Vida de Mina - Manuel Ortuño Martínez - E-Book

Vida de Mina E-Book

Manuel Ortuño Martínez

0,0

Beschreibung

Francisco Javier Mina o Xavier Mina, como firmó siempre sus proclamas y su correspondencia, es uno de los héroes de la Independencia de México. Fundador del Corso Terrestre de Navarra, participó durante casi un año en la guerra de independencia española frente a la invasión francesa. Preso de estado de Napoleón se inició muy pronto en el liberalismo, con maestros como Lahorie en París, Blanco White, López Estrada y Servando Teresa de Mier en Londres y Simón Bolívar en Haití. Tras el golpe de estado de Fernando VII en 1814 conspiró en Madrid para el restablecimiento de la Constitución de Cádiz, se pronunció en Pamplona en septiembre de ese mismo año y se exilió a Francia e Inglaterra, perseguido por los esbirros del rey. En Londres, con el aliento de los liberales españoles y mexicanos y el apoyo de Lord Holland, preparó una expedición liberal que, integrada por oficiales y especialistas y un fuerte parque en armas, tomó el título de División auxiliar del Congreso Mexicano. Mina tenía el propósito de encuadrar a las milicias de Morelos y del Congreso Mexicano pero desgraciadamente llegó a México muy tarde, con Morelos fusilado y los insurgentes en plena dispersión. Sus campañas en México y las batallas que le enfrentaron a las fuerzas realistas, figuran entre las más brillantes en el proceso insurgente. Hecho preso y fusilado por orden del virrey Apodaca, es uno de los héroes de la Independencia de México. La lucha de Mina por la libertad en España y en México es merecedora de su recuperación como una de las figuras más atractivas del primer liberalismo español y americano. Xavier Mina es el lazo más sólido que une los dos bicentenarios —en México y en España— de una historia que vale la pena conocer. En esta edición, que amplía y completa una larga investigación sobre el personaje, se incluye un texto sobre Mina escrito por Blanco White. Vida de Mina recoge los datos y resulyados más de las investigaciones sobre Xavier Mina.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern
Kindle™-E-Readern
(für ausgewählte Pakete)

Seitenzahl: 824

Das E-Book (TTS) können Sie hören im Abo „Legimi Premium” in Legimi-Apps auf:

Android
iOS
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Manuel Ortuño Martínez

VIDA DE MINA

Guerrillero, liberal, insurgente

Prólogo de Manuel Lucena Giraldo

 

 

 

 

 

Entonces, (americanos) mexicanos, decid a vuestros hijos…: esta tierra (feliz) fue dos veces inundada en sangre por españoles serviles, (esclavos) vasayos abyectos de un rey; pero hubo también españoles (amigos de la libertad) liberales y patriotas, que sacrificaron su reposo y su vida por nuestro bien.

Francisco Xavier Mina Baltimore, agosto de 1816 y Soto la Marina, 25 de abril de 1817

 

[entre paréntesis, palabras suprimidas en la segunda edición de la Proclama]

Prólogo

El combatiente de la libertad mexicana Francisco Javier Mina, nacido en la localidad navarra de Otano en 1789 y muerto el 27 de noviembre de 1817 en Guanajuato, es conocido en España como Xavier Mina, «Mina el estudiante» o «Mina el mozo». Esta circunstancia ha producido multitud de confusiones, en primer lugar con su áspero tío Francisco Espoz, que se apoderó de su apellido mientras él penaba en la prisión su particular ansia de libertad. Proclamado héroe de México ya en 1823, olvidado en España como tantos otros personajes del primer liberalismo, Mina expresa en sus hazañas y fracasos la metáfora perfecta de la crisis del antiguo régimen, el constitucionalismo gaditano y sus alcances, el proceso de independencia americano y las revoluciones atlánticas como marco general en el cual todo lo acontecido en aquella etapa fundamental debería ser reinterpretado, al menos en lo referente al mundo hispánico.

Estas certidumbres, tan bien investigadas en este excelente libro de Manuel Ortuño Martínez, explica la razón de la amnesia española respecto a Mina. Opuesto a «ser vil presa de una nación extraña», dispuesto «a sacrificarlo todo a la defensa de nuestros derechos», se encontraba estudiando en la Universidad de Zaragoza cuando se consumaron las «disensiones domésticas de la familia real de España» y las «transacciones de Bayona», aquello que apareció ante sus ojos como las traiciones dinástica y de una parte sustancial de los grupos dirigentes al cuerpo de la nación española. La consecuencia natural fue la descollante carrera militar de Mina durante la guerra de Independencia. En el Ejército de la Derecha, las órdenes de Aréizaga y Blake, participó en las batallas de Alcañiz, María y Belchite. Comandante de guerrillas (un título sonoramente español), en el otoño de 1809 recibió una bandera de combate de la Junta Central y hasta marzo del año siguiente los franceses no lograron su captura. Para entonces, había organizado una división, el Corso Terrestre de Navarra, compuesta de más de 1.200 soldados de a pie y a caballo. Reo de fusilamiento, fueron las solicitudes de clemencia de los oficiales franceses a los que había liberado en varias ocasiones las que evitaron su ejecución. Enviado a París en calidad de «preso de Estado», Mina permaneció en el castillo de Vincennes hasta la primavera de 1814. Fue entonces cuando convivió con Victor Lahorie, general republicano enemigo de Napoleón, que le convirtió al liberalismo radical y le enseñó francés, matemáticas y arte militar.

El regreso de Mina a España, como nos relata Ortuño, marcó tanto su implicación con las conspiraciones liberales que intentaron oponerse a las felonías y la represión acaudillada por Fernando VII como su apertura hacia más amplios horizontes, los de América, pues fue en ella donde depositó, como tantos otros peninsulares desilusionados, la esperanza y la posibilidad de la libertad. «Creímos que Fernando VII, que había sido compañero nuestro y víctima de la opresión, se apresuraría a reparar, con los beneficios de su reinado, las desdichas que habían agobiado al estado en el de sus predecesores», señaló Mina en una Proclama, tan ingenua como explícita a la hora de mostrar el estado de ánimo de aquellos liberales, rápidamente decepcionados y perseguidos con saña. El pronunciamiento frustrado de Mina y su tío en septiembre de 1814, que le hizo dueño de Pamplona por una noche, constituyó la peculiar respuesta de un hombre de acción al insoportable estado de cosas, pero en Mina existió siempre y con más fuerza un idealista que le hacía sobreponerse a las derrotas. La huida en busca de asilo en Francia primero y Gran Bretaña después, trenzada de encuentros con espías y múltiples traiciones, es reconstruida por Ortuño con preciosismo historiográfico y muestra que en realidad Mina formó parte de una multitud, pues en Londres conoció a Blanco White y se relacionó con otros liberales españoles –Flórez Estrada, Puigblanch, Istúriz, Gallardo, Cabarrús– e hispanoamericanos –Bello, López Méndez, Sarratea, Fajardo, Mier y Fagoaga–, así como con ingleses –Lord Holland y Lord Russell– lo que explica el apoyo británico al levantamiento de Porlier en Galicia de 1816.

