Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico - AAVV - E-Book

Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico E-Book

AAVV

0,0
4,99 €

Beschreibung

Este volumen es fruto de un proyecto de investigación del grupo Sanhisoc, dedicado a analizar el papel de los organismos internacionales y las redes de expertos en la transferencia de conocimiento en salud pública en el contexto europeo. Un asunto relevante en el contexto histórico de aparición de la salud como asunto político con el consiguiente desarrollo de administraciones sanitarias nacionales y de un poderoso aparato industrial. El libro recoge una serie de estudios de caso escritos por especialistas de las Universidades de Valencia, Alicante y Sassari sobre salud y medio ambiente, enfermedades de la pobreza, hambre y nutrición, salud infantil, enfermería de salud pública y los programas de sanidad internacional de la Fundación Rockefeller y la Sociedad de Naciones. Una reflexión histórica sobre el papel de los expertos en sanidad y la dimensión política de la salud.

Sie lesen das E-Book in den Legimi-Apps auf:

Android
iOS
von Legimi
zertifizierten E-Readern

Seitenzahl: 347

Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Esta publicación no puede ser reproducida, ni total ni parcialmente, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, ya sea fotomecánico, fotoquímico, electrónico, por fotocopia o por cualquier otro, sin el permiso previo de la editorial.

© De los textos: Los autores, 2015© De esta edición: Universitat de València, 2015

Coordinación editorial: Gustau MuñozMaquetación y corrección: Communico. Letras y Píxeles Cubierta:      Diseño: Celso Hernández de la Figuera      Fotografía: United Nations Archives at Geneva

ISBN: 978-84-370-9789-3

ÍNDICE

Introducción: Organismos internacionales y campañas sanitarias: la circulación del conocimiento científico y sus usos sociales y políticos, J. L. Barona-Vilar y Ximo Guillem-Llobat

 

Medicina, química y medio ambiente en las minas de Riotinto, 1873-1913, Ximo Guillem-Llobat

La cooperación internacional en la lucha contra el tracoma. El papel de la Sociedad de Naciones, 1923-1935, Lucia Pozzi, M.ª Eugenia Galiana y Josep Bernabeu-Mestre

El papel de los organismos internacionales en el desarrollo de la enfermería de salud pública, 1933-1966, M.ª Eugenia Galiana

La producción y difusión de las vacunas en España. La vacuna antivariólica (1899-1982), M.ª José Báguena

La nutrición pública en los inicios de las agencias especializadas de Naciones Unidas (1949-1975), Eva M.ª Trescastro-López y Josep Bernabeu-Mestre

La Fundación Rockefeller, la Sociedad de Naciones y la intervención sanitaria internacional, Josep L. Barona-Vilar

La salud de la infancia: de la inclusa a la asistencia pediátrica, Joan Lloret Pastor

 

Nota biográfica de los autores

Bibliografía

AGRADECIMIENTOS

La presente monografía es resultado del trabajo colectivo realizado por el grupo de investigación Sanhisoc/Health in Society (www.sanhisoc.es) en el marco del proyecto de investigación «Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico. Europa 1900-1975», financiado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad (HAR2011-23233).

Durante el desarrollo de este proyecto y de las actividades de Sanhisoc/ Health in Society han sido muchas las personas e instituciones que colaborado en nuestras investigaciones y facilitado nuestro trabajo, a las que deseamos expresar nuestro agradecimiento. En primer lugar, a los miembros del comité internacional de expertos, los profesores Astri Andresen (University of Bergen, Noruega), Steve Sturdy (University of Edinburgh), Lucia Pozzi (Univesità di Sassari) y Peter Scholliers (Vrije Universiteit Brussels), que participaron en reuniones, simposios y seminarios de investigación que fueron esenciales para el desarrollo de nuestro trabajo. También al Programa Prometeo de la Generalitat Valenciana, que nos permitió realizar acciones complementarias que ampliaron nuestra perspectiva inicial y nos colaborar con los investigadores del grupo GADEA de las universidades de Alicante y Miguel Hernández. Los trabajos conjuntos con los historiadores de la ciencia de la Facultad de Medicina de Ciudad Real, las iniciativas interdisciplinares con investigadores del Grupo NISAL de Historia Económica de la Universitat Autónoma de Barcelona y de las universidades de Alicante y Murcia, la colaboración con el Museu d’Història de Sant Feliu de Guíxols (Girona) y con la Cátedra Martí Casals (Universitat de Girona), dirigida por Joaquim M.ª Puigvert han sido un revulsivo. Los trabajos con investigadores de historia agraria y demografía histórica nos abrieron líneas de colaboración que ya dan sus frutos. El apoyo de Ignacio Díaz-Delgado (Real Academia Nacional de Medicina), Lee R. Hilzik (Rockefeller Archive Center), Laura Rinovatti (FAO Archives) y Jacques Oberson (League of Nations Archives) fue esencial para el acceso a los fondos documentales de sus respectivas organizaciones internacionales. Todos ellos, como también los fondos documentales y bibliográficos del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero (Universitat de València), han desempeñado un papel esencial para nuestro trabajo.

