiste en revelar lo oculto (Verborgne zu enthüllen) sino en ocultar lo revelado (Enthüllte zu verbergen)»[27]; en las paradiástoles (para Marx, «el Estado cristiano perfecto» es «el Estado ateo»)[28]; y en las referencias a fenómenos contemporáneos (cuando Marx habla de «las efusiones del corazón» (Herzensergießungen) de Federico Guillermo IV es poco probable que el lector moderno sepa que alude a una colección de ensayos sobre arte y música escritos por Ludwig Tieck y Wilhelm Wackenroder)[29]. No es mi intención insinuar que Marx no fuera nunca claro y preciso; lo que quiero decir es que no siempre lo era. De hecho en algunas ocasiones el joven Marx parece más proclive a atribuirles a los demás este tipo de conducta que a observarla él mismo. Pensemos, por ejemplo, en sus cáusticas observaciones relacionadas con la necesidad de traducir a Hegel «a la prosa»[30]; o en su afilada crítica a Arnold Ruge, al que acusaba de aprovechar «cualquier objeto para realizar en público ejercicios estilísticos»[31]; o en su despiadada burla del «razonamiento dialéctico» de Szeliga[32].

El contenido de los primeros escritos también plantea problemas. Aunque pasemos por alto la oscuridad que a veces encontramos en la prosa de Marx, algunas de las ideas centrales que le preocupaban –la alienación, la «objetivación», la autorrealización, etcétera– son nociones extremadamente complejas. Además, el problema de su complejidad intrínseca se agrava por la falta de familiaridad de la mayoría de los lectores modernos con algunos de esos conceptos.

El estatus de los primeros escritos es otra fuente de problemas. Entre las obras que forman este grupo encontramos algunas que se publicaron en su momento, otras que no vieron la luz aunque fueron escritas para ello y, por último, obras que no fueron concebidas para ser publicadas. No deberíamos dar por supuesto sin más que estos textos tan distintos poseen la misma autoridad. Lo más sensato sería conceder mayor importancia a las declaraciones públicas de las teorías de Marx[33]. Sin embargo, la situación se complica cuando tenemos en cuenta el contexto político y, sobre todo, la complejidad de la censura de la época: los textos publicados no tienen por qué contener todas las ideas que Marx quería expresar. Los textos inéditos no resultan menos problemáticos. Marx escribió algunas de las obras más importantes de esta época en cuadernos de estudio cuyo objetivo principal era poner en orden sus propias ideas. En este caso el problema no estriba simplemente en que la prosa de Marx no estuviera suficientemente pulida para su consumo público, sino en el hecho de que algunos de estos textos forman parte de un diálogo interno cuyo significado general se desconoce.

El carácter polémico de estas obras también plantea problemas a los lectores modernos. Uno de los rasgos más llamativos de los primeros escritos es que en casi todos ellos Marx se dedica a criticar las obras de otros autores. La Kritik es un comentario crítico a la Rechtsphilosophie de Hegel; «Zur Judenfrage» y Die heilige Familie son ataques a la obra de Bruno Bauer; la «Kritische Randglossen» [Glosas críticas marginales al artículo El Rey de Prusia y la reforma social, por un prusiano] es una réplica a los artículos periodísticos de Arnold Ruge, y así sucesivamente. Puede que este planteamiento de confrontación deje al descubierto la personalidad y las ambiciones del joven Marx –todas sus víctimas eran más mayores y más famosas que él–, pero también demuestra cuál era su método de trabajo. Por lo general, Marx desarrollaba sus ideas a través de la crítica de los escritos ajenos, y esta costumbre genera una serie de dificultades de interpretación para los lectores modernos. No se puede confiar en que el propio Marx explique con exactitud quiénes eran los blancos de sus críticas[34], ya que casi siempre daba por sentado que el lector conocía a esos autores (no creo que fuera su intención engañar al lector sistemática o deliberadamente). Teniendo en cuenta que se dirigía a un público muy limitado, la actitud de Marx parece razonable, pero la situación de los lectores modernos es completamente diferente. Por consiguiente, en las páginas que siguen explicaré (a veces de forma extensa) las teorías de estos autores, en concreto de G. W. F. Hegel, Bruno Bauer y Ludwig Feuerbach[35]. Si no se conoce a grandes rasgos la obra de estos autores no solo es imposible comprender y juzgar el éxito de las críticas de Marx, sino también sus teorías originales. Estas últimas deben ser reconstruidas, al menos en parte, a partir de la valoración crítica que realiza Marx de las obras de otros.