La sutil interrelación de acontecimientos a ambos lados del Atlántico determinó el curso de la vida de Mina, así como su destino fatal. Incapaz de esperar o de permanecer al margen de los acontecimientos, aceptó el ofrecimiento de encabezar una expedición en ayuda de la independencia mexicana. El 1 de julio de 1816 llegó a Estados Unidos, donde contaba con simpatías y apoyos. Hasta abril de 1817 Mina se dedicó al alistamiento y organización de una fuerza que tituló «División Auxiliar de la República Mexicana», mientras se desplazaba por las ciudades de la costa este y viajaba a Puerto Príncipe, donde se había refugiado Simón Bolívar de su reciente derrota, para convencerlo sin éxito de que le siguiera a Nueva España. Como había ocurrido en Madrid, Mina fue espiado con detenimiento. Otra Proclama que redactó por entonces subrayó los ideales que le guiaban: «Yo no puedo apartar mi gloria de la de mi patria; vengo a libertarla en las Américas. Que todo el que ama a su patria se me reúna. Yo no hago la guerra más que al tirano de la España… el que quiera ser fiel a su nación, a Dios a quien juró guardar la constitución, según la cual la soberanía reside esencialmente en la nación, júntese a mí, libertemos esta parte de la nación, vindicando sus derechos y la parte de allá conseguirá los suyos». La liberación de la nación española empezaría pues en América, mediante una fórmula de soberanía liberal a ambos lados del Atlántico. Tras el desembarco en las playas mexicanas el 21 de abril de 1817 sin encontrar resistencia, Mina tuvo tiempo de lograr brillantes victorias sobre los ejércitos realistas, desplegar una estrategia guerrillera e intentar la liberación de Guanajuato. Como Manuel Ortuño señala, era un personaje cuya peripecia merecía ser recuperada, y él lo ha hecho en este volumen con particular maestría y un transparente sentimiento de afecto a España y México, o como podría haber dicho Mina, «a la experiencia de la libertad en ambos mundos».

 

Manuel Lucena Giraldo

Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España

Introducción

Con esta obra pretendo cerrar un largo periodo de investigación que ha estado dedicado casi en exclusiva a la segunda década del siglo xix, la larga década de las guerras y revoluciones de Independencia, en España y en la América española. En esta investigación, además de Xavier Mina (Francisco Javier Mina en México) personaje central, han ido apareciendo otras figuras relevantes y en algunos casos poco conocidas (Picornell, Toledo, Renovales, Mier, Gual, Aury, Lafitte) de los años más turbulentos del desarrollo del Antiguo régimen de la Monarquía española y su conversión en naciones independientes, con procesos de consolidación diferentes. La actual Comunidad Iberoamericana, madura en una misma lengua y rica en culturas distintas, a pesar de su endeblez política es, sin embargo, un primer paso hacia formas de cooperación mucho más profundas.

Esas formas fueron entrevistas en los inicios de aquella década, a través de algunos escritos de Blanco White y Flórez Estrada, que en cierto modo se hacían eco de planes anteriores, elaborados por políticos de la Ilustración española, olvidados en el fragor de las guerras europeas. Pero el liberalismo temprano, especialmente en su vertiente radical (Flórez Estrada) como en el compromiso militante de Xavier Mina, contiene paradigmas y ejemplos perdidos, cuando no menospreciados.

El caso de Xavier Mina, visto desde la distancia de dos siglos, resulta sorprendente. A pesar de haber sido en 1809 el fundador del «Corso Terrestre de Navarra» y un formidable movilizador de juventudes, organizador y estratega de la que más tarde se llamaría «División de Navarra» que capitaneó su tío Francisco Espoz, se le sigue conociendo casi en exclusiva como «Mina el estudiante» o «Mina el mozo», con olvido de su actividad política y militar entre 1814 y 1817. Todavía hoy, en Navarra y en el resto de España, se desconoce su intervención en los foros del liberalismo hispanoamericano de Londres y Estados Unidos, su aventura liberal internacional, su encuentro con Bolívar y su participación en la guerra de la Independencia de México.

Resulta curioso y hasta cierto punto parece desconcertante que, al terminar este largo periodo de investigación sobre un personaje tan singular, tenga que plantearme un dilema tan grave: ¿Fue Mina un héroe o un traidor? ¿ El héroe de México puede ser considerado traidor en España? ¿A qué se debe la confusión continua con su tío Francisco Espoz, el olvido o la limitación tan frecuente como contradictoria de su biografía, la falta de interés historiográfico, sólo levemente corregido en los últimos años?

Xavier Mina es el lazo más relevante y notorio que une a las revoluciones liberales de España y de América. Frente al desdén y la irrelevancia que el liberalismo moderado español ofreció, en general, con respecto a los levantamientos y la insurgencia en las provincias americanas, Mina aparece como el militar apasionado y visionario, de formación profundamente liberal, que en plena juventud decidió cruzar el Atlántico para tomar parte en una obra de significación muy profunda: luchar por la libertad en América para conseguir la libertad en España. Véanse, en sus proclamas y cartas, el «fervoroso amor» a la Constitución de Cádiz, su defensa de los derechos humanos, su concepción de la autodeterminación, su idea de una España liberada de los «monopolistas y serviles», así como el triunfo, considerado necesario, del reino de la libertad y la justicia.

Desde su llegada a Londres, en la primavera de 1815, hasta su desembarco en las costas de México dos años más tarde, se extiende un intenso periodo de elaboración ideológica, de contactos y discusiones, de preparación y organización de un «cuerpo de intervención internacional», antecedente sin duda del «internacionalismo liberal» de las décadas siguientes.

La aventura de Xavier Mina es el caso más notable de doble mala suerte: llegó muy tarde a México (cuando había muerto el general Morelos y se había disuelto el Congreso) y se anticipó en dos años a la revolución de Riego en Cabezas de San Juan. El plan tan cuidadosamente elaborado en Londres con la intervención de los whigs más relevantes del momento, los liberales españoles y americanos residentes y el apoyo del grupo autonomista mexicano representado por la familia Fagoaga, consistía en movilizar un cuerpo de oficiales y especialistas. Su misión sería encuadrar a las masas insurgentes mexicanas, que estaban a las órdenes de Morelos y del Congreso, disponiéndolas para la derrota de las fuerzas realistas y el inicio del desplome generalizado del sistema colonial español. Pero al mismo tiempo, la liberación de América significaba el fracaso del absolutismo en España. En el proyecto de los liberales reunidos en Londres, la libertad de América y de España aparecían como un objetivo indisoluble. El ejército que se estaba concentrando en Andalucía demostraba su loca insensatez y su probable ineficacia.

Pero Mina tuvo que enfrentarse en Estados Unidos a los espías de la corona, a los traidores en su propio bando, a quienes envidiaban su carisma irresistible y, aunque estuvo a punto de conseguir que Simón Bolívar se incorporase a la Expedición, llegó tarde a las playas de México para ofrecer su División Auxiliar al débil gobierno provisional de los sucesores de Morelos, divididos entre sí. Durante ocho meses ganó y perdió batallas, logró triunfos brillantes frente a fuerzas enemigas muy superiores, planteó estrategias imposibles y fue, en palabras de Alamán, como «un relámpago que iluminó por poco tiempo el horizonte mexicano».

Proclamado héroe de México en 1823, sus restos reposaron en una tumba colocada en el centro de la Catedral Metropolitana. Más tarde, al celebrarse el primer centenario de la Independencia, Porfirio Díaz inauguró el monumento que se conoce como el «Ángel de Reforma», la Columna de la Independencia, en la que tiene el honor de acompañar, en estatua de mármol, a Morelos, Guerrero y Bravo, rodeando al cura Hidalgo. Los homenajes y reconocimientos que recibió a lo largo de dos siglos lo ratifican en la actualidad los nombres de decenas de lugares, plazas, avenidas, centros deportivos y cívicos, un barco de la Armada mexicana, el aeropuerto internacional de Tamaulipas y algunas ciudades importantes como Minatitlán (Veracruz).

¿Y en España? La memoria de Xavier Mina ha corrido una suerte muy distinta. Enfrentado a su tío Espoz, que en 1810 se apoderó de su apellido para llamarse a partir de entonces Espoz y Mina o «general Mina», le ha cubierto siempre una tupida cortina de confusiones o silencios que ha impedido reconocer su pasión española, su lucha por la libertad y contra el despotismo. Mina es un héroe más de la aspiración española por la libertad. Un héroe navarro y español, que hablaba euskera y español y juró la Constitución de 1812, único fin que le movió a trasladarse a América, por la libertad mexicana y española. Pero desgraciadamente, en la historiografía española sobre el primer liberalismo está sólo a medias su nombre.

Doscientos años después, la conmemoración de la Independencia de América y en especial de México, obliga a un repaso y quizás a la revisión de esta trágica historia que siempre quisimos en común pero que divergió enseguida.

