ESPACIOS - AAVV - E-Book

ESPACIOS E-Book

AAVV

0,0
9,99 €

Beschreibung

Esta publicación recoge las reflexiones de la unidad de investigación Econcult en el marco del proyecto europeo 3C4 Incubators. Centrada en las relaciones de interdependencia que se dan entre los ESPACIOS, la innovación, la creatividad y la cultura, se presenta como un cuerpo teórico que hila y pone en relación diferentes tendencias y planteamientos, que a su vez son ilustrados a través de una amplia selección internacional de 48 casos de estudio de diferente orientación y procedencia. Evitando el ánimo de construir un discurso cerrado, cada apartado concluye con la participación de una voz invitada, que desarrolla desde su experiencia académica o profesional una parte de los temas tratados, contribuyendo a ampliar el marco de cada capítulo y dejando en entreabierto el discurso previo.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 251

Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



AutoresChema SegoviaRamon MarradesPau RausellRaül AbeledoColaboradoresDavid EstalSergio MartínLaColGuillermo ArazoRaúl OlivánPaisaje TransversalCoordinaciónChema SegoviaDiseñoVicent CarbonellEdiciónPublicacions de laUniversitat de ValènciaISBN978-84-370-9782-4© Del textoSus autores© De las imágenesSus autores© De esta ediciónPublicacions de la Universitat de València, 2015LicenciaCreative Commons 3.0España. Reconocimiento-No Comercial-SinObraDerivada

Econcultuv.es/econcult

Unidad de Investigación de la Economía de la Cultura y el Turismo de la Universidad de Valencia. La unidad, creada en 1995, está dirigida por el profesor Pau Rausell Köster. Sus prioridades de investigación abarcan las relaciones entre las actividades culturales y creativas y las dinámicas sociales, económicas y políticas de las comunidades y territorios. Su trabajo se centra en las políticas culturales, la relación entre cultura y desarrollo, los territorios creativos, la música, el sector editorial, el teatro, el patrimonio, los museos, la economía del lenguaje y el turismo cultural.

3C4 Incubators3c4incubators.eu

El proyecto 3C4 Incubators – Culture, Creative and Clusters for Incubators comenzó en julio de 2013 dentro del marco del programa transnacional de MED Europe in the Mediterranean. El objetivo de 3C4 Incubators es promover las industrias culturales y creativas como un elemento de desarrollo regional e innovación económica y social. El proyecto capitaliza entre sus socios buenas prácticas, experiencias y herramientas de apoyo a las empresas culturales y creativas en el marco de las iniciativas de cooperación territorial europea.

Estructura

ESPACIOSEsta publicación recoge las reflexiones de la unidad de investigación Econcult en el marco del proyecto europeo 3C4 Incubators. Centrada en las relaciones de interdependencia que se dan entre los espacios, la innovación, la creatividad y la cultura, se presenta como un cuerpo teórico que hila y pone en relación diferentes tendencias y planteamientos, que a su vez son ilustrados a través de una amplia selección internacional de casos estudio. Evitando el ánimo de construir un discurso cerrado, las aportaciones de voces externas al equipo de Econcult completan el discurso y apuntan a la vez hacía otras líneas de continuidad.

Cuerpo teóricoEl contenido del libro se estructura en ocho apartados:

1El espacio público2Reactivaciones3Espacios de implicación4La atención al proceso5Trabajar y vivir6Revisando modelos7Espacios de intercambio8El escenario urbano

Cada uno de estos apartados se propone como un campo de estudio particular aunque relacionado con los otros. Su delimitación es argumentada por la unidad de investigación en un texto principal.

Casos de estudioEl discurso construido es ejemplificado con una selección de 6 casos de estudio por apartado, recogiéndose en la publicación un total de 48 casos de estudio de diferente orientación y procedencia. Cada uno de los casos estudio es presentado por medio de una ficha esquemática y un resumen ejecutivo, y es ilustrado con una pareja de fotografías.