Naturaleza humana y Estado moderno

Hasta ahora podría parecer que este libro se encuentra limitado únicamente por un marco temporal determinado que todavía no hemos especificado con precisión. Sin embargo, el alcance de este estudio depende de una doble restricción, cronológica y de contenido, que ha de ser explicada en mayor detalle.

Ya hemos aludido anteriormente a la primera restricción (el alcance cronológico) al indicar, por ejemplo, que habíamos adoptado una definición restringida de «el joven Marx» y de «los primeros escritos»[36]. Para ser más exacto, he utilizado estas expresiones para referirme a un Marx que en esta época tenía entre 25 y 27 años y a la obra que produjo en un espacio de tiempo que comienza en marzo de 1843 con la «Briefwechsel von 1843» y que termina justo en el momento en que empieza a escribir Die deutsche Ideologie, es decir, en septiembre de 1845. Por supuesto que al adoptar esta nomenclatura no he pretendido negar que, en cierto sentido, Marx todavía fuera «joven» en 1846 ni afirmar que no escribió ninguna obra de juventud («los primeros escritos») hasta 1842. Sin embargo, mi estudio se centra en un grupo de obras delimitado cronológicamente y necesitaba encontrar una manera práctica de definir estos textos y a su autor.

La segunda restricción afecta al contenido o al objeto de estudio de estos textos. No me interesan todos los aspectos de los primeros escritos, solo el pensamiento político del joven Marx. En concreto, en este libro se analiza la teoría de la emergencia, el carácter y la (futura) sustitución del Estado moderno. Para investigar estos temas he tenido que estudiar la relación íntima y a veces escurridiza que existe entre la teoría política de Marx y su concepción de la naturaleza humana.

Como decía anteriormente, quizá las circunstancias actuales ofrezcan una buena oportunidad para mejorar nuestra comprensión de la obra de Marx. Por supuesto que reconocer que existe una oportunidad no implica que merezca la pena aprovecharla. Se podría pensar, por ejemplo, que no tiene sentido interesarse por el pensamiento de Marx después del hundimiento de la Unión Soviética. No obstante, el hecho de que, durante muchos años, un significativo porcentaje de la población mundial pudiera contemplar el retrato de Marx pintado con aerógrafo en las oficinas gubernamentales de su país no ha sido nunca la mejor razón para acercarse a las ideas de este filósofo. De hecho esa ubicuidad ha entorpecido la comprensión adecuada de su obra. Marx era un pensador al que no era necesario leer; todo el mundo sabía lo que había dicho y tenía una opinión formada acerca de sus ideas. Sin embargo, hoy en día, cuando la gente se decide a leer la obra de Marx con atención, con una actitud reflexiva, suele descubrir ideas que le sorprenden y le emocionan. Inmediatamente se encuentra ante un autor que tiene cosas interesantes e inesperadas que decir al que no hay que engullir (o vomitar) en su totalidad. El lector actual encuentra pleno sentido en el análisis del destino del individuo en la sociedad civil que ofrece el joven Marx, en su explicación de los aciertos y los fracasos de la vida política moderna y en su visión de las posibilidades (aún por cumplir) de la realización humana.

Por supuesto que existe una conexión entre las dos dimensiones de mi restricción (la cronológica y la de contenido). En este periodo y en estos textos la relación entre política, modernidad y naturaleza humana forma un hilo argumental claro y coherente que recorre toda la obra de Marx.

Aunque siempre se pueden encontrar presagios más o menos plausibles en obras anteriores, hasta 1843 Marx no desarrollaría una teoría coherente del Estado moderno ni empezaría a interesarse por este concepto. Por ejemplo, en los artículos (sobre la libertad de prensa, los robos de madera, la ley del divorcio, etcétera) que escribió para la Rheinische Zeitung [Gaceta renana], Marx no analiza el carácter de la vida política moderna, sino la naturaleza del gobierno prusiano de Renania[37]. Posteriormente el joven Marx afirmaría que el Estado moderno era una entidad muy distinta de sus antecedentes feudales o de otras épocas, y que en la Alemania políticamente atrasada (el tema de los artículos de la Rheinische Zeitung) apenas se podían encontrar indicios que ayudaran a determinar cuál era su naturaleza precisa. Por consiguiente se puede decir sin miedo a equivocarse que sus primeros artículos periodísticos eran un tanto provincianos y limitados.

A partir de 1845, aunque Marx sigue interesado en la emergencia, el carácter y la sustitución del Estado moderno, el nexo entre su visión de estas cuestiones y su antropología filosófica es menos definido, menos íntimo. No es del todo cierto que Marx perdiera para siempre el interés por esta conjunción de cuestiones, pero en sus obras posteriores no parece tan convencido de que existiera una relación tan clara entre la política y la naturaleza humana. Además, en esta misma época, aparecen en el pensamiento de Marx otras ideas nuevas, no necesariamente relacionadas con estas, que de hecho se acabaron imponiendo. No resulta sorprendente descubrir que en muchos estudios de la obra de Marx ni siquiera se alude a la interpretación de la vida política moderna que constituye el rasgo central de los primeros escritos[38].