 

Manuel Ortuño Martínez

GUERRILLERO

Sus primeros años

Es bien notorio que yo me hallaba estudiando en la Universidad de Zaragoza cuando las disensiones domésticas de la familia real de España y las transacciones de Bayona nos redujeron, o a ser vil presa de una nación extraña o a sacrificarlo todo a la defensa de nuestros derechos.

Xavier Mina

Nacimiento en Otano

En las primeras horas del 1 de julio de 1789, trece días antes del asalto popular a la Bastilla de París, nació en Otano, a pocas leguas de Pamplona, Martín Xavier Mina Larrea. Era hijo de Juan José Mina Espoz y de María Andrés Larrea. La tarde anterior cayó sobre la sierra de Alaiz una tormenta formidable, con gran acompañamiento de efectos eléctricos. Fue una de esas tormentas de verano, que se forman de repente y llegan acumulando nubes negras desde las cordilleras del norte, para romper con todo el estrépito del mundo sobre la «higa de Monreal».

Otano, una docena de casas de piedra de una sola planta, construida sobre los bajos del ganado, se recuesta en la ladera de un monte, a medio camino entre el valle regado por el río Elorz y la sierra del Perdón, que oculta el sol muy pronto y cubre de verdor y humedad todo el entorno. Los montes, ondulados y de escasa vegetación, corren desde Monreal hasta Barasoaín, formando una barrera imponente que obliga al río a deslizarse hacia Tafalla, serpenteando por la llamada «cuenca de Pamplona». Quien sube desde el valle, por un camino de tierra que se va acostando perezoso, justo del lado izquierdo de la calle que conduce a la iglesia, se encuentra con el caserón de los Mina.

La noche del jueves había estado llena de actividad y sobresaltos. Por entre el retumbar de los truenos, de vez en cuando, se oía el rumor de voces y preocupación. Juan José subía y bajaba la corta escalera con paso tembloroso y titubeante, abriendo bien los oídos para recoger cualquier murmullo. Más tranquilo, sentado junto a la puerta del establo, lo miraba entre divertido y cansado su padre Juan Simón. Pero arriba, quien llevaba la voz cantante era su madre María Antonia, ocupada en ordenar lo que tenía que hacerse. Y a sus palabras cortantes y tajantes, se movían la comadrona del lugar y una moza que estaba con ella, encargada de acomodar los trastos necesarios.

En las mentes de todos, una sola idea: ayudar a la pobre María Andrés, preñada de un retoño, el tercero que traía a este mundo, después de haber tenido la desgracia de ver morir a los dos anteriores. Esta vez tenía que ser distinto y a la tercera sería la vencida. Tanto Juan José como María Andrés, estaban decididos a tener descendencia, por lo mucho que se querían, lo jóvenes que eran y la necesidad de contar con quien tuviera que hacerse cargo de la familia y de la casa, con el paso de los años.

María Andrés parecía completamente agotada y al sofoco del parto se unió el agobio de la atmósfera y la presión de las cortinas de intensa lluvia, cayendo sin cesar. Por fin, entre la una y las dos y como resultado del esfuerzo supremo, se oyó un grito intenso y profundo que Juan José resintió en sus propias entrañas. La comadrona lanzó un suspiro de satisfacción: «Aquí está, doña María». En sus manos, todavía unido a la madre por la tripa caliente, apareció el recién nacido, dotado de los signos evidentes que permitían determinar que era varón. «Es un niño, un niño muy hermoso», continuó sonriendo, mientras se dirigía a Juan José.

Sus padres, según el parecer de los que han estudiado su ascendencia, fueron campesinos con propiedades y algunos de sus antepasados están documentados en los libros parroquiales del lugar: «Eran de modesta condición, poseían casa, cultivaban la tierra y cosechaban trigo y vino».

En busca de antecedentes, podemos remontarnos hasta principios del siglo xviii, en el que un Juan apellidado Mina se casó con María Andueza y tuvo un hijo al que llamó Martín. Este Martín Mina, casado en 1722 con Catalina Lizárraga, fue el padre de Juan Simón, quien se unió a María Antonia Espoz Ardaiz, natural de Idocín. Finalmente, el 1 de marzo de 1765 María Antonia dió a luz un niño al que llamaron Juan José y que casó el 1 de marzo de 1786 con María Andrés, tres años mayor que él. Acababan de lograr la descendencia.

 

El primer día en la vida del recién nacido estuvo llena de acontecimientos. Avanzada la tarde y aprovechando un claro entre las nubes, que dejaron de llover, subieron los parientes y amigos hasta la iglesia de San Salvador, en lo más alto del pueblo y en la pila bautismal del pequeño crucero le impusieron los nombres de Martín y Xavier. El primero, para recordar al bisabuelo y el segundo, en honor del más grande de los santos navarros. Todos los allí reunidos, al salir al patio trasero de la iglesia, un pequeño frontón rodeado de pastizales y herbajos, se dieron a cantar y bailar, felices y contentos por la hermosura y la tranquilidad que se reflejaban en la cara casi oculta del hijo de Juan José.

La protagonista de la fiesta fue la abuela María Antonia, tan recia y dominante como siempre, que no soltó al nieto de sus brazos ni un sólo instante. Fue ella la que, alegando la humedad del lugar, se volvió enseguida a casa, para ponerlo en el regazo de María Andrés. Ésta, por fin, después de unas horas de descanso, vivía la intensa felicidad de haber cumplido su anhelo más querido. Estaba empeñada en dedicar todo el tiempo al cuidado y crecimiento del hijo querido, dispuesta a que no se volviera a malograr su voluntad.

Primera infancia

No existe constancia documental que permita conocer cómo transcurrió la niñez de Xavier. Pero según Guzmán

…pasó su primera infancia dentro de un albergue de ventanas pequeñas, penumbra y olor a humo, a pienso y a vacas. Luego vivió el proceso de su crecimiento y su horizonte se ensanchó con los alrededores del pueblo, el valle verde, las sierras remotas, el cielo azul o gris.

La noticia de su nacimiento corrió enseguida por los caseríos cercanos, donde los Mina tenían conocidos y amigos, hasta alcanzar a los familiares de Idocin, en el rumbo de Lumbier, donde vivían los Espoz Ilundáin y más allá, hasta Sangüesa, la villa en que habitaban los primos Torres, hijos de Clementa Ilundáin. A partir de entonces, cada vez que venían a Pamplona, para vender el producto de las cosechas en los puestos que tenían en la plaza del mercado, se desviarían del camino para subir hasta Otano y visitar al nuevo retoño familiar.

Xavier, al que pronto dejaron de llamar Martín, creció sano y robusto, entre bojes y enebros, el monte bajo y los robledales de la sierra. La confirmación de que esta vez no perdería el hijo hizo que María Andrés se llenara de ilusión, dedicada a alimentarlo y cuidarlo con toda la energía y entrega de que fue capaz. Por sí solo o en compañía de otros niños, pronto aprendió Xavier a subir y bajar por la ladera, taladrando con sus ojos inquietos la distancia brumosa que separaba a Otano de Pamplona, las montañas lejanas o los riscos más altos, cuando las nubes dejaban de cubrir Alaiz.

De Pamplona llegaban habladurías y rumores, que contaban con escándalo y temor los sucesos de Francia y la tragedia personal de quienes se arriesgaban a atravesar las montañas para escapar al terror revolucionario. Los controles fronterizos no servían de mucho y junto a los emigrados se colaban panfletos y discursos de todos los colores, que animaban las conversaciones junto a las chimeneas. Fueron años de confusión y desconcierto, novedades y cambios, que llenaban de admiración y de inquietud a los campesinos.

