NATURALEZA - Jose Miguel Rodriguez Calvo - E-Book

NATURALEZA E-Book

Jose Miguel Rodriguez Calvo

0,0
3,49 €

Beschreibung

"Las cuatro estaciones del año son como los cuatro puntos cardinales, los marcadores que señalan y orientan nuestras vidas" José Miguel Rodríguez Calvo 21 de julio 2018

Das E-Book können Sie in Legimi-Apps oder einer beliebigen App lesen, die das folgende Format unterstützen:

EPUB
MOBI

Seitenzahl: 28

Bewertungen
0,0
0
0
0
0
0



«Para nuestros Angelitos»

"Las cuatro estaciones del año son como los cuatro puntos cardinales, los marcadores que señalan y orientan nuestras vidas"

José Miguel Rodríguez Calvo 21 de julio 2018

Indice

Capítulo 1

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

1

Primavera

¡Primavera! ¡Primavera! Solo con escuchar tu nombre se nos alegra el corazón. ¡Qué precioso nombre!

" Primavera".

Con ganas, impaciencia, ansia, apresuramiento y entusiasmo la esperamos. Siempre se demora, se hace desear como una hermosa señorita. Nos hace languidecer, y a veces, incluso se hace la pícara y caprichosa.

De pronto, asoma la punta de su nariz, y después desaparece varios días. De nuevo vuelve, ¿se quedará?, nadie lo sabe, porque es una farsante traviesa. Estamos a veintiuno de marzo, venga, para ya de presumir, deja ya de burlarte, ya sabemos que eres hermosa admirable e irresistible, así que no te hagas la vanidosa.

Sabemos que eres amable, brillante, y que te gusta que te adulen. No obstante, eres también, sin lugar a duda, altruista y generosa, si muy generosa, estás rebosante de generosidad.

Tan solo hay que apreciar esa profusión de vida que aportas con tu llegada, esa excesiva abundancia que nos ofreces con tu incomparable gratitud.

¿Y a cambio de qué?

De nada, eres así por naturaleza, porque eres generosa y profusamente magnánima.

En tan solo unos días, el mundo cambia, se trasforma y desarrolla su increíble mutación.

Con tu barita mágica, tal un hada, conviertes todo nuestro entorno.

¿Cómo lo haces? ¿Cuál es tu poder?

Los exhaustos y desecados árboles brotan, y en escasos días se cubren de una preciosa mantilla verde. Las plantas y flores multicolores rompen la estéril y árida corteza, para tomar posesión de la más mínima parcela de tierra, y hacerse con un privilegiado sitio al sol.

Los animales, mamíferos o insectos, se despiertan de su larga hibernación, como si sus alarmas hubiesen sonado a la vez.

— ¡Venga, todos arriba, ya es hora de iniciar la tarea!

"El último en pie, es un quejica"

Entonces, empieza la carrera, que digo el maratón, para conseguir el mejor sitio, el más adecuado e idóneo para plantar su nido, excavar su madriguera o dar con el mejor refugio.

Y eso no aguanta ninguna demora, sin tardar, hay que ponerse a la obra.

¡Porque sí! Llegó el momento de procrear, y obviamente conseguir su mejor pareja. Para las hembras, elegir el macho más bello y fuerte, que sea capaz de defender su tribu y mantener alejados los inoportunos intrusos que vendrán sin duda a molestar la tranquilidad y seguridad.

Porque es la ley del más fuerte que reina en la naturaleza, por lo que tienes que estar en todo momento listo para defender tu integridad y la de tu indefensa descendencia.

Pero eso lo sabes, es así desde el principio de los tiempos, está en tus genes, y tal vez por eso este mundo, a veces cruel, es tan hermoso y perfecto.

Nosotros los humanos, hemos imaginado otras reglas, inventando innumerables códigos de conducta, para preservarnos de esa atroz ley de la jungla.

No obstante, ¿no podemos decir que estamos más protegidos y felices? ¡Se me antoja dudarlo!

¡Entonces sí! Se da el comienzo, ahora todos a la tarea, y cada uno conoce la suya y la desempeña con obstinación, asiduidad y maestría.

Sin embargo, ninguno de estos seres valientes, cursó el menor estudio.