La información que acompaña a cada caso de estudio ha sido desarrollada con la colaboración de sus representantes. Si bien el análisis de cada caso de estudio corresponde a Econcult, se ha intentado hacer reconocibles el lenguaje, planteamientos e intenciones de cada inicitiva.

La puesta en relación de los referentes seleccionados genera un diálogo entre unos y otros que expande el discurso teórico a través de la concreción práctica.

Voces expertasCada apartado se cierra con la participación de una voz invitada, que desarrolla desde su experiencia académica o profesional una parte de los temas tratados, contribuyendo a ampliar el marco de cada capítulo y dejando en entreabierto el discurso previo.

Invitando a sucesivas discusiones desde diferentes enfoques, queremos presentar nuestra investigación como un punto de partida para posteriores estudios en torno a un escenario emergente que observamos con ilusión.

Índice

0 Preámbulo

Un breve recorrido por la historia de la relación entre cultura y espacios

1 El espacio público

Antimuseo

lagaleríademagdalena

Desayuno con Viandantes

Redetejas

Cabanyal Íntim

Idensitat

Narrativas del espacio público

2 Reactivaciones

Theatre Delicatessen

Tobacco Factory

ACTA

La Carpa

ZAWP

596 Acres

Asalto al vacío

3 Espacios de implicación

Can Batlló

Huertos Urbanos de Benimaclet

Autobarrios

Montenoso

Bals à Fives

High Line

Aquí se participa

4 La atención al proceso

Etopia

Hangar

Las Naves

Instituto Do It Yourself

EN RESiDENCiA

Red FAROS

Conversación con Guillermo Arazo

5 Trabajar y vivir

Estratègia Comboi

Casa Netural

Rompemoldes

Sugarhouse

Mabos

Madrid Sweet Home

El espacio de los millennials

6 Revisando modelos

Tabakalera

Strelka

Naquerant Espais

Astra

Dreamhamar

Talking Transition

Conversación con Raúl Oliván

7 Espacios de intercambio

Zemos98

Iconoclasistas

Jane’s Walk

Urbego

180 Creative Camp

Smartcitizens

Redes, prácticas emergentes y cambio de época

8 El escenario urbano

Medellín

Open Streets Project

Tournefeuille

Tallin

València Vibrant

URBACT

Sobre las relaciones entre cultura y desarrollo urbano

Créditos

0Preámbulo

Un breve recorrido por la historia de la relación entre cultura y espacio

La creatividad como recurso y el espacio como sujeto y contexto son elementos que se condicionan mutuamente y posibilitan el desarrollo de aquellas dinámicas construidas sobre el intercambio de información simbólica que generan transformaciones en la dimensión estética, emocional o espiritual de los individuos que componen una comunidad. Los espacios, su configuración y sus modos de gestión han estado siempre-de manera explícita o implícita- en el centro de los procesos culturales. La evolución histórica ha requerido una constante reformulación de los espacios según los modos, contemporáneos en cada caso, de creación, producción y distribución cultural.

En Occidente, en los períodos previos a la conformación de las políticas culturales modernas, el espacio que propiciaba la creación, el pensamiento y la interacción social tomó la forma del ágora en la Grecia clásica, la Academia platónica, el Liceo aristotélico o los Ateneos romanos. La característica común de estos espacios es que se basaban en la interacción entre eruditos, ofreciendo además en muchos casos residencia y mantenimiento financiero a quienes se dedicaban a la creación y el pensamiento. Otro tipo de espacios fundacionales, como la Biblioteca o el Museo de Alejandría, no sólo servían a la interacción de los sabios, sino que conformaban infraestructuras que concentraban un gran volumen de activos culturales, actuando de elementos básicos en la transmisión del conocimiento y la conservación de la tradición cultural. Los teatros o los circos servían a la difusión a públicos más amplios de las artes escénicas y otros rituales sociales, festivos o deportivos.

La Edad Media supuso la concentración de todas estas funcionalidades sobre el eje de la Iglesia. Los conventos, con sus privilegiadas bibliotecas, y las iglesias, decoradas con pinturas y tallas de los mejores artistas, servían como soporte para la creación y difusión de las artes con la intencionalidad explícita de difundir la palabra de Dios.