Cuando se conocieron las noticias que afirmaban las ejecuciones sumarísimas, el funcionamiento de la guillotine y la muerte de Luis XVI creció el espanto por los valles y poblados y la gente empezó a prepararse para lo peor. Todos los espectros negativos se acumularon en 1793 con la declaración de guerra a la Convención, firmada también por el Reino de España e Indias al unirse la monarquía de Carlos IV con los aliados, liderados por Gran Bretaña, tratando de contener los excesos de la Revolución Francesa. Los años siguientes estuvieron llenos de novedades. En 1795, tras ser invadida España por los ejércitos franceses, se firmó la Paz de Basilea que restablecía el comercio con el país vecino, y fruto del nuevo clima de amistad hispano-francesa, con Godoy en Madrid y Napoleón en París, se firmó el Pacto de San Idelfonso, entendido entonces como una reedición a la moderna de los viejos Pactos de Familia.

Ajeno Xavier a estos acontecimientos, la configuración del caserío le obligaría por aquellos años, en sus correrías infantiles, a subir por los montes en busca de las fragosidades de la sierra, o bajar por el lado del río al encuentro de los caminos que llevaban a la capital. Es seguro que en cuanto tuvo fuerza suficiente se incorporó a las faenas del campo, para ayudar a los mayores, observando cómo hacían uso de la doble laya, en la siembra de la avena y del trigo, en la recogida de patatas o al cuidado de la vid, según las épocas.

Simultaneaba esta actividad con el aprendizaje de las primeras letras. Pronto se aficionó a la lectura y escritura, que le enseñó su madre y enseguida dio signos de inclinación a los estudios, demostrando un espíritu despierto, receptivo e inteligente. Su formación, en un medio tan carente de todo, tuvo mucho de catequística, al calor de las actividades de la iglesia, centro social e intelectual de la pobre y sobria vida del pueblo. Sólo la determinación de la madre y el contacto con los primos y tíos, algunos de los cuales se instalaron en Pamplona, permitió que Xavier fuera creciendo y madurando en conocimiento y experiencias, por limitados y sencillos que éstos fueran.

Los primeros años transcurrieron relativamente tranquilos. La guerra de la Convención, que había estallado cuando tenía cuatro años, a pesar de la movilización casi general en el reino, no provocó el menor impacto en su entorno y debió de pasar esta época en medio de chiquilladas y travesuras, corriendo por entre las casas del pueblo y los montes cercanos. Al cumplir los diez años había madurado en lo poco que podía saber: leer y escribir, recitar el catecismo, las reglas básicas del buen comportamiento, saludar y callar en presencia de extraños, acompañar a sus padres en las faenas del campo y aceptar acostarse sin rechistar, a la hora del ángelus.

 

Al considerar Juan José que en Otano ya no tenía posibilidades de continuar la educación, y después de consultarlo con su esposa, decidió enviarlo a Pamplona, entonces una población no mayor de 14.000 habitantes. Vivían allí sus primos, Clemente y Simona, hermanos de Francisco Espoz, quienes le aseguraron su alojamiento y manutención, mientras Xavier tendría la posibilidad de asistir a clases en el Instituto, para seguir los estudios de latín, matemáticas y humanidades. Acababa de cumplir 11 años y el traslado a la capital coincidió con el inicio del nuevo siglo.

Pamplona tenía fama de ser una población limpia y adelantada. A finales del siglo xviii se había establecido el alumbrado público, con faroles de aceite; funcionaba la traída de aguas gracias al acueducto de Noáin y estaban terminadas las obras de la red de alcantarillado. Las calles principales aparecían empedradas y enlosadas. Era la típica ciudad amurallada y «plaza fuerte» que todos consideraban inexpugnable. De ella se decía que «era una población pegada a una ciudadela». Ofrecía un aire castrense y casi medieval, porque al anochecer se alzaban los puentes levadizos y se cerraban las cinco puertas de las murallas. Ya entonces eran muy concurridas y bulliciosas las fiestas de San Fermín, punto final de una feria que atraía a numerosos forasteros.

Por aquellos años, tras un breve período de paz impuesto por el Tratado de Amiens (1802), mediante el cual Inglaterra se comprometió a devolver los territorios que había conquistado a España, se reanudaron las hostilidades hispano-británicas y en la batalla de Trafalgar (1805) la flota española acabó derrotada y se hundieron la mayoría de los barcos. El bloqueo continental que Napoleón declaró y exigió de sus aliados tuvo resultados catastróficos para la monarquía española y sus relaciones con las colonias de América. No era de extrañar que el desempleo masivo, la inflación y la bancarrota crecieran y se extendieran por las ciudades y los campos, apareciendo algunas hambrunas, y produciéndose revueltas y disturbios populares. La mayoría de los cortesanos descontentos y las facciones más conservadoras y ultramontanas, atribuyeron los desastres cotidianos a la impericia de un único responsable: el favorito Godoy.

 

En Pamplona, Xavier vivió con su tía Simona Espoz, casada con don Baltasar Sainz, administrador de la Casa de la Misericordia (en la actualidad, esta institución se conoce coloquialmente como «la Meca»), pero también frecuentó a su tío Clemente, hermano de Simona, sacerdote y vicario del Hospital General. El ambiente que lo rodeaba y la libertad para moverse y correr por las calles de la ciudad fueron sin duda factores decisivos en el desarrollo de una personalidad y una conciencia muy vivas, orientadas al descubrimiento de las novedades y las maravillas del entorno inmediato. En una carrera se podía ir de la Catedral a la Ciudadela, atravesando callejuelas enrevesadas y plazas soleadas. El río Arga, desde lo alto de la muralla, siempre fue un espectáculo impresionante, que valía la pena contemplar. Pero por entonces, lo que llamaba la atención de los muchachos de Pamplona, atentos a los corrillos y la discusión de sus mayores, eran las noticias de la guerra, animadas por el genio militar de Napoleón y de sus generales. Las noticias del Imperio y las celebraciones de París encandilaban a grandes y pequeños.

Convertido en un joven inquieto y curioso, a los catorce años tomaba parte en las ocupaciones de sus compañeros de estudio, seguía las correrías y habladurías de sus convecinos, a los que preocupaban las desgracias y reveses de los españoles, aliados del francés en las guerras contra la «pérfida Albión». Pronto conoció a don Carlos de Aréizaga, natural de Goizueta, un coronel retirado que había intervenido en la guerra de la Convención y frecuentaba las cafeterías y tertulias locales. El entonces coronel Aréizaga tenía contactos en la Corte con políticos de relieve, estaba al tanto de las noticias que difundían los periódicos y gacetas de la capital y al parecer se había comprometido, primero con los seguidores del conde de Aranda pero después con la facción aristocrática y ultramontana que conspiraba a favor del príncipe Fernando.

El profesor navarro Esteban Orta se refiere a esta época y comenta:

Las pocas diversiones de la ciudad invitarían a las tertulias. En una de esas tertulias conoció a don Carlos de Aréizaga, cuya amistad no sólo le valió frecuentes consejos sino que le abrió todo un mundo de rivalidades y guerras entre las naciones, en suma le instruyó sobre la política internacional del momento.

Estaba en pleno auge el conflicto europeo pero sus consecuencias en América no se hicieron esperar. En 1806 los ingleses habían desembarcado en Río de la Plata y aunque fracasaron en el intento de tomar Buenos Aires, prometieron prepararse mejor para volver en una próxima ocasión.

Guzmán añade:

Poco después de iniciados sus estudios se había hecho de un amigo, o más exactamente de un protector, el coronel retirado don Juan Carlos de Aréizaga. Éste, soldado por afición y de no escasos merecimientos –tendría cincuenta años–, lo habían herido en Argel, había peleado en Francia contra los ejércitos de la República, seguía con mucho interés las guerras europeas…

La convivencia respetuosa y cordial entre el soldado maduro y algo despechado y el joven ambicioso y soñador de futuras glorias militares, debió de ser muy estimulante para Xavier.

