La fiera, el rayo y la piedra - Pedro Calderón de la Barca - E-Book

La fiera, el rayo y la piedra E-Book

Pedro Calderón de la Barca

0,0
0,99 €

oder
Beschreibung

La fiera, el rayo y la piedra es una de las llamadas comedias mitológicas, que proporcionaban el marco propicio para el desarrollo de todo un imaginario lujoso y el despliegue de efectos escenográficos. La trama es un complejo tejido de tres motivos distintos que orbitan en torno al enfrentamiento entre Cupido (Eros), el amor profano o venéreo (del latín venereus, relativo a Venus), y Anteros, el amor púdico. La construcción de la trama, como en Los tres efectos de amor, piedad, desmayo y dolor y en Amigo, amante y leal, responde a una acción triple. Calderón se basó en tres historias inspiradas en la mitología griega: la fábula del desventurado Ifis enamorado de la desdeñosa Anaxarte; la de Pigmalión, que se enamoró de una estatua que cobró vida; y añadió la de Céfiro y Erífile.
 

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



Pedro Calderón de la Barca

Pedro Calderón de la Barca

LA FIERA, EL RAYO Y LA PIEDRA

Traducido por Carola Tognetti

ISBN 978-88-3295-872-0

Greenbooks editore

Edición digital

Junio 2020

www.greenbooks-editore.com

ISBN: 978-88-3295-872-0
Este libro se ha creado con StreetLib Writehttp://write.streetlib.com

Indice

Personas que hablan en ella

​Jornada I

​Jornada II

​Jornada III

Personas que hablan en ella

PIGMALEÓN. CUPIDO.

CÉFIRO. VENUS.

ANTEO. ANAJARTE.

BRUNEL. IFIS.

PASQUÍN. IRÍFILE.

LEBRÓN. LISI.

LAQUESIS. CLORI.

CLOTO. LAURA.

ATROPOS. ISBELLA.

ANTEROS. MÚSICA.

HOMBRES Y MUJERES.

​Jornada I

Obscurécese el tablado, y mientras se dicen los primeros versos, se descubre la perspectiva del mar, con truenos y relámpagos.

PASQUÍN (Dentro.) ¿Qué se nos hizo el día? CÉFIRO Enmarañada, obscura sombra fría, con pálidos enojos

nos le hurta de delante de los ojos. LEBRÓN (A otra parte.)

¿Qué se nos hizo el sol?

PIGMALEÓN En un instante, 5 no solo nos le quitan de delante

entupecidas nieblas;

pero el confuso horror de las tinieblas nos le hace a cada paso

síncopa del oriente y del ocaso. 10

BRUNEL (A otra parte.)

¿Qué se nos hizo de la hermosa lumbre el esplendor?

IFIS Aquella excelsa cumbre le trasmontó, porque antes que llegara hoy al mar, en la tierra se apagara.

LOS DOS PRIMEROS Al monte.

LOS SEGUNDOS Al llano.

LOS TERCEROS Al puerto. 15 (Sale IRÍFILE, vestida de pieles, suelto el cabello.)

IRÍFILE Y tres asombros en una sombra advierto. Dejo, aparto el horror del terremoto,

en cuya lid la cólera del Noto,

de tierra y mar, con dos violencias sumas, los riscos postra, eleva las espumas, 20

y voy a las tres voces,

que tres veces distantes, tres veloces, llegaron a mi oído.

¿De cuándo acá, ni aqueste escollo ha sido de humano pie pisado 25

ni de quilla aquel piélago surcado?

Si ya no es que por mar y tierra quiera sitiarme quien pensando que soy fiera, otra vez me ha seguido.

¡Oh, no hubiera salido 30

a buscar día de tan gran portento, anciano padre mío, tu sustento!

CÉFIRO De aquel peñasco, los incultos mayos, a la saña nos libre de los rayos.

PIGMALEÓN De aquella gruta, lóbregos los senos, 35 la amenaza repare de los truenos.