LOS EDITORES

INTRODUCCIÓN.ORGANISMOS INTERNACIONALES Y CAMPAÑAS SANITARIAS: LA CIRCULACIÓN DEL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Y SUS USOS SOCIALES Y POLÍTICOS

La monografía que ahora presentamos sintetiza las aportaciones individuales de un trabajo concebido colectivamente en el marco del proyecto de investigación «Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico. Europa 1900-1975», que ha recibido la financiación de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía y Competitividad (HAR2011-23233) entre 2012 y 2015. La investigación histórica sobre el desarrollo de la sanidad internacional se ha configurado en la última década como una de las líneas de investigación emergentes en el panorama historiográfico de la salud, la sanidad y la medicina. La Unión Europea ha configurado un marco favorable para la creación de proyectos de cooperación, reuniones científicas y redes internacionales en torno a objetivos de investigación similares o complementarios, que plantean perspectivas de historia comparada o de historia internacional.

Es en ese contexto en el que han experimentado un impulso especial los trabajos dedicados a la transferencia y circulación del conocimiento científico y las políticas de salud que coinciden en relacionar los contextos locales, regionales, nacionales e internacionales. Los últimos trabajos parten de antecedentes próximos y remotos, porque las investigaciones relativas a la circulación del conocimiento ya empezaron a adquirir una cierta notoriedad a finales del pasado siglo. Artículos como «The spread of Western Science», publicado por George Basalla en 1967 en la revista Science, recibieron una atención especial y acabaron por generar toda una corriente dentro de los estudios coloniales interesada por la difusión del conocimiento científico.1 Fuera de manera implícita o explícita, según los casos, aquellos estudios llevaron a la consolidación de una división en centros y periferias de la ciencia que debía explicar el flujo unidireccional de conocimiento desde unos supuestos centros o núcleos productores de saberes y técnicas hacia las periferias, concebidas como meras receptoras de conocimientos, artefactos y prácticas.

Autores tales como Edward Shils (editor de la revista Minerva) o Joseph Ben-David desarrollaron e impulsaron esta aproximación con gran éxito a partir de la década de 1970.2 La producción de conocimiento debía estudiarse en unos pocos centros –por lo general claramente identificables con los llamados the big three, es decir, Inglaterra, Alemania y Francia–. Por el contrario las periferias se investigaban como escenarios de recepción, y el principal interés estaba en la facilidad o dificultad con la que se recibían las ideas originadas en el centro o en la fidelidad con la que se recibían. Estas periferias se presentaban, en este caso, como entidades más bien pasivas.

A partir de la década de 1980 empezó a cuestionarse esta aproximación a la difusión del conocimiento científico basada en la división tradicional en centros y periferias. Las propuestas de Roy MacLeod, con su concepto de moving metrópolis, así como las de Paolo Palladino y Michael Worboys y más tarde las de Kapil Raj representan solo algunos ejemplos de una larga lista de contribuciones que han venido cuestionando la unidireccionalidad en la circulación del conocimiento; aquella implícita en la perspectiva tradicional.3 Todos ellos rechazaban, de una manera u otra, la idea tradicional de una recepción pasiva y proponían la apropiación activa de conocimiento, los factores de mediación, la función de los grupos y saberes hegemónicos, cuestionando, en definitiva, el carácter pasivo de las periferias. En ese marco emergió en 1999 una red de historiadores de la ciencia que, bajo la denominación de STEP (Science andTechnology in the European Periphery), se ha ido consolidando como referente y adquiriendo visibilidad en el panorama internacional.4 Sus trabajos no únicamente han puesto en valor el estudio histórico de la ciencia en las periferias europeas tradicionales sino que ha actuado como altavoz de aproximaciones bien diversas al estudio de la circulación del conocimiento. Los viajes de científicos, la popularización de la ciencia o la historia transnacional han recibido especial atención en dicho marco.

El interés que presentaba la circulación del conocimiento también se hizo especialmente visible en la historiografía de la ciencia a partir de la publicación del tan citado Knowledge in Transit del historiador británico James Secord.5 En su trabajo Secord reivindicaba la importancia fundamental de la circulación del conocimiento en el estudio histórico de la ciencia. Frente a los estudios locales de la ciencia que habían imperado en las décadas anteriores, incentivados particularmente por influencia de la sociología del conocimiento científico, Secord propugnaba una historia de la ciencia más bien centrada en los procesos de circulación de ideas y artefactos a diferentes niveles.

El renovado interés por la Global, Transnational y Cross-national history también ha contribuido a revalorizar los estudios sobre circulación del conocimiento científico. Pese a que con el tiempo también han surgido voces críticas con estas aproximaciones –voces que por ejemplo han visto en estas tendencias una confluencia con los ideales promovidos por las élites de un mundo globalizado que tienden a constituir formas de poder hegemónico–, las críticas no han devaluado los procesos de circulación sino que más bien han aportado formas novedosas de aproximación a dicha circulación transnacional.

Muchas de las aportaciones de la sociología –especialmente la sociología del conocimiento– que encontramos en trabajos de Zigmunt Bauman,6 Ulrich Beck,7 Michael Gibbons,8 Bruno Latour,9 Helga Nowotny,10 Dominique Pestre,11 Alain Touraine12 y otros han planteado nuevas formas de conceptualización. Dichos autores, entre otros, han influido notablemente sobre la investigación en historia y sociología de la ciencia, otorgando al análisis de la circulación del conocimiento y las redes de poder en torno a la ciencia y la tecnología una novedosa perspectiva historiográfica. No se trata únicamente de analizar los agentes que intervienen en la producción, circulación, mediación y apropiación del conocimiento, sino también de desentrañar las relaciones de poder, el control de los grupos hegemónicos y la evolución de los saberes y grupos subalternos.13

A comienzos del siglo XX, la crisis política y social internacional provocada principalmente por los grandes conflictos bélicos, las revoluciones sociales, y el hundimiento mundial de la economía durante los años de la Gran Depresión hizo del deterioro de la salud un factor esencial de la crisis, y también de acción y estabilización política. Más allá de las políticas públicas iniciadas a lo largo del siglo XIX, inspiradas en el higienismo e impulsadas en el contexto del reformismo liberal y de la consolidación de la profesión médica como grupo hegemónico en torno a la salud, desde la Gran Guerra la salud se convirtió en un factor de extraordinaria importancia para la estabilidad social y para la política internacional.