Entre los 11 y los 18 años, contando con la ayuda económica y el sustento material que le proporcionaba la familia, consiguió hacerse con una educación básica en las materias fundamentales, que lo prepararon para iniciar nuevos estudios. En el Instituto había seguido clases de latín, matemáticas y humanidades. Pero por otra parte, además del castellano, la lengua habitual que hablaba su familia era el euskera y por sus actividades y relaciones pronto aprendió a desenvolverse con cierta soltura en francés. El dominio y la práctica de las lenguas lo preparaban para la diversidad y la comprensión de una realidad cada vez más compleja que rodeaba su por otra parte monótona existencia. En Pamplona se encontraba con relativa frecuencia con su tío Francisco Espoz, ocho años mayor que él, que venía todas las semanas a instalar un puesto en el mercado de la plaza del Ayuntamiento, donde ofrecía y vendía los productos de la tierra. Se conocieron bien, pero a Xavier le parecía observar en Francisco cierta distancia y una oculta reacción de envidiosa antipatía.

Su naturaleza física, la seguridad personal que encontraba en la familia y los amigos y el talante positivo y alegre que lo dominaron desde pequeño, lo convirtieron enseguida en un muchacho apuesto y atractivo, capaz de ganarse a los demás con facilidad y dispuesto a agradar a quienes lo rodeaban. Muy pronto, sus encuentros esporádicos con Manuela Torres Ilundáin, su primita de Sangüesa, uno de los lugares a los que se desplazaba con cierta frecuencia, se convirtieron en algo más que simpatía y entre los más cercanos se esbozaron sonrisas maliciosas cuando los vieron correr juntos por el prado o perderse entre los árboles. Desde entonces y durante algunos años, Manuela se sintió profundamente atraída por su primo, quien más pretencioso y atrevido que ella, se dedicó a ejercer sus encantos sobre un buen número de mozas de la capital y de los pueblos cercanos.

Estudiante en Zaragoza

Cumplidos los 17 años, Xavier, con el apoyo de sus padres y el resto de la familia, tomó la decisión de trasladarse a la capital aragonesa con la intención de ampliar sus estudios. Alcanzado el máximo nivel de aprovechamiento que podía conseguir en Pamplona y después de haber descartado profesar una carrera eclesiástica, dispuesto como estaba a prosperar en la milicia

o en la práctica de alguna actividad civil, se incorporó mediado el año de 1807 a la Universidad de Zaragoza, deseando profundizar en las humanidades, matemáticas y física. En Zaragoza fue un estudiante más, entre los que venían de fuera de la región, conocido por su carácter alegre, entrometido y pendenciero, al tiempo que alumno más o menos aprovechado, de lo que no queda constancia documental.

El camino que conduce de Pamplona a Zaragoza era una de las vías más concurridas de la época, camino real por el que transitaban todo tipo de personas, animales y vehículos, además de los convoyes militares y los cargamentos de mercaderías que, de acuerdo con los tratados de amistad franco-españoles, se desplazaban por las distintas rutas de la península Ibérica. Seguramente el viaje lo hizo en carro o en galera, en compañía de otros jóvenes, pasando por el bosque del Carrascal, Tafalla, Olite y Caparroso, antes de llegar a Tudela, desde donde se asomó al ancho Ebro y desde allí, en medio de una riada de transeúntes apresurados, llegó hasta la soñada Zaragoza, atracción de visitantes y curiosos.

El año 1807, después de la firma del Tratado de Fontainebleau, estuvo cargado de acontecimientos, ya que partiendo de Irún y con destino a Vitoria y Burgos o por los caminos que bajaban desde Roncesvalles hasta Pamplona, no cesaban de pasar contingentes de soldados y pertrechos militares franceses, que se internaban hacia Castilla o seguían la ruta que llegaba a Portugal. Corría el rumor de que Godoy había concertado con Napoleón el reparto del país vecino, pero entre tanto el mando estratégico de los ejércitos franceses, bajo la dirección del general Junot, se había establecido en Bayona y desde aquí partían las dos rutas principales que atravesaban la frontera bien por Irún hacia San Sebastián o por Roncesvalles en dirección a Pamplona. Esta región, que incluía Navarra, el País Vasco y parte de Aragón, con la pretendida frontera natural del río Ebro, constituyó más tarde la zona de interés prioritario en la defensa de los franceses frente a la resistencia española.

Xavier se instaló en Zaragoza, entonces una ciudad de más de 45.000 habitantes y muy distinta de Pamplona, tratando de acomodarse en un ambiente más abierto y desenfadado, en el que campesinos y menestrales trataban de hacerse ver y oír, compitiendo con la nueva burguesía comerciante y con los ruidosos y jaraneros estudiantes, aunque lejos todavía de los hábitos y costumbres de la nobleza dominante. De sus estudios, desaparecidos los archivos de la Universidad, no ha quedado constancia escrita. Pudo ser buen o mal estudiante, pero el clima social y el estado de rebelión permanente de la época no debieron de ofrecerle oportunidades excesivas para el trabajo escolar. En cambio, es seguro que engrosaría las filas de los grupos de mozos dispuestos a divertirse y a rondar, pasarlo lo mejor posible y seguir, sin pensárselo mucho, las consignas de los más radicales.

De esta época proceden los motes con que se le ha conocido –se hizo constumbre llamarlo Mina «el estudiante» o Mina «el mozo»– y los autores de biografías o semblanzas que contaron sus aventuras de esta época dieron cuenta de su inclinación por las mozas de la ciudad, su participación en grupos de rondallas y jaranas juveniles, sus corredurías por barrios y calles para regocijo de transeúntes y beneficio de taberneros y mesoneros. Esta alegría juvenil, el desenfado en las relaciones con los demás, y la inclinación por la belleza y el encanto femeninos, fueron dones arraigados y tenaces, que no lo abandonaron con el paso del tiempo.

 

En febrero de 1808 llegaron a Zaragoza noticias inquietantes procedentes de Pamplona. Una división del ejército francés, al mando del general D’Armagnac, había entrado en la ciudad el día nueve y, en vez de proseguir viaje hacia el interior de la Península, optó por quedarse estacionada en la capital navarra. Su intención era establecer una cabeza de puente que le permitiera desarrollar la estrategia diseñada por el mariscal Bessières, con un claro objetivo de conquista. Los franceses se introdujeron el día 16 en la Ciudadela mediante engaños, acción que narran todos los historiadores, «como si se tratara de un episodio novelesco o de opereta». Al día siguiente, los estudiantes y algunos religiosos pamploneses recorrieron las calles lanzando gritos de protesta, pero fueron disueltos enseguida por las patrullas del francés.

Coincidiendo con la invasión encubierta de las tropas francesas, en la Península se desarrollaban otros acontecimientos. El 19 de marzo de 1808 los seguidores del príncipe heredero protagonizaron cerca de Madrid el incidente conocido como «motín de Aranjuez», la persecución, huida y prisión final de Godoy, encerrado primero en Pinto y más tarde en Villaviciosa de Odón. Carlos IV se vió obligado a abdicar en su hijo, que tomó el nombre de Fernando VII, acto primero de una tragicomedia cuyos hilos manejaría el astuto Napoleón con destreza increíble. Se iniciaba un complicado juego de despropósitos e intenciones que protagonizaron los reyes, la nobleza y los príncipes de la Iglesia, personajes políticos del momento, a los que movía a su antojo el mariscal Murat, instalado en Madrid, mientras Napoleón perfilaba desde lejos sus cada vez más claras pretensiones de dominio.

La noticia de la caída de Godoy y la subida al trono de Fernando fue recibida con entusiasmo y algaradas populares por todo el país. En Pamplona dirigía la facción fernandina el coronel Aréizaga, quien movilizó a sus adeptos y seguió de cerca los acontecimientos de Aranjuez. De Zaragoza, a propóstito de las actividades y el papel protagonista de Xavier, un historiador navarro escribe:

El 23 de marzo de 1808, al conocerse en la capital aragonesa la caída del odiado Godoy y la abdicación de Carlos IV en su hijo Fernando VII, los estudiantes de la Universidad celebraron ambos sucesos entusiásticamente.

