La dama duende - Pedro Calderón de la Barca - E-Book

La dama duende E-Book

Pedro Calderón de la Barca

0,0
0,99 €

oder
Beschreibung

La llamada "comedia de capa y espada" basa su eficacia en la habilidad del dramaturgo para enredar y desenredar una trama basada las más de las veces en la confusión y el engaño. Ningún autor del Siglo de Oro fue más hábil en ese cometido que Pedro Calderón de la Barca, quien cultivó el género a lo largo de dos decenios de sostenido éxito, inaugurados de forma magistral, todavía en su juventud, con La dama duende, un ameno juego de amores, dudas, osadías y desplantes que se resumen en la tramposa alacena que preside la acción dramática

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Pedro Calderón de la Barca

LA DAMA DUENDE

Traducido por Carola Tognetti

ISBN 978-88-3295-718-1

Greenbooks editore

Edición digital

Mayo 2020

www.greenbooks-editore.com

ISBN: 978-88-3295-718-1
Este libro se ha creado con StreetLib Writehttp://write.streetlib.com

Indice

Personas que hablan en ella

ACTO PRIMERO

ACTO SEGUNDO

ACTO TERCERO

Personas que hablan en ella

Don MANUEL

Don LUIS

Don JUAN

COSME, gracioso

RODRIGO, criado

Doña ÁNGELA

Doña BEATRIZ

ISABEL, criada

CLARA, criada

CRIADOS

ACTO PRIMERO

Salen don MANUEL y COSME, de camino

MANUEL: Por un hora no llegamos a tiempo de ver las fiestas con que Madrid generosa hoy el bautismo celebra del primero Baltasar.

COSME: Como ésas, cosas se aciertan o se yerran por un hora:

Por una hora que fuera antes Píramo a la fuente, no hallara a su Tisbe muerta y las moras no mancharan porque dicen los poetas que con arrope de moras se escribió aquella tragedia.

Por una hora que tardara

Tarquino, hallara a Lucrecia recogida con lo cual los autores no anduvieran, sin ser vicarios, llevando a salas de competencias la causa, sobre saber si hizo fuerza o no hizo fuerza.

Por una hora que pensara si era bien hecho o no era echarse Hero de la torre, no se echara, es cosa cierta, con que se hubiera excusado al doctor Mira de Amescua de haber dado a los teatros tan bien escrita comedia, y haberla representado

Amarilis tan de veras que volatín del carnal

-- si otros son de la cuaresma-- sacó más de alguna vez las manos en la cabeza.

Y puesto que hemos perdido por una hora tan gran fiesta, no por una hora perdamos la posada, que si llega tarde Abindarraez, es ley que haya de quedarse fuera; y estoy rabiando por ver este amigo que te espera como si fueras galán al uso con cama y mesa, sin saber cómo o por dónde tan grande dicha nos venga.

Pues, sin ser los dos torneos, hoy a los dos nos sustenta.

MANUEL: Don Juan de Toledo es, Cosme, el hombre que más profesa mi amistad, siendo los dos envidia ya que no afrenta de cuantos la antigüedad por tantos siglos celebra.

Los dos estudiamos juntos y, pasando de las letras a las armas, los dos fuimos camaradas en la guerra en las de Piamonte. Cuando el señor duque de Feria con la jineta me honró, le di, Cosme, mi bandera.

Fue mi alférez y después, sacando de una refriega una penetrante herida, le curé en mi cama mesma.

La vida, después de Dios, me debe. Dejo las deudas de menores intereses; que entre nobles es bajeza referirlas. Pues pos eso pintó la docta academia al galardón una dama rica y las espaldas vueltas, dando a entender que, en haciendo el beneficio, es discreta acción olvidarse de él; que no le hace el que le acuerda.

En fin, don Juan, obligado de amistades y finezas, viendo que su majestad con este gobierno premia mis servicios y que vengo de paso a la corte, intenta hoy hospedarme en su casa por pagarme con las mesmas.

Y, aunque a Burgos me escribió de casa y calle las señas, no quise andar preguntando a caballo dónde era, y así dejé en la posada las mulas y las maletas.

Yendo hacia donde me dice, vi las galas y libreas, e, informado de la causa, quise, aunque de paso, verlas.

Llegamos tarde en efecto, porque...

Salen doña ÁNGELA e ISABEL, en corto tapadas

ÁNGELA: Si como lo muestra el traje, sois caballero de obligaciones y prendas, amparad a una mujer, que a valerse de vos llega.

Honor y vida me importa que aquel hidalgo no sepa quién soy y que no me siga.

Estorbad, por vida vuestra, a una mujer principal, una desdicha, una afrenta, que podrá ser que algún día... ¡Adiós, adiós; que voy muerta!

Vase

COSME: ¿Es dama? ¿O es torbellino?

MANUEL: ¿Hay tal suceso?

COSME: ¿Qué piensas hacer?

MANUEL: ¿Eso preguntas? ¿Cómo puede mi nobleza excusarse de excusar una desdicha, una afrenta?

Que según muestra, sin duda, es su marido.

COSME: ¿Y qué intentas?

MANUEL: Detenerle con alguna industria. Mas si con ella no puedo, será forzoso el valerme de la fuerza sin que él entienda la causa.

COSME: Si industria buscas, espera; que a mi fe me ofrece una.

Esta carta, que encomienda es de un amigo, me valga.

Salen don LUIS y RODRIGO, su criado

LUIS: Yo tengo de conocerla, no más de por el cuidado con que de mi se recela.

RODRIGO: Síguela, y sabrás quién es.

Llega COSME, y retírase don MANUEL

COSME: Señor, aunque con vergüenza llego, vuesarced me haga tan gran merced que me lea a quién esta carta dice.

LUIS: No voy agora con flema.