De forma paralela e incluso antagónica, el desarrollo de las ciudades fue permitiendo la aparición de otros espacios de manifestación creativa y cultural. El espacio público (las calles, las plazas, los mercados) acogía expresiones artísticas ambulantes, que posteriormente se fueron fijando en los corrales de comedias o, volviendo a vincularse estrechamente con el poder, en los espacios cortesanos, gabinetes de burgueses acaudalados y nobles.

El Renacimiento europeo significó la exacerbación de las manifestaciones culturales patrocinadas por los poderes políticos, económicos y religiosos. Entre ellos lucharon en competencia por atraer y apadrinar a aquellos individuos que componían el starsytem creativo de la época. Al mismo tiempo, se produce la consolidación del taller del artista y los gremios artesanos, que conformaban tanto un espacio de creación y de formación –de los aprendices- como un elemento señalizador de una determinada marca o tradición artística.

En el siglo XIX se consolidan las Academias, espacios de normalización canónica de las enseñanzas artísticas. Aparecen a la vez las primeras grandes instituciones culturales de acceso general, como los museos y las bibliotecas, significando la desamortización de las riquezas artísticas y del conocimiento de las instituciones tradicionales del antiguo régimen. Presentados en ocasiones como templos culturales (teatros, palacios de la ópera y grandes auditorios) estos espacios cumplen además con la función de comunicar la posición de los grandes núcleos de poder, las capitales de los nuevos estados-nación. Al mismo tiempo y casi huyendo de lo anterior, el Romanticismo reclamaba la naturaleza como refugio y espacio de inspiración para el pensamiento y la creación.

En el panorama crispado que dio entrada al siglo XX, nos encontramos con las vanguardias y su repudia a los espacios canónicos e instituyentes. Rompiendo con lo oficial, aparecen salones alternativos como el Salón des Refusés (1863), encargado de exponer obras rechazadas por el jurado del Salón de París, y frente a los Museos de Bellas Artes, surgen los primeros Museos de Arte Contemporáneo (MoMA, 1929). Las Academias se convierten en instituciones caducas y el taller del artista en un espacio de autonomía singular y distintivo, que determina el espíritu de la obra creada convirtiéndose en una parte de la producción misma.

Ya bien avanzado el siglo XX, con la aparición de la política cultural contemporánea a partir de las propuestas de Malraux, la democratización del acceso a la cultura se convierte en un objetivo general. Con la pretensión de desechar el elitismo de los grandes templos culturales, adquieren protagonismo las Casas de la Cultura, las cuales, ya desde la denominación, doméstica y cercana, pretendían acercar la cultura y las artes al común de los mortales. Estos espacios tienen una importancia especial en el ámbito de las ciudades medias y pequeñas, compensando una geografía de espacios culturales que hasta entonces tendía a concentrarse en las grandes urbes.

Recogiendo parte de estos planteamientos, comienzan a surgir en Gran Bretaña en la década de los 60 espacios de iniciativa pública enfocados a la creación artística que al mismo tiempo buscan la difusión a un público general. El Barbican en Londres (1982), orientado a las artes escénicas y musicales, es una de las propuestas en esta línea de mayor reconocimiento; y en 1977 se inaugura en París el Centre Pompidou, albergando un programa de usos complementarios formado por el Musée National d’Art Moderne, un centro de investigación musical y acústica, y una biblioteca con un aforo de 2.000 personas. El éxito de estas propuestas, que logran hacer converger un contenido cultural de alta calidad y el interés general, se convierte en un modelo muy repetido en centros de arte contemporáneo inaugurados posteriormente.

Una década después, el movimiento antiautoritario de Estados Unidos y Europa empieza a reclamar el espacio público en su condición simbólica como sustancia de producción cultural: el pop art hizo de la publicidad una fuente de inspiración, mientras que la Internacional Situacionis ta reivindicaba lo cotidiano como espacio de creación artística y empoderamiento político. En su sentido físico, el espacio público vuelve a ser soporte de expresiones artísticas alternativas, como por ejemplo las performances, totalmente liberadas de convenciones estéticas y espaciales. La idea de creatividad comienza así a transitar desde la perspectiva del creador individual al proceso social que requiere de la relación y atención a lo que ocurre a su alrededor.