La explicación de los primeros escritos que se propone en este libro no se basa en –ni implica– una visión determinada de la estructura general del desarrollo intelectual de Marx. Espero que los lectores acepten mi interpretación de los primeros escritos de Marx sea cual sea su visión acerca de la cuestión que acabo de mencionar. Cuando digo que estos escritos son los «primeros» no lo hago en sentido peyorativo –no pretendo insinuar que no estén plenamente desarrollados ni maduros– y tampoco es mi intención defender que existe una barrera entre estos escritos y los que Marx produjo antes o después de este periodo cronológico. (Lo que acabo de decir en relación con la evolución y el destino de esta conjunción de temas en las obras anteriores y posteriores a los primeros escritos no debe interpretarse como una excepción a mi intención de mantenerme al margen de las visiones generales de la evolución de las ideas de Marx. Lo único que pretendía era explicar en qué consiste el alcance cronológico de este estudio y subrayar la poca atención que han prestado los estudiosos del marxismo y del Estado a la relación que existe entre la política y la naturaleza humana en la obra de Marx.)

Dudas y ambiciones

Puede que la perspectiva de un nuevo estudio sobre el joven Marx no llene de entusiasmo a todos los lectores potenciales. A este estudio se le pueden plantear tres objeciones en particular.

En primer lugar, uno podría considerar que los primeros escritos no tienen ningún interés, y poner en duda que el joven Marx se encontrara en condiciones de ofrecer reflexiones interesantes sobre temas importantes. No responderé directamente a esta cuestión en estas observaciones preliminares. Sospecho que a cualquier persona que esté convencida de antemano de que los primeros escritos no tienen ningún interés intelectual le traerán sin cuidado los breves comentarios que pueda esbozar en este momento. Decir que hay mucha gente que se dedica al estudio de estas obras no es una buena respuesta a esta objeción. Como dice Richard Rorty, muchos «escritores brillantes y chiflados» –como Henry George en la América de finales del siglo xix o Alexandre Kojève en la Francia de la posguerra– han influido profundamente a una o dos generaciones sin decir nada interesante o perdurable[39]. Pudiera darse el caso de que, sin el apoyo artificial de la Unión Soviética, Marx se parecería más a «George o a Kojève que a Aristóteles o a Kant»[40]. Dicho esto, una de las aspiraciones generales de este libro es debilitar el escepticismo de los lectores que decidan aventurarse a leerlo.

En segundo lugar, se podría presuponer la transparencia de los primeros escritos de Marx y cuestionar la necesidad de una exégesis elaborada. Esta objeción es fácil de rebatir. Ya he mencionado algunas de las dificultades de interpretación a las que deben enfrentarse los lectores modernos, y no es sencillo encontrar razones convincentes que permitan afirmar que los primeros escritos de Marx se pueden leer tranquilamente sin ayuda. De hecho, con el tiempo, la famosa opacidad de este conjunto de textos se ha convertido en un lugar común. Algunos autores lamentan incluso «las fórmulas en desuso y la jerga hegeliana (hoy en día incomprensible) que estropean algunas de las páginas más originales de Marx». Un lugar común del que, como habrán observado los lectores, no reniego del todo[41].

En tercer lugar, se podría afirmar que las cuestiones que se abordan en el presente estudio ya han sido analizadas en otras monografías y que el objeto de estudio ha dado de sí todo lo que tenía que dar; si hay algo que merezca la pena decir de los escritos de Marx sin duda se ha dicho ya a estas alturas. Sin embargo, si bien es cierto que los estudios sobre Marx no son precisamente escasos, también lo es que su calidad es bastante irregular. Quizá sea oportuno mencionar tres rasgos concretos de la literatura especializada que he querido combatir en este libro. Las monografías que se han escrito sobre Marx hasta el momento suelen adoptar la forma de comentarios (más o menos convincentes) de un puñado de pasajes familiares extraídos de las obras más conocidas del autor. Las interpretaciones minuciosas de una obra específica y los análisis de textos menos conocidos son relativamente menos frecuentes. En las páginas que siguen, además de recorrer algunos caminos muy trillados, examinaré muchos pasajes y textos menos conocidos, y no lo haré solo para poder interpretar mejor las «Citas Famosas», sino para desviar la atención de ellas[42]. Otro rasgo que comparten la mayoría de las monografías sobre Marx es que los comentaristas acostumbran a apiñarse en torno a dos polos interpretativos igual de inverosímiles. Están los que confunden la aprobación de cierta afirmación por parte de Marx con la veracidad de dicha afirmación y los que la confunden con la falsedad de la afirmación. He intentado resistirme a la atracción de ambos polos para señalar los puntos oscuros, las omisiones y las objeciones sin dejar de buscarle la lógica, con una actitud comprensiva, a los textos de Marx. Por último, algunas de las obras más importantes sobre Marx subestiman el grado de «traducción» que precisan las ideas de Marx para su correcta comprensión. No me refiero únicamente a los numerosos problemas que surgen al trabajar con textos escritos en una lengua extranjera, sino a las dificultades adicionales que plantean las obras concebidas en un contexto intelectual y cultural con el que no estamos familiarizados[43]. De hecho, se podría decir que los exégetas son más dados a imitar el estilo del joven Marx que a ayudar a los lectores modernos a comprender lo que quería decir en realidad[44].

