Los derechos del corazón - Leonardo Boff - E-Book

Los derechos del corazón E-Book

Leonardo Boff

0,0

Beschreibung

La dimensión del corazón fue descuidada por la modernidad, en la actualidad, el gran desafío radica en dotar de centralidad a lo que hay de más ancestral en nosotros: el afecto y la sensibilidad, cuya mayor expresión se encuentra en el corazón. Para decirlo con claridad, lo que importa es rescatar al corazón y sus derechos, tan válidos como los derechos de la razón, de la voluntad, de la inteligencia y de la libido. El objetivo de nuestro texto es invitar a las personas a que aprendan a sentir y a unir la razón, generalmente fría y calculadora, con el afecto, cálido e irradiador. De esta amalgama nacerá, casi espontáneamente, nuestro deseo de cuidar todo lo que está vivo y es frágil e importante para la vida humana y la existencia en el planeta Tierra.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 129

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



 

 

 

 

 

TÍTULOORIGINAL:OSDIREITOSDOCORAÇÃO.ORESGATEDAINTELIGÊNCIACORDIAL

 

 

 

 

Traductor: Cristina Díaz Padilla

 

diseño de porTada: Víctor Ortiz Pelayo

 

 

 

© 2015 Ediciones Dabar, S.A. de C.V. Mirador, 42

Col. El Mirador 04950, México, D.F.

Teléfonos: (55) 5603 3630, 5673 8855

E-mail: [email protected]

 

ISBN: 978-607-612-105-4

Hecho en México

 

 

 

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN. Rescatar los derechos del corazón

 

PRIMERA PARTE. LOS FUNDAMENTOS

1. El rescate necesario de la sensibilidad ecológico-social

2. ¿Qué somos en cuanto humanos? Un nudo de relaciones integrales

3. Lo que nos hizo humanos: la comida compartida

4. Solo el Infinito sacia nuestra sed infinita

5. La convivialidad y el futuro de la humanidad

6. Aceptación y desapego: entre más perdemos, más ganamos

7. La autorrealización, una búsqueda incansable

8. El viaje más largo es el que tiene el propio corazón como destino

9. El arquetipo del camino y la autorrealización

10. En el desierto también hay vida y flores

11. Todo lo que existe y vive merece respeto

12. Cuidado y sostenibilidad, pilares de un nuevo mundo

13. El necesario rescate de lo sagrado

 

SEGUNDA PARTE. EL LATIR DEL CORAZÓN

1. El amor que mueve el cielo, las estrellas y nuestros corazones

2. ¿Quieres garantizar el amor? Cultiva la ternura

3. La caricia, esencial para el afecto y el amor

4. La cordialidad o la capacidad de auscultar el corazón del otro

5. El cuidado, alimento del amor y de la amistad

6. La amabilidad genera amabilidad

7. La más humana de las virtudes: la compasión

8. En la fiesta la vida tiene sabor y sentido

9. El rito y el juego, asuntos muy serios pero olvidados

10. El humor, termómetro de la salud psíquica y espiritual

 

PRIMERA CONCLUSIÓN. "La belleza salvará al mundo: Dostoievski nos dice cómo

SEGUNDA CONLUSÍON. Los derechos del corazón

RECOMENDACIONES

 

 

 

 

 

 

 

 

Es indudable que la crisis ecológica global exige soluciones técnicas capaces de impedir que el calentamiento global aumente másdedosgradosCelsius,pueselloseríadesastrosoparatoda la biósfera. Si la humanidad se muestra irresponsable a este respecto y permite que la temperatura se incremente cuatro, cincoy hastaseisgradosCelsius,lasformasdevidaconocidas–inclusola humana– se verán gravemente amenazadas. Pero la técnica no lo es todo, y ni siquiera lo más importante. Parafraseando a Galileo Galilei, podemos decir: “la ciencia nos enseña cómo funciona el cielo, pero no nos enseña cómo se llega al cielo”.

De la misma forma, la ciencia nos indica cómo funcionan las cosas, pero es incapaz de decirnos si son benéficas o nocivas para la totalidad de los sistemas-vida y del sistema-Tierra. Para eso tenemos que recurrir a criterios éticos, a los cuales la misma práctica científica está sometida.