Esta tensión entre la perspectiva autónoma y la necesidad de un contexto provoca una reflexión alrededor de la dimensión geográfica y espacial de los procesos creativos y culturales. Usando conceptos trasladados de la economía industrial, en los 80 aparecen en el discurso los distritos culturales, las creative milieux y las creative cities. Si bien estos conceptos contenían una confianza casi idealizada en la creatividad ciudadana siempre que se le dejase el espacio oportuno para intervenir en la ciudad, el reset geográfico que pareció anunciar la llegada de Internet vino a generar una gran confusión.

La obsesión por reconquistar un lugar en el mapa de un mundo global hizo que durante los últimos años del siglo XX proliferase la construcción de grandes contenedores culturales de nueva planta, muchos de ellos basados en la espectacularización arquitectónica, presentándose pomposamente y rodeándose de un discurso rutilante. A pesar de pregonar grandes ambiciones, muchos de estos iconos se mostraron incapaces de generar contenidos y usos por sí mismos. En España, donde esta tendencia adquirió especial énfasis, su momento de apogeo queda representado por las ciudades “de la Cultura”, en Santiago de Compostela, o “de las Artes y las Ciencias”, en Valencia. Tergiversando el concepto de ciudad, estos modelos omitían la naturalidad diversidad (de usos, de funciones, de personas) que caracterizan lo urbano.

Con este episodio llegamos a nuestros días, poniendo el punto y final a este preámbulo y el punto seguido de esta publicación. Nuestro estudio se inscribe en un escenario de cambios que afectan tanto al modelo dominante de política cultural como al de la producción creativa y artística. En relación con el primero, desde principios del nuevo siglo, las actividades culturales y creativas se posicionan como eje central de las teorías del desarrollo humano ambientalmente sostenible, gracias a la trascendencia de la creatividad sobre las dinámicas de innovación social y económica. Por otra parte y aunque pueda sonar contradictorio, en cuanto a la producción creativa vivimos un momento -motivado en parte por el retroceso de la acción administrativa en el contexto de crisis y acelerado por la irrupción de las nuevas tecnologías- de pronunciada dualidad entre la iniciativa institucional y las dinámicas espontáneas. Esta separación ha dado pie a un escenario complejo de posiciones intermedias, revisiones de modelos previos e innovaciones radicales.

Centrándonos en la relación contemporánea entre el espacio –físico o virtual- y los procesos de creatividad, presentamos a continuación ocho apartados que, más que una categorización rígida, pretenden identificar una serie de tendencias que hoy marcan el dónde y el cómo de los procesos culturales. Con el material que a continuación presentamos, queremos analizar sin aspirar a agotar las perspectivas y oportunidades de un panorama rico y complejo.

1El espacio público

F1 Centro Portátil de Arte Contemporáneo. Antimuseo en colaboración con el colectivo Arte Nativo. Pantitlán, México

El espacio público

Comenzamos por el espacio público a modo de declaración de intenciones. Tomando como punto de partida un término de uso común aunque de discutida definición en profundidad queremos presentar las bases sobre las que entendemos los conceptos de espacio y creatividad que aquí son objeto de estudio.

Las interpretaciones del término espacio público son altamente cambiantes según quién lo utilice, aunque por norma general se insiste en la concepción jurídica que señala al espacio de propiedad común o en la que, desde las cualidades de forma, se refiere a los espacios de libre acceso. Ambas descripciones hunden su raíz en el urbanismo, que bajo sus criterios normativos, delimita, distribuye y define el espacio público por oposición al espacio privado. La interpretación que aquí proponemos desborda esa idea de espacio público definido por el diseño y descrito según términos de propiedad para abarcar los vínculos sociales, culturales y políticos que realmente definen lo público.