Hasta aquí mi defensa. Estas objeciones (legítimas) se corresponden con otras tantas ambiciones (modestas). Tengo la esperanza de que este libro contribuya en cierta medida a demostrar que en la obra del joven Marx hay algunas ideas que merece la pena estudiar, que sirva para aclarar algunos razonamientos y presupuestos de los primeros escritos, y que represente una aportación valiosa a la voluminosa bibliografía existente.

Está claro que, aparte de estas modestas aspiraciones, mi intención es revisar algunas opiniones muy arraigadas sobre algunos aspectos concretos del pensamiento marxiano. Quizá la más importante de ellas sea la suposición generalizada de que Marx se opone de forma irredimible y sin reservas al Estado y a la política. En mi opinión la teoría del Estado y de la política de Marx es, al menos en los primeros escritos, más compleja y original de lo que suponen la mayoría de los estudiosos. Hay otros lugares comunes que me gustaría cuestionar, como la afirmación de que la Kritik no es más que una réplica del «criticismo transformativo» de Feuerbach; la de que los Manuskripte representan un «regreso» a Hegel; que los comentarios del joven Marx sobre la cuestión judía son antisemitas; que en «Zur Judenfrage» se rechaza el concepto de derechos morales, y que Marx era contrario al socialismo utópico. Estas son solo algunas de las opiniones que espero que no salgan ilesas del ataque que desarrollaré en las páginas siguientes.

Además, propondré nuevas interpretaciones de la obra de algunos autores contemporáneos de Marx (sobre todo de Bauer y de Feuerbach) y de la relación que existe entre Marx y sus precursores (con especial atención a Hegel, Rousseau y Saint-Simon). Espero que estos análisis, a veces extensos, de otros autores añadan cierto valor a la luz que les hace brillar en los escritos del joven Marx. Intentaré, por ejemplo, cuestionar las teorías dominantes que tachan a Bauer de antisemita y que sostienen que Feuerbach tenía una actitud determinada hacia la política.

Estructura y argumento

Por supuesto que esta enumeración de las opiniones que pretendo revisar sobre Marx (y otros autores) no dice nada de la estructura de este libro. Aunque no es mi intención anticipar el contenido sustancial de la obra, quizá sea útil concluir estas observaciones preliminares explicando cómo está organizada. Hablaré del argumento general y de la estructura interna del texto.

El libro se articula en torno a tres capítulos centrales que versan, a grandes rasgos, sobre la emergencia, la naturaleza y la (futura) sustitución del Estado moderno. En cada capítulo intentaré explicar y aclarar la visión marxiana de estas cuestiones a través del examen de los autores que se critican en los primeros escritos o de alguna de las teorías que influyeron a Marx en sus años de formación. En el capítulo II estudiaré el análisis crítico marxiano de la Rechtsphilosophie de Hegel que aparece en la Kritik y en otras obras. Esta crítica es el marco de referencia dentro del cual Marx introduce su propia explicación de la emergencia histórica del Estado moderno. En el capítulo III explicaré que su respuesta a las obras antisemitas de Bauer (tal como se expresa en «Zur Judenfrage» y en otros textos) es el contexto en el que Marx describe los aciertos y los fracasos de la «emancipación política» (la liberación característica del Estado moderno). Por último, en el capítulo IV, me situaré en el lugar estratégico del análisis del proyecto filosófico de Feuerbach para examinar la explicación marxiana del destino del Estado y de la política en una (futura) sociedad basada en la realización humana.