Entre las dos guerras mundiales se transformaron profundamente las relaciones internacionales, la situación social, económica y política de muchos países europeos y ello afectó directamente al estado de salud de la población. Los problemas derivados del deterioro de las condiciones de vida ocuparon un lugar destacado, ya que las autoridades políticas tuvieron que hacer frente a la profunda crisis social que sufrieron los países europeos: guerra, hambre y desempleo deterioraron los indicadores sanitarios. El desafío era de tal envergadura que convertía en insignificantes las tradicionales estrategias de control de epidemias y enfermedades infecciosas desarrolladas por los higienistas y las políticas nacionales e internacionales de prevención y salud pública del siglo XIX. En ese contexto la medicina social, entendida como investigación social de los problemas de salud y su articulación en las administraciones e instituciones, entró a formar parte de las políticas públicas.

Varios factores importantes influyeron en ese proceso: en primer lugar el papel de las instituciones nacionales e internacionales, como referente de conocimiento experto y legitimación de las grandes decisiones. En gran medida, los institutos nacionales de higiene y las comisiones de expertos marcaron y negociaron la orientación de la investigación médica y las políticas de salud, mediante organizaciones formales e informales. Además, las organizaciones internacionales desempeñaron un papel importante en la estandarización de los métodos de investigación, en los procedimientos clínicos y en los programas de formación para expertos en salud pública. Si los expertos adquirieron legitimidad e influencia es porque la salud se convirtió en un importante factor de acción social y política especialmente durante etapas de crisis profunda, como en los años previos a la guerra, en tiempo de guerra y en la posguerra. Es en esos momentos cuando el Estado surgió como instrumento de estabilización y como agente regulador social para atenuar los conflictos sociales derivados de las reivindicaciones obreras y paliar lo que en economía se denomina market failure, los déficits del mercado, incapaz por sí mismo de resolver las consecuencias de las desigualdades, los conflictos sociales y garantizar los derechos civiles como la educación, la salud, la vivienda o el trabajo. En este contexto se inscribe la fundación y la creciente influencia de los institutos nacionales de higiene, las escuelas nacionales de sanidad, las campañas sanitarias para hacer frente a las grandes enfermedades sociales (tuberculosis, paludismo, enfermedades venéreas, mortalidad materno-infantil, tracoma), los seguros médicos, la atención a la sanidad rural, las casas de socorro, los dispensarios, los sanatorios, las gotas de leche, la inspección médica escolar, los comedores escolares y comunitarios o las estrategias de racionamiento, entre otros. El Estado central y las administraciones locales desarrollaron políticas de salud como factor estabilizador en momentos de crisis.

El conocimiento experto que se atribuyó a organizaciones nacionales e internacionales fue no solo una referencia dotada de legitimidad técnica para el intervencionismo internacional y la justificación de las políticas estatales, la trama internacional de expertos también adquirió formas de organización (comisiones, congresos, asociaciones . . . ) y espacios de autoridad independientes. La creciente influencia de la esfera internacional como referente de las políticas nacionales acentuó los debates y las negociaciones en torno a la prevención de enfermedades y los modelos de asistencia sanitaria. En un capítulo de este libro J. L. Barona analiza cómo algunos historiadores han considerado que el protagonismo de los organismos internacionales en la promoción de la medicina social durante el período de entreguerras –la Oficina Internacional de Higiene Pública, la Organización Internacional del Trabajo, la Fundación Rockefeller o la Organización de Higiene de la Sociedad de Naciones– obedecía a intereses geopolíticos o estrategias imperialistas. Es un debate abierto que requiere matizaciones.

Entre las dos guerras mundiales se extendió el activismo médico internacional. Además de las Sociedades Nacionales de Cruz Roja, se creó el Socorro Médico Internacional, el Comité Médico Americano para la Ayuda a la Democracia Española, las Brigadas Internacionales, el Comité Médico Americano de Ayuda a China y muchos otros. Cierta historiografía ha considerado que la filantropía y el activismo humanitario –especialmente el norteamericano–eran un factor de expansión del capitalismo y el imperialismo occidental. No obstante, la intervención filantrópica internacional fue durante la primera mitad del siglo XX muy plural, a veces derivada de un activismo político revolucionario, el cual además de reforzar el colonialismo contribuyó al apaciguamiento y a mejorar la sanidad y las condiciones de salud de la población en muchas partes del mundo.

La intervención humanitaria y el activismo médico configuraron un gran movimiento en los países occidentales en momentos de crisis y conflicto. Organizaciones como la Cruz Roja identificaban el socorro con los valores de las profesiones sanitarias, más allá de valoraciones morales y políticas. Sin embargo, otras asociaciones humanitarias surgieron durante el período entreguerras como una forma de activismo en la lucha entre democracia liberal, expansión del fascismo y revoluciones sociales. Este activismo médico comportaba un compromiso político más allá de la neutralidad y, en cierta medida, empleaba el imperativo moral de la ayuda humanitaria para desbordar los límites de la política exterior de los estados.