IFIS De aquel celaje al corto abrigo breve la luz de los relámpagos nos lleve.

LOS PRIMEROS ¡Piedad, obscuros velos! LOS SEGUNDOS ¡Piedad, dioses divinos!

LOS TERCEROS ¡Piedad, cielos! 40 IRÍFILE En tan confusa guerra,

árbitro yo del mar y de la tierra, tierra y mar señoreo;

y bien que a poca luz, desde aquí veo allí correr tormenta, 45

derrotado bajel, allí violenta

tropa abrigarse al monte, y allí al llano número no menor. En vano, en vano,

si a mí no me buscáis, ¡oh peregrinos

que las huellas seguís de tres destinos! 50 Solicitáis a tanto horror defensa,

si causa este desorden lo que piensa el docto estudio de mi padre y mío.

¡Oh, fuese antes que estudio desvarío! (Los truenos.)

Mas ¡ay de mí infelice!, 55

que dice mucho este temblor, pues dice que hoy nace la ojeriza de los hados,

a que no solo fueron destinados los humanos sentidos,

mas también comprehendidos 60 en estrago de escándalos tan graves las fieras y los peces y las aves.

Luchando allí lo digan las unas, y prosigan

trinando, en vez de cláusulas agüeros, 65 allí las otras; y esos brutos fieros,

que del mar no sufridos, (Pasan los pescados.)

mudamente se quejan a gemidos; pues al romper su verdinegra bruma, sobre la tez lidiando de la espuma, 70 del margen solicitan las arenas, monstruos del mar, tritones y sirenas.

¡Ha, si de alguna el canto

la causa me dijera de horror tanto!

SIRENA La hija de la espuma madre es del fuego, 75 brame el mar, gima el aire de envidia y celos.

IRÍFILE No hay bajel que a lo lejos deste puerto no huya,

si no es aquel en cuya

suerte ni arbitrios dejan, ni consejos, 80 vela, timón, bitácora ni aguja,

por más que ya cascado el pino cruja, dando en aquella roca,

donde, caballo desbocado choca.

LOS TERCEROS ¡Piedad, cielos divinos! 85 BRUNEL Ya que en páramos vemos cristalinos que apenas del bajel fragmentos quedan,

en el esquife escapen los que puedan con Ifis, nuestro dueño.

(Descúbrese el esquife, y va pasando con IFIS, BRUNEL y otros.)

IFIS ¡Oh, fuese tumba el derrotado leño 90 en que, a despecho mío,

de aqueste seno frío queréis vencer la guerra!

BRUNEL Ya que el mar se serena, a tierra. TODOS A tierra.

CÉFIRO (Dentro.)

Ya que vuelve a aclarar la hermosa lumbre, 95 el llano penetrad, dejad la cumbre.

(Empieza a aclarar.)

PIGMALEÓN (Dentro.) Ya que otra vez le restituye el día, cercana población la suerte mía

solicite, vagando este desierto. LOS TERCEROS A tierra, a tierra.

LOS SEGUNDOS Al valle.

LOS PRIMEROS Al llano.

LOS TERCEROS Al puerto. 100 IRÍFILE ¡Ay infeliz de mí!, que ya la orilla

costeando surca mísera barquilla, con poca gente en ella,

a tiempo que sin norte de otra huella, cada tropa se inclina 105

a la tranquilidad de la marina

donde estoy. ¿Quién, sin ser vista, pudiera de aquí escapar?

(Cúbrese el rostro con el cabello, y al irse a entrar, salen CÉFIRO y PASQUÍN.)

CÉFIRO Humano monstruo, espera; que aunque tu aspecto pudo

ponerme horror, no dudo 110

que tus señas desmientan tu semblante. IRÍFILE Tente, joven: no pases adelante, ni quieras detenerme;

que el escucharme más horror que el verme

te ha de dar, pues si el verme te acobarda, 115 más lo hará oírme.