Estos tres capítulos centrales se complementan con otros dos capítulos breves. En el primero de ellos (este), he estudiado brevemente el descubrimiento y la recepción de los primeros escritos de Marx, he analizado algunas dificultades de interpretación que presentan estos textos y he perfilado algunos de los objetivos que me he propuesto alcanzar al emprender este estudio. En el segundo (que ocupa las últimas páginas del libro) resumiré algunas de las conclusiones a las que he llegado e intentaré explicar los fallos y las omisiones de la teoría del joven Marx sobre la sociedad del futuro que habré descrito previamente.

Como habrá adivinado el lector, en este libro no se defiende una única tesis dominante. Se presentan una serie de hilos argumentales que no dependen necesariamente los unos de los otros. Dicho esto, hay que señalar que estos hilos presentan cierta coherencia y que el libro considerado en su totalidad posee una estructura argumental. La coherencia intelectual viene dada tanto por el objeto de estudio (la teoría de la emergencia, la naturaleza y la sustitución del Estado moderno) como por el tratamiento específico que le daremos en esta obra (una combinación de inquietudes analíticas e históricas). La estructura argumental general se basa en el contraste que existe entre la teoría del Estado moderno del joven Marx y su concepción del sistema que debía sustituirlo en el futuro. El diagnóstico que ofrece Marx de los aciertos y los defectos del Estado moderno es relativamente claro y coherente, mientras que su visión de la emancipación humana es fragmentaria y opaca (sobre todo porque no especifica en ningún momento cómo debe ser la encarnación institucional de la emancipación). Este último defecto se debe en gran medida a que Marx pensaba injustificadamente que no era necesario plantear «proyectos» (planes, modelos y plantillas) de la posible sociedad del futuro.

Hasta aquí por lo que respecta a la estructura general y al argumento de este libro. A continuación me centraré en el análisis de la relación entre la teoría de la emergencia del Estado moderno del joven Marx y sus críticas a la filosofía política de Hegel.

[1] En la introducción a mi edición de El único y su propiedad de Max Stirner se reproduce un fragmento de este primer proyecto, en el que se analizan ciertas características de la izquierda hegeliana. Véase Max Stirner, The Ego and its Own, David Leopold (ed.), Cambridge, 1995.

[2] John Plamenatz, Karl Marx’s Philosophy of Man, Oxford, 1975, p. 33 [ed. cast.: Karl Marx y su filosofía del hombre, Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica, 1986].

[3] Estas cifras aparecen en Hal Draper, The Marx-Engels Cyclopedia, vol. I: The Marx-Engels Chronicle, Nueva York, 1985, p. 16. Véase también Maximilien Rubel y Margaret Manale, Marx Without Myth: A Chronological Study of His Life and Work, Oxford, 1975, p. 38.

[4] Existen pruebas que demuestran que se trataba de un fascículo impreso de forma apresurada que apenas tuvo distribución. Era una de las cinco partes del primer volumen de un proyecto formado por dos. La acción policial contra los comunistas de Colonia impidió la culminación del proyecto. La idea era completar el resto del primer volumen con los artículos más importantes que había escrito Marx para la Rheinische Zeitung. No se sabe con seguridad cuál era el contenido previsto para el segundo volumen. Véase MEGA2, 1, I, pp. 976-979.

[5] Marx a Engels, 24 de abril de 1867, MEW, 31, p. 290; MECW, 42, p. 360. «Fue una grata sorpresa», prosigue Marx, «descubrir que no tenemos por qué avergonzarnos de esa obra».

[6] Véase Engels a August Bebel, 26 de septiembre de 1892, MEW, 31, p. 290; MEW, 38, p. 475; MECW, 49, p. 543; y Engels a Ludwig Kugelmann, 4 de octubre de 1892, MEW, 38, p, 485; MECW, 50, p. 3.

[7] Marx a Pytor Lavrov, 5 de febrero de 1884, MEW, 36, p. 99; MECW, 47, p. 93. Véase también Engels a Karl Kautsky, 28 de enero de 1889, MEW, 37, p. 144; MECW, 48, pp. 258-259. Kurt Müller, que aprendió grafología en una prisión nazi, compiló posteriormente el «Müller Primer» para ayudar a los editores a descifrar la escritura de Marx.

[8] Véase, por ejemplo, Alexis Voden, «Talks with Engels», Institute of Marxism-Leninism (ed.), Reminiscences of Marx and Engels, Moscú, sin fecha, pp. 330-332.

[9] Engels a Florence Kelley-Wischnewetzky, 25 de febrero de 1886, MEW, 36, p. 452; MECW, 47, p. 416. Los comentarios citados se refieren a su obra Die Lage der arbeitenden Klasse in England, pero Engels sostenía que los primeros escritos de Marx adolecían de las mismas limitaciones.