¿Hasta qué punto las soluciones técnicas son suficientes para poder equilibrar a Gaia, lograr que siga admitiéndonos en ella y que garantice los abastos vitales para los demás seres vivos? ¿Acaso podrá identificar, asimilar o rechazar las más de mil sustancias químicas sintéticas, los transgénicos y los microorganismos producidos artificialmente y para los cuales su “estómago” no fue preparado a lo largo de milenios de evolución?Nisiquieralacienciaescapazdedarunarespuesta segura. Por eso tenemos que activar los principios de la prevención, la precaución y el cuidado, para que nuestra salud no se vea afectada.

Es necesario que haya una intervención técnica para atender las demandas humanas pero, al mismo tiempo, es preciso que estas últimas se adecúen a un nuevo paradigma de producción,menosagresivo,dedistribuciónmásequitativa,deun consumo regido por la sobriedad compartida y de un reaprovechamiento de los desechos que no dañe a losecosistemas.

La Carta de la Tierra, uno de los documentos nacidos con el apoyo de la unesco y de la onu, es resultado de una con sulta realizada a lo largo de ocho años (de 1992 a 2000) en prácticamente todos los pueblos, que busca articular valores y principios que nos inspiren una nueva forma de habitar el planeta. Con sabiduría, este documento afirma:

 

Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo… El proceso requerirá un cambio de mentalidad y de corazón; requiere también de un nuevo sentido de interdependencia global y responsabilidad universal. Debemos desarrollar y aplicar imaginativamente la visión de un modo de vida sostenible a nivel local, nacional, regional y global (n.16, f).

 

La idea es que debemos desarrollar una nueva lectura de la realidad total (mente) y una nueva sensibilidad (corazón), así como un sentido de pertenencia compartido por todos los seres y la responsabilidad universal por el destino común, de la Tierra y de la Humanidad.

La mente, es decir, la visión contemporánea del universo, de la historia de la Tierra, de la vida y de la existencia humana fue, en gran parte, codificada a lo largo de casi un siglo. Ahora nos es urgente despertar el corazón para que sienta, se compadezca, se solidarice y ame la Tierra, sus ecosistemas ya todos los seres, nuestros compañeros en esta andadura terrestre. Por sí sola, la mente no dispone de todos losinstrumentos para vencer la crisis actual. Necesita el apoyo del corazón, responsable de movernos a la acción y a emprender la búsqueda de los mejores caminos para nuestra salvación. Por eso hablamosdelosderechosdelcorazón,quedebenserproclamadosy vividos en función de nuestra propia supervivencia.

La dimensión del corazón fue descuidada por la modernidad.Larazónanalítica,larazóninstrumentalylatecnociencia buscaban, como método, el distanciamiento más radical posible entre la emoción y la razón, y entre el sujeto pensante y el objeto pensado.

Todoloquetuvierarelaciónconelmundodelasemociones, delosafectos,delasensibilidad,enunapalabra,delpathos,oscurecíalamiradaanalíticay“objetiva”sobreelobjeto.Asípues, debía ponerse bajo sospecha, controlarse e incluso reprimirse.

Lo que ocurrió fue que la propia ciencia superó esta posición reduccionista, ya sea a través de la mecánica cuántica de Bohr/Heisenberg, de la biología al estilo de Maturana/ Varela, o de la tradición psicoanalítica reforzada por la filosofía existencial (Heidegger, Sartre y otros). Estas corrientes evidenciaron el involucramiento inevitable del sujeto con el objeto. La objetividad total es una ilusión. En el conocimiento intervienen siempre los intereses del sujeto, las emociones y los afectos que experimenta el ser humano en su relación con los otros. Aún más: hoy estamos convencidos de que la estructurafundamentaldelserhumanonoeslarazón,sinoelafecto y la sensibilidad.

Daniel Goleman aportó una prueba empírica con su texto La inteligencia emocional. En él afirma que la emoción precede a la razón. La primera reacción ante cualquier realidad es la emoción, y solo algunos segundos después despierta la razón. Sobre el mismo particular, Michel Maffesoli escribió Elogio de la razón sensible. En Vers une sobriété heureuse, Patrick Viveret se pronunció a favor de una sobriedad feliz, basada en el acuerdo entre la razón mental y la inteligencia del corazón. Adela Cortina escribió Ética de la razón cordial, y el brasileño Muniz Sodré ha abordado el tema en varias de sus obras.