La tradición liberal entiende el espacio público como el lugar físico del diálogo democrático ligado al concepto de la esfera pública1, los lugares en los que los individuos se reúnen para discutir los asuntos de interés mutuo2, los teatros de las sociedades modernas donde la participación política se da mediante el uso del lenguaje, la arena institucionalizada de la interacción discursiva3.

El espacio público funciona además como elemento de amalgama en la construcción de la ciudad, como hilo de coser físico y simbólico que convierte en un sistema la agregación de edificios e infraestructuras. El espacio público es el escenario de interacción social por excelencia y tiene importantes implicaciones económicas, como espacio de intercambio; políticas, como lugar de transformación; y sociales, como escenario de los usos cotidianos. El espacio público no es por tanto neutro sino que su diseño, sus normas y usos tienen importantes connotaciones4.

Al hablar de espacio público pretendemos superar la tendencia a pensar exclusivamente en plazas, parques y calles. En la conversación “Desvelar lo público” entre Antoni Muntadas y Juan Herreros5, dice el primero que “señalar un lugar y decir ‘esto es un espacio público’ no lo convierte automáticamente en espacio público, sino que lo dota de la autoridad de ser público”. Alrededor de esas prácticas instituyentes que se dan en el dominio público, y específicamente de lo que desde esa perspectiva se relaciona con la cultura y el arte, gira Antimuseo (Iberoamérica). El marco de trabajo propuesto por los artistas Tomás Ruiz-Rivas y María María Acha-Kutscher parte de la base de que toda administración se conjuga con una eliminación. Trabajando desde la oposición crítica, Antimuseo se presenta como un “espacio de emancipación” liberado de las formas de control y exclusión institucionales.

En una línea cercana se mueve lagaleríademagdalena (Madrid), un proyecto que saca el arte a la calle con la intención de poner en valor el espacio urbano a través de la apropiación ciudadana. Reivindicando con alegría la sorpresa como forma de combatir la frialdad de los usos normativos, se invita a disfrutar de la ciudad y a la interacción social.

El espacio social como escenario de conflicto permanente entre poder y resistencia al poder es el tema central de la obra de Michel de Certeau6. Para el filósofo francés, serían las prácticas cotidianas de aquellos que habitan el territorio las que tendrían la capacidad de subvertir los patrones impuestos por el orden dominante. El colectivo Desayuno con Viandantes (Valencia) hace del sencillo gesto de sacar una taza a la calle una forma de reconquista de lo público. El uso ciudadano se desvela como la más potente herramienta de participación ciudadana, construyendo espacio público más allá del diseño.

Y es que, más que con cualquier categorización preestablecida, lo que hace público a un espacio se relaciona con el modo en que las personas lo usan. “El rasgo más contemporáneo que otorgará a un lugar el carácter de espacio público es sin duda la medida en la que un ciudadano inmerso conscientemente en una cultura urbana pueda ejercer en él una individualidad o una libertad que tradicionalmente asociaríamos al entorno de lo privado”7.

Intervenir en la frontera que separa lo público (como espacio de homologación comunitaria) de lo privado (referido a la individualidad) sería así una manera de incidir específicamente en la idea preestablecida de lo público. Si Desayuno con Viandantes sacan a la calle un acto doméstico como es desayunar para lograr “desvelar lo público”, Cabanyal Íntim (Valencia) y Redetejas (Sevilla) actúan en la dirección contraria, introduciendo lo público en el dominio privado, la vivienda y la azotea respectivamente, alterando de igual manera las separaciones entre lo individual y lo comunitario. El espacio privado está cargado de significados individuales depositados por sus habitantes. Propiciar cruces e intercambios colectivos en este tipo de contextos obliga a reconocer singularidades.