En la historiografía reciente hay un amplio debate sobre el movimiento filantrópico norteamericano, a veces en tono muy crítico por lo que se refiere a su ideología y consecuencias políticas. Sin embargo, las campañas sanitarias y las políticas de expertos en salud pública promovidas por el International Health Board de la Fundación Rockefeller (FR) no deben reducirse a estrategias de intervención colonial o a agentes camuflados de la política exterior imperialista norteamericana. Las políticas de salud promovidas por el International Health Board de la FR y por el Comité de Higiene de la Sociedad de Naciones contribuyeron a mejorar las condiciones de vida y salud en muchas áreas y estimularon la participación del Estado en la salud pública.

El presente libro toma como perspectiva de análisis de la circulación y transferencia de conocimiento sobre la salud una serie de parámetros:

a)La dimensión profesional, es decir, la función del experto y su importancia ideológica, social y política como agente en el que se delega y legitima el saber y sus aplicaciones prácticas. En torno al experto se fueron configurado comunidades profesionales, grupos de expertos o especialistas, circulación de personas, exclusividad en parcelas de conocimiento y ejercicio profesional, grupos de presión (lobby), comisiones técnicas, colegios profesionales o fenómenos desintegradores como el exilio.14

b)La perspectiva institucional, es decir, las relaciones e influencia entre instituciones y organismos locales, nacionales e internacionales, privados y públicos, la creación de laboratorios, institutos de higiene, dispensarios, campañas sanitarias, comisiones de expertos, cuerpos de inspección o de medicina escolar, enfermería comunitaria y otros.

c)Las dinámicas de circulación del conocimiento a través de personas, reuniones, artefactos, publicaciones, comisiones y redes de expertos, que interactúan como agentes. Pero también la circulación del conocimiento a través de fronteras disciplinares, con todo lo que esto implica en la redefinición de dichas fronteras.

d)La dualidad entre el mundo rural y urbano permite el análisis de contextos que fueron espacios de intervención sanitaria, con problemas específicos y dinámicas separadas. La construcción del mundo rural como antítesis del mundo urbano civilizado recibió una atención específica especialmente en períodos de depresión económica, crisis y desempleo. Mientras que las campañas de prevención de la tuberculosis o las enfermedades venéreas tenían como escenario el ámbito urbano, otras enfermedades y campañas sanitarias, especialmente vinculadas al medio ambiente o a la pobreza, afectaban más bien al ámbito rural: la lepra, el tracoma, la desnutrición, el paludismo o las enfermedades de los mineros.

e)Los usos políticos de la salud, que incluyen muchos de los aspectos antes mencionados, desde el simple reconocimiento del derecho a la salud como atributo inalienable de la condición humana, a la priorización de asuntos. Los niños, los obreros, las mujeres embarazadas, la alimentación, los usos de las tecnologías sanitarias, la institucionalización de saberes y prácticas, siempre en procesos complejos donde se confrontan los saberes científicos con los avances tecnológicos, las prioridades en salud y las iniciativas políticas.

Nuestro grupo de investigación Sanhisoc/Health in Society ha utilizado todos estos factores como instrumento de análisis histórico aplicándolos sectorialmente a una serie de temas específicos en el desarrollo del último proyecto de investigación:

•La producción y difusión de vacunas, especialmente la vacuna antivariólica.

•La salud y la mortalidad infantil, y las políticas destinadas a mejorarlas.

•El hambre, la nutrición, la malnutrición y las enfermedades carenciales.

•La seguridad alimentaria, los riesgos y las negociaciones.

•La salud ambiental y la evaluación de riesgos.

•El papel de los organismos internacionales en la formación de expertos en salud pública y en la lucha contra la malnutrición y el tracoma.

•La transmisión de conocimientos y la internacionalización de las prácticas sanitarias en la enfermería comunitaria.

La monografía que ahora publicamos contiene estudios específicos sobre algunos de estos asuntos, que reflejan la labor de nuestro grupo de investigación junto a otros que también han sido analizados en congresos, artículos y monografías durante los últimos años.15

ENTRE LO LOCAL Y LO INTERNACIONAL EN LA SANIDAD EUROPEA DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX

La primera mitad del siglo XX constituye una etapa crucial para la institucionalización del internacionalismo médico-sanitario. Durante esos años, con diferentes ritmos y circunstancias locales y nacionales, tuvo lugar la creación de una administración pública sanitaria en los países europeos. La génesis y el desarrollo de ese proceso solo son comprensibles desde la interacción de las administraciones e instituciones locales, nacionales e internacionales. Si desde mediados del siglo XIX una serie de intereses comerciales y de política exterior propiciaron la diplomacia sanitaria y la negociación política internacional en torno a las conferencias sanitarias, congresos internacionales de higiene y demografía, de tuberculosis, sífilis, beneficencia o salud infantil, esas redes internacionales en torno a la salud pública durante el período entreguerras (1919-1946) establecieron los fundamentos de una medicina social. El International Health Board de la Fundación Rockefeller y la Organización de Higiene actuaron como agentes hegemónicos promoviendo el desarrollo legislativo e institucional a escala estatal, las comisiones de expertos en los organismos sanitarios internacionales de la ONU (1946-1975), enmarcan un referente para el análisis de la circulación de saberes y prácticas.