También se recogen estos hechos en las memorias el francés Barón Lejeune:

El pueblo de Zaragoza había aplaudido la caída de Godoy y en el entusiasmo de su reconocimiento a Napoleón –se le consideraba todavía como salvador de España–, los estudiantes de la Universidad iniciaron este aplauso con grandes algaradas. El día 23 de marzo de 1808 dirigiéronse, capitaneados por Francisco Xavier Mina (sic), a la Universidad, se apoderaron de un retrato de Godoy que había en el salón de grados poniendo en su lugar otro de Fernando VII y, después de arrastrarlo por varias calles, lo quemaron en la del Corso.

En la capital aragonesa, la férrea disciplina de sometimiento al francés, impuesta por el capitán general Guillelmi, impedía el desarrollo de una protesta sorda, que se alimentaba con los rumores y noticias que llegaban desde la corte y otras plazas del reino. Las clases más acomodadas, temerosas de que se reprodujeran los disturbios de días anteriores, recelaban del «populacho» y de los estudiantes, negándolos cualquier apoyo. Quejosos por la falta de liderazgo, sin una personalidad capaz de aglutinar y dirigir la protesta, los grupos más radicales sentían la presión de la policía y los soldados. El protagonismo circunstancial del joven Xavier Mina había constituido un episodio esporádico pero muy significativo.

A finales de mayo la situación de Xavier se hizo insostenible, por lo que decidió regresar a Otano y Pamplona en busca de su familia, temeroso de lo que pudiera estar sucediendo en la capital y en los pueblos de la cuenca. Pero al igual que en Zaragoza, al llegar a la ciudad se encontró con un ambiente de protesta generalizada entre los sectores menos ligados a la nobleza y a los funcionarios, quienes por su parte parecían responder a las demandas francesas, obligados por las burdas recomendaciones de amabilidad y buen trato que se les solicitaba desde Madrid. Carlos IV, antes de abdicar, había firmado una proclama insistiendo en que los franceses «venían en son de paz».

A lo largo de los últimos días la mayoría de las ciudades españolas se había ido levantando frente a los invasores. Según Guzmán:

Cuando Mina llegó a Pamplona, Napoleón había hecho público su propósito de sentar en el trono de España a su hermano José. Unos cuantos afrancesados, que los había, celebraron la noticia; pero la masa de la población, quieta sólo por la presencia de las tropas enemigas, vibraba al eco del levantamiento general, cuyas manifestaciones más próximas, Estella, Tudela y Pamplona, consideraba como suyas.

El ambiente en Pamplona se había enrarecido notablemente y la ciudad estaba llena de espías y confidentes que apoyaban la presencia de las tropas y los mandos imperiales. Los franceses estaban decididos a hacer de Navarra la pieza clave de su estrategia en el norte peninsular, base de asentamiento y centro político desde el que podían dirigir sus operaciones sobre Cataluña y Aragón.

A partir del día 19 de marzo los sucesos se habían ido desencadenando imparablemente. Murat en Madrid y Napoleón desde Bayona desplegaron una estrategia muy compleja cuya finalidad consistía en hacerse con la corona de España. Había que desmontar la abdicación de Carlos IV, salvar el pellejo de Godoy, atraerse a los reyes a territorio francés y colocarse en el papel de apaciguador entre las partes, de modo que tanto los reyes padres como Fernando pensaran que Napoleón se había convertido en su aliado y fiador más seguro. A todos presionaba Murat en Madrid, mientras el despliegue de las tropas francesas se hacía cada vez más evidente.

Fernando llegó a Bayona el día 20 de abril, seguido de un grupo de fieles, entre los que se encontraba su hermano Carlos María Isidro y su tío Antonio, así como el canónigo Escoiquiz. En Vitoria, donde había parado para descansar, se presentaron los representantes navarros, Aréizaga entre ellos, para rendirle pleitesía y acompañarlo hasta Bayona. En Irún se encontraron con José de Palafox, uno de sus más fieles guardias de Corps, enviado al servicio del monarca. Pocos días más tarde llegaron a Bayona los reyes Carlos y María Luisa, seguidos de Godoy. La astucia y la firmeza del Emperador no se hicieron esperar y tras sucesivas y vergonzosas renuncias, el trono vacío de la corona española quedó a la libre disposición del francés. Los fieles seguidores de Fernando, retenidos en Irún, acogieron estas noticias con indignación y con rabia, antes de iniciar el regreso a sus ciudades de origen, comprometidos y dispuestos a la resistencia. Mientras Aréizaga se ocultaba en las montañas navarras, Palafox se instaló en los alrededores de Zaragoza.

 

Sin embargo y como consecuencia de estos hechos, al proclamarse José Rey de España, quedaban en evidencia las intenciones y los propósitos de Napoleón, por lo que el levantamiento antifrancés se generalizó e intensificó en toda la Península, con la excepción de Pamplona, donde el control de los invasores resultaba aplastante.

Mina en Pamplona

Al llegar a Pamplona, tras su breve pero intensa experiencia de Zaragoza, Xavier buscó a sus amigos e intentó reanudar sus relaciones políticas anteriores. Volvió a encontrarse con los compañeros de los años mozos y junto con ellos participó en reuniones y conspiraciones. La noticia del Dos de Mayo en Madrid ocasionó en la ciudad y en los pueblos un impacto notable. De paso por Otano, donde se echó en brazos de sus padres, pero sobre todo en Pamplona, donde sus tíos le contaron historias y sucesos increíbles, Xavier comprendió que acababa de iniciarse uno de esos períodos que hacen época y en el que sin saber por qué ni de qué modo, comprendía que iba a quedar profundamente involucrado.

–Tienes que cuidarte, Xavier– insistía la tía Simona. Eres demasiado impulsivo y apasionado por todo. Pero ahora las plazas están llenas de gente extraña y en la calle te cruzas con hombres y mujeres a quienes no conoces.

–Francisco se ha marchado –le contó su tío Clemente Espoz. Al parecer, según los rumores que corrían por la ciudad, Francisco y algunos jóvenes de la Cuenca habían llegado hasta Jaca, para integrarse en una formación militar que estaban organizando los ingleses, con la intención de oponerse a las pretensiones de Napoleón.

Entre tanto, el coronel Aréizaga, que al regresar de Vitoria se había refugiado en Goizueta, en plena montaña de Ezcaita, donde estaba el palacio de su familia, pasados unos días mandó llamar a Xavier y lo invitó a reunirse con él, preguntándole si se sentía con ánimos para tomar parte activa en la resistencia contra el francés. Los cronistas locales atribuyen a Aréizaga el título de conde y confirman que fue el organizador del espionaje español cerca de las tropas de Napoleón. El encuentro entre ambos tuvo lugar en Goizueta, en la casona familiar de los Aréizaga, rodeados de toda clase de precauciones y en un ambiente de máxima discreción.

La respuesta del joven debió de ser positiva y pronto se volvieron a reunir maestro y discípulo, revestido aquél de cierta aureola militar y fortalecido Xavier por la experiencia y la madurez lograda en Zaragoza. Aréizaga ejercía de coronel retirado pero se había comprometido a participar en un conjunto de acciones de información, sobre el despliegue de los ejércitos imperiales en los departamentos franceses del otro lado de los Pirineos. Preparados los franceses para su intervención en la Península, en espera de que llegara el propio Emperador, habían desplazado nuevos contingentes militares hacia el sur, por lo que permanecían estacionados cerca de la frontera ocho cuerpos de ejército, con más de 250.000 combatientes de a pie y 50.000 de caballería.

A primeros de junio, por otra parte, cuando los franceses preparaban la columna militar que tenía que salir rumbo a Zaragoza, se distribuyó en la capital aragonesa la primera proclama de José de Palafox, quien estaba convencido de que el capitán general era incapaz de ofrecer la menor resistencia frente a los invasores. Los paisanos y en especial los mozos de todas las comarcas empezaron a armarse. Tudela resistió inútilmente el embate francés, hasta caer vencida el 8 de junio. Los franceses, a paso de carga, se acercaron a Zaragoza para iniciar el primer sitio de la ciudad. La capacidad de resistencia y el heroísmo que demostraron los aragoneses admiraron a todos los observadores. En Madrid, donde se encontraba José I, rey de la monarquía que acababa de aprobar el estatuto de Bayona, se esperaba de un momento a otro la noticia de la rendición de Palafox en Zaragoza.