[10] Véase Engels a Laura Lafargue, 14 de octubre de 1893, MEW, 39, p. 146; MECW, 50, p. 21; y Engels a Wilhelm Liebknecht, 18 de diciembre de 1890, MEW, 37, p. 527; MECW, 49, pp. 93-94.

[11] Estas son las únicas obras de los primeros escritos que se mencionan en la bibliografía adjunta al famoso artículo sobre Karl Marx que escribió Lenin para la Granat Encyclopaedia en 1913. V. I. Lenin, Collected Works, vol. 21, Moscú, 1964, pp. 41-91. Se considera que este artículo era el mejor indicador de la disponibilidad de las obras de Marx hasta 1914. Véase Eric J. Hobsbawm, «The Fortunes of Marx and Engels Writings», Eric J. Hobsbawm, The History of Marxism, vol. 1: Marxism in Marx’s Day, Bloomington, Indiana, 1982, p. 332.

[12] Véase Rolf Hecker (ed.), David Borisovic Rjazanov und die erste MEGA, Berlín, 1997.

[13] A la traducción francesa de Emile Bottigelli de 1962, por ejemplo, le precedió la de Molitor, que no estaba basada directamente en el orden de MEGA1 y que no incluía el «primer manuscrito». A la traducción inglesa de Martin Milligan de 1956 le precedió una versión de Ria Stone que, sean cuales sean sus virtudes (no he podido conseguir un ejemplar), se distribuyó únicamente en copias mimeografiadas.

[14] Por ejemplo, las notas que tomó el joven Marx sobre el Contrato social de Rousseau (que se analizan en el capítulo IV) no se publicaron hasta 1981.

[15] Véase, por ejemplo, Marx a Wilhelm Saint-Paul, marzo de 1843, Marx-Engels-Jahrbuch, vol. 1, Berlín, 1978, pp. 328-329.

[16] El artículo «Luther als Schiedsrichter zwischen Strauss und Feuerbach», por ejemplo, ya no se atribuye a Marx.

[17] Los estudiosos siguen sin ponerse de acuerdo en relación con el estatus de los Manuskripte y el orden en que deben publicarse las distintas partes que componen esta obra.

[18] Véase Michael Maidan, «The Rezeptiongeschichte of the Paris Manuscripts», History of European Ideas, vol. 12 (1990), pp. 767-781.

[19] Véase Karl Marx, Der historische Materialismus, vol. 1, Die Frühschriften, Siegfried Landshut y J. P. Mayer (eds.), Leipzig, 1932, p. xiii. Esta edición no incluye el «primer manuscrito» y el orden del resto de los textos es distinto del de MEGA1.

[20] Herbert Marcuse, «Neue Quellen zur Grundlegung des Historischen Materialismus», Die Gesellschaft, vol. 2 (1932), pp. 136-137.

[21] Marshall Berman, Adventures in Marxism, Londres, 1999, pp. 6-7 [ed. cast.: Aventuras marxistas, Madrid, Siglo XXI, 2003].

[22]Ibid., p. 9.

[23]Ibid., p. 15.

[24] La teoría de Althusser, por ejemplo, aunque ofrece una explicación erudita y estimulante, se articula en torno a la tesis inverosímil que afirma que la evolución intelectual de Marx se puede explicar utilizando una única división fundamental. Althusser adopta y desarrolla una serie de conceptos –lecture symptomale,problématique y coupure epistémologique– cuyo propósito fundamental es justificar un «inventario de posibilidades» que reconoce que «pueden parecer perfectamente irrisorias» (a saber, si el joven Marx era «ya Marx y lo era plenamente»). Véase Louis Althusser, For Marx, Londres, 1969, p. 53.

[25] «Briefe aus London», 475/386. Esta observación iba dirigida a Robert Owen, pero en otra ocasión Engels declaró que las formas de expresión «malas, abstractas, torpes e ininteligibles» eran un rasgo distintivo del desarrollo temprano de las ideas socialistas en Alemania. «Fourier», 605/614.

[26] Posteriormente Marx reconocería (algunas de) estas limitaciones. Véase, por ejemplo, su alusión sarcástica al empleo de un término (Entfremdung) que solo resulta «comprensible para los filósofos». Die deutsche Ideologie, 34/48.

[27]Die heilige Familie, 58/56. «Szeliga» era el seudónimo que adoptó el oficial prusiano Franz Zychlin von Zychlinsky, que militó en la izquierda hegeliana.

[28] «Zur Judenfrage», 357/156/222.

[29] «Briefwechsel von 1843», 341/140/204. El libro ostenta el rimbombante título Herzensergießungen eines kuntsliebenden Klosterbruders.