Una serie de trabajos sobre la Fundación Rockefeller,16 otros sobre la Sociedad de Naciones y el movimiento sanitario internacional,17 la línea de investigación representada por la revista británica Social History of Medicine, así como los últimos congresos internacionales de la European Association for the History of Medicine and Health, han aportado investigaciones concretas relativas a los ámbitos británico centroeuropeo y también a otras regiones.18 En el caso español cabe citar como antecedentes los trabajos de J. M. López Piñero, E. Rodríguez Ocaña, R. Huertas y los más recientes en esta misma dirección de investigadores de nuestro grupo SANHISOC/Health in Society.19

Las investigaciones anteriores de nuestro grupo de investigación SANHISOC/Health in Society han puesto de relieve que el siglo XX fue también crucial para la sanidad española. Desde esta línea de investigación abordamos entre 2006 y 2011 el proyecto «La sanidad española en el contexto internacional. Conferencias sanitarias, Sociedad de Naciones y Organismos internacionales 1851-1975» (HUM2006-06098) financiado por el MICINN como proyecto Consolider con una duración excepcional de cinco años. La producción científica y la dimensión internacional de nuestra aportación han sido importantes, y los miembros de nuestro grupo han tomado parte como ponentes en numerosos trabajos y reuniones científicas como los Encuentros Marcelino Pascua, 1991-1997, impulsados por la Escuela Nacional de Sanidad y la Sociedad Española de Epidemiología, en números monográficos de las revistas Dynamis y Revista Española de Salud Pública, en los Congresos Nacionales de Historia de la Medicina, en los congresos de la European Association for the History of Medicine and Health (EAHMH), en los congresos de la European Social Science History Association (ESSHA), de la Asociación de Demografía Histórica (ADEH), de la Società Italiana di Demografia Storica (SIDES), de la European Society of Historical Demography y en los Bergen Workshop for the History of Medicine and Health, además de otros congresos de historia agraria, historia rural o historia económica, en los que hemos llevado a cabo contribuciones puntuales u organizado sesiones monográficas. Un hito en nuestras publicaciones fue la monografía sobre las relaciones entre la administración española y el movimiento sanitario internacional.20 Además de participar en congresos y en monografías, nuestro grupo ha publicado en los últimos años artículos de investigación y dossiers monográficos en revistas internacionales de impacto como Social History of Medicine, Food & History, Dynamis, Asclepio, Annales de Démographie Historique, Annals of Science e Historia Social. Todas estas actividades científicas reflejan una producción científica extensa y de amplio impacto internacional, que se detalla en la bibliografía final de este libro.

Por otra parte, los investigadores de nuestro grupo han participado en dos redes internacionales: la red Phoenix financiada por la European Science Foundation y la International Network on Health in the Interwar Period auspiciada por la European Association for the History of Medicine and Health. También nuestros investigadores han colaborado en el proyecto europeo Gender andWell being. Cost Action Program A-34. Durante la última década nuestro grupo de investigación SANHISOC/Health in Society ha colaborado en investigaciones y realizado publicaciones conjuntas con investigadores y grupos de investigación de las Universidades de East Anglia (Reino Unido), Stein Rokkan Institut (Noruega), Department of Archaeology, History, Cultural Scxiences and Religion (Universidad de Bergen, Noruega), con la Wellcome Unit for the History of Medicine de la Universidad de Oxford; con el grupo de demografía histórica del Dipartimento di Scienze Economiche e Aziendali de la Università di Sassari; con el FOST Institute de estudios sobre la alimentación de la Vrije Universiteit Brussels, y con el grupo NISAL de Historia Económica de la Universitat Autónoma de Barcelona. Con todos ellos mantenemos unas relaciones permanentes de colaboración científica, de investigación conjunta y de publicaciones.

Esta actividad es resultado, en buena medida, del apoyo de una serie de proyectos de investigación financiados por el MICINN y el MINECO: Movimientos sociales y Organismos Internacionales. La sanidad española durante el período entreguerras (1919-1946) (BHA2003-03003); «La sanidad española en el contexto internacional. Conferencias sanitarias, Sociedad de Naciones y Organismos internacionales 1851-1975» (HUM2006-06098), y «Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico. Europa 1900-1975» (HAR2011-23233).

Durante los últimos años se han desarrollado especialmente el estudio de las políticas sanitarias y el estado de la sanidad en el medio rural, las campañas de lucha contra la mortalidad infantil y la protección a la infancia y la lucha contra el tracoma como enfermedad típica de la pobreza. Todo ello otorga a Sanhisoc/Health in Society una amplia trayectoria en los estudios sobre salud pública, historia de la nutrición y sanidad internacional, que avalan el reconocimiento internacional del grupo, que está presente tanto en publicaciones como en reuniones científicas.