Según Muntadas, el arte sólo tiene tres vías para seguir creando signos en la ciudad presente: “Trabajar a partir de la idea de temporalidad; trabajar a partir de la relación con el contexto; o realizar una colaboración interdisciplinar”. La primera de las vías hace referencia al contrato con los habitantes de un lugar, a la dimensión legal del espacio público; la segunda, a la necesidad de actuar en unas circunstancias determinadas y en un momento específico; la tercera, a la disolución del trabajo individual en unas estructuras comunes. Las tres líneas describen a la perfección los planteamientos de Idensitat un proyecto de largo recorrido, contenedor de una multitud heterogénea de trabajos, que tiene como principal objetivo intervenir en el espacio público desde la creación revisando al mismo tiempo las maneras del arte.

 

1Jürgen Habermas. The Structural Transformation of the Public Sphere: An Inquiry into a Category of Bourgeois Society. MIT press, 1991.

2Hannah Arendt. The Human Condition. University of Chicago, 1958.

3Nancy Fraser. “Rethinking the public sphere: A contribution to the critique of actually existing democracy.” Social text (1990): 56-80.

4David Harvey. “The political economy of public space.” The Politics of Public Space (2006)

5Juan Herreros, y Antoni Muntadas. “Desvelar lo público.” CIRCO #123 (2004).

6Michel de Certeau. La Invención de lo Cotidiano. Universidad Iberoamericana, 1996.

7Juan Herreros y Antoni Muntadas. “Desvelar lo público” (2004): 5.

Antimuseo

Descripción

Ensayos institucionales alrededor de los espacios legitimados de exhibición del arte

Localización

No tiene una ubicación geográfica específica, aunque se ha desarrollado especialmente en Iberoamérica

Iniciativa

Artística (Ruiz-Rivas y Acha-Kutscher)

Tipo de espacio

Aunque usándolo con frecuencia como soporte en su sentido físico, trabaja desde una postura crítica en el espacio público en su concepción simbólica

Tipo de innovación

Apertura a contra-públicos, crítica institucional desde la institución e incorporación de la espacialidad de las prácticas artísticas al discurso crítico

Web

antimuseo.org

Antimuseo es un proyecto curatorial dirigido por los artistas Tomás Ruiz-Rivas y María María Acha-Kutscher. Funciona a modo de gestora de proyectos propios, abierta siempre a múltiples colaboraciones con otros artistas y actores sociales. Antimuseo experimenta sobre los mecanismos de legitimación de la obra de arte. Centrándose en el proceso social donde ésta adquiere valor simbólico y económico, se reflexiona sobre el arte mismo como institución, cuestionándolo permanentemente.

Dentro de esa línea, el proyecto ha indagado en temas como la proyección del Estado en el museo, las relaciones entre el circuito institucional y el comercial, la dimensión política de las prácticas artísticas o los efectos de la globalización en estas prácticas. Como respuestas a estas preocupaciones, algunos de los planteamientos recurrentes del Antimuseo han sido el propiciar mecanismos de participación, la contextualización en tejidos sociales concretos y la introducción del territorio como fuente de significado para la obra de arte.

Como ejemplos, de entre los numerosos proyectos que ha acogido el Antimuseo, podrían nombrarse ¿Cómo imaginas un museo? (Alicante, 2013), una investigación alrededor del imaginario colectivo del museo de arte contemporáneo desarrollada en la Universidad de Alicante en compañía de sus alumnos, o el Centro Portátil de Arte Contemporáneo (México, 2009), un dispositivo transportable y de bajo coste –un museo en toda regla- diseñado para activar el espacio público desde la cultura.

El Antimuseo se posiciona como un proyecto de crítica institucional. Frente a las formas de exclusión que se elaboran desde las instituciones culturales, el proyecto se ofrece al público como espacio de emancipación. Incidiendo directamente en el tejido urbano y buscando contactos más allá de las clases sociales que acceden a la cultura, Antimuseo ha trabajado estrategias de re-apropiación de la ciudad de colectivos marginales –“minorías raciales, vendedores ambulantes, prostitutas, inmigrantes, homosexuales en contextos represivos, determinados colectivos feministas…”-, prefiriendo trabajar desde “zonas periféricas, desechadas por los nuevos modos de producción, cuyos habitantes ven, desde la barrera, la utopía de la ciudad creativa y el rediseño de los centros urbanos como mercancía cultural.”