[30]Kritik, 205/7/61. Véase también ibid., 215/16/72.

[31] «Kritische Randglossen», 405/202/416.

[32]Die heilige Familie, 67/64.

[33] Véase, por ejemplo, Keith Graham, Karl Marx, Our Contemporary: Social Theory for a Post-Leninist World, Toronto, 1992, p. 2.

[34] Véase David McLellan, The Young Hegelians and Karl Marx, Londres, 1969, p. 51; y Allan Megill, Karl Marx: The Burden of Reason (Why Marx Rejected Politics and the Market), Lanham, Maryland, 2002, p. 156.

[35] Para evitar confusiones, siempre que se nombre a los hermanos de Bruno Bauer se hará con su nombre de pila incluido.

[36] «Restringida» en el sentido de que a menudo se ofrece una definición más amplia de los primeros escritos, y suele englobar a todas las obras escritas hasta 1845. Véase, por ejemplo, Jonathan Wolff, Why Read Marx Today?, Oxford, 2002, p. 10.

[37] En el interesante artículo «Marx’s Initial Problematic: The Problem of Poverty», Political Studies, vol. 24 (1976), pp. 24-42, Heinz Lubasz intenta relacionar los artículos periodísticos que Marx escribió en su juventud con su obra posterior.

[38] Véanse, por ejemplo, los modelos «instrumentalista», de «balance de clases» y de «abdicación» que perfila Jon Elster en Making Sense of Marx, Cambridge, 1985, capítulo 7.

[39] Richard Rorty, Philosophy and Social Hope, Londres, 1999, p. 218.

[40]Ibid., p. 219.

[41] Isaiah Berlin, The Life and Opinions of Moses Hess, Cambridge, 1959, p. 38.

[42] Este uso tan oportuno de las letras mayúsculas (las Citas Famosas) lo he tomado prestado de la traducción que realizó Ben Brewster de la expresión «les Célèbres Citations» que aparece en Althusser, For Marx, p. 27.

[43] Para los problemas literales resultan muy interesantes los comentarios críticos de Engels sobre los esfuerzos que realizó «John Broadhouse» (el seudónimo que utilizaba H. M. Hyndman). Véase «How Not to Translate Marx». Por supuesto que la distancia histórica hace que estos problemas lingüísticos se agraven todavía más.

[44] La siguiente aclaración proviene de un comentario moderno (cuya procedencia, por cortesía, no se explicitará aquí). Pretende explicar un pasaje de los escritos de juventud, aunque perfectamente podría pasar por un ejemplo más de la prosa oscura contemporánea de Marx: «En otras palabras, mientras el hombre sea el hombre político, es decir, una forma de individuo atomizado separado de su ser social real, la religión continuará siendo el espíritu de la sociedad civil, la esencia social objetivada y ajena; y el dinero constituirá la sustancia de la sociedad civil, el producto social objetivado y ajeno».

II. Filosofía alemana

El alcance y la naturaleza de la deuda que Marx contrajo con Hegel es quizá la cuestión más controvertida en el estudio de su obra. No obstante, a pesar de las discrepancias enconadas y generalizadas que ha suscitado esta cuestión con respecto al desarrollo posterior del pensamiento marxiano, casi todo el mundo está de acuerdo en que los primeros escritos tienen un carácter indiscutiblemente «hegeliano». Tanto los defensores de la «continuidad» como los de la «discontinuidad» de la evolución intelectual de Marx dan por sentado que Hegel fue el filósofo que más le influyó en su juventud. De hecho, el hegelianismo de los primeros escritos de Marx es el punto de referencia que se utiliza para definir las nociones de «continuidad» y «discontinuidad». En general, la literatura especializada solo ofrece dos posibilidades de interpretación: o Marx abandonó el hegelianismo o no lo abandonó[1].

Por lo que a mí respecta, contemplo el abrumador consenso en relación con el carácter hegeliano de los primeros escritos con cierto escepticismo. Como mínimo, no se puede negar que esta afirmación se apoya en unos presupuestos que parecen problemáticos. Por regla general, esta teoría se basa en dos tendencias interpretativas atractivas pero discutibles: la primera consiste en considerar que la filosofía alemana fue la única influencia significativa en la obra del joven Marx; y la segunda, en identificar la filosofía alemana con la obra de Hegel. En este estudio me he resistido a sucumbir a estas dos tentaciones interpretativas, ya que además de reconocer la diversidad de la filosofía alemana pienso que existen otras posibles influencias en la obra de juventud de Marx.