El libro que ahora presentamos está compuesto por siete capítulos derivados del proyecto «Sanidad internacional y transferencia de conocimiento científico. Europa 1900-1975», que abordan asuntos transversales relativos a la salud pública contemporánea. La monografía incorpora también una bibliografía general. En su trabajo sobre medicina, química y medio ambiente en la minas de Riotinto en la transición hacia el siglo XX, Ximo Guillem analiza la relevancia del conocimiento experto de los miembros de la Real Academia de Medicina y el peso de la evaluación clínica tradicional frente a los nuevos argumentos experimentales. Demuestra así cómo el discurso y la práctica evolucionaban a diferentes ritmos sin que prevaleciese el evidente conflicto. Lucia Pozzi, M.ª Eugenia Galiana y Josep Bernabeu, en su investigación sobre la cooperación internacional en la lucha contra el tracoma entre 1923 y 1935, destacan la importancia de los dispensarios y los servicios de higiene, priorizando la barrera profiláctica y otorgando a las actividades educativas de las enfermeras visitadoras un papel fundamental para mejorar los hábitos higiénicos de la población a través de la educación de las madres. Su trabajo plantea la influencia de las políticas de salud en la transición sanitaria y demográfica de las poblaciones europeas, en el marco de la lucha contra la miseria y la pobreza. Por su parte M.ª Eugenia Galiana analiza la influencia de los organismos internacionales en el proceso de socialización y profesionalización de la Enfermería de Salud Pública en Europa y las estrategias que siguieron para la incorporación de la enfermería en las prácticas sanitarias. La medicina comunitaria del período de entreguerras ayuda a comprender la del modelo de práctica sanitaria que se acabó concretando en la propuesta de atención primaria de la Conferencia de Alma-Ata de 1978.

En su contribución sobre la producción y difusión de la vacuna antivariólica en España, M.ª José Báguena analiza la labor de Eduardo Gallardo Martínez y Florencio Pérez Gallardo en el Instituto Nacional de Higiene de Madrid y más tarde en el Centro Nacional de Virología, sus grupos de investigación, su relación con laboratorios privados como THIRF, IBYS y Llorente, dando luz a los procesos de circulación de investigadores y conocimientos mediante becas de la Junta de Ampliación de Estudios y la Fundación Rockefeller. Los contactos con los laboratorios estadounidenses y europeos dieron a conocer técnicas de cultivo del virus variólico y de fabricación de vacuna contra la viruela, permitiendo que en España existiese una producción propia, tanto en laboratorios públicos como privados.

El capítulo de Eva Trescastro y Josep Bernabeu-Mestre analiza la labor desarrollada por las agencias especializadas de Naciones Unidas (1949-1975) para la difusión de un enfoque integral para la valoración de las necesidades básicas en nutrición, para afrontar la malnutrición y los retos nutricionales de la población. Destacan su labor a la hora de reforzar el interés de alternativas como la que representan las estrategias de cooperación de nutrición para el desarrollo. Por su parte, el capítulo de Josep L. Barona analiza el programa conjunto de cooperación sanitaria internacional impulsado desde 1922 hasta la Segunda Guerra Mundial por la Fundación Rockefeller y la Sociedad de Naciones, cuyo eje fundamental era no solo atender las situaciones de emergencia sanitaria y crisis de hambre, sino también la formación de expertos en salud pública capacitados para asumir las riendas de las políticas nacionales de salud. El libro acaba con una investigación de Joan Lloret Pastor sobre la transformación de la asistencia social y sanitaria a la infancia desde el modelo tradicional representado por la inclusa hasta la medicina pediátrica. Todos estos capítulos pretenden aportar estudios de caso a una línea de investigación abierta que transita desde la salud a la medicina y la política.

 

1.G. Basalla: «The Spread of Western Science», Science, 1967, 156, pp. 111-122.

2.En la revista Minerva se publicó un buen número de artículos que partían de la división tradicional centro/periferia. Ben-David fue autor de uno bien significativo (J. Ben-David: «The Rise and Decline of France as a Scientific Centre», Minerva, 1970, 8, pp. 160-179) que luego dio lugar a un libro que también partía de dicha división para comparar las estructuras académicas de Francia, Alemania y Reino Unido (J. Ben-David: The Scientists Role in Society: A Comparative Study. Englewood Cliffs, Prentice-Hall, 1971).

3.Las aportaciones más significativas de estos autores incluían: R. MacLeod: «On Visiting the ‘Moving Metropolis’: Reflections on the Architecture of Imperial Science», en N. Reingold y M. Rothernberg (eds.): Scientific Colonialism: A Cross-Cultural Comparison, Washington DC, Smithsonian Institution Press, 1987, pp. 217-249; P. Palladino y M. Worboys: «Science and Imperialism», Isis, 1993, 84, pp. 91-102; K. Raj: Relocating Modern Science: Circulation and the Construction of Scientific Knowledge in South Asia and Europe 1650-1900, Basingstoke, Palgrave Macmillan, 2007.

4.K. Gavroglu et al.: «Science and Technology in the European Periphery. Historiographical Reflections», History of Science, 2008, 46, pp. 153-175.

5.J. Secord: «Knowledge in Transit», Isis, 2004, 95, pp. 654-672.

6.Z. Bauman: Globalization. The Human consequences. Cambridge, Polity Press, 1998.

7.U. Beck: What is Globalisation? Cambridge, Polity Press, 2000.

8.M. Gibbons et al.: The New Production of Knowledge. The Dynamics of Science and Research in Contemporary Societies, London, Sage, 1994.

9.B. Latour. Politiques de la Nature. Comment faire entrer les sciences en démocratie. Paris, La Découverte, 1999.

10.H. Nowotny, P. Scott y M. Gibbons: Re-Thinking Science. Knowledge and the Public in an Age of Uncertainty, Cambridge, Polity Press, 2001.

11.D. Pestre, op. cit. en la n. 3.

12.A. Touraine: Comment sortir du liberalisme. París, Fayard, 1999.