lagaleríademagdalena

Descripción

Exposiciones colaborativas en andamios y vallas de obra

Localización

Actuando de forma efímera en diferentes lugares de la ciudad, el grueso de su actividad se ha desarrollado en Madrid Iniciativa

Iniciativa urbana y artística articulada de forma espontánea

Tipo de espacio

Trabaja en lugares infrautilizados o en abandono para reivindicar a través de la apropiación la puesta en valor del entorno construido

Tipo de innovación Reivindica la condición del espacio público como lugar de encuentro e intercambio cultural

Web

lagaleriademagdalena.Com

Entendiendo el espacio público como una oportunidad para el intercambio y la creatividad, lagaleríademagdalena utiliza la calle como soporte para exhibiciones artísticas. Estas exposiciones se convocan semanalmente, realizándose por norma en espacios infravalorados, como pueden ser vallas de obra, andamios o solares. La intervención efímera visibiliza así las oportunidades de estos lugares de libertad, generalmente inadvertidos, y actúa como forma de conquista ciudadana del espacio urbano.

La iniciativa está abierta a todo el que quiera utilizar el marco que ésta ofrece para exponer su obra. Sean artistas profesionales, aficionados o eventuales, todo el mundo está invitado a participar con una sola condición: los trabajos deberán ser ofrecidos al público como “regalos urbanos”. Es decir, cualquier persona podrá coger cualquier obra en cualquier momento y llevársela a casa. La intervención se abre así a lo espontáneo e imprevisto, mientras que el gesto de regalar se plantea como una vía de cambio social de ánimo optimista. Poniendo el arte al alcance de la mano del público en el sentido más literal, no sólo se llama a reflexionar sobre su función y valor más allá de las imperantes lógicas de mercado, sino que también se quiere construir vínculos afectivos entre el autor de la obra, su receptor y el lugar donde se produce el intercambio.

Por otra parte, otro de los temas de interés de lagaleríademagdalena es entender el espacio digital como una extensión posible del espacio público. A través del uso de las redes sociales y del alojamiento de contenidos, las posibilidades de multiplicar contactos e intercambiar información que ofrece Internet se han usado para hibridar el plano físico con el virtual, amplificando el alcance del proyecto. Así, lo que en un primer momento parte de una pareja de amigas arquitectas residentes en Madrid, congrega ahora a toda una comunidad deslocalizada de personas que intervienen en el entorno físico y el digital.

Desayuno con Viandantes

Descripción

Desayunos compartidos en el espacio público

Localización

Con visitas eventuales a otras ciudades, su actividad se ha desarrollado principalmente en Valencia

Iniciativa

Colectiva informal

Tipo de espacio

Diferentes lugares de la ciudad, siempre públicos

Tipo de innovación

Entiende el uso de la ciudad como una forma de participar en su construcción

Web

desayunoconviandantes.Org

Desayuno con Viandantes es una propuesta “artivista” con base en Valencia, que busca reflexionar sobre el espacio público construyéndolo mediante su uso efímero. Los organizadores –un grupo de amigos relacionados con la arquitectura, la cultura, la cocina y el arte- convocan el último sábado de cada mes un desayuno en un lugar de la ciudad. Ellos preparan la infraestructura (fundamentalmente mesas y, sólo quizá, alguna sorpresa) y el viandante trae su silla, su taza y su comida, ésta última para compartir con el resto de los asistentes. El lugar elegido para desayunar siempre es diferente de los anteriores, con la condición de que éste sea un espacio público o con necesidad de ser público. Se han celebrado desayunos en plazas, cruces, puentes, jardines, descampados, rotondas, monumentos o incluso en el metro.

Resignificando un ritual doméstico cotidiano en una experiencia colectiva excepcional, Desayuno con Viandantes activan el espacio urbano como escenario de interacción social y de identificación, involucrando a las personas en un acto compartido (urbano, escénico, artístico, político y gastronómico), de carácter abierto y celebrativo, pero de calado social y cultural.