Pero cuando parecía que la conquista de la Península estaba al alcance de la mano y abierto el camino de penetración hacia Andalucía, la batalla de Bailén, ocurrida el 19 de julio de 1808, cuando las tropas españolas al mando del general Castaños derrotaron por vez primera y sorpresivamente a los ejércitos de Napoleón, la situación cambió radicalmente. José I tuvo que retirarse de Madrid y los franceses se replegaron hasta una línea de resistencia situada a la altura de Logroño y Pamplona. La noche del 13 de agosto Zaragoza quedaba libre del cerco y los soldados de Castaños y José de Palafox, al que apoyaban sus hermanos y la mayoría de la población de Aragón y Navarra, volvieron a establecerse en los pueblos de la Ribera Navarra.

La propia Diputación navarra, que se había mantenido en una posición conciliadora, ante el cariz que tomaron los acontecimientos y viendo coartadas sus posibilidades de actuación, decidió abandonar la capital y se retiró a posiciones menos comprometidas. El día 30 de agosto se refugió en Tudela.

 

Carlos de Aréizaga, tras la batalla de Bailén y en el proceso de reorganización de los efectivos españoles, había recibido el encargo de los generales Mendizábal y Joaquín Blake de estudiar cómo se podían dificultar los movimientos franceses e incluso de intentar frenar de algún modo a las divisiones francesas estacionadas en el norte peninsular. Para ello, resultaba imprescindible conocer de antemano lo que ocurría en las bases militares del otro lado de la montaña, desplegando una incesante actividad de información y espionaje. Era la que había propuesto a su joven amigo, reunidos ambos en Goizueta.

Tras aceptar el encargo del coronel, Xavier dedicó varias semanas del verano de 1808 a esta labor, en la vertiente norte de los Pirineos. Para un muchacho que apenas alcanzaba los veinte años, fueron días de excitación y entusiasmo y su dominio del idioma francés, además del euskera, le facilitó pasar desapercibido y contactar fácilmente con los naturales de la zona. Atravesando la frontera por Valcarlos y San Juan de Pie de Puerto, debió correr por los más variados lugares entre Pau y Bayona, pasando por Olorón, Mauleón y la región del Béarn. No sabemos las veces que atravesó la frontera, pero este trabajo le colmó de experiencia y le dotó de ardides que le permitieron progresar en el arte del escondite. También le facilitó el conocimiento directo del terreno y aumentó su capacidad para desplazarse con facilidad, adquiriendo ciertas dotes de intuición y el sentido de la orientación en campo abierto. De vez en cuando regresaba al país para informar a su superior y recibir nuevos encargos.

 

A mediados de octubre, tras el anuncio de que Napoleón descendía hasta Bayona para ponerse al frente de las tropas francesas, la certeza de que se acercaba el momento de la acción se hizo evidente. Dispuesto a terminar de una vez por todas con la resistencia peninsular, el Emperador atravesó la frontera el 4 de noviembre de 1808 y en una serie de rápidos y brillantes movimientos rompió las líneas defensivas españolas, penetró hasta Burgos y destrozó los Ejércitos de la Izquierda al mando del general Joaquín Blake, para acabar también con los de la Derecha, que estaban a las órdenes de los generales Castaños y Palafox.

Primeras escaramuzas militares

En Aragón, mientras Zaragoza se preparaba para un segundo asalto, los franceses bajaron por el Ebro hasta llegar a la vista de Tudela, cuyo intento de resistencia, el 23 de noviembre, resultó tan fallido como el del mes de junio anterior. La acumulación de generales y efectivos en el Ejército de la Derecha español no sirvió de gran cosa. En estas circunstancias, Carlos de Aréizaga, obligado por los esbirros del rey José a renovar un juramento de fidelidad, seguido de Xavier que se había convertido en su ayudante, decidieron que tenían que alejarse de los peligros de la zona. Corrían los últimos días del mes de octubre cuando ambos se trasladaron a Huesca, para ponerse a las órdenes del mando superior del Ejército de la Derecha en el alto Aragón.

En la preparación de la defensa de Zaragoza, la estrategia de José de Palafox y de su hermano el Marqués de Lazán, incluía varios tipos de acción, que combinaban la defensa con la disposición de algunas formaciones militares de carácter volante, encargadas de entorpecer desde el exterior el desplazamiento y avituallamiento de las columnas sitiadoras y sus servicios de apoyo. De estas acciones se ocupaba don Felipe Perena con una división de cuatro a cinco mil hombres, quienes recorrían las comarcas zaragozanas dando la sensación de que los ejércitos de Cataluña se aprestaban a socorrer la capital. Al tratarse de un tema que conocía muy bien, se ordenó al coronel Aréizaga que tomara parte en estas acciones de engaño y diversión. En consecuencia, acompañado de Xavier, se dedicó a organizar la infantería de una División nueva, de carácter volante, allegando hombres y elementos materiales.

Siguiendo a su jefe, Mina corrió por las tierras cercanas, los Monegros, Belchite y Alcañiz y se desplazó hasta Lérida y Huesca vía Monzón, en un esfuerzo de organización que no se acababa de consolidar. Fue una época de esfuerzos continuos, con los que trataban de sobreponerse a las malas noticias y los descalabros sucesivos, algo que finalmente pareció rendir sus frutos a comienzos de 1809. Entre el Marqués de Lazán y Felipe Perena habían conseguido coordinar una fuerza importante y comenzaron a desplegar una estrategia militar cada vez más concreta en tierras aragonesas.

Este relativo éxito organizativo coincidió con la salida de España de Napoleón porque, obligado por las malas noticias que llegaban de Austria, tuvo que abandonar la Península y regresar a París. Pero la presión francesa seguía dominando el entorno de Zaragoza, haciendo inútiles todos los intentos de ayuda exterior. Nos dice Guzmán:

A principios de febrero, los esfuerzos por socorrer a Zaragoza habíanse traducido en algo apreciable. A las órdenes del Marqués de Lazán, Aréizaga recibió el mando de una brigada de infantería. Días después se concentraron todas las tropas auxiliares mientras una división aragonesa se aprestaba a acudir desde Cataluña. Fueron los últimos intentos, a la desesperada, que no sirvieron para impedir la caída de Zaragoza.

En efecto, la ciudad de Zaragoza, tras una prolongada resistencia, había capitulado ante los franceses el 21 de febrero de 1809.

Intermedio navarro

La conquista de Zaragoza envalentonó a los franceses y desmoronó la capacidad operativa del Marqués de Lazán, que ordenó la retirada hacia Monzón, Mequinenza y Tortosa. Carlos de Aréizaga fue ascendido a brigadier por méritos en acción militar, por lo que deseando llegar hasta Sevilla, donde se encontraba la Junta Central, con el fin de hacer méritos y ofrecer sus servicios, pidió a Xavier que aprovechara aquellas semanas para regresar a Navarra y llevar cartas y noticias a sus familiares y amigos. Así lo hizo Xavier, por lo que, sin parar en Pamplona y después de una visita muy rápida a sus padres en Otano, siguió viaje a Goizueta donde se entrevistó con los familiares de Aréizaga, a quienes relató las acciones millitares en las que habían intervenido. Entregó las cartas y los demás objetos que llevaba y regresó a Pamplona, dispuesto a seguir de cerca lo que estaba ocurriendo.

Permaneció en Navarra el resto de marzo y todo el mes de abril. En este tiempo y con cierta precaución, fue tomando el pulso de la situación, contactó con las personas que podían facilitarle alguna información y conoció las circunstancias en que se desenvolvían los primeros conatos guerrilleros. Entre otros rumores, pudo confirmar que con frecuencia escapaban de sus captores algunos oficiales españoles cuando eran conducidos a Francia. Así se enteró de la liberación de Francisco y Sebastián Gambra, acompañados de Mariano Renovales, que habían corrido a ocultarse en el valle de Roncal. Eran datos e informes que tenía que transmitir a su jefe, con el fin de que éste pudiera establecer un cuadro lo más completo posible de la realidad, en el momento en que se iniciaba una nueva fase en la guerra de la Independencia.