El concepto se comprende mejor si pensamos que los humanos no somos simplemente animales racionales, sino más bien mamíferos racionales. Hace más de 200 millones deaños, cuando surgieron los mamíferos, nació también el cerebro límbico, responsable del afecto, el cuidado y la “amorizaciónˮ. La madre concibe y carga dentro de sí a la cría, y una vez que nace la rodea de cuidados y de caricias. No fue sino en los últimos cinco o seis millones de años cuando surgió el neocórtex cerebral,yhacetansolo200milañoslohizoeltipodecerebro que tenemos hoy y que se expresa por medio de la razón abstracta, la conceptualización y el lenguaje racional.

En la actualidad, el gran desafío radica en dotar de centralidad a lo que hay de más ancestral en nosotros: el afecto y la sensibilidad,cuyamayorexpresiónseencuentraenelcorazón. Paradecirloconclaridad,loqueimportaesrescataralcorazón y sus derechos, tan válidos como los derechos de la razón, de la voluntad, de la inteligencia y de lalibido.

En el corazón está nuestro centro, nuestra capacidad de sentir profundamente; en él se encuentran también la sed de amor y el nicho de los valores.

Nuestra intención dista mucho de dejar de lado a la razón, pues nos es imprescindible para discernir y para priorizar los afectos sin sustituirlos. Si no aprendemos a sentir a la Tierra como Gaia, si no la amamos como amamos a nuestra madre, y si no la cuidamos como cuidamos a nuestros hijos e hijas, difícilmente la salvaremos.

Sin la sensibilidad, la operación de la tecnociencia será insuficiente. Pero una ciencia con conciencia y con sentido ético puede encontrar salidas liberadoras para nuestra crisis. Por eso es importante reinventar al ser humano integral, en el que se conjuntan cabeza y corazón, sentimiento y razón, música y trabajo, poesía y técnica.

El objetivo de nuestro texto es invitar a las personas a que aprendan a sentir y a unir la razón, generalmente fría y calculadora, con el afecto, cálido e irradiador. De esta amalgama nacerá,casiespontáneamente,nuestrodeseodecuidartodolo que está vivo y es frágil e importante para la vida humana y la existencia en el planeta Tierra.

El corazón posee sus propios derechos y su propia lógica. No ve tan claro como la razón, pero su mirada es más profunda y certera. Conocemos mejor cuando amamos. Y amamos másintensamentecuandonuestroconocimientoesmáslúcido y menos prejuiciado.

 

 

 

 

 

 

1. Elrescatenecesariodelasensibilidad ecológico-social

 

Más que cualquier otra ciencia, la tradición psicoanalítica ha rescatado la centralidad de la emoción, de la afectividad y de los sentimientos. En dicha disciplina sobresalen, sin duda, C. G. Jung y su vasta obra.

Paraél,lapsicologíacarecedefronteras:nohayseparación entre cosmos y vida, entre biología y espíritu, entre cuerpo y mente, entre afecto y razón, entre consciente e inconsciente, entre individual y colectivo.

Examinemos brevemente su psicología analítica, pues nos ofrece fecundas inspiraciones para el equilibrio entre mente y corazón. Para Jung, la psicología tiene que ver con la vida en su totalidad, incluyendo sus dimensiones racional e irracional, simbólica y virtual, individual y social, terrenal y cósmica, y tambiénsusaspectossombríosyluminosos.Poresotodoleinteresaba: los fenómenos esotéricos, la alquimia, la parapsicología, el espiritismo, los objetos voladores, la filosofía, la teología,lamísticaoccidentalyoriental,lospueblosoriginariosy las teorías científicas más avanzadas.

Sabía articular estos saberes descubriendo conexiones ocultas que revelaban dimensiones sorprendentes de la realidad. De todo sabía obtener lecciones, formular hipótesis y descubrir posibles ventanas a la realidad. Esa era la razón de que no encontrara cabida en disciplina alguna y de que muchos lo ridiculizaran. Pero, precisamente por ello, C.G. Jung se convirtió en un maestro que nos señala caminos sugerentes y viables, capacesdeinspirarnossolucionesparalaactualcrisisecológica.

Su perspectiva holística y sistémica tiene que volverse hoy hegemónica en nuestra lectura de la realidad. De locontrario, nosconvertiremosenrehenesdevisionesfragmentadas,enlas que se pierde de vista la totalidad. En esta diligencia, Jung es uninterlocutorparticularmenteprivilegiadoporloqueserefiere al rescate de la razón cordial y de la inteligencia emocional.