En el presente contexto, la tendencia interpretativa pertinente es la segunda, es decir, la que considera que algunas ideas que proceden de una tradición filosófica y cultural alemana mucho más amplia son «hegelianas». Pensemos en dos de los intentos más conocidos por demostrar el hegelianismo de Marx apelando a ciertos motivos filosóficos que aparecen en su obra. En alguna ocasión se ha dicho que una de las pruebas que demuestran que Hegel ejerció una influencia decisiva sobre Marx es el uso del término «Aufhebung» en la obra de este último (un término que se suele traducir al inglés con el término arcaico «sublation»). Se suele considerar que el primero que empleó la palabra «Aufhebung» para aludir a esa combinación singular y compleja de supresión, conservación y elevación fue Hegel. Por consiguiente, el hecho de que Marx emplee el término en el mismo sentido es una garantía simple aunque eficaz de su hegelianismo[2]. Sin embargo, hay otros autores con los que Marx estaba muy familiarizado que ya utilizaban esta expresión con las mismas connotaciones antes que Hegel. Friedrich Schiller, por ejemplo, lo emplea en este mismo sentido en algunos puntos de su tratado Über die ästhetische Erziehung des Menschen [La educación estética del hombre] (1795). Schiller lo adopta, por ejemplo, para caracterizar el modo en que se suprimen, se conservan o se elevan ciertas oposiciones familiares (entre sentimiento y razón, pasividad y acción, materia y forma) en la idea de «belleza» (Schönheit)[3]. El mismo origen hegeliano se le suele atribuir a la idea de la progresión dialéctica desde un estadio de unidad indiferenciada a otro de unidad diferenciada a través de la diferenciación sin unidad[4]. Siempre que aparece esta idea en la obra de Marx se da por supuesto que viene a confirmar la influencia hegeliana. No obstante, sería un error identificar esta progresión dialéctica únicamente con Hegel. Este motivo aparece con frecuencia en varios escritores más o menos relacionados con la época Frühromantik, el periodo del primer Romanticismo alemán que floreció en Jena y en Berlín entre 1796 y 1801. La idea de la progresión dialéctica es, por ejemplo, el principio que vertebra Hyperion, oder Der Eremit in Griechenland [Hiperión o el eremita en Grecia] (1799). A través de una narración un tanto sentimental, Friedrich Hölderlin narra una historia de pérdida y recuperación en un nivel superior, el de la unión de la humanidad con la naturaleza y con Dios. (Cada vez son más los estudiosos que sostienen que la aportación de Hölderlin al idealismo alemán fue fundamental. De hecho, se ha llegado a decir que Hiperión es una obra más hegeliana que las del propio Hegel[5].) Si he traído a colación estos dos ejemplos (el término «Aufhebung» y la idea de progresión dialéctica) no ha sido con el fin de afirmar que fueron Schiller, Hölderlin o cualquier otro –y no Hegel– los que influyeron a Marx, sino para poner en duda algunas teorías famosas que tratan de demostrar que Hegel fue el filósofo que más influyó al joven Marx. No niego que situar a Marx en el contexto de una tradición filosófica determinada (de la que sin duda Hegel es el principal representante) sea práctico y acertado. No obstante, me parece un error considerar que la filosofía alemana fue la única influencia del joven Marx y que esta tradición se reduce exclusivamente a Hegel.

Este énfasis en el hegelianismo del joven Marx ha tenido una serie de consecuencias deletéreas. Se podría decir que ha ejercido un considerable efecto distorsionador en la interpretación del contenido de los primeros escritos y del contexto en que aparecieron. Ha favorecido la falta de atención al resto de autores y corrientes que determinaron el desarrollo intelectual de Marx y a la crítica de Hegel y del hegelianismo que encontramos en sus primeros escritos.

La crítica sistemática a este consenso dominante –en lo que concierne al carácter hegeliano de los primeros escritos– es una labor que excede el alcance de este capítulo. Mi intención es centrarme sobre todo en lo que opinaba el propio Marx en los primeros escritos de los aciertos y los defectos de la obra de Hegel y, en concreto, en su evaluación crítica de la filosofía política de Hegel. En este contexto, se puede acusar a muchas de las monografías que se han escrito sobre el tema de un doble descuido: de subestimar la naturaleza crítica de la evaluación marxiana del sistema filosófico de Hegel y de malinterpretar los elementos positivos de dicha evaluación (en concreto, de no ser capaces de reconocer los elogios que Marx le dedicó a la interpretación hegeliana del mundo social moderno). El objetivo principal del presente capítulo es remediar ese doble descuido.

LaKritikde 1843

El estudio más extenso de la obra de Hegel que se puede encontrar en los primeros escritos es el de la Kritik [Crítica de la filosofía del Estado de Hegel]