(Al entrarse por otra parte huyendo, salen PIGMALEÓN y LEBRÓN.)

PIGMALEÓN Humano monstruo, aguarda, que pues de humano y monstruo

noticias da el cabello sobre el rostro, con la duda del uno vencer quiero de otro el terror.

IRÍFILE Primero 120 a aqueste mar me arrojaré que intente oír a los dos.

(Al irse a entrar, por otra parte salen IFIS y BRUNEL.)

IFIS Humano monstruo, tente, que, pues cuanto me asombra, me asegura, no sé qué luz entre tu traje obscura,

que me escuches pretendo. 125

IRÍFILE Cerrome el paso; y pues aun ir huyendo no permite mi suerte,

¿qué me queréis?

CÉFIRO Atiende.

PIGMALEÓN Escucha.

IFIS Advierte.

CÉFIRO En la caza perdido... PIGMALEÓN Del camino apartado... 130 IFIS En el mar derrotado...

CÉFIRO ...del terremoto al ruido... PIGMALEÓN ...del temblor al amago... IFIS ...del eclipse al estrago...

CÉFIRO ...triste yo...

PIGMALEÓN ...yo confuso...

IFIS ...yo afligido... 135 LOS TRES ...a este monte he venido...

CÉFIRO ...donde escuchar deseo... PIGMALEÓN ...donde oír solicito... IFIS ...donde en saber me empleo...

CÉFIRO ¿Quién eres y qué monte es el que habito? 140 LOS DOS ¿Quién eres y qué tierra es la que veo?

IRÍFILE ¿De suerte que un deseo a un intento reduce tres intentos? LOS TRES Sí.

IRÍFILE Pues juntaos los tres, y estadme atentos.

Derrotados peregrinos, 145 que de el mar y de la tierra, a merced de la fortuna, venís corriendo tormenta, este prodigioso monte

que el mar de una parte cerca 150 y de otra al Etna contiguo,

es bastardo hijo del Etna.

De la fértil hermosura de Trinacria, patria bella

de los dioses, es lunar, 155 no tanto porque la afea

lo rústico de sus riscos,

lo intratable de sus breñas (pues la oposición podía

ser facción de su belleza), 160 cuanto por lo que la infama

su población, siempre expuesta a los duros ejercicios

de desdichas y miserias. Dígalo allí de Anajarte 165 el alcázar, donde presa

la tiene Argante, su tío, sepultada antes que muerta.

La fragua allí de Vulcano

lo diga, en cuya violenta 170 forja de Estérope y Bronte es martillada tarea

la fundición de los rayos.

Y allí, entre las duras quiebras de pardo escollo, lo diga 175 lóbrega gruta funesta,

rudo templo consagrado en mal fabricada cueva, a la deidad de las Parcas,

cuya vecindad, sujeta 180

siempre a estragos, siempre a ruinas, siempre a llantos, siempre a penas, la hacen que continuamente

tales eclipses padezca;

si bien el de hoy dice más, 185 pues dice, si de mi ciencia

no miente la observación, gradüada en las estrellas, que este común sentimiento

de fuego, mar, aire y tierra, 190 y en tierra, aire, mar y fuego, hombres, peces, aves, fieras,

es cumplirse una amenaza que tienen los dioses hecha,

de que ha de nacer al mundo 195 una deidad tan opuesta

a todos, tan desigual, tan sañuda, tan violenta,

que ha de ser común discordia

de cuanto... (Vase.) PIGMALEÓN Oye.

IFIS Aguarda.

CÉFIRO Espera. 200

LEBRÓN Con la palabra en la boca no se dirá que nos deja,

que antes con ella se va. PASQUÍN Burlolos su ligereza.

CÉFIRO No hizo, que yo he de seguirla. 205 PIGMALEÓN No hizo, que yo he de tenerla. IFIS No hizo, que yo he de alcanzarla.