A él le correspondió el mérito de haber valorado e intentado descifrar el mensaje oculto de los mitos, que constituyen el lenguaje del inconsciente colectivo. Ahora bien, el inconsciente colectivo es relativamente autónomo: nos posee más a nosotros que nosotros a él. Cada uno es más pensado que lo que propiamente piensa. El órgano que capta el significadode los mitos, de los símbolos y de los grandes sueños es la razón sensible o la razón cordial. Esta fue colocada bajo sospecha en la modernidad, pues podría oscurecer la objetividad del pensamiento. En contraste, Jung siempre fue crítico del uso exacerbadodelarazóninstrumental-analítica,porquecerraba muchas ventanas del alma.

Es bastante conocido el diálogo que en 1924-1925 Jung mantuvoconunindígenadelatribuPueblodeNuevoMéxico, Estados Unidos. El indígena mencionó que, desde su puntode vista, los blancos estaban locos. Jung le preguntó por qué, y él respondió: “Porque dicen que piensan con la cabeza”. “Pero claro que piensan con la cabeza”, replicó Jung e inquirió: “¿Con qué piensas tú?” Y el indígena, sorprendido, contestó: “Nosotros pensamos aquí” y señaló el corazón (Recuerdos, sueños, pensamientos, p. 233).

Este hecho transformó el pensamiento de Jung. Entendió que los europeos habían conquistado el mundo con la cabeza, pero habían perdido la capacidad de pensar y sentir con el corazón, y de vivir a través del alma.

Lógicamente, no se trata de dejar de lado la razón –lo que sería una pérdida para todos– sino de rechazar su estrecha capacidad de comprender. Es necesario considerar lo sensible y lo cordial como elementos centrales en el acto de conocimiento. Esto permite captar valores y sentidos presentes en lo profundo del sentido común. Más allá del funcionamiento cerebral, la mente está siempre incorporada y, por lo tanto, impregnada de sensibilidad.

En el ya citado Recuerdos, sueños, pensamientos, Jung dice: “existen tantascosas que me satisfacen:las plantas,los animales,lasnubes,eldía,lanocheyloeternoenelhombre.Cuanto más inseguro de mí mismo me sentía, más crecía en mí un sentimiento de afinidad con todas las cosas”.

El drama del hombre actual radica en haber perdido la capacidad de experimentar un sentimiento de pertenencia, cosa que las religiones siempre garantizaban. Lo que se opone a la religión no es el ateísmo o la negación de la divinidad, sino la incapacidad de vincularse y re-vincularse con todas las cosas. Hoy las personas están desenraizadas, desconectadas de la Tierra y del anima, que es la expresión de la sensibilidad y de la espiritualidad.

Para Jung, el gran problema actual es de naturaleza psicológica. No de la psicología entendida como disciplina o como una mera dimensión de la psique, sino entendida en un sentido amplio, como la totalidad de la vida y del universo en cuanto percibidos y articulados con el ser humano. Es en este sentido que escribe: “Es mi más profunda convicción que, a partir de ahora y hasta un futuro indeterminado, elverdadero problema es de orden psicológico. El alma es el padre y la madre de todas las dificultades no resueltas que lanzamos en dirección al cielo” (Cartas III, p. 243).

Si no rescatamos la razón sensible, que es una dimensión esencial del alma, difícilmente empezaremos a respetar la alteridad de los seres, a amar a la Madre Tierra con todos sus ecosistemas, y a vivir la compasión hacia quienes sufren en la naturaleza y en la humanidad.

Aislada de la inteligencia emocional, sensible y cordial, la razón analítico-instrumental puede conducirnos a la locura, tal comosemanifestóenlashoah,esdecir,enlasoluciónfinalplanteada por el estado nazi a los judíos, o en los crímenes por decapitación perpetrados por el Estado islámico en contra de todosaquellos que se niegan a adoptar su interpretación delCorán.

El rescate de la razón cordial no es una tarea individual, sino colectiva, un paradigma de la civilización que debeamalgamarse con el rostro positivo de la racionalidad, sin el cual no podríamos organizar la complejidad del mundo. Contar con una ciencia consciente, cuidadosa y sensible a todo lo