13.J. L. Barona (coord.): «Mesa temática “Salud y estabilización política”», en Medicina y poder político. XVI Congreso de la Sociedad Española de Historia de la Medicina. Madrid, 11-13 junio 2014. Ciudad Real, Reprografía CRM, 2014, pp. 85-122.

14.J. L. Barona: «Public health expert and scientific authority», en A. Andresen, W. Hubbard y T. Ryymin (eds.): International and Local Approaches to Health and Health Care, Oslo, Novus Press, 2010, pp. 31-48.

15.La bibliografía final de este libro contiene una relación más detallada de las publicaciones de los investigadores de SANHISOC/Health in Society (www.sanhisoc.es).

16.J. L. Barona: The Rockefeller Foundation, Public Health and International Diplomacy, 1920-1945, London, Pickering & Chatto, 2015; J. Farley: To Cast Out Disease. A History of the International Health Division of the Rockefeller Foundation (1913-1951), Oxford, Oxford University Press, 2004; K. Petersen, J. Stewart y M. K. Sorensen: American Foundations and European Welfare States, Odense, University of Southern Denmark Press, 2013; O. Zunz: Philanthropy in America: A History, Princeton: Princeton University Press, 2011.

17.A. Andresen y T. Groenlie (eds.): Transferring Public Health, Medical Knowledge and Science in the 19th and 20th Century, Bergen, Stein Rokkan Centre for Social Studies, 2007; A. Andresen, W. Hubbard y T. Ryymin (eds.): International and Local Approaches to Health and Health Care, Oslo, Novus Press, 2010; I. Borowy: Coming to terms with world health: The League of Nations Health Organisation 1921-1946, Berlin, Peter Lang Publishing, 2009; P. Weindling (ed.): International health organisations and movements, 1918-1939. Cambridge, Cambridge University Press, 1995.

18.Disponible en línea: <http://www.birmingham.ac.uk/research/activity/mds/centres/eahmh/index.aspx>.

19.La bibliografía final de este libro representa una buena síntesis de estos trabajos.

20.J. L. Barona y J. Bernabeu: La Salud y el Estado. El movimiento sanitario internacional y la administración española, Valencia, PUV, 2008.

MEDICINA, QUÍMICA Y MEDIO AMBIENTE EN LAS MINAS DE RIOTINTO, 1873-1913

Ximo Guillem-Llobat

Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero,Universitat de València

Una de las aproximaciones en la evaluación de los procesos de circulación o transferencia de conocimiento ha sido aquella que se ha centrado en la superación de fronteras disciplinares. En este capítulo queremos contribuir a este tipo de aproximaciones incidiendo concretamente en la incorporación de prácticas propias de las matemáticas y la química en el ámbito de la medicina. Analizaremos el proceso a través del cual a partir de la segunda mitad del siglo XIX la ciencia y la medicina interactuaron de manera creciente en las evaluaciones de las llamadas industrias insalubres.

Con esta finalidad nos centraremos en una controversia especialmente significativa como fue aquella sobre los humos de Huelva (asociada al impacto de las emisiones de las minas de cobre de dicha región). En el análisis de este caso se tendrá en cuenta cómo los expertos emplearon metodologías tradicionalmente asignadas, ya sea a la medicina o la ciencia, e investigaremos si estas fueron presentadas como contradictorias o complementarias.

La relación entre medicina y ciencia ha suscitado intensos debates historiográficos. Las aproximaciones historiográficas más tradicionales planteaban la existencia de una frontera nítida entre medicina y ciencia. Esta frontera solo habría sido traspasada en el siglo XIX con el desarrollo de la medicina de laboratorio. El relato en este caso se presentaba habitualmente como un relato de subordinación y se ponía el énfasis en la conflictividad que se daría entre las prácticas médicas tradicionales, asociadas a la clínica, y aquellas de la ciencia experimental. En las últimas décadas algunos autores han tratado de plantear una aproximación más simétrica y menos conflictiva al estudio de la interacción entre ciencia y medicina.1 En este capítulo podremos contribuir también a dicho debate historiográfico a través de nuestro estudio de caso. Lo haremos tal y como proponía Michael Worboys, con la exploración de «the complex relations of different kinds of knowledge and practice […] through studies of performance in […] the field».2

INTRODUCCIÓN

La región de Huelva, en el suroeste del Estado español, ha constituido una importante fuente de cobre durante siglos. Muchos autores han analizado desde perspectivas diversas la notable actividad de las minas situadas en esta región. Entre estas minas, las de Tharsis y Riotinto han suscitado un especial interés y han sido analizadas desde perspectivas tales como la política, la social, la ambiental y sobretodo la económica. Historiadores británicos como S. G Checkland y Charles Harvey fueron autores de monografías centradas en las minas de Tharsis y Riotinto respectivamente.3 Lo hicieron décadas atrás y desde entonces un grupo notable de historiadores locales han analizado el caso desde perspectivas muy variadas. El impacto de los humos ha sido uno de los elementos más estudiados y a ellos se les dedicaba incluso una tesis doctoral como la de la historiadora M.ª Dolores Ferrero Blanco.4 Sin embargo, el papel desarrollado por expertos médicos y científicos en la controversia no ha merecido especial atención hasta el momento y sus prácticas y argumentaciones permanecen cual caja negra. Una caja negra que abriremos en esta ocasión para analizar la interacción entre ciencia y medicina.