La principal aspiración del colectivo es dar pie a una participación cívica activa, haciendo al individuo tomar conciencia de su papel protagonista en la tarea de hacer ciudad, convencidos de que, más allá de cuestiones físicas, el espacio público se construye y adquiere significado en el momento en que se usa. Los desayunos desvelan el espacio urbano y social a través de su práctica. Además, el carácter festivo de la iniciativa funciona como polo de atracción para ciudadanos y colectivos sociales, habiendo propiciado la colaboración entre asociaciones vecinales, comerciantes, instituciones culturales y un buen número de particulares.

Los organizadores hablan de que su expectativa última sería “que la iniciativa adquiriese vida propia, de manera que no hicieran falta organizadores para que se celebrasen los desayunos. Que sólo existiera, en definitiva, un grupo de ciudadanos disfrutando del espacio público haciendo de esto algo cotidiano.”

Redetejas

Descripción

Activación de azoteas privadas como microespacios culturales

Localización

Se inicia en Sevilla, pero tiene naturaleza replicable habiéndose extendido ya a otras ciudades

Iniciativa

Privada (La Matraka) con licencia Creative Commons para su uso abierto

Tipo de espacio

Las azoteas son espacios privados de gran disponibilidad, vinculados a la ciudad y a lo vecinal

Tipo de innovación

Ofreciéndose como una herramienta de libre disposición, estrecha lazos entre público, programador y artista

Web

redetejas.org

Las azoteas se vinculan a la idea de espacio compartido por la comunidad de vecinos, al íntimo y a la vez distante contacto con los desconocidos de las azoteas alrededor, a la prolongación al aire libre del hogar y a la posibilidad secreta de mirar la ciudad desde una posición excepcional.

Redetejas es un proyecto que activa estos lugares de oportunidad, con frecuencia infrautilizados, convirtiéndolos en micro-espacios culturales. Su objetivo es generar una red alternativa de espacios para la cultura, ofreciendo al ciudadano un instrumento para programar actividades a su elección dentro de un espacio propio de alta disponibilidad.

Planteando una ruta cultural a lo largo de diferentes azoteas privadas; conciertos, recitales y charlas se hilvanan a lo largo de los “Encuentros de Azoteas”. A la variedad de marcos y actividades programadas, se suma la posibilidad de experimentar la ciudad de una forma diferente, viviéndola desde diferentes puntos de vista de otra forma inaccesibles. El anfitrión ofrece a los invitados un espacio propio pero estrechamente ligado con lo colectivo, acercando a la azotea a la condición de espacio público. El vínculo entre los organizadores y los asistentes (a quienes Redetejas se refiere como “invitados”) se refuerza mediante la cooperación y la autogestión, siendo frecuente que el público pague lo que crea conveniente para sufragar los gastos de la actividad.

Redetejas es un proyecto sin ánimo de lucro ideado y producido por la empresa de gestión cultural La Matraka, quienes ofrecen la idea bajo licencia Creative Commons y prestan apoyo a todo aquel que quiera replicarlo en su ciudad. Para facilitar el desarrollo y la multiplicación del proyecto, se elaboran detallados manuales prácticos de libre acceso que además proveen de un adecuado marco legal. El proyecto comenzó en Sevilla en 2012 y, dos años después, se ha desarrollado en Córdoba, Huelva y Resistencia (Argentina).

De manera paralela pero con independencia a Redetejas, se propone Entretejas. Esta variante está pensada para el desarrollo de actividades culturales en azoteas de instituciones públicas y de entidades privadas. Con ambos proyectos, se plantea el valor de conectar iniciativas de carácter ciudadano con otras de carácter institucional.

Cabanyal Íntim

Descripción

Festival de teatro en las casas del Cabanyal

Localización

Barrio del Cabanyal, Valencia

Iniciativa

Privada (Francachela Teatro y Salvem el Cabanyal)

Tipo de espacio

Acerca al público a la situación de un barrio histórico amenazado por la presión urbanística

Tipo de innovación

Arte como instrumento de reivindicación y compromiso social

Web

cabanyalintim.com