El regreso de Napoleón a Francia había vuelto a encender las esperanzas españolas y en el mes de abril la Junta Central reorganizó el dispositivo militar general: se creó un nuevo Ejército de la Derecha, denominado de Aragón y Valencia, de cuyo mando se encargó el general Joaquín Blake. Aréizaga, en Sevilla, acababa de ser ascendido a mariscal de campo y se le había encargado el mando de una División, que anteriormente se encontraba a las órdenes del Marqués de Lazán. Éste, por su parte, pasaba a convertirse en el segundo en el mando, a las órdenes de Blake. Tenían instrucciones de liberar Zaragoza del yugo francés. No era necesario subrayar la importancia estratégica de la capital, en la línea del despliegue francés con dirección a Valencia.

Soldado en la guerra de la Independencia

Xavier volvió a atravesar Navarra y Aragón para llegar hasta la plaza de Tortosa donde se encontró con Aréizaga, a cuyas órdenes iba a vivir una intensa etapa de acciones militares. Fue un breve período de servicio militar regular que le proporcionó una formación y una experiencia de las que carecía hasta ese momento. Siguiendo al recién ascendido general Aréizaga, a cuyas órdenes se encontraban los batallones de Daroca, la reserva de Aragón, los tiradores de Murcia y el 2º regimiento de voluntarios de Aragón, se desplazó por tierras de Cataluña y Aragón, hasta alcanzar la plaza de Alcañiz, en cuyos alrededores se libró la batalla del 23 de mayo de 1809, ganada por los españoles.

En Alcañiz, Aréizaga mandaba las tropas que estaban en el centro del campo, desplegadas en torno a una ermita situada en el cerro de Los Pueyos, en el flanco derecho de las líneas españolas, por el que se inició la embestida de las tropas francesas. Xavier permaneció junto a su jefe en su condición de ayudante distinguido, encargado de transmitir órdenes y realizar encargos. La batalla, recogida en documentos oficiales y en algunos relatos personales, entre los que resalta el del mexicano Fray Servando Teresa de Mier, más tarde compañero de Mina en la Expedición a Nueva España, constituyó un gran triunfo frente a los franceses. Para Guzmán:

«Mina acababa de saborear las mieles del triunfo».

El reencuentro de Xavier con su superior había estado lleno de novedades importantes, que despertaron nuevas inquietudes en el espíritu del joven. Por su parte Aréizaga en Sevilla había asistido a los primeros debates entre los grupos políticos enfrentados, y conoció de cerca los nuevos intereses que se perfilaban en torno a la Junta Central. Corrían panfletos, se editaban periódicos, arreciaba una polémica nunca antes vista, se ponían patas arriba las ideas y las convicciones «más sagradas» y la realidad de cada día parecía llenarse de un aire de novedades y revolución. Junto a la estrategia militar, necesaria para ganar la guerra, parecía perfilarse otra estrategia muy distinta, cargada de incertidumbre y de inconcreción. Era el caldo de cultivo en el que se alimentaban los espíritus rebeldes de una generación de jóvenes entre los que se encontraba Xavier.

La batalla de Alcañiz parecía reabrir el camino hacia una victoria más importante, la que debería concluir con la recuperación de la ciudad de Zaragoza. Éste fue el plan inmediatamente acariciado por Blake y sus generales. Pero al mismo tiempo llegaron noticias procedentes de Pamplona en las que se transmitían informes sobre lo que había ocurrido en el valle del Roncal y el despliegue de partidas y guerrillas por todo el territorio. Fue una de las razones por las que Blake y Aréizaga, conjuntamente, decidieron que había llegado el momento de enviar a Xavier otra vez a Pamplona, para recabar una información de primera mano y decidir la respuesta más adecuada al desarrollo de la nueva situación. Por entonces, ya se conocía el contenido del «Reglamento de Partidas y Cuadrillas» de 28 de diciembre de 1808 y pronto se publicaría otro decreto, fechado el 19 de abril de 1809, que autorizaba la constitución de los «Corso terrestre».

 

El desplazamiento de Xavier debió de ser corto, porque las noticias que pudo recoger resultaron altamente positivas. Desde enero y febrero habían aparecido algunas partidas de «brigands» o brigantes, como los llamaban los franceses, por la carretera de Valtierra a Tudela y algunos contingentes invasores fueron asaltados en el bosque del Carrascal. También pudo confirmar las noticias del valle de Roncal, donde Mariano Renovales había organizado a los roncaleses, se había enfrentado a las columnas organizadas para perseguirlo y, con el apoyo de Gregorio Cruchaga, les había infrigido una estrepitosa derrota que acabó con más de trescientos franceses.

Guzmán se refiere a las reacciones que éstos y otros hechos similares produjeron en Mina:

Recogió informes sobre las partidas existentes, se puso al habla con la del Carrascal y acabó por agregarse a ella para poner en práctica las instrucciones que traía. Pero una semana entre aquella gente le hizo ver que las partidas de la Ribera no eran vistas en Navarra como grupos de patriotas sino bandas de foragidos, que so capa de guerrear por la patria, cometían verdaderas depredaciones. Corroboróse su opinión con lo que en Otano le oyó a su padre y en Idocin a su tío Francisco Espoz, tras lo cual juzgó prudente hablar de nuevo con Aréizaga para que lo autorizase a formar partida propia. Tomó pues hacia el Ebro.

Sus familiares y amigos habían sido muy claros:

–Se trata de una banda de ladrones –tronó su tío Francisco Espoz, con la pasión y energía que ponía siempre en sus palabras.

–Lleva mucho cuidado con quien te pones en contacto –le pidió tía Simona, tratando de mantenerse precavida y atenta a los engaños generalizados.

Pero junto con algunos grupos de indeseables, había otras partidas que trataban de operar de buena fe y que desplegaban sus esfuerzos de resistencia por toda la zona: eran las guerrillas de Sarasa, alias «Cholín»; de Pascual Echeverría; de Francisco Antonio Zabaleta «el párroco de Valcarlos»; de Carrasco, pronto ahorcado por los franceses en Pamplona, y algunas más.

El informe de lo que estaba pasando no pudo llegar a Aréizaga inmediatamente, porque en aquellos momentos se estaba gestando una de las peores derrotas de los ejércitos españoles frente a Zaragoza. Confiado Blake en su superioridad y siguiendo la estrategia de acercarse a la capital por sorpresa, a mediados de junio cometió el error de avanzar hasta María, dejando en Botorrita el grueso de las tropas de reserva de Aréizaga, mientras adelantaba la artillería por un terreno difícil, surcado de hondonadas y torrenteras. Lluvias torrenciales inesperadas enfangaron el terreno y propiciaron la catástrofe. El desastre de María, el 15 de junio de 1809, pudo ser resultado de un cúmulo de errores incomprensibles, pero la retirada española, sumida en la confusión más horrorosa, culminó con el asalto francés a Belchite tres días más tarde. Los efectivos que se salvaron de la catástrofe, entre ellos las fuerzas de reserva estacionadas en Botorrita, no pararon en su retirada hasta más allá de Alcañiz.

Presos de este movimento de pánico, el general Aréizaga, seguido de Xavier, se retiraron hasta Lérida donde pudieron tomar el primer respiro. Allí, finalmente, los primeros días de julio de 1809, el joven navarro logró comentar con su superior las noticias y los informes que había recogido en Pamplona. Como consecuencia de estos informes, Carlos de Aréizaga, recién ascendido a teniente general y con la aprobación de Blake, tomó la decisión de enviarle definitivamente a Pamplona, con el encargo oficial de levantar y capitanear por sí mismo un nuevo cuerpo franco que, de acuerdo con los decretos de Cádiz sobre la organización de las guerrillas, se denominó «Corso Terrestre de Navarra».