Tal y como describiremos en las próximas líneas, los expertos involucrados en la controversia tuvieron que llevar a cabo sus evaluaciones bajo presiones de excepcional magnitud. Sin embargo, pese a esta indeseada excepcionalidad, el caso continúa planteando oportunidades significativas para estudiar el cambio metodológico y conceptual en la evaluación del riesgo. El hecho de constituir un caso tan influyente y notorio permitió que quedaran por escrito debates metodológicos a los que se tiene acceso en pocas ocasiones y que fueran las principales figuras de la medicina española las que se vieron involucradas en dichos debates.

Las minas de Riotinto y Tharsis han estado en activo durante siglos y las controversias sobre los riesgos asociados a las actividades minera y metalúrgica pueden identificarse en diversas etapas de su historia. Sin embargo, en este último sentido podemos encontrar un punto de inflexión especialmente significativo hacia el final del siglo XIX. En 1873 un consorcio anglogermánico fundó la Rio Tinto Company Limited y compró al Estado las minas de Riotinto. La nueva compañía protagonizó entonces la era más exitosa de dichas minas, una era que la situó entre las más significativas en el mercado del cobre.5 Para situarse en las posiciones más altas de dicho mercado, la actividad extractiva se intensificó de manera notable en Riotinto y esto, a su vez, implicó un empeoramiento de los problemas asociados a los humos.

Los humos eran producidos en el proceso de beneficio aplicado a las menas extraídas de dichas minas (con proporciones de cobre que no excedían en la mayoría de los casos el 2%). Las menas eran apiladas en las denominadas teleras y sometidas a un proceso de calcinación lenta al aire libre que podía durar entre cuatro y seis meses. Con este procedimiento se obtenía sales de cobre soluble que después se trataban en balsas de cementación y daban lugar a un cobre de pureza suficiente para ser comercializado. El método podía resultar competitivo desde una perspectiva económica pero las emisiones suscitaron una creciente conflictividad a partir de la década de 1870.

Durante décadas, la población de la región había presentado quejas más o menos recurrentes con relación a los humos de las teleras.6 Sin embargo, con la intensificación de la actividad extractiva que siguió a la llegada de la Rio Tinto Company, los problemas se agravaron. Al aumento de las emisiones en Riotinto se debía sumar aquellos que se habían dado en minas como la de Tharsis, que experimentó un proceso similar con la llegada de emprendedores franceses y británicos.7 Y a estas emisiones aún había que sumarles aquellas procedentes de otras minas menores que también proliferaron en esta región de la Franja Pirítica Ibérica.8 El nuevo contexto conllevó un incremento de las quejas y las campañas contra los humos y a la vez comportó un aumento de los esfuerzos invertidos por las compañías para responder a dichas protestas. En los párrafos siguientes nos referiremos brevemente a los principales incidentes de este nuevo contexto y solo después nos centraremos en el clímax de aquel conflicto, el período entre 1888 y 1890, cuando los expertos médicos se vieron involucrados de manera más intensa.

En 1877, como consecuencia de las quejas planteadas por los vecinos de la región, el Gobierno estableció una comisión especial de ingenieros para estudiar los métodos de extracción del cobre y su impacto.9 El veredicto de la comisión condujo a diversas iniciativas legislativas que reforzaban la posición de las compañías mineras.10 La más importante de estas consistió en la redacción de un proyecto de ley que debía declarar de utilidad pública el procedimiento de calcinación al aire libre y que así protegería a las compañías mineras en su conflicto con aquellos afectados por los humos. El proyecto de ley fue admitido por el Parlamento en 1880 pero al llegar los liberales fusionistas al Gobierno no se aprobó en el Senado y no sé implementó.11

En todo caso, los debates sobre la Declaración de Utilidad Pública de las calcinaciones aparentemente tuvieron un éxito notable como inhibidores de sucesivas quejas en los años que les siguieron. El siguiente conflicto resaltable sería aquel que se dio seis años más tarde cuando el municipio de Calañas prohibió la calcinación al aire libre de las piritas. En esta ocasión el énfasis se puso más en los problemas de salud pública asociados a dichas emisiones y las medidas que se tomaron quedaron en claro contraste con las de anteriores episodios. La iniciativa del municipio de Calañas inició un intenso conflicto que implicó directamente al gobernador civil de Huelva, al Gobierno de España y a las autoridades municipales de Calañas.12 Cuando una Real Orden de 1887 aceptó el poder de los municipios para implementar este tipo de regulaciones, otros municipios siguieron a Calañas en su iniciativa.13 Sin embargo, el conflicto más relevante tuvo lugar el 4 de febrero de 1888 cuando una manifestación contra los humos que involucró a habitantes de la zona y mineros finalizó con centenares de manifestantes heridos e incluso muertos.

Aquel incidente inspiró la redacción de numerosos informes sobre las calcinaciones que no fueron capaces de coincidir en un mismo posicionamiento en relación con su nocividad. Entre ellos podemos destacar el que elaboraron los miembros del Consejo de Sanidad del Reino, que conduciría a la prohibición de dicho método de beneficio. La prohibición llegó con la aprobación del Real Decreto de 29 de Febrero de 1888, pero lejos de zanjar el tema aquel decreto constituyó un estímulo aún mayor para la elaboración de informes sobre el impacto de las calcinaciones en la salud pública. La elaboración de informes continuó dándose de manera intensa durante dos años, hasta que a finales de 1890 se aprobó la derogación del RD de 29 de febrero de 1888. Se imponía así el criterio de las compañías mineras y los expertos médicos abandonaron una actividad que bajo criterios médicos y científicos no parecía zanjada.